El es­pec­tro

Ro­bert Pat­tin­son pro­ta­go­ni­za Cos­mó­po­lis, el nue­vo fil­me del ca­na­dien­se Da­vid Cro­nen­berg.

Tiempo - - CULTURA - A. DÍAZ

a pe­sar de que sus tres úl­ti­mas pe­lí­cu­las fue­ran más in­te­li­gi­bles -o más ac­ce­si­bles a un pú­bli­co más am­plio-, Da­vid Cro­nen­berg no se ha­bía ene­mis­ta­do con la te­ne­bro­si­dad que ha si­do su ban­de­ra du­ran­te dé­ca­das y Cos­mó­po­lis, su nue­vo fil­me, es bue­na prue­ba de ello. Su­po­ne un re­gre­so a su ci­ne más críp­ti­co y su­rrea­lis­ta que co­que­tea con la cien­cia-fic­ción, en es­te ca­so pa­ra ilus­trar la caí­da de un es­pe­cu­la­dor mul­ti­mi­llo­na­rio que atra­vie­sa en li­mu­si­na una ciu­dad al bor­de del co­lap­so. El cí­ni­co e hi­po­con­dría­co personaje que in­ter­pre­ta Ro­bert Pat­tin­son con­tem­pla, des­de su bur­bu­ja blin­da­da, el desas­tre fi­nan­cie­ro que, en par­te, él mis­mo ha pro­vo­ca­do, y la re­be­lión so­cial sus­ci­ta­da en res­pues­ta. “Un es­pec­tro es­tá he­chi­zan­do el mun­do”, cla­man los ma­ni­fes­tan­tes pa­ra­fra­sean­do a Marx, pe­ro el es­pec­tro aquí es el ca­pi­ta­lis­mo lu­dó­pa­ta y nihi­lis­ta de Wall Street que re­pre­sen­ta es­te adi­ne­ra­do in­ver­sor. Un in­te­li­gen­te en­fo­que, ale­gó­ri­co y tur­bio, a es­te pe­rio­do his­tó­ri­co que vi­vi­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.