El pa­dre Ángel reúne a lo más se­lec­to de la so­cie­dad

La ce­le­bra­ción del 50 aniver­sa­rio de la ONG Men­sa­je­ros de la Paz, fun­da­da por el re­li­gio­so, atrae a mul­ti­tud de famosos a su ce­na be­né­fi­ca.

Tiempo - - GENTE - JE­SÚS MARIÑAS

Jean Paul Gaul­tier po­ne de pie. Enar­de­ce, en­tu­sias­ma y des­lum­bra. Me­re­ce ore­jas y vuel­ta al rue­do por lo mon­ta­do en Ma­drid co­mo an­to­lo­gía de una al­ta cos­tu­ra co­gien­do lo más nues­tro -to­ros, man­ti­llas, aba­ni­cos y pei­ne­tas- sin lle­gar al typical aba­ra­ta­dor. Mien­tras las glo­rias de nues­tra agu­ja mi­ran y re­fri­tan lo fo­rá­neo, el fran­cés de­rro­cha su man­te­ni­da ins­pi­ra­ción es­pa­ño­la.

Se le de­be re­co­no­ci­mien­to, gra­ti­tud, emo­ción y de­vo­ción co­mo al nue­vo Vi­cen­te Fe­rrer al al­can­ce de to­dos. El pa­dre Ángel es fi­gu­ra em­ble­má­ti­ca y ca­si ve­ne­ra­da que ha vis­to re­co­no­cer su es­fuer­zo ca­ri­ta­ti­vo con el pre­mio Prín­ci­pe de As­tu­rias. La ce­le­bra­ción del 50 aniver­sa­rio de Men­sa­je­ros de la Paz, que el re­li­gio­so fun­dó, con una ce­na be­né­fi­ca, reunió co­mo po­cas ve­ces se ha vis­to en un ac­to exal­ta­dor de bue­nas obras. Hu­bo al­fom­bra ro­ja por mag­ni­fi­car so­cial­men­te lo que re­sal­ta de su obra in­gen­te, don­de nun­ca de­cae la son­ri­sa ba­jo un ca­si ju­ve­nil e in­do­ma­ble pe­lo blan­co ca­si au­ra san­ti­fi­ca­do­ra. Con­cu­rren­cia dis­par en­tre los 1.200 asis­ten­tes que iban de Ana Be­lén y Víc­tor Manuel -ella re­ce­ñi­da con ga­bar­di­na pre­vi­so­ra de llu­vias- al eterno Rap­hael de son­ri­sa pe­tri­fi­ca­da con Natalia Fi­gue­roa -que de cas­ta le vie­ne-, mar­can­do el di­fí­cil equi­li­brio de có­mo ves­tir­se pa­ra una ce­na rim­bom­ban­te en la que no se de­be des­ta­car con ex­tre­mis­mo. De ahí lo dis­cre­ta­men­te acer­ta­do de su con­jun­to mar­fi­le­ño con za­pa­tos a jue­go en el ex­tre­mo opues­to del en­ga­la­na­do ex­ce­si­vo, ya ca­si mia­me­ro -to­do se pe­ga me­nos lo bueno-, de Cary La­pi­que con su hi­ja Car­la, que pa­sa más tiem­po yen­do y vi­nien­do que al la­do de un ma­ri­do que de­be de ser gua­pe­ras su­fri­dor en ca­sa. “So­lo me que­dan dos sa­li­das de mi con­tra­to anun­cia­dor de jo­yas, ten­go que lu­cir­las allá don­de me lla­men”, con­ta­ba con un uff has­tia­do re­mar­ca­dor de an­cha man­dí­bu­la.

Ce­na so­li­da­ria.

Y no le im­por­tó el mar­co ca­si pia­do­so del to­dos a una con el pa­dre Ángel, lo im­por­tan­te era ha­cer no­tar su po­de­río or­na­men­tal por en­ci­ma del au­tén­ti­co pro­pó­si­to ca­ri­ta­ti­vo de no­che abun­dan­te en con­tras­tes. Des­ta­ca­ba la ne­gra tú­ni­ca ca­si clá­mi­de grie­ga con hom­bro des­nu­do de Ana ex Bono, a la que en­con­tré es­tu­pen­da y re­la­ja­da in­clu­so sin la com­pa­ñía del mag­na­te me­xi­cano que sus­ti­tu­ye al pa­dre de sus cua­tro hi­jos: “¡Des­pués de dos años en el de­sier­to, ya me to­ca­ba!”, lan­zó ca­si en desaho­go in­con­te­ni­ble siem­pre me­di­do por el ojo tu­te­la­dor de sus con­sue­gros Natalia y Rap­hael. No le qui­ta­ban ojo, con­tro­lan­do sus siem­pre me­dias pa­la­bras. Mi pai­sa­na co­ru­ñe­sa no se pi­lla los de­dos, ga­lle­ga don­de las ha­ya: “Nos sor­pren­de, Ana, que tras trein­ta años jun­tos y apa­ren­te­men­te fe­li­ces, Bono ni te ci­te en el pri­mer to­mo de sus dia­rios. Tu nom­bre so­lo apa­re­ce en un pie de fo­to don­de es­táis en gru­po...”. “Al­go es al­go”, con­tes­tó, y no la sa­que de ahí. Man­tie­ne her­me­tis­mo, se­cre­tos ya a vo­ces, in­te­rro­gan­tes y acer­ti­jos.

Ana Ro­drí­guez, ex de Bono, cau­só ad­mi­ra­ción en su fi­na es­tam­pa de mu­jer rea­li­za­da y em­pren­de­do­ra

Ad­mi­ra­ron su fi­na es­tam­pa de mu­jer li­be­ra­da, rea­li­za­da y em­pren­de­do­ra en el ai­re ca­si im­pe­rio­so y ex­qui­si­to de Ana Ga­ma­zo, re­cién lle­ga­da de Áfri­ca don­de sus­ten­ta ca­tor­ce ONG con ba­se en Tan­za­nia. De ahí su in­can­sa­ble tra­jín viajero que pue­de man­te­ner “por­que los chi­cos es­tán gran­des y ape­nas me ne­ce­si­tan”. Tie­ne una ele­gan­cia ge­né­ti­ca -su ma­dre fue de las más ele­gan­tes de su tiem­po­sin el efectismo ac­tual de Na­ti Abascal o las pre­ten­sio­nes de Car­men Lo­ma­na en sue­ño im­po­si­ble. Que­da re­sul­to­na pe­ro no pa­sa de un efec­to vi­sual que no per­mi­te re­pa­so. La ele­gan­cia no se ha­ce no­tar, creo que de­cía Wil­de, es pa­sar des­aper­ci­bi­do, se­gún Ce­cil Bea­ton, crea­dor del in­su­pe­ra­do ves­tua­rio de My Fair Lady, en su có­di­go es­té­ti­co El es­pe­jo de la mo­da, don­de re­tra­ta per­so­na­jes vi­ta­les del buen ves­tir en el si­glo XX. Ana Ga­ma­zo real­zó ti­pa­zo con un con­jun­to en pan­ta­lón azul os­cu­ro sin ape­nas jo­yas, que no era no­che pa­ra lu­cir­las epa­tan­do co­mo ca­si hi­zo Mary Luz Ba­rrei­ros, en­fun­da­da en pa­ta de ele­fan­te, con su hi­ja Cris­ti­na.

Tam­bién lo hi­zo Sandra Iba­rra con to­re­ra en ter­cio­pe­lo tur­que­sa y chi­cle, lás­ti­ma de san­da­lias fuc­sia so­bre me­dias negras que la con­ver­tían en un tu­ris­ta ale­mán ca­mino de Be­ni­dorm. Más pro­pia fue en ne­gro cor­to sin me­dias Ana Ro­sa Quin­ta­na, que a ve­ces dis­pa­ra­ta, co­mo con los le­guins cen­te­llean­tes de una re­cien­te bo­da se­vi­lla­na. Se que­jó de que Cris­ti­na Tá­rre­ga la tu­vo es­pe­ran­do “más de una ho­ra”. “Es im­per­do­na­ble y muy tar­do­na”, di­jo. La alu­di­da po­nía ca­ra de no ir con ella se­me­jan­te que­re­lla y to­do se le iba en or­de­nar el pli­sa­do azul cie­lo de su es­pe­cie de pé­plum mien­tras Borja Thyssen y Blanca Cues­ta

-co­mo una proa in­men­sa con su em­ba­ra­zo de ya ca­si nue­ve me­ses, igual ya has­ta alum­bró- re­co­no­cían ig­no­rar el se­xo de su cuar­to hi­jo en puer­tas. Inefa­bles sus za­pa­to­nes-bo­tas de cue­ro gris: “Tras la pri­me­ra eco­gra­fía nos ase­gu­ra­ron que ve­nía ni­ño, lue­go que si era ni­ña. Pre­fe­ri­mos ig­no­rar­lo. Que sea sor­pre­sa y que ven­ga con sa­lud...”. Y tra­yen­do paz a vues­tra desuni­da fa­mi­lia: “Por­que tu ma­dre es­tá dis­pues­ta a sen­tar­te en el ban­qui­llo por el ro­bo con noc­tur­ni­dad y ale­vo­sía que hi­cis­teis de sus do­cu­men­tos se­cre­tos”. “El tiem­po y los jue­ces di­rán quién tie­ne ra­zón. Me lle­vé lo que me per­te­ne­cía”, Borja no des­com­pu­so el es­ti­ra­do ges­to ni el abul­ta­do nu­do de la cor­ba­ta. Pe­na de en­fren­ta­mien­to que tie­ne a la ba­ro­ne­sa sin co­no­cer a sus nie­tos me­no­res, con lo bien que en tiem­pos se en­ten­día con su nue­ra. Son dos to­ros en­fren­ta­dos y nin­gu­na ce­de, en per­ma­nen­te ma­nio­bra azu­zan­do el en­cres­pa­mien­to. Lo co­men­ta­ban an­te Re­me­dios Cer

van­tes, tam­bién atrin­che­ra­da por­que ame­na­za­ba llu­via. Es­tá es­plén­di­da con 48 años que no apa­ren­ta. Se re­ins­ta­ló en Má­la­ga, don­de cui­da de su ma­dre: “De­jé el tea­tro por­que so­lo pro­du­cía pér­di­das, tra­ba­jas dos días a la se­ma­na y te cues­ta co­brar­los”, re­co­no­ció an­te

Be­lin­da Washington que cu­brió el ac­to co­mo pre­sen­ta­do­ra -y sin ex­ce­sos, de eso se tra­ta­ba-. No se ex­pli­ca la au­sen­cia de Ana Obre­gón. “Se ha­bía com­pro­me­ti­do a echar­nos una mano, es­ta ma­ña­na vino a mi­sa -don­de com­par­tió con Ana

Bo­te­lla- y no ha da­do se­ña­les de vi­da ni ha da­do nin­gu­na ex­pli­ca­ción”. Be­lin­da, com­bi­na­da en blan­qui­ne­gro pop-art, jus­ti­fi­có su en­ve­je­ci­mien­to anun­cian­do un lim­pia­dor “por­que no que­rían ru­ti­lan­cias rubias” aun­que ella ti­ra a pe­li­rro­ja pe­co­sa.

La no­che del pa­dre Ángel.

Mar­ce­lino Ore­ja mon­tó ter­tu­lia con un Ma­yor Za­ra­go­za de mo­re­nez en­vi­dia­ble, Mi­guel Ángel Ro­drí­guez, Ra­fael An­són y

Pe­dro Nú­ñez Morgado, pró­xi­mos a Juan Jo­sé Lu­cas. Ra­joy co­mo tris­tón mo­no­te­ma ca­si pe­si­mis­ta. Pe­dro Tra­po­te, con Be­go­ña en na­da es­tri­den­tes cre­mas, con­tó la fe­li­ci­dad de su her­ma­na

Mar, re­cién ca­sa­da con Fe­li­pe Gon­zá­lez -lle­ga­ba de inau­gu­rar en Shang­hai su­cur­sal de su cho­co­la­te­ría San Gi­nés en el Ma­drid cas­ti­zo-, mien­tras Li­na

Mor­gan si­gue en­tre­ga­da al cui­da­do de su her­ma­na Ju­lia, a la que ha te­ni­do que in­gre­sar con mu­cho do­lor. Ob­via­ba el su­pues­to en­fa­do de Con­cha Ve­las­co por­que no quie­re que la en­tre­vis­te en

Ci­ne de ba­rrio. Lo que fue pro­gra­ma im­pac­tan­te, do­cu­men­tal o ca­si show fíl­mi­co lleno de nos­tal­gia cuan­do lo pre­sen­ta­ba Jo­sé Manuel Pa­ra­da. Los en­te­ra­dos mal­pen­sa­ban que la po­lé­mi­ca pre­ten­de ani­mar el de­bú tea­tral de Con­cha con una vi­sión ses­ga­da de su vi­da ar­tís­ti­ca tan pródiga en so­bre­sal­tos y ocul­ta­mien­tos.

Li­na res­plan­de­cía ba­jo pon­cho la­nu­do de to­na­li­da­des bei­ge bien con­tras­ta­do con kelly bag de los que qui­tan el hi­po por­que cues­ta más de 20.000 eu­ros. La en­dul­za­ban co­mo a Isa­bel

Es­ta­pé mien­tras En­ri­que Rojas bus­ca­ba dón­de sol­tar la car­te­ra re­bo­san­do pa­pe­lo­nes de psi­quia­tra. Sil­via Ja­to so­bre­sa­lió en ta­co­na­zos. Na­da di­jo el pa­dre Ángel de la inex­pli­ca­ble au­sen­cia que dis­cul­pó mi­ran­do al cie­lo -otra sin jus­ti­fi­ca­ción- de Rou­co Va­re­la, re­em­pla­za­do por el pa­pa­ble car­de

nal Ma­da­ria­ga, un pur­pu­ra­do atí­pi­co no so­lo en cor­pu­len­cia fí­si­ca y alar­des de­por­ti­vos que asom­bra­ron a Lau­ra

Va­len­zue­la, ya con me­dio ta­cón ba­jo un dos pie­zas azul pu­rí­si­ma, mo­de­lo ca­si iné­di­to de su inago­ta­ble fon­do de ar­ma­rio, inima­gi­na­ble en la siem­pre tier­na Patricia Ol­me­di­lla mien­tras

Gon­za­lo de la Cier­va hi­zo no­tar que per­dió vo­lu­men. Lo ne­ce­si­ta­ba y da más em­pa­que al du­ca­do de Te­rra­no­va

co­mo Con­chi­tín Romero, hi­ja de Cu­rro

y nie­ta de la Pi­quer, a la sa­ga de be­lle­zo­nes fa­mi­lia­res.

Apo­yos to­ta­les a Ana Ro­drí­guez, an­te la que no de­jan de for­mu­lar por­qués. Fue es­tri­bi­llo en la pre­sen­ta­ción so­cial, o más bien ofi­cia­lis­ta da­da la con­cu­rren­cia de ex­cep­ción en­ca­be­za­da por un su­do­ro­so Fe­li­pe Gon­zá­lez con des­cor­ba­ta­da ca­mi­sa ro­sa y un Ro­drí­guez

Za­pa­te­ro gri­sá­ceo en una de sus es­ca­sas apa­ri­cio­nes, Ru­bal­ca­ba a la si­nies­tra del re­par­ti­do po­der sa­lu­da­ba más que na­die. Me­re­cía lo que Bono man­tie­ne del su­ce­sor, me dio un pes­co­zón y no le es­ca­pó a los siem­pre cues­tio­na­dos

Ra­món Co­lom y Ju­lián Gar­cía Can­dau. An­te una Ma­ría Zu­ri­ta de­jan­do cla­ro que ve­nía “por­que so­mos ami­gos”, no fué­se­mos a mal­pen­sar, Ame­lia Bono me co­men­tó: “Veo a mi ma­dre muy fe­liz, eso es lo im­por­tan­te”, mien­tras, es­ti­li­za­da, ocu­pa­ba pri­me­ra fi­la con su ma­ri­do y sue­gra. Natalia Fi­gue­roa se mos­tra­ba lu­mi­no­sa y chic ba­jo es­tam­pa­do tur­que­sa ca­si pri­ma­ve­ral. Cho­có con el arro­pa­mien­to de Cris­ti­na Gar

men­dia, uno de mis ico­nos del an­te­rior Go­bierno con Ma­ría Te­re­sa Fer­nán­dez

de la Ve­ga, fiel a la Betty Boop de la ca­lle Oren­se, y Ele­na Sal­ga­do, siem­pre tan pe­ri­pues­ta con un per­fec­to dos pie­zas ti­po spen­cer de Al­fre­do Vi­llal­ta. Las mi­nis­tras ac­tua­les no dan tan­to jue­go:

So­ra­ya per­dió pi­car­día in­du­men­ta­ria a

Re­me­dios Cer­van­tes es­tá es­plén­di­da con 48 años que no apa­ren­ta, mien­tras Sil­via Ja­to so­bre­sa­lió en ta­co­na­zos

ve­ces con des­me­su­ra­dos es­co­tes y res­guar­da­do­res echar­pes po­co pro­to­co­la­rios, la Cos­pe­dal pa­re­ce aco­ra­za­da pa­ra las Cru­za­das -¡qué des­ga­li­cha­das re­sul­tan sus ca­mi­sas hip­pies en la me­se­ta!- y so­lo Cris­ti­na Ci­fuen­tes en su com­ba­ti­va de­le­ga­ción rom­pe tan abu­rri­do cla­si­cis­mo del que tam­bién se des­mar­ca­ron Es­pe­ran­za Agui­rre, la tre­men­da pe­ro vis­to­sa Pi­lar del Cas­ti­llo o Car­men

Al­borch y Car­men Cal­vo.

Ma­drid se rin­de a Gaul­tier.

Les de­be­mos un ho­me­na­je por­que die­ron mu­cho jue­go y no me ex­tra­ña­ría que pas­ma­ran an­te la an­to­ló­gi­ca de Jean Paul Gaul­tier. Es otro fran­cés enamo­ra­do de Es­pa­ña, igual que

La­croix, Teó­fi­lo Gau­tier, Mé­ri­mée o el embajador Bruno De­la­ye, que ya se des­pi­de. Su adiós pro­du­ce la­men­tos por su pasión ha­cia la fies­ta na­cio­nal, su aper­tu­ra de los regios sa­lo­nes siem­pre dis­pues­tos pa­ra even­tos y la cor­dia­li­dad que sem­bró. Nin­gún otro di­plo­má­ti­co lo igua­la. Es­pa­ña pier­de un gran ami­go, co­men­ta­ban me­lan­có­li­cos en el gru­po

for­ma­do por Gaul­tier, Al­mo­dó­var,

Rossy de Pal­ma, Ma­riano y Marc Puig, due­ños de la mar­ca, du­ran­te la ce­na pre­via en la Fun­da­ción Map­fre, lo me­jor de la Cas­te­lla­na. El mo­dis­ta al­ter­na con re­tra­tos del Pom­pi­dou pa­ri­sien­se, de

Van Don­gen a Pi­cas­so, Bran­cu­si y Ma­rie Lau­ren­cin. Lo mon­ta­do cual rue­da de pren­sa fue ex­pre­si­vo mo­nó­lo­go de 90 mi­nu­tos. Gaul­tier en­can­di­ló, hi­zo reír, cha­pu­rreó es­pa­ñol, fran­cés e ita­liano, evo­có có­mo su abue­la fo­men­tó la afi­ción por la agu­ja que ini­ció con Car­din y Pa­tou y que las fal­das co­mo la ne­gra, li­sa y lar­ga que lu­ció “al prin­ci­pio fue­ron re­cha­za­das por los gais”. Ma­don­na, Rossy de Pal­ma, “me pa­re­ce de be­lle­za úni­ca”, y Aman­da Lear, ex­mu­sa da­li­nia­na, son sus mu­je­res pre­fe­ri­das aun­que di­se­ñó pa­ra De­neu­ve, Vic­to­ria Abril, Boy Geor­ge, Di­ta o Car­la Bru­ni, que pa­ra él re­apa­re­ció en­vuel­ta en tu­les ro­sa. Des­lum­bran sus tra­jes to­re­ros en

cue­ro o jean, las pei­ne­tas co­ro­nan­do un pei­na­do o los aba­ni­cos re­cu­brien­do un tra­je úni­co. Tres ve­ces co­la­bo­ró con Al­mo­dó­var: en Ki­ka, La ma­la edu­ca

ción y La piel que ha­bi­to, pa­ra al­gu­nos “la piel que evi­tó”. No hay que ha­cer­lo con es­ta mues­tra que con­den­sa el buen gus­to trans­gre­sor, Lo­ren­zo Ca­pri­le se ex­ta­sió con sus cor­sés. ¡Qué gran­de se ha he­cho Gaul­tier que em­pe­zó re­fri­tan­do ra­ya­das ca­mi­se­tas de ma­ri­ne­ro chu­lan­gano y ma­ca­rra!

Fe­li­pe Gon­zá­lez con Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro, Al­fre­do Pé­rez Ru­bal­ca­ba y Jo­sé Bono

Ame­lia Bono y su ma­ri­do, Manuel Mar­tos

Pe­dro Al­mo­dó­var con

Jean Paul Gaul­tier

Sil­via Ja­to

Ana Ro­sa Quin­ta­na

Re­me­dios Cer­van­tes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.