“Con el di­ne­ro del pre­mio com­pra­re­mos ali­men­tos y los re­par­ti­re­mos”

JO­SÉ AN­TO­NIO BUS­TO PRE­SI­DEN­TE DE LA FE­DE­RA­CIÓN ES­PA­ÑO­LA DE BANCOS DE ALI­MEN­TOS. El or­ga­nis­mo que pre­si­de Bus­to ha re­ci­bi­do el pre­mio Prín­ci­pe de As­tu­rias de la Con­cor­dia 2012.

Tiempo - - SOCIEDAD - RE­GI­NA BUITRAGO

¿Se es­tán po­nien­do de mo­da los bancos so­li­da­rios? Los bancos de ali­men­tos na­cen ha­ce 25 años en Bar­ce­lo­na. La Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Bancos de Ali­men­tos (Fes­bal) ha pa­sa­do de aten­der a 700.000 per­so­nas en 2007 a 1.300.000 en 2012. La gen­te es so­li­da­ria siem­pre. ¿Se pue­de ha­blar de ham­bre en Es­pa­ña? Aquí la gen­te no se mue­re de ham­bre por las ca­lles, pe­ro es­tas per­so­nas ne­ce­si­tan un com­ple­men­to de su ali­men­ta­ción muy im­por­tan­te pa­ra las de­fen­sas y el desa­rro­llo in­te­lec­tual. ¿Qué co­mu­ni­dad au­tó­no­ma re­quie­re, pro­por­cio­nal­men­te, más ayu­da? Yo ci­ta­ría a Ex­tre­ma­du­ra y An­da­lu­cía. ¿Y las que más ali­men­tos en­tre­gan? Ma­drid y Bar­ce­lo­na mue­ven diez mi­llo­nes de ki­los al año. Má­la­ga, Gran Canaria y Bil­bao, cua­tro o cin­co. En las pro­vin­cias más pe­que­ñas no pa­sa de las 500 to­ne­la­das. ¿Có­mo se las arre­glan pa­ra pa­gar al­qui­le­res de na­ves, elec­tri­ci­dad, trans­por­tes...? Mal. Fes­bal re­ci­be ayu­da de las ins­ti­tu­cio­nes pri­va­das y pú­bli­cas, co­mo los 40.000 eu­ros pro­ce­den­tes de Asun­tos So­cia­les, pa­ra la ges­tión de los 54 bancos. Re­par­ti­mos 104 mi­llo­nes de ki­los fren­te a Fran­cia que, con sus 79 bancos, re­par­te 90 mi­llo­nes. La va­lo­ra­ción que ha­ce­mos de lo que en­tre­ga­mos es de 2,70 eu­ros el ki­lo, lo que su­po­ne que en­tre­ga­mos 280 mi­llo­nes de eu­ros. En­tre to­dos los bancos se gas­tan, pa­ra en­tre­gar es­to, unos 4.500 eu­ros de me­dia. En to­tal, 2.800.000 eu­ros. Eso quie­re de­cir que ca­da eu­ro que re­ci­be el ban­co lo trans­for­ma en cien. ¿Qué do­na­ción, apar­te de los ali­men­tos, agra­de­cen y pre­ci­san más? To­do lo que les acom­pa­ña, co­mo la ma­qui­na­ria o los vehícu­los. ¿Có­mo ges­tio­nan la en­tre­ga a las di­ver­sas ins­ti­tu­cio­nes? Se­gún el nú­me­ro de be­ne­fi­cia­rios que ten­gan. Des­gra­cia­da­men­te no siem­pre coin­ci­de el “qué te­ne­mos” con el “qué ne­ce­si­tan”. Exis­ten unos pro­gra­mas de or­de­na­dor con los que nos ma­ne­ja­mos y pe­rió­di­ca­men­te ca­da ban­co en­vía una car­ta o un co­rreo elec­tró­ni­co, se pre­pa­ran los pe­di­dos y se en­tre­gan. Es­to con­lle­va mu­cha ac­ti­vi­dad. ¿Qué cree que real­men­te pre­ten­día Sán­chez Gor­di­llo li­de­ran­do en el Sin­di­ca­to An­da­luz de Tra­ba­ja­do­res (SAT) el asal­to a Ca­rre­four y Mer­ca­do­na? En­tien­do que hay una mo­ti­va­ción po­lí­ti­ca en la que no me gus­ta­ría en­trar, ya que los bancos son apo­lí­ti­cos y acon­fe­sio­na­les. Ha ido a asal­tar a los que me­nos ti­ran. De los 89 mi­llo­nes de to­ne­la­das de ali­men­tos que se ti­ran en Eu­ro­pa, a Es­pa­ña le to­can unos 8 o 9 mi­llo­nes; de esos, el 42% se ti­ran en los ho­ga­res. Del 39% de las em­pre­sas, úni­ca­men­te el 5% son las gran­des su­per­fi­cies. ¿Y va­mos a asal­tar a es­tos pa­tro­ci­na­do­res que son los que nos ayu­dan, du­pli­can­do al­guno el re­sul­ta­do de las co­lec­tas que or­ga­ni­za­mos? El mi­nis­tro Arias Ca­ñe­te ha afir­ma­do en el Con­gre­so de los Dipu­tados que se im­pul­sa­rá una es­tra­te­gia pa­ra la va­lo­ri­za­ción de los ali­men­tos desecha­dos... El des­pil­fa­rro de ali­men­tos es un te­ma im­por­tan­te, en Es­pa­ña y en Eu­ro­pa. Pe­ro hay otro te­ma que yo no he vis­to en la de­cla­ra­ción de in­ten­cio­nes del mi­nis­tro y que se re­fie­re a la ayu­da a los más ne­ce­si­ta­dos. En 2014 es­ta co­rre dos ries­gos: la dis­mi­nu­ción de los fon­dos, de 500 a 350 mi­llo­nes de eu­ros, y que es­ta ayu­da se sub­su­ma en una es­pe­cie de con­cep­to de fon­dos de cohe­sión que al fi­nal no sa­be­mos pa­ra qué se­rá. Asi­mis­mo, la Eu­ro­cá­ma­ra pro­pon­drá 2014 co­mo el Año con­tra el Des­pil­fa­rro. El des­pil­fa­rro se co­no­ce más por­que hay más ne­ce­si­dad. Sé que, ade­más, se ins­ta a los go­bier­nos a que, de aquí a 2020, se re­duz­ca a la mi­tad y que en 2012 se pon­gan ya me­di­das pa­ra que se lle­gue a ese ob­je­ti­vo fi­nal. Ex­cep­cio­nes co­mo la de la re­si­den­cia fe­me­ni­na que lle­va­ba re­ci­bien­do

“Ex­tre­ma­du­ra y An­da­lu­cía son las co­mu­ni­da­des que re­quie­ren más ayu­da de los bancos de ali­men­tos” “En Eu­ro­pa se ti­ran 89 mi­llo­nes de to­ne­la­das de ali­men­tos, más de ocho co­rres­pon­den a Es­pa­ña”

du­ran­te años ali­men­tos del Ban­co de Gra­na­da y co­bran­do a sus es­tu­dian­tes, due­len...

Sí, ha su­pues­to un cho­que a los bancos de ali­men­tos y a la Ad­mi­nis­tra­ción, por­que al­gu­nos de los ali­men­tos que re­ci­bían ve­nían del Fon­do de Ga­ran­tía Agra­ria. Mi opinión per­so­nal es que no eran cons­cien­tes de que lo es­ta­ban ha­cien­do mal, pe­ro me pa­re­ce que es un error ca­bal y se la sa­có del cir­cui­to.

¿A qué van a des­ti­nar los 50.000 eu­ros del pre­mio Prín­ci­pe de As­tu­rias?

A lo que es nues­tra mi­sión: com­prar ali­men­tos y re­par­tir­los.

¿Ya es­tán no­tan­do los efec­tos me­diá­ti­cos y en cuan­to a do­na­cio­nes del mis­mo?

Hay dos efec­tos: el pri­me­ro pa­ra nues­tros vo­lun­ta­rios, que tra­ba­jan gra­tis et

amo­re, y que hay más po­si­bi­li­da­des de que nos den más ali­men­tos.

¿En qué pro­yec­tos es­tán par­ti­ci­pan­do?

An­te los im­por­tan­tes ex­ce­den­tes de fru­ta, la UE pa­ga a las or­ga­ni­za­cio­nes de pro­duc­to­res un in­tere­san­te pre­cio de in­ter­ven­ción, el trans­por­te y al­ma­ce­na­je, pe­ro so­lo nos po­de­mos be­ne­fi­ciar de es­ta ini­cia­ti­va si se uti­li­za pa­ra el con­su­mo hu­mano. Los bancos he­mos re­par­ti­do al­re­de­dor de unos 11 mi­llo­nes de ki­los de fru­ta, y lo que pre­ten­de­mos es in­tro­du­cir su trans­for­ma­ción en de­ri­va­dos: zu­mos, pu­rés, et­cé­te­ra. So­lo fal­ta la fi­nan­cia­ción pa­ra la trans­for­ma­ción, de ma­ne­ra que se eli­mi­na la con­ta­mi­na­ción que su­po­ne lle­var la fru­ta al ver­te­de­ro, se uti­li­za un bien que se iba a des­truir y se da tra­ba­jo a las fá­bri­cas de trans­for­ma­ción de fru­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.