Con­tar lo in­creí­ble

J.A. Ba­yo­na es­tre­na Lo im­po­si­ble, una su­per­pro­duc­ción ba­sa­da en la his­to­ria real de una fa­mi­lia es­pa­ño­la que so­bre­vi­vió al tsu­na­mi que arra­só el sud­es­te asiá­ti­co en 2004.

Tiempo - - CULTURA - POR AN­TO­NIO DÍAZ

El no­ve­lis­ta po­la­co Jo­seph Con­rad (1857-1924) apren­dió inglés, la len­gua en la que es­cri­bió to­da su pro­duc­ción literaria, en al­ta mar, a bordo de los di­fe­ren­tes bar­cos de ca­bo­ta­je en los que se en­ro­ló en In­gla­te­rra pa­ra es­ca­par del re­clu­ta­mien­to mi­li­tar ru­so. Su pa­dre, tra­duc­tor, le ha­bía con­ta­gia­do la pasión por la obra de Wi­lliam Sha­kes­pea­re y fue­ron las tra­ge­dias de es­te, en su len­gua ori­gi­nal, las que le acom­pa­ña­ron en las lar­gas tra­ve­sías ma­rí­ti­mas. Un equi­pa­je inusual pa­ra un lo­bo de mar, pe­ro un ba­ga­je cul­tu­ral y vi­tal que fun­da­men­ta el con­te­ni­do de su obra: pocos au­to­res han des­cri­to con tan­ta pre­ci­sión la trai­cio­ne­ra na­tu­ra­le­za de los ma­res y de los océa­nos. “Por muy ce­le­bra­do que ha­ya si­do en pro­sa y en ver­so, el mar nun­ca ha si­do ami­go del hom­bre. Co­mo mu­cho ha si­do tes­ti­go de su an­gus­tia”, es­cri­bió el au­tor de El co­ra­zón de las ti­nie­blas.

No pa­re­ce ca­sua­li­dad que el ci­neas­ta es­pa­ñol Juan An­to­nio Ba­yo­na (Bar­ce­lo­na, 1975) en­cua­dre con la cá­ma­ra el nom­bre de es­te au­tor en una de las es­ce­nas ini­cia­les de su se­gun­da pe­lí­cu­la, Lo im­po­si­ble, ba­sa­da en la his­to­ria

La fa­mi­lia pro­ta­go­nis­ta “es­tá con­tan­do su his­to­ria y al mis­mo tiem­po es­tá con­tan­do el tsu­na­mi”

real de una fa­mi­lia es­pa­ño­la que so­bre­vi­vió al de­vas­ta­dor tsu­na­mi que arra­só las cos­tas del sud­es­te asiá­ti­co el 26 de di­ciem­bre de 2004 y cau­só la muer­te a más de 200.000 per­so­nas. “No es­ta­ba se­gu­ro de si que­ría que se vie­ra tan­to el nom­bre, pe­ro al fi­nal me con­ven­cí, tam­bién co­mo ho­me­na­je al ro­da­je que ha­bía­mos te­ni­do, que ha­bía si­do un in­fierno por cul­pa de la me­teo­ro­lo­gía, pe­ro evi­den­te­men­te que es­ta­ba bus­can­do una ana­lo­gía”, res­pon­de el di­rec­tor sin di­si­mu­lar su sa­tis­fac­ción.

El ro­da­je de es­ta su­per­pro­duc­ción es­pa­ño­la de más de 30 mi­llo­nes de eu­ros de presupuesto fue, en efec­to, una au­tén­ti­ca odi­sea, no so­lo por la coor­di­na­ción de un apa­ra­ta­je téc­ni­co po­co co­mún pa­ra un fil­me es­pa­ñol –que in­clu­ye la cons­truc­ción del se­gun­do ma­yor tan­que de agua del mun­do, de 12 mi­llo­nes de li­tros, en los es­tu­dios de la Ciu­dad de la luz, en Ali­can­te-, sino tam­bién por la cons­tan­te lu­cha con­tra los ele­men­tos. “En el mon­ta­je fi­nal no se no­ta que nos llo­vía ca­da día en el set de ro­da­je y eso es mé­ri­to del di­rec­tor de fotografía”, ex­pli­ca. Al fi­nal, “un puz­le de 25 se­ma­nas de ro­da­je a lo lar­go de un año” en Ali­can­te, Ma­drid, Bar­ce­lo­na y en va­rias lo­ca­li­za­cio­nes de Tai­lan­dia, don­de se fil­mó el grue­so de la pe­lí­cu­la.

“Es una pe­lí­cu­la bas­tan­te inusual -re­co­no­ce-. En Es­ta­dos Uni­dos, las pe­lí­cu­las de es­ta du­ra­ción de ro­da­je sue­len te­ner más del do­ble de presupuesto que te­nía­mos no­so­tros. He­mos si­do muy afor­tu­na­dos por po­der con­tar con es­te presupuesto, pe­ro sa­les al mer­ca­do y es muy po­co di­ne­ro pa­ra lo que cues­ta una pe­lí­cu­la así”. El re­sul­ta­do, en cual­quier ca­so, es un apa­bu­llan­te via­je al co­ra­zón del desas­tre en el que el es­pec­ta­dor com­par­te el su­fri­mien­to fí­si­co y emo­cio­nal de los pro­ta­go­nis­tas.

Al fi­lo de lo im­po­si­ble.

Ba­yo­na, que se lle­vó el Go­ya al me­jor di­rec­tor no­vel por su de­but en el lar­go­me­tra­je con El or­fa­na­to -que en to­tal ga­nó sie­te pre­mios de la Aca­de­mia de ci­ne es­pa­ño­la en 2008-, co­mo Con­rad tam­bién ha per­fec­cio­na­do su inglés con­tra vien­to y ma­rea pa­ra po­der co­mu­ni­car­se con un re­par­to internacional en­ca­be­za­do por Ewan McG­re­gor, Nao­mi Watts y el jo­ven y pro­me­te­dor ac­tor Tom Ho­lland. “Al fi­nal el len­gua­je no

fue una ba­rre­ra. Des­de el prin­ci­pio, los ac­to­res de­mos­tra­ron mu­cha con­fian­za en el pro­yec­to y creían en lo que es­tá­ba­mos ha­cien­do”, con­fie­sa el di­rec­tor a es­ta re­vis­ta po­cas ho­ras des­pués de que su pe­lí­cu­la re­ci­bie­ra una so­no­ra ova­ción en su pri­me­ra pro­yec­ción en el fes­ti­val de ci­ne de San Se­bas­tián.

Lo im­po­si­ble es­tá ba­sa­da en la his­to­ria de su­per­vi­ven­cia de la fa­mi­lia es­pa­ño­la Ál­va­rez Be­lón, que aca­bó ren­con­trán­do­se for­tui­ta­men­te días des­pués de que la gran ola les des­per­di­ga­se por aque­llas pla­yas pa­ra­di­sia­cas. “La ca­sua­li­dad es par­te del men­sa­je de la pe­lí­cu­la. Éra­mos muy cui­da­do­sos por­que sa­bía­mos que es­ta fa­mi­lia iba a for­mar una idea uni­ver­sal de lo que fue es­tar ahí y no po­día­mos con­tar que so­bre­vi­vir era una cues­tión de ha­ber si­do más he­roi­co, por­que se­ría co­mo de­cir al que no so­bre­vi­vió que no hi­zo lo su­fi­cien­te”, ar­gu­men­ta.

Cap­tu­ra­do por lo in­creí­ble.

La ma­dre de fa­mi­lia, Ma­ría Be­lón, fir­ma co­mo ar­gu­men­tis­ta de es­ta pe­lí­cu­la y ha es­ta­do muy im­pli­ca­da du­ran­te el pro­ce­so. “Te­ner­la a ella al la­do era im­por­tan­te pa­ra sa­ber lo que se po­día mos­trar y de qué ma­ne­ra. Y ella era la pri­me­ra que de­rri­ba­ba una se­rie de ta­búes, por­que por mu­cho do­lor que pue­das lle­gar a mos­trar en la pan­ta­lla nun­ca se­rá com­pa­ra­ble a aque­llo. Así que in­ten­ta­mos con­tar la ex­pe­rien­cia de la ma­ne­ra más ho­nes­ta”, ase­gu­ra. La fa­mi­lia fue la pri­me­ra que vio la pe­lí­cu­la ter­mi­na­da y, en pa­la­bras de Ba­yo­na, la han re­ci­bi­do “con or­gu­llo y con ali­vio” por ha­ber po­di­do com­par­tir su vi­ven­cia.

“Que­re­mos me­ter al es­pec­ta­dor, que vi­va esa ex­pe­rien­cia y que pien­se so­bre la pe­lí­cu­la y so­bre sí mis­mo. Lo bo­ni­to es que es­ta fa­mi­lia es­tá con­tan­do su his­to­ria, pe­ro al mis­mo tiem­po es­tá con­tan­do el tsu­na­mi”, ar­gu­men­ta el ci­neas­ta y, efec­ti­va­men­te, el ren­cuen­tro fi­nal, aun­que co­no­ci­do, no le res­ta un ápi­ce de emo­ción a la his­to­ria, que va mu­cho más allá de es­te ca­so par­ti­cu­lar, un pe­que­ño mi­la­gro en mi­tad de la tra­ge­dia. Tan aza­ro­so que pa­re­ce in­creí­ble. Tan di­fí­cil de ex­pli­car que pa­re­cía im­po­si­ble lle­var­lo a la pan­ta­lla.

Ba­yo­na, co­mo Marlow, el in­mor­tal personaje de Con­rad, es po­si­ble que aca­ba­ra pen­san­do lo mis­mo que aquél es­cri­bió en El co­ra­zón de las ti­nie­blas: “Ten­go la sen­sa­ción de que es­toy tra­tan­do de con­tar un sue­ño, pe­ro que es­toy ha­cien­do un vano es­fuer­zo, por­que el re­la­to de un sue­ño no pue­de trans­mi­tir la sen­sa­ción que pro­du­ce esa mez­cla de ab­sur­do, sor­pre­sa y atur­di­mien­to en un tem­blor de re­be­lión agó­ni­ca y de com­ba­te, esa sen­sa­ción de ser cap­tu­ra­do por lo in­creí­ble, que es la mis­ma esen­cia de los sue­ños”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.