Ve­ne­zue­la si­gue con Chá­vez

El pre­si­den­te ha ob­te­ni­do una cla­ra vic­to­ria so­bre Ca­pri­les uti­li­zan­do to­do su po­ten­cial me­diá­ti­co en una pe­lea de­sigual, aun­que den­tro de las coor­de­na­das de­mo­crá­ti­cas.

Tiempo - - MUNDO - AL­FON­SO S. PA­LO­MA­RES

En el cie­lo los fue­gos ar­ti­fi­cia­les y en las ca­lles los atro­na­do­res so­ni­dos de las bo­ci­nas ce­le­bra­ron la nue­va vic­to­ria de Hu­go Chá­vez en las pre­si­den­cia­les ve­ne­zo­la­nas. Sus par­ti­da­rios lo hi­cie­ron con re­no­va­do en­tu­sias­mo por­que, por pri­me­ra vez, se ha­bía plan­tea­do la incertidumbre so­bre los re­sul­ta­dos y no se des­car­ta­ba la hi­pó­te­sis de una de­rro­ta. Sin em­bar­go, a la ho­ra de con­tar los vo­tos se di­si­pa­ron las du­das, el pre­si­den­te re­no­vó man­da­to con diez pun­tos de di­fe­ren­cia so­bre su ri­val, Hen­ri­que Ca­pri­les. Una di­fe­ren­cia no­ta­ble, pe­ro la me­nor de las ob­te­ni­das has­ta aho­ra.

Chá­vez tie­ne seis años por de­lan­te pa­ra con­so­li­dar su re­vo­lu­ción bo­li­va­ria­na, aun­que hay mu­chos in­te­rro­gan­tes so­bre si po­drá cum­plir to­do el man­da­to a cau­sa del cán­cer con el que ha man­te­ni­do y si­gue man­te­nien­do una des­car­na­da lu­cha. Se tra­ta de un cán­cer de cu­ya na­tu­ra­le­za sa­be­mos muy po­co, o más bien lo ig­no­ra­mos to­do, ya que se con­si­de­ra se­cre­to de Es­ta­do, un se­cre­to ga­ran­ti­za­do por­que el tra­ta­mien­to lo hi­zo du­ran­te lar­gas per­ma­nen­cias en la Ha­ba­na, y Cu­ba, pa­ra eso, es un su­da­rio de si­len­cio. A lo lar­go de la cam­pa­ña la en­fer­me­dad de Chá­vez fue con­si­de­ra­da ta­bú por los dos con­ten­dien­tes, ya que tan­to el pre­si­den­te co­mo el can­di­da­to Ca­pri­les lo evi­ta­ron por ra­zo­nes dis­tin­tas, pe­ro con­ver­gen­tes.

Guio­nis­ta, di­rec­tor y pro­ta­go­nis­ta.

Chá­vez afir­ma­ba que se en­con­tra­ba to­tal­men­te cu­ra­do, sin ir más le­jos. Ca­pri­les no iba a con­tra­de­cir­le afir­man­do que le que­da­ba po­co tiem­po de vi­da por­que se vol­ve­ría en su con­tra. En cam­bio, aho­ra sí sa­le el te­ma, ya que si mue­re du­ran­te la pri­me­ra mi­tad del man­da­to ten­drán que ce­le­brar­se nue­vas elec­cio­nes. En la ho­ra ac­tual, un cha­vis­mo sin Chá­vez es co­mo una tor­ti­lla sin hue­vos. In­via­ble, por­que Chá­vez se ha en­car­ga­do de neu­tra­li­zar a to­dos los que pu­die­ran ha­cer­le som­bra. Es el guio­nis­ta, el di­rec­tor y el pro­ta­go­nis­ta de la re­vo­lu­ción bo­li­va­ria­na. Ce­lo­sí­si­mo del po­der, ni se le pa­só por la ca­be­za de­le­gar­lo en el vi­ce­pre­si­den­te Elías Jaua cuan­do pa­só lar­gas tem­po­ra­das de tra­ta­mien­tos y ope­ra­cio­nes en La Ha­ba­na.

¿Por qué ga­nó Chá­vez con tan­ta cla­ri­dad? Cuan­do le veía­mos pe­ro­rar ho­ras y ho­ras en la te­le­vi­sión ve­ne­zo­la­na ha­cien­do ga­la de un his­trio­nis­mo y un po­pu­lis­mo des­pro­vis­tos de cual­quier pu­dor, pen­sá­ba­mos que con ese len­gua­je car­ga­do de des­ca­li­fi­ca­cio­nes y de un an­ti­ame­ri­ca­nis­mo pri­ma­rio ter­mi­na­ría per­dien­do el apo­yo po­pu­lar. Nos equi­vo­cá­ba­mos, ya que apun­ta­la­ba la de­ma­go­gia ver­bal con la de­ma­go­gia eco­nó­mi­ca que le per­mi­te el cho­rro de pe­tró­leo que ma­na de sus po­zos. Es cier­to que ha­ce 14 años, cuan­do subió al po­der, el cho­rro al­can­za­ba 3,5 mi­llo­nes de ba­rri­les dia­rios y aho­ra se ha re­du­ci­do a 2,4 mi­llo­nes. Un ba­jón im­por­tan­te, pe­ro so­bra­da­men­te com­pen­sa­do por la escalada de los pre­cios, que en esos años pa­só de los 14 dó­la­res a los 124 de 2008, man­te­nién­do­se des­de en­ton­ces por en­ci­ma de los 100. En es­ta cam­pa­ña el pre­si­den­te ha re­pe­ti­do con fre­cuen­cia que es­pe­ra vol­ver pron­to a una pro­duc­ción de 3,5 mi­llo­nes de ba­rri­les.

El enor­me flu­jo de di­ne­ro pro­ve­nien­te del pe­tró­leo le ha per­mi­ti­do sub­ven­cio­nar a im­por­tan­tes ca­pas de la po­bla­ción po­bre y des­fa­vo­re­ci­da a tra­vés de las lla­ma­das

mi­sio­nes, que con­sis­ten en pro­gra­mas so­cia­les que afec­tan a di­fe­ren­tes sec­to­res co­mo la edu­ca­ción, la sa­ni­dad y tam­bién a la agri­cul­tu­ra. Se­gún la Co­mi­sión pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be, que de­pen­de de la ONU, la po­bre­za se ha re­du­ci­do en­tre 2002 y 2010 en un 20,8%. En 2005, la Unesco de­cla­ró a Ve­ne­zue­la li­bre de anal­fa­be­tis­mo. Las lla­ma­das mi­sio­nes han lo­gra­do un gran re­co­no­ci­mien­to, sa­lien­do va­rias ve­ces co­mo ar­gu­men­to de cam­pa­ña por par­te de los dos con­ten­dien­tes; Chá­vez con­fe­sa­ba or­gu­llo­so su

pa­ter­ni­dad, al tiem­po que pro­cla­ma­ba que sin él des­apa­re­ce­rían. Ca­pri­les, por su par­te, afir­ma­ba con ro­tun­di­dad que las me­jo­ra­ría sus­tan­cial­men­te.

Es de su­po­ner que Ca­pri­les que­ría me­jo­rar­las con­tan­do con pro­fe­sio­na­les ve­ne­zo­la­nos, ya que pre­vi­si­ble­men­te no se­gui­ría con­tan­do con los mi­les de coope­ran­tes cu­ba­nos en los que se apo­yan. Se cal­cu­la que hay en Ve­ne­zue­la unos 11.000 mé­di­cos cu­ba­nos que sos­tie­nen bue­na par­te de la aten­ción pri­ma­ria, al tiem­po que los mé­di­cos que sa­len de las uni­ver­si­da­des na­cio­na­les tie­nen que bus­car­se la vi­da fue­ra del país. La Es­pa­ña de los años de bo­nan­za era uno de los des­ti­nos pre­fe­ri­dos, tan­to que en so­lo dos años, de 2004 a 2006, se ins­cri­bie­ron en nues­tro Co­le­gio Ofi­cial de Mé­di­cos 1.200 ve­ne­zo­la­nos. La agu­da cri­sis eco­nó­mi­ca es­pa­ño­la les ha obli­ga­do a di­ri­gir sus pa­sos a Es­ta­dos Uni­dos, Pa­na­má, Co­lom­bia, Bra­sil y otros paí­ses emer­gen­tes. No son so­lo los mé­di­cos quie­nes emi­gran, lo ha­cen tam­bién los uni­ver­si­ta­rios de las más di­ver­sas dis­ci­pli­nas. Es cier­to que el nú­me­ro de uni­ver­si­ta­rios cre­ció es­pec­ta­cu­lar­men­te en la era Chá­vez, pa­san­do de 900.000 en el 2000 a 2.300.000 en 2010. Apar­te de la cu­ba­ni­za­ción de la en­se­ñan­za y la sa­lud, otros sec­to­res, aun­que en me­nor me­di­da, es­tán tam­bién muy

cu­ba­ni­za­dos, co­mo los de los ser­vi­cios se­cre­tos y los en­tre­na­do­res de­por­ti­vos. Ve­ne­zue­la pa­ga a la is­la en­vián­do­le pe­tró­leo, evi­tan­do la as­fi­xia de la eco­no­mía cu­ba­na. Por eso en La Ha­ba­na res­pi­ra­ron al co­no­cer los re­sul­ta­dos, ya que en esas elec­cio­nes se ju­ga­ban tan­to co­mo los pro­pios ve­ne­zo­la­nos.

El jo­ven Hen­ri­que Ca­pri­les ha he­cho un buen pa­pel al ob­te­ner el 44% de los vo­tos en una pe­lea de­sigual, aun­que den­tro de las coor­de­na­das de­mo­crá­ti­cas. La po­ten­cia de fue­go me­diá­ti­ca de Chá­vez era in­fi­ni­ta­men­te su­pe­rior, ya que apar­te de ce­rrar 34 emi­so­ras de ra­dio que le eran hos­ti­les y uno de los dos gran­des ca­na­les de te­le­vi­sión, pro­mul­gó una ley que obli­ga a las ca­de­nas de ra­dio y te­le­vi­sión a co­nec­tar en di­rec­to cuan­do de­ci­de di­ri­gir­se a los ciu­da­da­nos. Re­por­te­ros sin

Un cha­vis­mo sin Chá­vez es in­via­ble, por­que el pre­si­den­te ha neu­tra­li­za­do a quien pu­die­ra ha­cer­le som­bra

Fron­te­ras ha emi­ti­do un co­mu­ni­ca­do en el que in­for­ma de que Hu­go Chá­vez uti­li­zó de enero a agos­to las co­ne­xio­nes obli­ga­to­rias de los me­dios au­dio­vi­sua­les du­ran­te 136 ho­ras con se­sio­nes de 20 mi­nu­tos de an­te­na. Un ver­da­de­ro fe­nó­meno si con­si­de­ra­mos que tu­vo lar­gos pe­rio­dos de au­sen­cia por en­fer­me­dad. Por eso, los re­sul­ta­dos de Ca­pri­les son una ba­se im­por­tan­te pa­ra ar­ti­cu­lar la opo­si­ción. Ha con­se­gui­do tras­la­dar a bue­na par­te de la ciu­da­da­nía que las sub­ven­cio­nes son po­si­ti­vas pa­ra ali­viar la po­bre­za y ele­var el con­su­mo de los po­bres, pe­ro que no eli­mi­nan la po­bre­za si no se cam­bia el mo­de­lo eco­nó­mi­co que per­mi­ta una ma­yor pro­duc­ción. Afir­mó en la cam­pa­ña que se­gui­ría el mo­de­lo eco­nó­mi­co de Lu­la en Bra­sil, pe­ro Lu­la ma­ni­fes­tó su apo­yo a Chá­vez, neu­tra­li­zan­do su men­sa­je.

Chá­vez es­tá po­la­ri­zan­do la eco­no­mía na­cio­nal en el mo­no­cul­ti­vo del pe­tró­leo, que su­po­ne el 95% de las ex­por­ta­cio­nes, y la re­duc­ción a la mi­tad del te­ji­do in­dus­trial pri­va­do le obli­ga a im­por­tar las dos ter­ce­ras par­tes de lo que con­su­men los ve­ne­zo­la­nos. Gas­ta los be­ne­fi­cios del pe­tró­leo en sub­ven­cio­nes sin crear unas es­truc­tu­ras eco­nó­mi­cas que per­mi­tan un cre­ci­mien­to sos­te­ni­ble.

Vio­len­cia sin con­trol.

La lu­cha con­tra la vio­len­cia es­tu­vo pre­sen­te en el dis­cur­so elec­to­ral de los dos can­di­da­tos, aun­que con más én­fa­sis en el de Ca­pri­les, que cul­pó a Chá­vez de ha­ber con­ver­ti­do Ve­ne­zue­la en el se­gun­do país más vio­len­to de Amé­ri­ca La­ti­na des­pués de Hon­du­ras. La ca­pi­tal, Ca­ra­cas, es tam­bién la se­gun­da en ho­mi­ci­dios por ha­bi­tan­te, tras la hon­du­re­ña San Pe­dro Su­la. Se­gún fuen­tes gu­ber­na­men­ta­les, el nú­me­ro de ase­si­na­tos el año pa­sa­do fue de 14.000, ci­fra que el Ob­ser­va­to­rio Ve­ne­zo­lano con­tra la Vio­len­cia ele­va a 18.854. Re­sul­ta lla­ma­ti­vo que un ré­gi­men que mi­ra co­mo mo­de­lo al cu­bano no con­tro­le la vio­len­cia, a pe­sar de te­ner unas mi­li­cias con 115.000 efec­ti­vos. La po­li­cía es uno de los blan­cos, so­lo en Ca­ra­cas fue­ron ase­si­na­dos el año pa­sa­do 77 agen­tes. La in­se­gu­ri­dad, en­tre otras cau­sas, ha fre­na­do el desa­rro­llo del tu­ris­mo, que po­día con­ver­tir­se en uno de los fac­to­res del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co.

Chá­vez tie­ne por de­lan­te mu­chos desafíos, ve­re­mos con qué ta­lan­te los afron­ta. Si co­mo cau­di­llo o co­mo de­mó­cra­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.