“La mú­si­ca no ha de­ja­do de sor­pren­der­nos”

MÚ­SI­COS. Con tres dis­cos de oro co­se­cha­dos gra­cias a su úl­ti­mo ál­bum, Ha­cia lo salvaje, el dúo za­ra­go­zano cie­rra es­tos días su gi­ra es­pa­ño­la en Ma­drid y Bar­ce­lo­na.

Tiempo - - CULTURA - POR PE­DRO GAR­CÍA Y AN­TO­NIO DÍAZ FO­TO: ELE­NA DEL ES­TAL

las dis­tan­cias cor­tas sue­len ser te­rreno mo­ve­di­zo en pre­sen­cia de mú­si­cos, ac­to­res o de­por­tis­tas de al­tos vue­los. Es­tre­llas que con­ce­den una en­tre­vis­ta rá­pi­da y una fotografía ex­prés re­ma­ta­das con el pes­pun­te de una me­dia son­ri­sa. Na­da que ver. Eva Ama­ral (Za­ra­go­za, 1972) y Juan Agui­rre (San Se­bas­tián, 1965), com­po­nen­tes del dúo za­ra­go­zano Ama­ral, que reciben a Tiem­po en la te­rra­za de la ve­tus­ta ta­ber­na 2D Ma­yo, en el co­ra­zón del ma­dri­le­ño ba­rrio de Ma­la­sa­ña, son dos re­man­sos de paz. No hay pri­sas. No hay po­ses. Por un mo­men­to pa­re­cen dos per­so­na­jes anó­ni­mos que re­fle­xio­nan so­bre la mú­si­ca y sus pa­ra­do­jas. Eva y Juan, una bes­tia es­cé­ni­ca y un ani­mal me­ló­di­co que in­ter­cam­bian sus pa­pe­les: si en el es­ce­na­rio es ella la que lle­va el pe­so, cuan­do lle­ga el mo­men­to de las pa­la­bras él mar­ca el rit­mo. Té ne­gro y ca­fé so­lo. Y mú­si­ca. Me­dia ho­ra que pa­re­ce un si­glo. La gi­ra es­pa­ño­la de su sex­to dis­co, Ha­cia lo salvaje, se cie­rra con dos fe­chas en Ma­drid (16 y 18 de oc­tu­bre) y una en Bar­ce­lo­na (20 de oc­tu­bre) y en am­bas se han ago­ta­do las en­tra­das. Juan: Lo pri­me­ro es pe­dir dis­cul­pas, por­que hay mu­cha gen­te que nos ha es­cri­to pre­gun­tán­do­nos por qué no po­ne­mos más fe­chas. Te­ne­mos que de­cir­les que era im­po­si­ble por pro­ble­mas de agen­da. He­mos or­ga­ni­za­do los dos con­cier­tos en po­co tiem­po y no va­mos a po­der to­car más. Nos hu­bie­se gus­ta­do, pe­ro ha si­do im­po­si­ble. Tras la subida del IVA en las en­tra­das de los con­cier­tos es de agra­de­cer que se si­gan lle­nan­do las sa­las. Eva: Es que es di­fi­ci­lí­si­mo. Y me pa­re­ce un mi­la­gro. Aho­ra el pú­bli­co dis­fru­ta de una for­ma más de­ses­pe­ra­da, más efu­si­va y más sen­si­ble de los con­cier­tos. Tie­ne mu­chas ga­nas de dis­fru­tar por­que es­tá pa­sán­do­lo mal. Los es­cu­chan ni­ños, jó­ve­nes y ma­yo­res. ¿Qué se sien­te an­te un pú­bli­co tan am­plio? E.: Pa­ra mí es un mis­te­rio, la gen­te pien­sa que ca­da vez que sa­cas un dis­co sa­bes que va a te­ner éxi­to y ya es­tá, pe­ro es un mar de du­das. Tú ha­ces un dis­co en una bur­bu­ja en tu es­tu­dio y lue­go sa­le a la luz. Ya es­tá. Y fun­cio­na o no fun­cio­na. No­so­tros he­mos te­ni­do suer­te y siem­pre ha ha­bi­do al­guien al que le ha gus­ta­do y he­mos se­gui­do ade­lan­te, pe­ro ya lle­ga­rá el día, su­pon­go. J.: Lo que di­ce Eva es ver­dad, hay que pen­sar que ha­cer mú­si­ca tal y co­mo lo en­ten­de­mos no­so­tros es una la­bor bas­tan­te he­do­nis­ta. Lo ha­ce­mos por pla­cer. Pe­rú, Cu­ba, Ar­gen­ti­na, Ale­ma­nia, Es­ta­dos Uni­dos... ¿Es la gi­ra más am­bi­cio­sa de la ban­da? E.: Con es­te dis­co he­mos vi­si­ta­do mu­chos si­tios nue­vos, he­mos via­ja­do más que con cual­quie­ra de los an­te­rio­res. Han si­do des­cu­bri­mien­tos y creo que se de­ben al desa­rro­llo de las re­des so­cia­les. Aho­ra pue­des sa­ber con mu­cha pre­ci­sión dón­de hay gen­te a la que le in­tere­sas. An­tes ibas a al­gu­nos si­tios nue­vos y ha­bía cua­tro en el pú­bli­co. Hoy anun­cias una fe­cha y co­rre co­mo la pól­vo­ra en­tre la gen­te a la que le gus­ta el gru­po. J.: Pe­ro ahí hay un fac­tor de cau­sa­li­dad que es má­gi­co.

“Nun­ca he­mos en­ten­di­do que nues­tro éxi­to con­sis­tie­ra en arra­sar en las lis­tas de ven­tas”

¿Por qué gus­ta un dis­co en un lu­gar de­ter­mi­na­do? J.: Exac­to, por­que mu­chas ve­ces, cuan­do gra­bas un dis­co, no sa­bes có­mo va a reac­cio­nar el pú­bli­co. Cuan­do hi­ci­mos Ha­cia lo salvaje es­tá­ba­mos muy con­ten­tos con el dis­co, nos pa­re­cía in­creí­ble, sin­ce­ra­men­te nos lo pa­re­cía. E.: Es ver­dad. J.: Pe­ro no sa­bía­mos el al­can­ce que iba a te­ner en­tre el pú­bli­co es­pa­ñol y el de fue­ra. ¿Les ha sor­pren­di­do? J.: Sí, nos ha sor­pren­di­do có­mo ha ido cre­cien­do con el bo­ca a bo­ca aquí y en si­tios nue­vos co­mo Bra­sil, Ar­gen­ti­na o Mé­xi­co. O en Ham­bur­go, don­de ha­bía pú­bli­co es­pa­ñol pe­ro tam­bién ale­mán. Nos ha sor­pren­di­do mu­cho. No­so­tros siem­pre he­mos man­te­ni­do la mis­ma fi­lo­so­fía, pe­ro la mú­si­ca no ha de­ja­do de dar­nos sor­pre­sas, y nos las si­gue dan­do. Lo me­jor es no dar na­da por sen­ta­do y de­jar­te siem­pre sor­pren­der por lo que ven­ga. El sin­gle que da tí­tu­lo a su dis­co, Ha­cia lo salvaje, sue­na a wes­tern. ¿Al­gu­na pis­ta? J.: Pre­gún­ta­le a Eva. E.: Per­te­ne­ce­mos a una ge­ne­ra­ción que se ha ba­sa­do mu­cho en lo vi­sual y por el ci­ne nos en­tra mu­chí­si­ma in­fluen­cia. Cuan­do es­tá­ba­mos com­po­nien­do y gra­ban­do el dis­co yo es­ta­ba to­do el día vien­do pe­lí­cu­las de Ser­gio Leo­ne y es­cu­chan­do a En­nio Mo­rri­co­ne. ¡Es­ta­ba chi­fla­da con él! Ama­ral se au­to­ges­tio­na des­de ha­ce unos me­ses a tra­vés de An­tár­ti­da, su pro­pio se­llo. ¿Có­mo lle­van la in­de­pen­den­cia? E.: Nos en­can­ta, pe­ro real­men­te no­so­tros siem­pre he­mos con­tro­la­do to­do lo que te­nía que ver con la mú­si­ca y to­do lo que la ro­dea­ba, así que el he­cho de de­jar una mul­ti­na­cio­nal no ha su­pues­to

tan­to cam­bio. Es cier­to que he­mos te­ni­do que ha­cer mu­chas co­sas. “¡El ví­deo! ¡Las fotos!”, pe­ro ya es­tá­ba­mos acos­tum­bra­dos.

J.: Es­to es lo que a mí me sor­pren­de de ver­dad. Lo he ha­bla­do con mu­chos ami­gos pe­rio­dis­tas y a to­dos les ha lla­ma­do la aten­ción la hi­po­té­ti­ca in­de­pen­den­cia del gru­po, pe­ro no­so­tros siem­pre he­mos si­do igua­les. Em­pe­za­mos en Za­ra­go­za y ha­cía­mos ma­que­tas, y lue­go fi­cha­mos por Vir­gin, que era una com­pa­ñía in­de­pen­dien­te gran­de, y un buen día nues­tra com­pa­ñía es ab­sor­bi­da por otra más gran­de [EMI], y no­so­tros se­gui­mos en­ce­rra­dos en el lo­cal de en­sa­yo pen­san­do que un con­cier­to es la me­jor ma­ne­ra de di­fun­dir un dis­co, con los mis­mos prin­ci­pios. No ha cam­bia­do na­da.

¿Có­mo na­ció An­tár­ti­da?

J.: La reali­dad es que la idea del se­llo es de 2007, y na­ció de una ma­ne­ra caó­ti­ca y desas­tro­sa, co­mo to­do lo que ha­ce­mos. No pen­sá­ba­mos que fue­se im­por­tan­te te­ner un se­llo o es­tar den­tro de una com­pa­ñía, so­lo ha­cer mú­si­ca, y tan­to es así que un día sa­li­mos del lo­cal de en­sa­yo a to­mar un ca­fé y Eva me di­jo: “Lo po­día­mos lla­mar An­tár­ti­da”.

E.: Era el tí­tu­lo de la can­ción que es­tá­ba­mos es­cri­bien­do en ese mo­men­to. J.: Y yo di­je: “Va­le”. Ese es el mo­dus

ope­ran­di de Ama­ral. Aho­ra lla­ma la aten­ción que un gru­po que se au­to­ges­tio­na ha­ya lle­ga­do a un pú­bli­co tan gran­de, pe­ro siem­pre ha si­do así.

¿Có­mo na­cen las can­cio­nes de Ama­ral?

J.: De la mis­ma ma­ne­ra que na­ció el se­llo. Re­cuer­do que un día Eva me man­dó una no­ta en la que me de­cía: “Ne­ce­si­to que com­pren­das que es­toy so­la en me­dio de un mon­tón de gen­te”, y así na­ce El mun­do so­bre mí. En esa no­ta ha­bía un rit­mo y una idea me­ló­di­ca. Yo es­ta­ba le­sio­na­do y no po­día to­car la gui­ta­rra, así que em­pe­cé a ju­gar con un te­cla­do... [Juan prue­ba su ca­fé y se que­da ab­sor­to en una lar­ga pau­sa]. Ha­ce­mos es­to por­que es­tá en nues­tro in­te­rior. Si no fue­ra mú­si­ca, se­ría otra co­sa. Nos he­mos que­da­do con lo que sig­ni­fi­có esa can­ción y el res­to no nos im­por­ta.

¿So­bres­ti­ma­mos el éxi­to?

J.: Vi­vi­mos en una so­cie­dad don­de el fra­ca­so y éxi­to se han des­vir­tua­do. ¿Dón­de es­tá el éxi­to y dón­de el fra­ca­so? ¿Quién lo juz­ga? Nun­ca he­mos en­ten­di­do que nues­tro éxi­to con­sis­tie­ra en arra­sar en las lis­tas de ven­tas. Es­ta­mos agra­de­ci­dos a la gen­te, pe­ro pa­ra no­so­tros se tra­ta de cues­tio­nes más eté­reas e in­de­fi­ni­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.