Los do­ce hom­bres del Rey

Cin­co mi­li­ta­res, tres di­plo­má­ti­cos, dos abogados, un in­ter­ven­tor de Ha­cien­da y un pe­rio­dis­ta for­man el nú­cleo du­ro que ase­so­ra a don Juan Car­los en La Zar­zue­la en es­tos tiem­pos de cri­sis.

Tiempo - - ZOOM - POR AN­TO­NIO RO­DRÍ­GUEZ aro­dri­guez.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Du­ran­te el rei­na­do de don Juan Car­los (Ro­ma, 1938) ha exis­ti­do una nor­ma no es­cri­ta den­tro de las de­pen­den­cias del pa­la­cio de la Zar­zue­la pa­ra to­do aquel que ha ocu­pa­do allí un pues­to de al­ta res­pon­sa­bi­li­dad: se sa­be cuán­do se en­tra a las ór­de­nes del Rey pe­ro no cuán­do se sa­le. ¿Le­yen­da o reali­dad? Lo cier­to es que en el or­ga­ni­gra­ma de la Ca­sa del Rey hay per­so­nas que por su edad de­be­rían es­tar dis­fru­tan­do de una me­re­ci­da ju­bi­la­ción, pe­ro esos pues­tos de con­fian­za y sin ho­ra­rios fi­jos con­lle­van un tra­ba­jo al ser­vi­cio de la Co­ro­na que so­lo se ex­tin­gue cuan­do el mo­nar­ca o el je­fe de su Ca­sa así lo creen con­ve­nien­te. En el equi­po de tra­ba­jo del Rey des­ta­ca, por en­ci­ma de to­dos, la fi­gu­ra del di­plo­má­ti­co Ra­fael Spot­torno (Ma­drid, 1945), su­ce­sor de Al­ber­to Aza al fren­te de la Ca­sa des­de agos­to del año pa­sa­do cuan­do el ca­so Ur­dan­ga­rin aún no ha­bía es­ta­lla­do. Sin em­bar­go, ya se otea­ban va­rios fo­cos de in­cen­dio, pues en los días fi­na­les de ju­lio se ha­bían pro­du­ci­do las pri­me­ras impu­tacio­nes de per­so­nas cer­ca­nas al ma­ri­do de la in­fan­ta Cris­ti­na por el es­cán­da­lo del ve­ló­dro­mo Pal­ma Are­na. Don Juan Car­los se en­con­tra­ba por esas fe­chas en el pa­la­cio de Ma­ri­vent y con­vo­có a Spot­torno a una au­dien­cia pri­va­da pa­ra ofre­cer­le es­te pues­to de má­xi­ma con­fian­za por el que ha­bían pa­sa­do con an­te­rio­ri­dad Ni­co­lás Co­to­ner, Sa­bino Fer­nán­dez, Fernando Al­man­sa y el ci­ta­do Al­ber­to Aza. Spot­torno ya ha­bía es­ta­do a las ór­de­nes del Rey en­tre 1993 y 2002 co­mo nú­me­ro dos de Al­man­sa, mo­men­to en el que pa­só a di­ri­gir la Fun­da­ción Ca­ja Ma­drid ba­jo la pre­si­den­cia de Mi­guel Ble­sa. Su pa­so por la en­ti­dad fi­nan­cie­ra aca­bó de for­ma abrup­ta con una car­ta de di­mi­sión en mar­zo del año pa­sa­do, so­lo unos me­ses an­tes de que don Juan Car­los le lla­ma­se de nue­vo a su la­do, tras la po­lé­mi­ca en torno al plan de in­cen--

ti­vos a lar­go pla­zo pa­ra la al­ta di­rec­ción del gru­po, del que Spot­torno era uno de los diez be­ne­fi­cia­dos, has­ta que Ro­dri­go Ra­to de­ci­dió eli­mi­nar­lo co­mo me­di­da de aho­rro.

Spot­torno co­no­cía al de­di­llo el en­gra­na­je y el fun­cio­na­mien­to de la Ca­sa de los años no­ven­ta, y no ha de­frau­da­do a los que han tra­ta­do con él. “Es un hom­bre de una com­pe­ten­cia se­ña­la­da. Sa­be muy bien lo que le con­vie­ne al Rey... cuan­do pue­de que no sea lo que quie­re el Rey”, re­su­me una per­so­na del Go­bierno que ha es­ta­do en los úl­ti­mos via­jes del mo­nar­ca al ex­tran­je­ro.

Una ma­yor trans­pa­ren­cia.

En es­te año co­mo je­fe de la Ca­sa ha im­pul­sa­do una ma­yor trans­pa­ren­cia de la ins­ti­tu­ción con la pu­bli­ca­ción del des­glo­se de las cuen­tas que ge­ne­ra la Je­fa­tu­ra del Es­ta­do. Pa­ra 2013, el presupuesto se ve­rá re­du­ci­do un 4% y pa­sa­rá de los 8,26 mi­llo­nes de eu­ros del pre­sen­te ejer­ci­cio a 7,93 mi­llo­nes. Una re­ba­ja que se aña­de al 2,01% de es­te 2012 y al 5,28% de 2011, y que obli­ga­rá a Spot­torno a de­ci­dir de aquí a fi­nal de año por dón­de me­ter la ti­je­ra pa­ra gas­tar 250.000 eu­ros me­nos que es­te año.

A fi­na­les de 2011 ya de­jó cla­ro en un en­cuen­tro con la pren­sa que la prio­ri­dad de la Ca­sa pa­ra es­te año era evi­tar ba­ja­das de suel­do en los sa­la­rios me­dios y ba­jos de la ins­ti­tu­ción. A los pocos me­ses, Zar­zue­la anun­ció que el Rey ha­bía de­ci­di­do ba­jar en un 7,1% su suel­do bru­to anual, y en la mis­ma pro­por­ción el del Prín­ci­pe de As­tu­rias, la par­ti­da de los gas­tos de re­pre­sen­ta­ción del res­to de miem­bros de la Fa­mi­lia Real y la nó­mi­na del pro­pio Spot­torno, cu­yo car­go es equi­va­len­te al de un mi­nis­tro.

Ade­más se re­du­je­ron las par­ti­das de gas­tos pro­to­co­la­rios y de ma­te­rial de ofi­ci­na, por lo que, al fi­nal, al res­to de al­tos car­gos y fun­cio­na­rios de la Ca­sa se les apli­có úni­ca­men­te la su­pre­sión de la pa­ga ex­tra­or­di­na­ria de Na­vi­dad acor­da- da por el Go­bierno pa­ra los fun­cio­na­rios pú­bli­cos.

La ca­ce­ría de ele­fan­tes de don Juan Car­los en Bot­sua­na ha si­do el tra­go más amar­go pa­ra Spot­torno en es­te pri­mer año de tra­ba­jo jun­to al je­fe del Es­ta­do. No por­que se arre­pin­tie­se de no es­tar jun­to a él en el mo­men­to del ac­ci­den­te que le cos­tó una ope­ra­ción de ca­de­ra al mo­nar­ca -al fin y al ca­bo se tra­ta­ba de un via­je pri­va­do de don Juan Car­los-, sino por no ha­ber con­ven­ci­do al mo­nar­ca de los in­con­ve­nien­tes de un des­pla­za­mien­to de es­te ti­po.

Con to­do, la ges­tión de Spot­torno en los días en los que arre­ció la po­lé­mi­ca fue “ex­ce­len­te”, en opinión de fuen­tes gu­ber­na­men­ta­les, quie­nes atri­bu­yen a él el con­se­jo al Rey pa­ra que a la sa­li­da del

hos­pi­tal pi­die­se per­dón pú­bli­ca­men­te an­te las cá­ma­ras.

Cuan­do se pro­du­jo el re­torno de Spot­torno a La Zar­zue­la se es­pe­cu­ló con la opor­tu­ni­dad de rea­li­zar cam­bios en el or­ga­ni­gra­ma que ha­bía es­ta­do vi­gen­te ba­jo la je­fa­tu­ra de Aza y su se­cre­ta­rio ge­ne­ral, Ri­car­do Díaz Ho­chleit­ner. Pe­ro le­jos de pro­ce­der a una re­no­va­ción de los al­tos car­gos, el nue­vo je­fe de la Ca­sa ape­nas in­tro­du­jo cam­bios en la lis­ta de hom­bres que acom­pa­ñan al Rey en el día a día.

En pri­mer lu­gar, as­cen­dió a la Se­cre­ta­ría Ge­ne­ral a Al­fon­so Sanz (San Se­bas­tián, 1954), di­plo­má­ti­co co­mo él y que des­de 1993 ha es­ta­do en Pro­to­co­lo. Pri­me­ro co­mo se­gun­do je­fe y des­de ju­lio del año 2000 co­mo je­fe de es­te ser­vi­cio. Con el as­cen­so de Sanz en­tró co­mo je­fe de Pro­to­co­lo Cán­di­do Creis (To­rre­la­ve­ga, Can­ta­bria, 1965), quien de 1996 a 2001 ya ha­bía pa­sa­do por La Zar­zue­la en su ca­li­dad de di­plo­má­ti­co.

Nue­va po­lí­ti­ca de co­mu­ni­ca­ción.

Cuan­do el ca­so Ur­dan­ga­rin amai­nó, en fe­bre­ro, Spot­torno pro­ce­dió al re­le­vo del di­rec­tor de Co­mu­ni­ca­ción, Ra­món Iri­ba­rren, por Javier Ayu­so (Ma­drid, 1956), pe­rio­dis­ta es­pe­cia­li­za­do en te­mas eco­nó­mi­cos y que tras ser di­rec­tor del dia­rio fi­nan­cie­ro Cin­co Días y ocu­par pues­tos de res­pon­sa­bi­li­dad en El País, se con­vir­tió en di­rec­tor ge­ne­ral de Co­mu­ni­ca­ción e Ima­gen del BBVA. “Es­tá acos­tum­bra­do a las si­tua­cio­nes di­fí­ci­les en las que hay que sa­ber en­cau­zar las cri­sis”, re­cuer­da un com­pa­ñe­ro de pro­fe­sión que tra­tó con él la com­ple­ja fu­sión de Ar­gen­ta­ria con el BBV, la pos­te­rior sa­li­da de Jo­sé Ig­na­cio Goi­ri­gol­za­rri o el in­ten­to por par­te del Go­bierno de Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro de sa­car a Fran­cis­co Gon­zá­lez de la di­rec­ción del BBVA con la ayu­da de Sacyr.

Ayu­so sa­lió ai­ro­so de aque­llos tran­ces y aho­ra ha se­gui­do el plan tra­za­do por Spot­torno de ac­tua­li­zar la pá­gi­na web de la Co­ro­na, te­ner una ma­yor cer­ca­nía con los pe­rio­dis­tas es­pe­cia­li­za­dos en la Ca­sa Real y aca­bar con el di­cho ex­ten­di­do de que “al Rey no hay na­die quien le de­fien­da”. Ejer­ce con nom­bre y ape­lli­dos co­mo por­ta­voz de La Zar­zue­la y, ade­más, ha apren­di­do de los erro­res, co­mo el co­me­ti­do en mar­zo al no in­for­mar pre­via­men­te de la pri­me­ra reunión de don Juan Car­los con los gran­des em­pre­sa­rios es­pa­ño­les y en la que el mo­nar­ca les pi­dió que “arri­ma­sen el hom­bro” en ple­na cri­sis eco­nó­mi­ca.

Aquel al­muer­zo en la se­de de Te­le­fó­ni­ca con el lla­ma­do Con­se­jo Em­pre­sa­rial pa­ra la Com­pe­ti­ti­vi­dad iba a ser de ca­rác­ter pri­va­do, pe­ro de su exis­ten­cia se su­po en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción des­pués de que uno de los asis­ten­tes fil­tra­se la fo­to de la reunión. Pa­ra el se­gun­do cón­cla­ve de es­te ti­po, ce­le­bra­do a fi­na­les de agos­to, se evi­tó cual­quier atis­bo de opa­ci­dad anun­cian­do con an­te­la­ción el día y la ho­ra de la mis­ma.

En­tre los ve­te­ra­nos de la Ca­sa des­ta­can cua­tro mi­li­ta­res: el te­nien­te ge­ne­ral Jo­sé Ca­bre­ra (Las Pal­mas de Gran Canaria, 1943), al fren­te de la Se­cre­ta­ría de la Rei­na des­de 1993; el ge­ne­ral de bri­ga­da Manuel Ba­rrós (Pon­te­ve­dra, 1954), que di­ri­ge el Ser­vi­cio de Se­gu­ri­dad des­de 1999; el ge­ne­ral de la Guar­dia Ci­vil Do­min­go Mar­tí­nez (1954), en­car­ga­do del ga­bi­ne­te de ac­ti­vi­da­des y pro­gra­mas de la Fa­mi­lia Real; y el co­ro­nel Isaías Pe­ral (Vi­lla­bas­ta de Val­da­via, Pa­len­cia, 1953),

18

Veteranía. Ra­fael Spot­torno (de­trás del Rey y del Prín­ci­pe) as­cen­dió a Al­fon­so Sanz (de­trás de la Prin­ce­sa) en su nue­va eta­pa en Zar­zue­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.