El tu­ris­ta per­fec­to

La idea del ci­ne de Allen es la mis­ma que te­nían Hitch­cock o Billy Wil­der: un ofi­cio que dis­fru­ta sin pre­ten­sio­nes.

Tiempo - - VISIONES - SANTIAGO RON­CA­GLIO­LO

es ho­ra de res­pon­der­les a los men­te­ca­tos que vi­ven “de­cep­cio­na­dos” de Woody Allen. Por­que son unos in­cons­cien­tes.

Ad­mi­to con ver­güen­za que yo fui uno de ellos. Mi vi­da era un va­gar de una pe­lí­cu­la a otra de Allen en bus­ca de esa vie­ja pri­me­ra ex­pe­rien­cia. Pe­lí­cu­las co­mo La ro­sa púr­pu­ra del Cai­ro o Man­hat­tan me ha­bían mos­tra­do que se po­día ser poé­ti­co sin ser un plo­ma­zo. Y tra­té de en­con­trar­las de nue­vo en to­da la pro­duc­ción pos­te­rior a Des­mon­tan­do a Harry. Va­na ilu­sión. Des­pués de To­do lo de­más y El sue­ño de Ca­san­dra, me plan­teé de­jar­lo. Con Me­lin­da & Me­lin­da de­ci­dí no re­pe­tir­lo. Pe­ro siem­pre he ter­mi­na­do vol­vien­do.

En A Ro­ma con amor com­pren­dí por qué: por­que abres la car­te­le­ra y no en­cuen­tras na­da me­jor.

La ma­yor par­te de las pe­lí­cu­las son de fes­ti­val –léa­se muy ra­ras- o ta­qui­lla­zos que no as­pi­ran a sor­pren­der­te en lo más mí­ni­mo. En cam­bio, hay co­sas que so­lo Allen pue­de ha­cer, en es­te ca­so, que te iden­ti­fi­ques con Ro­ber­to Be­nig­ni ha­cien­do de Ro­ber­to Be­nig­ni. O po­ner a un te­nor en un gran tea­tro can­tan­do ba­jo la du­cha. O que te per­si­ga Pe­né­lo­pe Cruz ves­ti­da de pros­ti­tu­ta y ha­blan­do en ita­liano.

A Ro­ma con amor ha si­do des­car­ta­da por mu­chos crí­ti­cos co­mo otra obra me­nor, a suel­do de un mu­ni­ci­pio, he­cha por un di­rec­tor que fue ge­nial pe­ro ha­ría bien en ju­bi­lar­se. Los fans más es­ti­ra­dos de Woody Allen van a ver sus pe­lí­cu­las en plan per­do­na­vi­das, y se pa­san la ce­na la­men­tan­do que ya no ha­ga las pe­lí­cu­las de an­tes. La pren­sa lo acu­sa de ha­cer tu­ris­mo ci­ne­ma­to­grá­fi­co dan­do una ima­gen es­te­reo­ti­pa­da de una ciu­dad pa­ra con­su­mo de tu­ris­tas yan­quis.

La res­pues­ta de Allen es la úni­ca po­si­ble: que él mis­mo es un tu­ris­ta yan­qui. Y en Es­ta­dos Uni­dos na­die quie­re fi­nan­ciar­lo. Su idea del ci­ne es la mis­ma que te­nían Al­fred Hitch­cock, o Billy Wil­der: un ofi­cio que dis­fru­ta sin pre­ten­sio­nes, y que prac­ti­ca co­mo pue­de. Él to­ma lo que en­cuen­tra en su vi­da. Si has­ta fil­mó una his­to­ria de amor in­ter­ge­ne­ra­cio­nal mien­tras sa­lía con la hi­ja de su no­via. Lo im­por­tan­te es qué ha­ce con lo que tie­ne.

Y lo que ha­ce es bueno. No sé si A Ro­ma con amor cam­bia­rá la his­to­ria del ci­ne, pe­ro es una de las pe­lí­cu­las más di­ver­ti­das del año (a me­nos que tu idea de co­me­dia sean los bo­drios de Adam Sand­ler). Los per­so­na­jes de A Ro­ma con amor vi­ven aven­tu­ras de­li­ran­tes. Un hom­bre co­mún se con­vier­te en es­tre­lla me­diá­ti­ca sin sa­ber por qué. Un ame­ri­cano de me­dia­na edad se en­cuen­tra con su pro­pio pa­sa­do. Un te­nor que so­lo pue­de can­tar ba­jo la du­cha cae en ma­nos de un di­rec­tor mo­derno. Al igual que Me­dia­no­che en Pa­rís, la an­te­rior pe­lí­cu­la de Allen, es­ta es pu­ro su­rrea­lis­mo. Y eso es pro­fun­da­men­te ra­di­cal. ¿O al­guien ha vis­to en la car­te­le­ra otro di­rec­tor su­rrea­lis­ta?

No sé de otro di­rec­tor que pue­da in­ven­tar esas his­to­rias y de pa­so ren­dir ho­me­na­je al ci­ne neo­rrea­lis­ta ita­liano, ni por en­car­go ni gra­tis. Tam­po­co sé de nin­gún iPho­ne que pue­da re­tra­tar una ciu­dad co­mo Allen. Así que, por lo que a mí res­pec­ta, él pue­de ha­cer tu­ris­mo don­de le dé la ga­na. Si tie­nes un doc­to­ra­do en So­cio­lo­gía, se­gu­ra­men­te le po­nes ob­je­cio­nes a su teo­ría. Pe­ro si so­lo quie­res dis­fru­tar de un ci­ne in­te­li­gen­te, no pue­des pe­dir más.

A Ro­ma con amor no cam­bia­rá la his­to­ria del ci­ne, pe­ro es una de las pe­lí­cu­las más di­ver­ti­das del año

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.