“Hay más na­cio­na­lis­tas aho­ra que an­tes de ETA”

Tiempo - - ENTREVISTA - POR JO­SÉ MA­RÍA VALS FO­TO: JO­SÉ LUIS RO­CA jm­vals.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Es­ta­mos a pocos días de unas elec­cio­nes de­ci­si­vas en el País Vas­co. ¿Es dis­tin­ta es­ta cam­pa­ña elec­to­ral? Sí, es dis­tin­ta por­que en­ci­ma de la me­sa se en­cuen­tra un pro­yec­to de di­so­lu­ción de la Es­pa­ña cons­ti­tu­cio­nal por Ca­ta­lu­ña y en el que el País Vas­co tam­bién se mi­ra. Por ello, a los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos se les va a aña­dir el debate so­bre el en­ca­je cons­ti­tu­cio­nal del País Vas­co con el res­to de Es­pa­ña.

Pe­ro, en la ca­lle se ha­bla de ajus­tes... Los ajus­tes, las re­for­mas eco­nó­mi­cas, los va a ha­cer el Go­bierno vas­co ga­ne quien ga­ne, igual que Ho­llan­de los ha­ce en Fran­cia o en Es­pa­ña los ha­ce Ra­joy, los ha­rá to­do el mun­do. Lo nue­vo, lo di­fe­ren­te, se­rá si se va a una es­ta­bi­li­dad cons­ti­tu­cio­nal o se va a bus­car otro mo­de­lo. Lo que se va a ele­gir en las elec­cio­nes es fe­de­ra­lis­mo, Cons­ti­tu­ción o in­de­pen­den­cia. Us­ted ha di­cho que la iz­quier­da aber­za­le ha so­me­ti­do al País Vas­co a una lim­pie­za ideo­ló­gi­ca... Lo que es­tá cla­ro es que des­pués de ETA hay más na­cio­na­lis­tas que an­tes de ETA. Es una evi­den­cia, hoy hay más pe­so del mun­do de ETA y tam­bién del con­jun­to del na­cio­na­lis­mo que en el año 80 y ahí ha ha­bi­do mu­chos fac­to­res.

Y aho­ra... Aho­ra es muy im­por­tan­te tam­bién que el fi­nal de la ban­da te­rro­ris­ta ETA sea un fi­nal jus­to y digno en el que se re­sar­za lo que ETA in­ten­tó des­truir. Y si ETA con­si­guió ex­pul­sar a gen­te de sus pue­blos y de sus ba­rrios por­que no pen­sa­ban co­mo ellos, es más im­por­tan­te que nun­ca que vuel­van a te­ner el de­re­cho de opi­nar si que­re­mos ce­rrar real­men­te la he­ri­da de ETA de una ma­ne­ra ra­zo­na­ble. Pe­ro, ¿cree que el ce­se de la vio­len­cia te­rro­ris­ta de ETA es de­fi­ni­ti­vo? Yo creo que pro­ba­ble­men­te no pe­guen más ti­ros y no pon­gan más bom­bas, otra co­sa es si in­ten­ta­rán chan­ta­jear por al­gún otro ca­mino, y si hoy ETA ha de­ci­di­do no aten­tar más no es por­que se ha­yan vuel­to bue­nos, es por­que sa­ben que la Po­li­cía, la Guar­dia Ci­vil y la Er­tzain­tza se lo han pues­to muy di­fí­cil. Us­ted man­tie­ne que el PP es un par­ti­do fun­da­men­tal en el País Vas­co... Creo que so­mos el par­ti­do que de­fien­de el au­to­no­mis­mo, la Cons­ti­tu­ción, lo vas­co en Es­pa­ña y lo es­pa­ñol en el País Vas­co, por­que te­ne­mos cla­ro nues­tro mo­de­lo.

Pe­ro, ¿ten­drán vo­tos su­fi­cien­tes? Si to­dos los vas­cos que se sien­ten vas­cos y es­pa­ño­les, que en to­tal su­man el 60% del elec­to­ra­do, van a las ur­nas, el PP pue­de ser real­men­te un fac­tor mo­de­ra­dor y de­fen­sor de esos va­lo­res con mu­cho ma­yor ri­gor. Y creo que lo po­de­mos con­se­guir por­que en el pa­sa­do ya tu­vi­mos mu­chos vo­tos cuan­do con- se­gui­mos unir a vo­tan­tes de iz­quier­da y de­re­cha a fa­vor de la Cons­ti­tu­ción y la au­to­no­mía. Eso sue­na a nue­vo pac­to con el PSE. ¿Es po­si­ble que se re­pi­ta? El pro­ble­ma es que no su­ma. Tam­po­co su­ma­ba ha­ce cua­tro años, pe­ro aho­ra la cla­ve es que en­ton­ces no con­cu­rría Ba­ta­su­na por­que es­ta­ba bien ile­ga­li­za­da, pe­ro a día de hoy la su­ma no sa­le. Si con­se­gui­mos que to­dos esos vas­cos que vo­tan a otras co­sas que se cree que son mo­de­ra­das y los vas­cos que se abstienen sal­gan a vo­tar al PP, pue­de que en el fu­tu­ro vuel­va a su­mar, pe­ro hoy en día, con Ba­ta­su­na en li­za, las cuen­tas no sa­len. Ya, pe­ro si las ma­te­má­ti­cas echa­ran una mano y las cuen­tas sa­lie­ran... Si la ma­te­má­ti­ca die­ra, yo lo re­pe­ti­ría, pe­ro aho­ra quien de­be­ría ser len­da­ka­ri se­ría yo, y el que me apo­ya­se se­ría Pat­xi Ló­pez, a ver si ten­dría na­ri­ces de ha­cer­lo. Si­guien­do con las ma­te­má­ti­cas, ¿cuán­tos vo­tos ne­ce­si­ta­rían en el PP? Pues más de los que te­ne­mos aho­ra. Eso, por po­co que fue­ra, ya re­pre­sen­ta­ría una subida muy im­por­tan­te en nú­me­ro de vo­tos. En las ac­tua­les cir­cuns­tan­cias man­te­ner­se su­po­ne ya mu­chos más apo­yos en las ur­nas, por­que no hay que ol­vi­dar que es­ta vez en­tran nue­vos ac­to­res [Bil­du] pa­ra re­par­tir­se la mis­ma tar­ta. Lo que que­rría­mos es ga­nar en

Ála­va e in­cre­men­tar dipu­tados en Gui­púz­coa y en Viz­ca­ya. Des­de el PSE le han acu­sa­do de ha­ber ro­to la ba­ra­ja del pac­to... No, yo fui el que le cer­ti­fi­có la de­fun­ción, pe­ro es­ta­ba muer­to des­de que el PSE de­ci­dió de­di­car­se a ha­cer opo­si­ción ex­tre­ma a las re­for­mas eco­nó­mi­cas ne­ce­sa­rias y des­de que se de­di­có a los en­re­dos con Ba­ta­su­na pa­ra ver si les de­ja­ba un es­pa­cio pa­ra que Ló­pez ven­die­se la paz. Des­de ese mo­men­to Ló­pez no es­ta­ba ya en ab­so­lu­to en aque­llo que le lle­vó a ser el len­da­ka­ri. Yo fui cohe­ren­te po­nién­do­le y fui cohe­ren­te qui­tán­do­le, y nun­ca me han mo­vi­do es­tra­te­gias de par­ti­do es­pu­rias, me ha mo­vi­do el in­te­rés ge­ne­ral. Pe­ro, ¿quié­nes son sus enemi­gos en es­tas elec­cio­nes? Los ri­va­les son sin nin­gu­na du­da el na­cio­na­lis­mo y el in­de­pen­den­tis­mo. Son el PNV y Bil­du, Ur­ku­llu y la can­di­da­ta de Bil­du. Del PSE me da pe­na que no ten­gan una po­si­ción cla­ra, que es­té en la na­da, pe­ro el pro­ble­ma del País Vas­co no se lla­ma PSE, el pro­ble­ma del País Vas­co se lla­ma in­de­pen­den­tis­mo, que anida en el PNV y en Ba­ta­su­na, y ahí es don­de hay que dar la ba­ta­lla. Y des­de el pun­to de vis­ta de la cri­sis, ¿qué re­for­mas ha­ría en el País Vas­co? Bueno, en el País Vas­co las que que­dan por ha­cer, y aquí hay más col­chón que en el res­to de Es­pa­ña, tie­nen que ver con la Ad­mi­nis­tra­ción. En el País Vas­co no se ha to­ca­do un sis­te­ma en el que ade­más exis­te una ad­mi­nis­tra­ción más, que es la fo­ral. No se han to­ca­do unas so­cie­da­des pú­bli­cas que lle­gan a qui­nien­tas, ni se ha to­ca­do un en­tra­ma­do po­lí­ti­co con de­ce­nas de car­gos pú­bli­cos de­pen­dien­do de las ad­mi­nis­tra­cio­nes. Ha­ce fal­ta una re­for­ma ins­ti­tu­cio­nal que eli­mi­ne du­pli­ci­da­des, car­gos in­ne­ce­sa­rios, in­clu­so en el Par­la­men­to vas­co. Ahí hay un col­chón im­por­tan­te pa­ra ga­ran­ti­zar el gas­to so­cial o pa­ra in­ver­tir en I+D. Pon­ga un ejem­plo con­cre­to de re­for­ma que po­dría ha­cer­se ya. Ha­blan­do de so­cie­da­des pú­bli­cas, pa­ra que se en­tien­da de qué es­ta­mos ha­blan­do, un ejem­plo es la te­le­vi­sión pú­bli­ca vas­ca, que ha per­di­do en los úl­ti­mos diez años más de mil mi­llo­nes de eu­ros. Yo, por ejem­plo, me plan­teo pri­va­ti­zar tres de los cua­tro ca­na­les y de­jar so­lo el de eus­ke­ra. Con los cien­tos de mi­llo­nes que me aho­rra­ría, ga­ran­ti­zo hos­pi­ta­les y apo­yo a la in­dus­tria. Ha­blan­do de ad­mi­nis­tra­cio­nes, ¿se plan­tea una re­de­fi­ni­ción de fuer­zas en­tre el Go­bierno vas­co y las dipu­tacio­nes fo­ra­les? Yo creo que las dipu­tacio­nes tie­nen que ser el eje prin­ci­pal, por­que son las que re­cau­dan, pe­ro lo que no pue­de ser es que las dipu­tacio­nes, los ayun­ta­mien­tos y el Go­bierno vas­co se de­di­quen a lo mis­mo. Es de­cir, por ejem­plo, no pue­den de­di­car­se to­dos a la pro­mo­ción de la cul­tu­ra ni pue­den de­di­car­se to­dos a la ac­ción so­cial. Hay que cla­ri­fi­car a qué ca­da cual.

Y las dipu­tacio­nes... De­fien­do ab­so­lu­ta­men­te el sis­te­ma fo­ral vas­co, que es pro­fun­da­men­te es­pa­ñol y pro­fun­da­men­te nues­tro. ¿Cree que Bil­du ten­sa­rá la cuer­da de sus reivin­di­ca­cio­nes en los úl­ti­mos días de cam­pa­ña? No, no lo creo. Bil­du es­tá ju­gan­do a ir de bueno. A Bil­du le in­tere­sa no asus­tar y or­de­na a los su­yos que no ha­ya ni un

“De­fien­do el sis­te­ma fo­ral vas­co, que es pro­fun­da­men­te es­pa­ñol y pro­fun­da­men­te nues­tro” “El pro­ble­ma del País Vas­co no se lla­ma PSE, sino que es el in­de­pen­den­tis­mo que anida en el PNV y Ba­ta­su­na”

so­lo pro­ble­ma. Di­ga­mos que en Bil­du aho­ra se es­tán dis­fra­zan­do de mon­jas pa­ra in­ten­tar se­du­cir a los elec­to­res. Pe­ro us­ted ha­bla­ba an­tes de apo­yos o in­de­fi­ni­cio­nes de otros par­ti­dos res­pec­to a Bil­du. Si al­gu­nos dis­cur­sos de otros les po­nen de bue­nos, los que les le­gi­ti­man po­lí­ti­ca y so­cial­men­te les ha­brán ayu­da­do a te­ner he­cho par­te de su ca­mino. No­so­tros sa­be­mos que no son bue­nos, que son lo­bos con piel de cor­de­ro y que su pro­yec­to es el mis­mo de ETA, lo que pa­sa es que en es­ta oca­sión han te­ni­do que bus­car­se otro ca­mino pa­ra in­ten­tar­lo. ¿Qué pien­sa del pre­sun­to per­dón que ha pe­di­do Ar­nal­do Ote­gi a las víc­ti­mas de la ban­da te­rro­ris­ta? Es una far­sa pa­ra ven­der su li­bro, en el que di­ce más o me­nos que “el te­rro­ris­mo de ETA no ha si­do tan ma­lo, que ha ha­bi­do al­gún ex­ce­so ver­bal”, que es lo que él re­co­no­ce, pe­ro el men­sa­je de Ote­gi es que ETA no es tan ma­la co­mo la pin­tan y que eso le sir­ve pa­ra ir ha­cia su in­de­pen­den­cia. Yo ese li­bro no lo voy a com­prar, el pro­ble­ma es que en el País Vas­co hay gen­te del PNV y gen­te del PSOE que se lo com­pra, pe­ro ese li­bro no se pue­de com­prar por­que es­tá es­cri­to so­bre el apo­yo del cri­men pa­ra de­fen­der un pro­yec­to fa­ná­ti­co, que es la in­de­pen­den­cia. Han pa­sa­do de que­rer im­po­ner la in­de­pen­den­cia a ti­ros a que­rer im­po­ner­la por el he­cho de que ETA pe­gó ti­ros. ¿Se ima­gi­na, aun­que sea en pe­sa­di­llas, un len­da­ka­ri de Bil­du? No me ima­gino un len­da­ka­ri de Bil­du por­que no lo dan ni las en­cues­tas, pe­ro lo que real­men­te es trans­gre­sor es un len­da­ka­ri del PP. La equi­pa­ra­ción con que Oba­ma, un afro­ame­ri­cano, lle­ga­ra a la Ca­sa Blanca se­ría que Ba­sa­goi­ti lle­ga­ra a Aju­ria Enea, eso sí se­ría lo rompe­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.