Per­mí­tan­me no llo­rar

Tiempo - - OPINIÓN ESPAÑA - ELI­SA BE­NI

los ri­ve­ro y los soler es­tán hin­can­do el pi­co. Sus­pen­sión de pa­gos de ré­cord. Le an­te­ce­die­ron Mar­tin­sa-Fa­de­sa, Ha­bi­tat, Lla­ne­ra, Tre­mon y otras de me­nor ta­ma­ño. Po­bres reyes del la­dri­llo ate­rri­zan­do en el sue­lo des­pués de ha­ber so­bre­vo­la­do el país a lo­mos de sus grúas. Abro un pe­que­ño pa­rén­te­sis pa­ra la so­li­da­ri­dad con los tra­ba­ja­do­res, pro­fe­sio­na­les y ofi­cios que han vis­to sus vi­das cam­biar a raíz de los pro­ble­mas de sus em­pre­sas. He­cho es­to, per­mí­tan­me no llo­rar. En me­dio del ma­ras­mo, en el cen­tro de la de­ba­cle, en el epi­cen­tro de es­te seís­mo que se lle­va nues­tro sis­te­ma de vi­da, nues­tros de­re­chos, nues­tro fu­tu­ro; des­de ahí, lo úni­co que tie­ne un atis­bo de ló­gi­ca y de jus­ti­cia es lo que les es­tá su­ce­dien­do a es­tos gi­gan­tes de la cons­truc­ción y la inmobiliaria. Son par­te del pro­ble­ma y se be­ne­fi­cia­ron de su crea­ción. De­bie­ron de com­pren­der que era im­po­si­ble sos­te­ner un país a ba­se de crear­le casitas y ho­te­les co­mo si fue­ra un Mo­no­poly,

Lo úni­co que tie­ne un atis­bo de jus­ti­cia es lo que les es­tá su­ce­dien­do a es­tos gi­gan­tes de la cons­truc­ción

pe­ro tam­bién es ca­si se­gu­ro que nun­ca tu­vie­ron la más mí­ni­ma in­ten­ción de de­jar que pin­cha­ran su par­ti­cu­lar ga­lli­na de los hue­vos de oro.

Con ros­tro de ce­men­to ar­ma­do asis­tie­ron al big bang ame­ri­cano y aún pen­sa­ron que aquí po­drían sal­var los tras­tos. Al­guien di­rá en es­te pun­to que son las em­pre­sas las que dan tra­ba­jo. No obs­tan­te, en el oca­so de es­tas en con­cre­to es en el úni­co que pue­do re­co­no­cer el or­den ló­gi­co de las co­sas. Y eso en los tiem­pos que co­rren es vi­tal. Se es­tán des­pe­ñan­do y to­dos en­ten­de­mos el por­qué. Ahí es na­da. So­lo que­da que no in­ten­ten re­vi­vir a ba­se de ob­te­ner de los po­lí­ti­cos la aquies­cen­cia pa­ra se­guir apos­tan­do en esa ru­le­ta. Ha­cien­do ca­si­nos, por ejem­plo. Cuan­do se fo­rra­ban no pen­sa­ron en no­so­tros. No les ex­tra­ñe que de to­das las lá­gri­mas que he­mos de de­rra­mar, no ha­ya exis­ten­cias pa­ra us­te­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.