La His­pa­nic So­ciety de Nue­va York lan­gui­de­ce

La sa­lud de la ins­ti­tu­ción cul­tu­ral con la ma­yor co­lec­ción de so­ro­llas fue­ra de Es­pa­ña, fun­da­da en 1904, fla­quea an­te la fal­ta de vi­si­tan­tes au­tóc­to­nos y fo­rá­neos.

Tiempo - - CULTURA - POR JAVIER MEMBA

Hi­jo del fun­da­dor de la Cen­tral Pa­ci­fic y de los as­ti­lle­ros New­port News Ship buil­ding and Dry­dock Com­pa­nies, el es­ta­dou­ni­den­se Ar­cher Mil­ton Hun­ting­ton fue he­re­de­ro de una de las for­tu­nas más fa­bu­lo­sas de su tiem­po. His­pa­nis­ta pro­mi­nen­te des­de que en 1885, con tan so­lo 15 años, reali­zó un via­je a Mé­xi­co que le des­cu­brió nues­tra cul­tu­ra, en­tre 1897 y 1903 dio a la es­tam­pa la pri­me­ra tra­duc­ción bi­lin­güe (es­pa­ñol-inglés), com­ple­ta y ano­ta­da, del Poe­ma del Mío Cid. Tres to­mos que aún cons­tan en los anales. Un año des­pués, fun­da­ba la His­pa­nic So­ciety of Ame­ri­ca en la Au­du­bon Te­rra­ce de la ave­ni­da Broad­way, en el nú­me­ro 613 de la ca­lle 155 de Nue­va York. Su ma­ra­vi­llo­sa co­lec­ción de pin­tu­ra es­pa­ño­la -en la que Hun­ting­ton ate­so­ra­ba obras de El Gre­co, Zur­ba­rán, Go­ya, Fortuny o Zu­loa­ga, en­tre otros- y su no me­nos no­ta­ble co­lec­ción de li­bros ra­ros -15.000 tex­tos an­te­rio­res a 1700, en­tre los que se en­con­tra­ban edi­cio­nes prín­ci­pe de El Qui­jo­te y La ce­les­ti­na, el pri­mer Fue­ro Real de Cas­ti­lla o ma­nus­cri­tos de Que­ve­do– cons­ti­tu­ye­ron el fon­do del mu­seo y la bi­blio­te­ca aneja de la ca­sa.

Di­rec­tor de la ins­ti­tu­ción has­ta su muer­te, en vi­da de Hun­ting­ton di­chos fon­dos se fue­ron au­men­tan­do con nue­vas ad­qui­si­cio­nes, a cual más va­lio­sa. Lle­ga­ron en­ton­ces ma­pa­mun­dis y car­tas de na­ve­ga­ción tra­za­das por los su­ce­so­res de Co­lón en la tra­ve­sía del Atlán­ti­co, así co­mo ma­nus­cri­tos y edi­cio­nes de­di­ca­das de los au­to­res del 98. Por en­ci­ma de tan­to te­so­ro, en 1919 lle­gó la se­rie de pa­ne­les Vi­sión de Es­pa­ña. El pro­pio Hun­ting­ton se la en­car­gó a So­ro­lla en 1911 con el ob­je­to de mos­trar una vi­sión glo­bal de nues­tro país a los vi­si­tan­tes de la sa­la.

Un si­glo des­pués, es­tos in­men­sos óleos so­bre lien­zo aún im­pre­sio­nan por su lu­mi­no­si­dad y, jun­to con el re­tra­to de la du­que­sa de Al­ba ves­ti­da de ne­gro, fir­ma­do por Go­ya en 1797, son las jo­yas de la His­pa­nic So­ciety. Lo ma­lo es que esos 14 in­men­sos óleos so­bre lien­zo de So­ro­lla, co­mo el res­to de las obras que guar­da la ca­sa, lan­gui­de­cen a la es­pe­ra de vi­si­tan­tes que las ad­mi­ren. Es fá­cil que un do­min­go so­lo

me­rez­can la aten­ción de una de­ce­na de cu­rio­sos. Na­da que ver con el éxi­to que

Las re­gio­nes de Es­pa­ña –co­mo pre­fe­ría lla­mar So­ro­lla a la se­rie- co­no­ció en su fu­gaz re­gre­so a nues­tro país. Fue con mo­ti­vo de unas obras de re­mo­de­la­ción en su sa­la es­ta­dou­ni­den­se. So­lo en la mul­ti­tu­di­na­ria ex­po­si­ción inau­gu­ra­da en El Pra­do en 2009, que pu­so el pun­to fi­nal a aque­lla mues­tra iti­ne­ran­te, fue vis­ta por cien­tos de mi­les de per­so­nas.

Un mal ba­rrio.

El es­ca­so in­te­rés que la His­pa­nic So­ciety ins­pi­ra a los ve­ci­nos de Nue­va York y a sus le­gio­nes de vi­si­tan­tes es pú­bli­co y no­to­rio. En opinión de Con­sue­lo Lu­ca de Te­na, di­rec­to­ra del ma­dri­le­ño Mu­seo So­ro­lla, tan es­tre­cha­men­te li­ga­do a la ins­ti­tu­ción neo­yor­qui­na co­mo ca­be ima­gi­nar, es­to se de­be a que “es­tá en un ba­rrio muy ma­lo, muy le­jos del cen­tro. Una zo­na fa­tal, aun­que tran­qui­la, muy de­gra­da­da por la po­bla­ción in­mi­gran­te. La gen­te no pa­sa por allí si no tie­ne que ir a al­go en con­cre­to. Ade­más, So­ro­lla no es una fi­gu­ra co­no­ci­da en Es­ta­dos Uni­dos. Hay mu­cha obra su­ya, pe­ro es­tá en co­lec­cio­nes pri­va­das”.

Por su par­te, el crí­ti­co Fran­cis­co J.R. Cha­pa­rro, es­pa­ñol afin­ca­do en la ciu­dad de los ras­ca­cie­los, es­ti­ma que “el tu­ris­ta que se acer­ca a Nue­va York, ya sea ame­ri­cano o ex­tran­je­ro, va en bus­ca de una ex­pe­rien­cia glo­bal. La gen­te quie­re ver el me­jor ve­láz­quez, el me­jor

rem­brandt, el me­jor hol­bein, to­do jun­to. Pa­ra al­go así, vi­si­ta el Me­tro­po­li­tan o, en una ver­sión con­den­sa­da, la Frick

El de­sin­te­rés que la ins­ti­tu­ción pro­du­ce en los ve­ci­nos de Nue­va York es pú­bli­co y no­to­rio

Co­llec­tion. Nue­va York no es si­quie­ra ca­pi­tal de Es­ta­do, pe­ro sí se la sien­te, en cier­ta ma­ne­ra, ca­pi­tal del mun­do. El arte es­pa­ñol es­tá muy apre­cia­do, in­clu­so des­de la vi­sión es­tre­cha de los tó­pi­cos so­mos vis­tos co­mo un país emi­nen­te­men­te ar­tís­ti­co. El pro­ble­ma es que Es­pa­ña no es con­si­de­ra­da un pro­duc­tor de mo­de­los, co­mo Ita­lia, Fran­cia o EEUU. De mo­do que se la apre­cia más co­mo pe­cu­lia­ri­dad que co­mo apor­ta- ción de­ter­mi­nan­te. El tu­ris­ta co­mún va, ge­ne­ral­men­te, si­guien­do los tra­zos ge­ne­ra­les de la his­to­ria del arte: Egip­to, Gre­cia, Ro­ma, el mun­do me­die­val, et­cé­te­ra”.

Aje­na al ca­non an­glo­sa­jón.

Esa in­di­fe­ren­cia del tu­ris­ta cul­tu­ral en Nue­va York per­ju­di­ca las co­lec­cio­nes que no ocu­pan el ca­non an­glo­sa­jón que se ha im­pues­to en to­das las co­sas. En lo que a la pin­tu­ra es­pa­ño­la se re­fie­re, en lí­neas ge­ne­ra­les, pa­sa por Pi­cas­so, Go­ya, Ve­láz­quez y pocos más. In­clu­so po­dría de­cir­se que la mis­ma evo­lu­ción, que lle­vó al arte de la fi­gu­ra­ción a la abs­trac­ción, de­jó al va­len­ciano fue­ra de jue­go.

Aho­ra bien, co­mo sos­tie­ne Fran­cis­co J.R. Cha­pa­rro, “So­ro­lla es un pin­tor enor­me, con po­ten­cial, sin du­da, pa­ra dar pie hoy día a una ex­po­si­ción bloc

kbus­ter [re­vien­ta ta­qui­llas] en Es­pa­ña, co­mo se de­mos­tró en El Pra­do. Pe­ro en Nue­va York el pro­ble­ma con su se­rie es que es una obra que si­gue te­nien­do cier­ta car­ga pa­ra el vi­si­tan­te ac­tual. O bien le per­ju­di­ca el de­sin­te­rés por un re­gio­na­lis­mo des­gas­ta­do por el abu­so -un pro­ble­ma que aún si­gue la­ten­te-, o bien esa po­si­ción co­mo de tie­rra de na­die en que ha que­da­do el ilu­mi­nis­mo y el im­pre­sio­nis­mo, gran­des nom­bres apar­te”.

En el su­pues­to de que la His­pa­nic So­ciety es un mu­seo to­do lo cui­da­do que es me­nes­ter -co­mo de­mues­tra su re­mo­de­la­ción de ha­ce unos años- y que la la­bor de Mar­cus B. Bur­ke -su con­ser­va­dor- es in­ta­cha­ble, hay al­go que im­pi­de que es­ta ca­sa for­me par­te, jun­to al Me­tro­po­li­tan, el MOMA, el Gug­gen­heim, el Whit­ney y el res­to de las propuestas, de lo que bien po­dría lla­mar­se la mi­lla de oro del

arte neo­yor­quino. La in­men­sa for­tu­na que le­gó Hun­ting­ton pa­ra la con­ser­va­ción de ese pe­da­zo de Es­pa­ña en Es­ta­dos Uni­dos que fue el sue­ño de su vi­da ha ido dis­mi­nu­yen­do. “El di­ne­ro se de­va­lúa y aho­ra la His­pa­nic So­ciety cuen­ta con unos re­cur­sos li­mi­ta­dos”, con­si­de­ra Con­sue­lo Lu­ca de Te­na.

Así, aun­que pa­ra su re­mo­de­la­ción ob­tu­vo el pa­tro­ci­nio de va­rias en­ti­da­des fi­nan­cie­ras, los fon­dos de su im­pre­sio­nan­te bi­blio­te­ca, que ade­más de esos 15.000 tex­tos im­pre­sos con an­te­rio­ri­dad a 1700 in­clu­ye 200.000 ejem­pla­res da­ta­dos en­tre los si­glos XI y XX,

aún es­tán sin in­for­ma­ti­zar. Es­to ha­ce su ac­ce­so har­to di­fí­cil pa­ra los es­tu­dio­sos, que pre­fie­ren con­sul­tar los fon­dos de otras ins­ti­tu­cio­nes. Se­gún Ra­fael Sie­rra, di­rec­tor de la re­vis­ta Des­cu­brir el Arte, Mit­chell God­ding, el res­pon­sa­ble de la sa­la neo­yor­qui­na, de­be­ría bus­car más pa­tro­ci­nios.

“Hay mu­chas em­pre­sas es­pa­ño­las que tie­nen in­tere­ses en Es­ta­dos Uni­dos -ex­pli­ca Sie­rra-, pe­ro es­tos asun­tos los agi­li­zan las per­so­nas, na­die va a ir a tu ca­sa a lle­var­te un pa­tro­ci­nio. Las co­sas hay que di­na­mi­zar­las. Hay mu­chos mu­seos es­ta­dou­ni­den­ses que se ha­bían que­da­do ob­so­le­tos, co­mo el Isa­be­lla Ste­wart Gard­ner de Bos­ton, que han sa­bi­do re­mo­de­lar­se y adap­tar­se a los nue­vos tiem­pos. La His­pa­nic So­ciety es un mu- seo que es­tá un po­co muer­to y es­to tie­ne que ver con el he­cho de que no se or­ga­ni­cen ex­po­si­cio­nes tem­po­ra­les”.

“Ha­cen lo que pue­den”.

En opinión de Fran­cis­co J.R. Cha­pa­rro, una so­lu­ción po­dría con­sis­tir en po­ner­le a la His­pa­nic So­ciety “la mar­ca Mu­seo Na­cio­nal del Pra­do, aun­que so­lo sea co­mo co­la­bo­ra­ción y de­jan­do a un la­do los pro­ble­mas de ti­tu­la­ri­dad y de­más. Ten­dría una re­per­cu­sión im­por­tan­te y nos

La se­rie de so­ro­llas y un re­tra­to de la du­que­sa de Al­ba fir­ma­do por Go­ya son las jo­yas de la co­lec­ción

pre­sen­ta­ría en Nue­va York co­mo una po­ten­cia ex­por­ta­do­ra de cul­tu­ra, no so­lo re­cep­to­ra. Des­pués, ex­po­si­cio­nes iti­ne­ran­tes o lo que fue­se des­de Ma­drid. O bien aso­ciar­se al Me­tro­po­li­tan, qui­zá una co­la­bo­ra­ción con­jun­ta con el Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra es­pa­ñol. Hay que re­cor­dar que Los Claus­tros, que per­te­ne­cen al Me­tro­po­li­tan, es­tán tan so­lo unas po­cas pa­ra­das más arri­ba en la mis­ma lí­nea de me­tro. Un tic­ket con­jun­to be­ne­fi­cia­ría a am­bos, y eso te­nien­do en cuen­ta que la en­tra­da a la His­pa­nic So­ciety es gra­tui­ta. Pe­ro es­to ten­dría que ha­ber lle­ga­do an­tes, no aho­ra con las va­cas fla­cas. En la HS ha­cen lo que pue­den”.

Sie­rra no com­par­te es­ta opinión. “La His­pa­nic So­ciety no es El Pra­do, sus orí­ge­nes son muy di­fe­ren­tes. La pi­na­co­te- ca ma­dri­le­ña se for­ma con co­lec­cio­nes reales y la His­pa­nic So­ciety con la do­na­ción de un me­ce­nas que com­pró lo que él que­ría. Cla­ro que se be­ne­fi­cia­ría si su nom­bre se vie­ra aso­cia­do al de El Pra­do, pe­ro eso es una qui­me­ra. Aun­que tam­bién es cier­to que eso no de­be­ría de­jar de ser un cen­tro cul­tu­ral es­pa­ñol”.

El éxi­to de Las re­gio­nes de Es­pa­ña en su re­cien­te pe­ri­plo es­pa­ñol no es el úni­co co­se­cha­do por la ins­ti­tu­ción. Lla­ma la aten­ción el in­te­rés que des­pier­tan los fon­dos de la co­lec­ción Hun­ting­ton cuan­do sa­len de sus sa­las en la Au­du­bon Te­rra­ce. “Eso es al­go que has­ta ha­ce muy po­co no po­dían ha­cer”, re­cuer­da Con­sue­lo Lu­ca de Te­na: “No lo pue­do ase­gu­rar, pe­ro me da la im­pre­sión de que si han em­pe­za­do a lle­var a ca­bo una po­lí­ti­ca de prés­ta­mos es por la ne­ce- si­dad que tie­nen de nue­vas for­mas de fi­nan­cia­ción”.

En cual­quier ca­so, mu­chas de las pie­zas de arte is­lá­mi­co per­te­ne­cien­tes al pe­rio­do Al-An­da­lus del Me­tro­po­li­tan pro­ce­den de los fon­dos de la His­pa­nic So­ciety, pe­ro allí no tie­nen dón­de ex­po­ner­se. Co­mo se­ña­la Cha­pa­rro, “cuan­do aquí ha­bía di­ne­ro pa­ra ha­cer mi­les de ro­ton­das y se ha­bla­ba de Es­pa­ña co­mo una mar­ca com­pe­ten­te no hu­bie­se si­do nin­gún desa­tino que la cul­tu­ra ofi­cial es­pa­ño­la hu­bie­se ayu­da­do a la re­vi­ta­li­za­ción de una ins­ti­tu­ción pri­va­da y ex­tran­je­ra que lan­gui­de­ce en­tre la in­di­fe­ren­cia y el ol­vi­do en las in­me­dia­cio­nes de los gran­des mu­seos neo­yor­qui­nos. Aun así, de­mues­tra un ca­ri­ño por lo es­pa­ñol mu­cho más gran­de que el de al­gu­nas de nues­tras co­mu­ni­da­des”.

Va­cío. Una de las sa­las de la His­pa­nic So­ciety de Nue­va York, don­de la au­sen­cia de pú­bli­co es pal­pa­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.