EL IN­FIERNO DE ALE­PO

Las ca­lles de Ale­po, la se­gun­da ciu­dad más gran­de de Si­ria, su­fren sin des­can­so los ata­ques de las fuer­zas a las ór­de­nes del Go­bierno, mien­tras mé­di­cos y en­fer­me­ros lu­chan sin me­dios con­tra la muer­te.

Tiempo - - MUNDO - POR AN­TO­NIO PAM­PLIE­GA (ALE­PO, SI­RIA)

Co­rre de­ses­pe­ra­da­men­te con un pe­que­ño bul­to cu­bier­to con una man­ta en bra­zos, las lá­gri­mas inun­dan su ros­tro mien­tras gri­ta con de­ses­pe­ra­ción. Un en­fer­me­ro le arre­ba­ta lo que por­ta en el re­ga­zo y co­rre al in­te­rior de la sa­la de ur­gen­cias de es­te hos­pi­tal clan­des­tino de la ciu­dad de Ale­po. El hom­bre se de­rrum­ba y per­ma­ne­ce arro­di­lla­do en la ca­lle, llo­ran­do sin con­sue­lo. Va­rios sol­da­dos re­bel­des le mo­jan la ca­ra con una man­gue­ra y le ayu­dan a le­van­tar­se. “Es­tá­ba­mos en ca­sa y la bom­ba en­tró por el te­cho... No he­mos he­cho na­da ma­lo a na­die, ¿Por qué nos es­tán ma­tan­do de es­ta ma­ne­ra? ¿Por qué na­die nos ayu­da? ¿Dón­de es­tán aho­ra las Na­cio­nes Uni­das, Eu­ro­pa y Es­ta­dos Uni­dos?”, se pre­gun­ta Abu Ah­med an­tes de vol­ver a cu­brir­se la ca­ra con sus ma­nos lle­nas de pol­vo.

So­bre la ca­mi­lla ne­gra ya­ce, in­mó­vil, la pe­que­ña Fá­ti­ma (de un año de edad). Tie­ne el cuer­po com­ple­ta­men­te abra­sa­do; los mé­di­cos tra­tan de bus­car­le una vía pa­ra co­lo­car­le el sue­ro que le pue­da afe­rrar a la vi­da, por lo me­nos du­ran­te unas ho­ras. No llo­ra, no se la­men­ta, no ha­ce nin­gún ti­po de so­ni­do mien­tras el doc­tor in­tro­du­ce la agu­ja en su di­mi­nu­to cuer­po. Un en­fer­me­ro tra­ta de qui­tar­le la ro­pa con su­mo cui­da­do por­que tie­ne la piel he­cha ji­ro­nes y se des­ha­ce en­tre los guan­tes de lá­tex. “No va a so­bre­vi­vir, tie­ne el cuer­po to­tal­men­te abra­sa­do y aquí no po­de­mos aten­der unas he­ri­das tan gra­ves”, se sin­ce­ra el doc­tor Obai­da. Ha­bla en inglés pa­ra que el pa­dre, que con­tem­pla la es­ce­na con pa­vor des­de la puer­ta de la sa­la, no asu­ma lo que ya ven sus ojos. “To­dos los días lo mis­mo, to­dos los días. ¿Es­ta ni­ña es una te­rro­ris­ta? ¿Es de Al Qae­da? ¿Dón­de es­tán las Na­cio­nes Uni­das aho­ra, eh? ¿Dón­de?”, se la­men­ta mien­tras lan­za los guan­tes al sue­lo y po­ne una mano en el hom­bro del pa­dre y le su­su­rra unas pa­la­bras al oí­do. Las lá­gri­mas vuel­ven a bro­tar de sus ojos.

Ca­ren­cia de me­dios.

Pe­ro no hay tiem­po pa­ra la­men­ta­cio­nes. Un fuer­te pi­ti­do inun­da la ca­lle. Un ca­mión fre­na en se­co en la puer­ta del hos­pi­tal. En la par­te de atrás un jo­ven tra­ta de in­cor­po­rar­se pe­ro res­ba­la en su pro­pia san­gre. La me­tra­lla le ha des­tro­za­do el bra­zo iz­quier­do y le ha sec­cio­na­do par­te de la pier­na de­re­cha por en­ci­ma de la ro­di­lla. El miem­bro aún per­ma­ne­ce uni­do por la piel y los múscu­los... “¡Va­mos, va­mos!”, apre­mia uno de los sa­ni­ta­rios em­pu­jan­do la ca­mi­lla den­tro del hos­pi­tal.

El sue­lo de la sa­la de ur­gen­cias se inun­da rá­pi­da­men­te de san­gre cuan­do re­ti­ran el tor­ni­que­te que pre­sio­na la he­ri­da. La me­tra­lla le ha sec­cio­na­do la fe­mo­ral y el mu­cha­cho se mue­re sin re­me­dio. Los doc­to­res tra­tan de pin­zar la ar­te­ria pa­ra que no se de­san­gre, pe­ro no lo con­si­guen. En­tre cua­tro hom­bres tras­la­dan al mu­cha­cho al in­te­rior de uno de los qui­ró­fa­nos de es­te hos­pi­tal, un re­gue­ro de san­gre se­ña­la el ca­mino a la muer­te pa­ra arre­ba­tar la vi­da a es­te mu­cha­cho. “El ré­gi­men bom­bar­dea sis­te­má­ti­ca­men­te a la po­bla­ción ci­vil en se­ñal de cas­ti­go por ha­ber­se uni­do a la re­vo­lu­ción. Es­to no es una gue­rra en­tre dos ejér­ci­tos... es una car­ni­ce­ría con­tra gen­te inocen­te que no pue­de de­fen­der­se”, sen­ten­cia a Tiem­po el doc­tor Abu Moham­mad.

Es­te hos­pi­tal de Ale­po, uno de los más im­por­tan­tes de la ciu­dad, re­ci­be a dia­rio una me­dia de 50 he­ri­dos de los que más de

cin­co aca­ban mu­rien­do, por cul­pa de los bom­bar­deos que cas­ti­gan, sis­te­má­ti­ca­men­te, los ba­rrios de la se­gun­da ciu­dad más gran­de de Si­ria. “To­dos los días tra­to de llo­rar pa­ra re­cor­dar que soy un ser hu­mano y que ayu­do a per­so­nas; no so­mos nú­me­ros, no so­mos ba­su­ra que se pue­de apar­tar y arrin­co­nar; llo­ro por­que ne­ce­si­to lim­piar­me y eso me ayu­da a sa­ber que es­toy en el lu­gar co­rrec­to”, co­men­ta Ma­riam tra­tan­do de evi­tar emo­cio­nar­se en ex­ce­so. Es­ta mu­jer se ha con­ver­ti­do en una pros­cri­ta -el ré­gi­men la es­tá bus­can­do-, lle­va ca­si un año dan­do tum­bos por to­do el país pa­ra tra­tar de ocul­tar su pis­ta; acu­de allí don­de se ne­ce­si­ta su ayu­da. “Ayer ayu­dé a aten­der a una mu­jer que te­nía una in­fec­ción en una pier­na; y hoy me he en­te­ra­do de que ha muer­to”, ha­ce una pau­sa pa­ra me­dir sus pa­la­bras.

A pe­sar de ser bas­tan­te jo­ven, no lle­ga a los 30 años, es­ta mu­jer ha vis­to con sus pro­pios ojos la si­tua­ción que vi­ve su país. “Re­cuer­do que en Sahel al Ghab [pro­vin­cia de La­ta­kia] te­nía que su­tu­rar las he­ri­das de me­tra­lla con la luz de los me­che­ros por­que no ha­bía elec­tri­ci­dad. En otra ciu­dad ha­bía tan­tos muer­tos y he­ri­dos que a los vi­vos los te­nía­mos que co­lo­car so­bre los muer­tos pa­ra po­der ope­rar­los. Yo, una far­ma­céu­ti­ca, era la úni­ca per­so­na con co­no­ci­mien­tos mé­di­cos en to­dos es­tos pue­blos”, se la­men­ta. “No ne­ce­si­ta­mos ni di­ne­ro, ni ar­mas... lo que ne­ce­si­ta­mos en Si­ria son doc­to­res”, su­pli­ca.

Un nue­vo pi­ti­do hie­la la san­gre y cam­bia el ros­tro del per­so­nal mé­di­co, sa­ben, me­jor que na­die lo que sig­ni­fi­ca esa lla­ma­da. Na­die di­ce una pa­la­bra, se mi­ran unos a otros y aban­do­nan el co­me­dor en di­rec­ción a la en­tra­da del hos­pi­tal. “¡Ayu­da! ¡Ayu­da!”, gri­tan des­de la par­te de pos­te­rior de una fur­go­ne­ta. En­tre

va­rios hom­bres tras­la­dan en vo­lan­das a un ni­ño de unos 10 años al que las pier­nas le cuel­gan iner­tes. Las tie­ne des­tro­za­das por la me­tra­lla de un obús. Otro en­fer­me­ro co­rre al in­te­rior del hos­pi­tal con un ni­ño de 5 años. La san­gre le ti­ñe la ro­pa. “¡Nos han bom­bar­dea­do con un avión! So­mos re­fu­gia­dos, vi­vi­mos en un co­le­gio por­que des­tro­za­ron nues­tra ca­sa. Pen­sá­ba­mos que allí es­tá­ba­mos a sal­vo de la gue­rra. ¡Nos han bom­bar­dea­do! ¡Nos han bom­bar­dea­do!”, re­pi­te una y otra vez un hom­bre que se lle­va las ma­nos, com­ple­ta­men­te cu­bier­tas de san­gre, a la ca­ra. No pa­ra de llo­rar y ar­ti­cu­la pa­la­bras sin sen­ti­do... En­tre seis hom­bres le in­tro­du­cen en vo­lan­das en el hos­pi­tal.

Damasco ha que­ri­do, una vez más, de­mos­trar a los si­rios el po­der ani­qui­la­dor de su ma­qui­na­ria bé­li­ca. Un cas­ti­go en re­pre­sa­lia por el aten­ta­do del pa­sa­do 3 de oc­tu­bre con­tra de­pen­den­cias mi­li­ta­res en Ale­po. El ré­gi­men desea ha­cer ver a su pue­blo que tie­ne in­ten­ción de ga­nar es­ta gue­rra al pre­cio que sea, y si ha­ce fal­ta te­ñir de san­gre la tie­rra no le tem­bla­rá el pul­so. Al As­sad ha de­ci­di­do gra­bar a fue­go en la me­mo­ria de to­dos los si­rios la cé­le­bre fra­se de Ca­lí­gu­la: “Que me odien con tal de que me te­man”.

El olor a san­gre inun­da la sa­la... Un olor que im­preg­na la ro­pa y se ad­hie­re a la piel. Los he­ri­dos con­ti­núan lle­gan­do sin ce­sar y la sa­la de ur­gen­cias co­mien­za a que­dar­se pe­que­ña. El per­so­nal mé­di­co co­rre de un la­do pa­ra otro aten­dien­do a va­rias per­so­nas a la vez; mien­tras, los vo­lun­ta­rios co­lo­can a los me­nos gra­ves en el sue­lo o en va­rios de los so­fás que hay ha­bi­li­ta­dos en la sa­la. En el in­te­rior del qui­ró­fano las tres ca­mi­llas es­tán ocu­pa­das. “Aquí no dis­po­ne­mos del ma­te­rial qui­rúr­gi­co ne­ce­sa­rio pa­ra po­der aten­der a la ma­yo­ría de los he­ri­dos que nos lle­gan a dia­rio. Tra­ta­mos de sal­var­les la vi­da, les es­ta­bi­li­za­mos y los me­te­mos en un ta­xi pa­ra trans­fe­rir­los a los hos­pi­ta­les que es­tán en la zo­na con­tro­la­da por el ré­gi­men”, co­men­ta el doc­tor Abu Moham­mad mien­tras tra­ta de sos­te­ner uni­da la pier­na del ni­ño pa­ra que una en­fer­me­ra pue­da unir los pe­da­zos.

Tor­tu­ras a re­bel­des.

“Las úni­cas ope­ra­cio­nes que rea­li­za­mos son a los re­bel­des; por­que si los trans­fe­ri­mos a los hos­pi­ta­les del Go­bierno los ma­ta­rían”, sen­ten­cia. Y es que no to­dos los doc­to­res si­rios se han uni­do a la re­vo­lu­ción ni se jue­gan la vi­da pa­ra aten­der a los he­ri­dos ha­cien­do va­ler su ju­ra­men­to hi­po­crá­ti­co. “En los hos­pi­ta­les del ré­gi­men el per­so­nal mé­di­co tor­tu­ra­ba a los he­ri­dos pa­ra sa­car­les in­for­ma­ción y pa­sár­se­la a los ser­vi­cios de es­pio­na­je. Ja­más pre­sen­cié nin­gu­na tor­tu­ra, pe­ro lue­go, cuan­do me to­ca­ba aten­der a los he­ri­dos, me aca­ba­ban con­fe­san­do que los mé­di­cos les tor­tu­ra­ban”, se la­men­ta Ma­riam frun­cien­do el ce­ño.

Ser doc­tor en Si­ria se ha con­ver­ti­do en una pro­fe­sión de al­to ries­go. Per­se­gui­dos por el ré­gi­men, la in­men­sa ma­yo­ría del per­so­nal mé­di­co ha de­ci­di­do huir del país pa­ra sal­var su vi­da y la de su fa­mi­lia. “Tres de mis com­pa­ñe­ros de fa­cul­tad fue­ron de­te­ni­dos por los sha

biha [mi­li­cias del ré­gi­men], los ma­ta­ron y que­ma­ron sus ca­dá­ve­res so­lo por ha­ber ayu­da­do a ci­vi­les”, re­cuer­da el doc­tor Abu Has­san. “El mo­tor que nos ha­ce con­ti­nuar es sa­ber que ayu­da­mos a gen­te inocen­te”, sen­ten­cia ta­jan­te.

“Ale­po es una ciu­dad tris­te por­que to­do el mun­do llo­ra. Por cul­pa de las bom­bas han per­di­do la ale­gría”, afir­ma mien­tras lim­pia la es­pu­ma de la bo­ca de un ni­ño de 3 años al que la ba­la de un francotirador le ha atra­ve­sa­do el pe­cho. “Lu­cha­mos por nues­tra li­ber­tad, y eso me­re­ce al­gún que otro sa­cri­fi­cio”.

Tra­ge­dia. Un pa­dre llo­ra la muer­te de su hi­jo fren­te al hos­pi­tal Dar al Shi­fa, en Ale­po.

3

1

4

2

1. Sol­da­dos de las Fuer­zas Ar­ma­das Si­rias en Ale­po. 2. Com­ba­tien­te he­ri­do en el hos­pi­tal Dar al Shi­fa 3. Mu­chas de las víc­ti­mas aten­di­das en Dar al Shi­fa son ni­ños. 4. Ba­rrio de Ale­po arra­sa­do por la ex­plo­sión de tres coches bom­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.