El Vo­to de Santiago

CÁ­DIZ, 12 DE OC­TU­BRE DE 1812 . Las Cortes de­ci­den la abo­li­ción del Vo­to de Santiago, el tri­bu­to que en­ri­que­ció a la Igle­sia com­pos­te­la­na.

Tiempo - - HISTORIAS DE LA HISTORIA - LUIS REYES

Te­ner el fa­vor de un san­to im­por­tan­te, al­guien de la ta­lla de uno de los com­pa­ñe­ros de Cris­to, pue­de traer gran­des be­ne­fi­cios, pe­ro sa­le ca­ro. Es­te po­dría ser un re­su­men, gro­se­ro por lo sim­pli­fi­ca­dor, de las re­la­cio­nes de Es­pa­ña con Santiago el Ma­yor, el hi­jo del trueno, uno de los após­to­les fa­vo­ri­tos de Je­sús.

Al­gu­nos de esos fa­vo­res son pu­ra mi­to­lo­gía, co­mo la in­ter­ven­ción de Santiago en la ba­ta­lla de Cla­vi­jo, cuan­do en el año 844 el rey de As­tu­rias Ra­mi­ro I, que se ne­ga­ba a pa­gar a los mo­ros el tri­bu­to de las cien don­ce­llas, se en­fren­tó y ven­ció a Ab­de­rra­mán II en tie­rras de La Rio­ja. La tra­di­ción di­ce que, es­tan­do cer­ca­dos los cris­tia­nos en el cas­ti­llo de Cla­vi­jo, Ra­mi­ro tu­vo un sue­ño en la que el Após­tol le pro­me­tió su ayu­da en la pe­lea. Enar­de­ci­dos por es­te au­gu­rio, los cris­tia­nos sa­lie­ron al en­cuen­tro del enemi­go, y a su la­do se ma­te­ria­li­zó el san­to mon­ta­do en su cé­le­bre ca­ba­llo blan­co. Lo que su­ce­dió a con­ti­nua­ción se de­du­ce del nom­bre que re­ci­bió el lu­gar de la ba- ta­lla, Cam­po de la Ma­tan­za, y del apo­do del Após­tol, Santiago Ma­ta­mo­ros.

El re­la­to no ga­na en ve­ris­mo si te­ne­mos en cuen­ta que ni si­quie­ra exis­tió una ba­ta­lla de Cla­vi­jo, co­mo ya en el si­glo XVIII es­ta­ble­ció la his­to­rio­gra­fía es­pa­ño­la, que la con­si­de­ró una mix­ti­fi­ca­ción obra del obis­po Jiménez de Ra­da, úni­co cro­nis­ta que la cita en su De re­bus His­pa­niae. Pe­ro to­do es­to no im­por­ta, lo que im­por­ta es que los gue­rre­ros cris­tia­nos cre­ye­sen que Santiago les acom­pa­ña­ba al com­ba­te y se ani­ma­ran con ello. Así, co­mo icono mi­li­tar, co­mo re­fuer­zo psi­co­ló­gi­co, Santiago Ma­ta­mo­ros fue muy útil en las cam­pa­ñas de la Re­con­quis­ta.

Ba­ta­llas ju­di­cia­les.

Más im­por­tan­te aún fue que la tum­ba del Após­tol en Com­pos­te­la se con­vir­tie­ra en uno de los ma­yo­res fo­cos de atrac­ción de la pie­dad me­die­val, dan­do lu­gar al Ca­mino de Santiago. Aun­que el ha­llaz­go del cuer­po del Após­tol fue­se una his­to­ria tan fan­tás­ti­ca co­mo su com­ba­te en Cla­vi­jo, lo cier­to es que el Ca­mino fue un im­por­tan­tí­si­mo ne­xo de unión de Es­pa­ña con Eu­ro­pa en los si­glos os­cu­ros de la Edad Me­dia, una ar­te­ria vi­tal de ci­vi­li­za­ción por la que en­tra­ron en la pe­nín­su­la el arte ro­má­ni­co y el gó­ti­co, por ejem­plo, o que di­na­mi­zó eco­nó­mi­ca­men­te el nor­te de Es­pa­ña.

Pe­ro los fa­vo­res de los san­tos tie­nen pre­cio, y la Igle­sia se en­car­ga­ba de co­brar­lo. Des­de tiem­pos in­me­mo­ria­les se man­te­nía el lla­ma­do Vo­to de Santiago, un im­pues­to vi­gen­te en la Co­ro­na de Cas­ti­lla que pro­du­cía enor­mes ga­nan­cias a la Igle­sia ga­lle­ga. Lo ha­bría es­ta­ble­ci­do tras la ba­ta­lla de Cla­vi­jo el mis­mo Ra­mi­ro I, agra­de­ci­do al au­xi­lio del Após­tol, y con­sis­tía en las pri­mi­cias de las co­se­chas de ce­rea­les y ven­di­mias, así co­mo una par­te en to­da ga­nan­cia que se hi­cie­ra a cos­ta de los mo­ros. Se acep­ta­ba la con­ven­ción de que Santiago Ma­ta­mo­ros se­guía en nó­mi­na del ejér­ci­to cris­tiano y te­nía la mis­ma cuo­ta que cual­quier otro ca­ba­lle­ro en el re­par­to de bo­tín o tie­rras re­con­quis­ta­das.

El mon­to eco­nó­mi­co del Vo­to era fa­bu­lo­so y con­ver­ti­ría a la ca­te­dral y el Ar­zo­bis­pa­do de Com­pos­te­la en las ins­ti­tu­cio­nes más ri­cas de la Co­ro­na de Cas­ti­lla. Pe­ro al ter­mi­nar la ame­na­za mu­sul­ma­na, el exa­ge­ra­do en­ri­que­ci­mien­to de la Igle­sia com­pos­te­la­na pro­vo­có la re­sis­ten­cia del cam­pe­si­na­do que pa­ga­ba el Vo­to -hi­dal­gos, ecle­siás­ti­cos y ar­te­sa­nos es­ta­ban exen­tos-. Mu­chas ciu­da­des de Cas­ti­lla plei­tea­ron pa­ra no pa­gar­lo y, cu­rio­sa­men­te, los abogados del ar­zo­bis­pa­do ga­lle­go nun­ca pre­sen­ta­ron en el jui­cio el do­cu­men­to de Ra­mi­ro I que es­ta­ble­cía el Vo­to. Se­gún la Igle­sia el do­cu­men­to ori­gi­nal lo ha­bían ex­tra­via­do en la Real Chan­ci­lle­ría de Va­lla­do­lid en 1543, en un plei­to con la ciu­dad de Pe­dra­za.

Sin em­bar­go, ya en­ton­ces los eru­di­tos his­to­ria­do­res des­cu­brie­ron que el ori­gen del Vo­to era una fal­si­fi­ca­ción del si­glo XII con la que se ha­bía sa­cra­li­za­do –blin­da­do, di­ría­mos hoy- una ren­ta an­te­rior. La ma­ni­pu­la­ción de do­cu­men­tos his­tó­ri­cos era una ha­bi­li­dad de la Igle­sia, co­mo es pa­ten­te con las Do­na­cio­nes de Cons­tan­tino, fal­si­fi­ca­ción ori­gen del po­der tem­po­ral de los pa­pas en Ro­ma.

Pe­se a ello re­sul­ta­ba muy di­fí­cil de­rro­tar al Vo­to en los tri­bu­na­les, pues en los tres don­de se po­día pre­sen­tar la de­man-

da, las reales chan­ci­lle­rías de Va­lla­do­lid y Gra­na­da y la Au­dien­cia de Ga­li­cia, ha­bía un oi­dor o “juez pro­tec­tor” nom­bra­do por el ar­zo­bis­po, que de­fen­día vehe­men­te­men­te los in­tere­ses san­tia­guis­tas. La Igle­sia com­pos­te­la­na te­nía ade­más a su fa­vor un pri­vi­le­gio real que sí era au­tén­ti­co, y fir­ma­do na­da me­nos que por los Reyes Ca­tó­li­cos. Tras la con­quis­ta de Gra­na­da, que cul­mi­nó la Re­con­quis­ta, Isa­bel y Fernando ex­ten­die­ron el Vo­to al nue­vo reino mo­ro in­cor­po­ra­do a la Co­ro­na de Cas­ti­lla, que de­bía sos­te­ner un hos­pi­tal de pe­re­gri­nos (el mag­ní­fi­co pa­ra­dor de tu­ris­mo ac­tual, que se al­za fren­te a la ca­te­dral). ¡Si los Reyes Ca­tó­li­cos ha­bían da­do por bueno el pri­vi­le­gio de Ra­mi­ro I, a ver quién lo ne­ga­ba!

Pe­se a ello la opo­si­ción cre­cía, y a prin­ci­pios del si­glo XVII se mez­cló con otro asun­to re­li­gio­so, de aque­llos que tan­to apa­sio­na­ban a los es­pa­ño­les de otros tiem­pos. La or­den car­me­li­ta ini­ció una ofen­si­va pa­ra con­ver­tir a su san­ta, Te­re­sa de Je­sús, en la pa­tro­na de Es­pa­ña, des­pla­zan­do a Santiago. En­se­gui­da Es­pa­ña se di­vi­dió en dos ban­dos, co­mo so­lía, san­tia­guis­tas y te­re­sia­nos. Am­bos te­nían par­ti­da­rios po­de­ro­sos, en­tre los pri­me­ros es­ta­ba, por ejem­plo, Que­ve­do con su afi­la­da plu­ma, al­go nor­mal pues Que­ve­do era ca­ba­lle­ro de la Or­den de Santiago. En­tre los se­gun­dos, el con­de-du­que de Oli­va­res, el for­mi­da­ble va­li­do de Fe­li­pe IV, que te­nía los há­bi­tos de Ca­la­tra­va y Al­cán­ta­ra, las ór­de­nes mi­li­ta­res ri­va­les de Santiago.

Du­ran­te bas­tan­tes años de los rei­na­dos de Fe­li­pe III y Fe­li­pe IV los mo­nar­cas es­pa­ño­les es­tu­vie­ron du­bi­ta­ti­vos, dan­do su apo­yo a Santiago o a San­ta Te­re­sa. En 1627 Fe­li­pe IV zan­jó la cues- tión a fa­vor del pa­tro­naz­go del Após­tol, re­fren­da­do por el Pa­pa, pe­ro al año si­guien­te Santiago su­frió un des­ca­la­bro, cuan­do la Cá­ma­ra de Cas­ti­lla dic­ta­mi­nó que que­da­sen li­bres del Vo­to las dió­ce­sis de Bur­gos, Pa­len­cia, So­ria, Ca­laho­rra y Osma. Ob­tu­vo una com­pen­sa­ción me­nor cuan­do en 1643 el rey es­ta­ble­ció una ofren­da de mil es­cu­dos de oro, que ca­da 25 de ju­lio –día de San­tia­go­se en­tre­ga­ría pa­ra el cul­to de su igle­sia. Ese es el ori­gen de la ofren­da na­cio­nal a Santiago que to­da­vía exis­te hoy día.

Cla­mor ilus­tra­do.

Con la lle­ga­da de los Bor­bo­nes en el si­glo XVIII las vo­ces con­tra el Vo­to de Santiago eran cla­mor. Los ilus­tra­dos ata­ca­ban tan­to el ori­gen del Vo­to, una cla­ra fal­si­fi­ca­ción his­tó­ri­ca, co­mo su na­tu­ra­le­za de pri­vi­le­gio, que en­gor­da­ba unas ar­cas ecle­siás­ti­cas ya re­bo­san­tes, y sus con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas, es­ta­ble­cien­do un gra­va­men que di­fi­cul­ta­ba el pro­gre­so del cam­po es­pa­ñol. Se es­cri­bió mu­cho, pe­ro no se abo­li­ría has­ta que se pro­du­je­se el hun­di­mien­to del An­ti­guo Ré­gi­men es­pa­ñol con la in­va­sión na­po­leó­ni­ca.

Fue­ron los li­be­ra­les reuni­dos en las Cortes de Cá­diz quie­nes de­cre­ta­ron ha­ce 200 años la abo­li­ción del Vo­to de Santiago, y de pa­so nom­bra­ron pa­tro­na de Es­pa­ña a San­ta Te­re­sa. Por po­co tiem­po, pues la vuel­ta a Es­pa­ña del Desea­do, Fernando VII, su­pu­so la re­im­plan­ta­ción del ab­so­lu­tis­mo y con él la vuel­ta del pri­vi­le­gio ja­co­beo... igual­men­te de for­ma pa­sa­je­ra, pues la re­vo­lu­ción li­be­ral de 1821 lo su­pri­mió de nue­vo.

El XIX es­pa­ñol fue una eta­pa tre­men­da­men­te con­vul­sa, lo que sig­ni­fi­ca que el vai­vén no ha aca­ba­do. El li­be­ra­lis­mo du­ró es­ta vez tres años, el lla­ma­do Trie­nio Li­be­ral, y fue aplas­ta­do por la in­va­sión enviada por las po­ten­cias ab­so­lu­tis­tas eu­ro­peas, los Cien Mil Hi­jos de San Luis. El gri­to de gue­rra de los sol­da­dos es­pa­ño­les era “¡Santiago y cie­rra Es­pa­ña!” y se su­po­nía que el pa­tro­naz­go del san­to gue­rre­ro de­be­ría pro­te­ger­nos de in­va­sio­nes ex­tran­je­ras, fue­ran mo­ros o fran­ce­ses, pe­ro el Após­tol no cum­plió es­ta vez, pues los Cien Mil se hi­cie­ron fá­cil­men­te con to­do el país, y de­vol­vie­ron el po­der ab­so­lu­to a Fernando VII... y el Vo­to a Santiago.

Por fin, en 1834, muer­to ya Fernando VII y con los li­be­ra­les en el po­der, agru­pa­dos en torno a su hi­ja, la ni­ña Isa­bel II, mien­tras la reac­ción se lan­za­ba a la in­su­rrec­ción car­lis­ta, el Vo­to de Santiago fue abo­li­do de­fi­ni­ti­va­men­te. O ca­si

(ver re­cua­dro).

Santiago Ma­ta­mo­ros. La ima­gen tó­pi­ca del Após­tol en Cla­vi­jo, en la in­ter­pre­ta­ción ba­rro­ca de Fran­cis­co Ri­zi.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.