“Las co­sas bien he­chas siem­pre tie­nen su si­tio”

Tiempo - - LA ÚLTIMA -

¿Có­mo sur­gió la idea de ho­me­na­jear de es­ta ma­ne­ra a su pa­dre? Me lo pro­pu­sie­ron ha­ce años, pe­ro mi pri­me­ra reac­ción fue de re­cha­zo. Me pa­re­cía al­go des­ca­be­lla­do ha­cer un dis­co con can­cio­nes de mi pa­dre. Pe­ro lue­go, con el pa­so del tiem­po, me di cuen­ta de que la idea no era tan lo­ca y me lan­cé. ¿Có­mo se­lec­cio­nó las can­cio­nes? He gra­ba­do los te­mas que a mí siem­pre me han lle­ga­do más, pe­ro tam­bién aque­llos que eran inevi­ta­bles: no se pue­de ha­cer un dis­co con can­cio­nes de An­to­nio Mo­li­na sin Adiós a Es­pa­ña, Co­ci­ne­ro, co- ci­ne­ro o Soy mi­ne­ro por­que for­man par­te de la me­mo­ria mu­si­cal de es­te país. Son can­cio­nes de su pa­dre, pe­ro us­ted se las ha lle­va­do a su te­rreno... Sí, las he adap­ta­do a mi voz. Mi idea nun­ca ha si­do imi­tar­le. ¿Qué cree que pen­sa­rán los se­gui­do­res de su pa­dre so­bre es­te dis­co? Creo que lo re­ci­bi­rán bien, por­que es­tá he­cho con res­pe­to. ¿Y cree que a su pa­dre le ha­bría gus­ta­do? Es­toy se­gu­ra de que le en­can­ta­ría. Él siem­pre es­ta­ba or­gu­llo­so de to­do lo que ha­cían sus hi­jos. Su­pon­go que le da­rá mu­cha pe­na no te­ner na­da gra­ba­do jun­to a él... Sí, cla­ro, pe­ro yo em­pe­cé a can­tar con 33 años. Cuan­do él mu­rió ni si­quie­ra sos­pe­cha­ba que me iba a de­di­car a es­to. Han pa­sa­do 20 años de su muer­te, ¿qué re­cuer­do guar­da de él? Lo ten­go muy pre­sen­te en mi ca­be­za. Ten­go bue­nos re­cuer­dos por­que era muy di­ver­ti­do. Fue un pa­dre ex­ce­len­te. ¿Can­ta­ba mu­cho en ca­sa? Nun­ca. No era de es­tar can­tu­rrean­do. Cuan­do lle­ga­ba a ca­sa es­ta­ba ren­di­do y lo que que­ría era des­can­sar. Es­te es su sex­to dis­co y con él con­so­li­da su ca­rre­ra mu­si­cal. ¿De­be­mos dar por ter­mi­na­da su eta­pa co­mo ac­triz? Sí. Des­de 1999, cuan­do fir­mé mi pri­mer con­tra­to dis­co­grá­fi­co, can­tar es mi úni­co ca­mino. No soy per­so­na de ha­cer va­rias co­sas a la vez. No creo que vuel­va a ha­cer na­da co­mo ac­triz. Pues cen­trar­se so­lo en el mun­do de la mú­si­ca no sé si es bue­na idea te­nien­do en cuen­ta có­mo es­tá el pa­tio... Es ver­dad que vi­vi­mos mo­men­tos de cam­bios, pe­ro yo creo que los cam­bios son bue­nos y ne­ce­sa­rios. Ten­de­mos a dra­ma­ti­zar­lo to­do, pe­ro no es pa­ra tan­to. Las co­sas bien he­chas siem­pre tie­nen su si­tio. La gen­te que cree fir­me­men­te en lo que ha­ce siem­pre en­cuen­tra su lu­gar. ¿Es po­si­ble un mun­do sin mú­si­ca? No. La mú­si­ca exis­ti­rá siem­pre, lo úni­co que habrá que ha­cer es bus­car la fór­mu­la pa­ra que los mú­si­cos po­da­mos se­guir vi­vien­do de nues­tro tra­ba­jo. Us­ted es muy po­pu­lar en Tur­quía. ¿Có­mo sur­gió ese idi­lio con un pú­bli­co apa­ren­te­men­te tan dis­tin­to al es­pa­ñol? Fue al­go má­gi­co, y el ca­so es que he co­nec­ta­do con ese pú­bli­co aun­que can­te en es­pa­ñol. Es in­creí­ble, por­que tie­nen un enor­me res­pe­to ha­cia el ar­tis­ta. Cuan­do te abren el co­ra­zón, es pa­ra siem­pre. ¿En Es­pa­ña no? En Es­pa­ña es di­fe­ren­te, tie­nes que ga­nar­te to­dos los días la con­fian­za del pú­bli­co. Siem­pre es co­mo vol­ver a em­pe­zar.

Mó­ni­ca Mo­li­na (Ma­drid, 1968) ha de­ci­di­do rom­per con cin­co

años de si­len­cio de la me­jor for­ma po­si­ble: ho­me­na­jean­do a su pa­dre, el mí­ti­co An­to­nio Mo­li­na. Por eso, con mo­ti­vo del vi­gé­si­mo aniver­sa­rio de su muer­te, aca­ba de pu­bli­car ‘Mar blanca’, un dis­co en el que ella le po­ne voz a los gran­des éxi­tos

de su pro­ge­ni­tor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.