LAS GUE­RRAS DE WERT

AN­TO­LO­GÍA DE SUS FRA­SES MÁS PO­LÉ­MI­CAS

Tiempo - - PORTADA - POR JAVIER OTE­RO Y CLA­RA PI­NAR

El mi­nis­tro de Edu­ca­ción, en­fren­ta­do a la vez a alum­nos, pa­dres y pro­fe­so­res Tam­bién man­tie­ne abier­tas ba­ta­llas con el mun­do de la cul­tu­ra y el na­cio­na­lis­mo ca­ta­lán De ori­gen ho­lan­dés, le gus­tan los to­ros y se de­cla­ra fa­ná­ti­co del Real Ma­drid

Jo­sé Ig­na­cio Wert, el so­ció­lo­go que era más co­no­ci­do por los son­deos po­lí­ti­cos que rea­li­za­ba que por su fi­lia­ción po­lí­ti­ca y que fue la sor­pre­sa del Go­bierno de Ma­riano Ra­joy, no tie­ne car­né del Par­ti­do Po­pu­lar, igual que los ti­tu­la­res de De­fen­sa, Pe­dro Mo­re­nés, y Eco­no­mía y Com­pe­ti­ti­vi­dad, Luis de Guin­dos. A pe­sar de ello, se ha con­ver­ti­do ca­si en su van­guar­dia ideo­ló­gi­ca. No de­ja de re­sul­tar pa­ra­dó­ji­co que Wert, el mi­nis­tro que ha le­van­ta­do am­po­llas por que­rer es­pa­ño­li­zar a los ni­ños ca­ta­la­nes, ten­ga na­da me­nos que orí­ge­nes ho­lan­de­ses, que son la pro­ce­den­cia de su ape­lli­do, lle­ga­do a Es­pa­ña en ge­ne­ra­cio­nes an­te­rio­res a la de su pa­dre. Na­ci­do en Ma­drid y con la­zos an­da­lu­ces, Wert se ha con­ver­ti­do en uno de los me­jo­res ico­nos de la opo­si­ción del Go­bierno a los pla­nes se­ce­sio­nis­tas de la Ge­ne­ra­li­tat. Por si fue­ra po­co, tam­bién ha­bla y lee ca­ta­lán.

Sus propuestas po­lí­ti­cas, des­de la re­for­ma edu­ca­ti­va, la eli­mi­na­ción de la asig­na­tu­ra de Edu­ca­ción pa­ra la Ciu­da­da­nía, su in­ten­to de re­cu­pe­rar pa­ra el Es­ta­do de­ci­sio­nes so­bre el cu­rrí­cu­lum edu­ca­ti­vo que aho­ra tie­nen en sus ma­nos las au­to­no­mías, su en­fren­ta­mien­to con el Su­pre­mo pa­ra de­fen­der la se­pa­ra­ción por se­xos en la edu­ca­ción o la es­pa­ño­li­za­ción de Ca­ta­lu­ña, han si­do car­gas de pro­fun­di­dad ideo­ló­gi­ca más ex­plo­si­vas, por ejem­plo, que la re­for­ma de la ley del abor­to anun­cia­da por el mi­nis­tro de Jus­ti­cia, Al­ber­to Ruiz-Ga­llar­dón. Y eso que acon­se­ja, en po­lí­ti­ca, ser in­con­cre­to.

En su nom­bra­mien­to co­mo mi­nis­tro tu­vo un pa­pel muy es­pe­cial Pe­dro Arrio­la, so­ció­lo­go de ca­be­ce­ra del PP des­de los tiem­pos de Jo­sé Ma­ría Az­nar y per­so­na cla­ve en la vic­to­ria elec­to­ral de Ra­joy el 20 de no­viem­bre pa­sa­do. El mi­nis­tro Wert es con­si­de­ra­do un arrio­lis­ta pu­ro, lle­va­do al Go­bierno de la mano del ex­per­to elec­to­ral y di­rec­tor de una es­tra­te­gia que re­co­men­da­ba a Ra­joy man­te­ner si­len­cio y per­fil ba­jo en to­do mo­men­to y an­te ca­si cual­quier asun­to.

Al­gu­nos de los que le han tra­ta­do en su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal le con­si­de­ran una per­so­na muy in­te­li­gen­te, con una gran cul­tu­ra, gran con­ver­sa­dor, al que le gus­ta una bue­na ter­tu­lia de so­bre­me­sa mien­tras se fu­ma un pu­ro. “Es un hom­bre que en­se­gui­da se po­ne las pi­las”, re­la­ta uno de ellos pa­ra des­cri­bir su ma­ne­ra de tra­ba­jar. Quie­nes le co­no­cen, tie­nen a Wert por al­guien “lis­to y bien pre­pa­ra­do”, un “in­te­lec­tual” que ha­bla va­rios idio­mas –al­go que la­men­ta­ble­men­te es una ra­re­za en­tre nues­tros po­lí­ti­cos- pe­ro a quien en oca­sio­nes “le pier­de” una “so­ber­bia un tan­to in­te­lec­tual”, pa­ra des­con­cier­to en al­gu­nas oca­sio­nes de los miem­bros de su equi­po, en­tre quie­nes a ve­ces no se ha ocul­ta­do que qui­zá hu­bie­ra con­ve­ni­do que el mi­nis­tro hu­bie­ra ex­pre­sa­do la mis­ma idea con dis­tin­tas pa­la­bras. Otro dipu­tado del PP que ha tra­ta­do con él lo ca­li­fi­ca de “en­can­ta­dor y per­so­nal­men­te muy ase­qui­ble” a pe­sar de la car­te­ra mi­nis­te­rial. La ex­mi­nis­tra de Cul­tu­ra con Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro Ángeles Gon­zá­lez-Sin­de, su an­te­ce­so­ra en es­te de­par­ta­men­to, di­ce de él que “en to­do mo­men­to ha si­do muy ama­ble y cor­dial” con ella, aun­que pre­fie­re no opi­nar so­bre su ges­tión.

So­bre su ca­rác­ter apa­sio­na­do res­pec­to a los te­mas que tra­ta qui­zá ayu­de a en­ten­der­lo una

con­fe­sión que ha­ce el pro­pio Wert so­bre una de sus pa­sio­nes fue­ra de la po­lí­ti­ca: se con­si­de­ra “un hoo­li­gan del Real Ma­drid”. Un hoo­li­gan. Con la mis­ma pasión de­fen­dió su idea de es­pa­ño­li­zar Ca­ta­lu­ña. Des­pués de las crí­ti­cas di­jo: “Es­tic molt or­gu­llós del que he dit”. En cas­te­llano, “es­toy muy or­gu­llo­so de lo que he di­cho”. Sus pa­la­bras so­bre es­te asun­to pro­vo­ca­ron tal re­vue­lo que fue­ron co­men­ta­das por el Rey con el pre­si­den­te Ma­riano Ra­joy, al fi­na­li­zar el des­fi­le de la fies­ta na­cio­nal el pa­sa­do 12 de oc­tu­bre.

Pa­ra otros que le co­no­cie­ron an­tes de que fue­ra mi­nis­tro, se tra­ta de un cí­ni­co y un nar­ci­so... Por eso tam­bién di­cen que a Wert pa­re­ce gus­tar­le es­tar en el can­de­le­ro. Des­de que fue nom­bra­do mi­nis­tro ha con­ce­di­do en­tre­vis­tas a nu­me­ro­sos me­dios de co­mu­ni­ca­ción, “es uno de los mi­nis­tros más me­diá­ti­cos”, su­bra­yan en los ale­da­ños del Go­bierno. Wert tie­ne el ré­cord en­tre sus com­pa­ñe­ros de Ga­bi­ne­te, al­go que des­de la opo­si­ción po­lí­ti­ca tam­bién se le re­pro­cha. A pe­sar de es­to, en las en­cues­tas apa­re­ce co­mo el miem­bro del Go­bierno peor va­lo­ra­do, al­go que pa­ra un ex­per­to en com­por­ta­mien­to elec­to­ral de­be ser to­da una lla­ma­da de aten­ción: nor­mal­men­te, un po­lí­ti­co es­tá peor va­lo­ra­do cuan­to me­nos co­no­ci­do es. En su ca­so, es más co­no­ci­do que otros com­pa­ñe­ros de Ga­bi­ne­te –que los ti­tu­la­res de Em­pleo, In­te­rior, Ex­te­rio­res y De­fen­sa-, pe­ro apa­re­ce a la co­la de la va­lo­ra­ción.

En la opo­si­ción hay quien con­si­de­ra que Wert “le da más im­por­tan­cia a apa­re­cer en pren­sa y en ter­tu­lias a las que va” que al Par­la­men­to, don­de la Co­mi­sión de Edu­ca­ción aún es­tá es­pe­ran­do a

Quie­nes co­no­cen al mi­nis­tro ala­ban su cul­tu­ra e in­te­li­gen­cia; los crí­ti­cos des­ta­can su ci­nis­mo

que el mi­nis­tro com­pa­rez­ca pa­ra ex­pli­car su re­for­ma edu­ca­ti­va. Tam­po­co se pro­di­ga de­ma­sia­do el mi­nis­tro en­tre los em­plea­dos de los dis­tin­tos ser­vi­cios del Mi­nis­te­rio, co­mo por otra par­te sue­le ser se­ña de la ca­sa de ca­da ges­tor que lle­ga.

Au­dien­cias.

Has­ta el mo­men­to de ser lla­ma­do al Go­bierno de Ma­riano Ra­joy, Jo­sé Ig­na­cio Wert era pre­si­den­te de la em­pre­sa Kan­tar Me­dia, la an­ti­gua So­fres, es­pe­cia­li­za­da en la me­di­ción de au­dien­cias de te­le­vi­sión. Wert for­mó par­te de la ope­ra­ción que hi­zo de So­fres la em­pre­sa lí­der en es­te ne­go­cio en Es­pa­ña al ven­der sus ac­cio­nes de la em­pre­sa De­mos­co­pia. El aho­ra mi­nis­tro era va­lo­ra­do pro­fe­sio­nal­men­te en la eta­pa in­me­dia­ta­men­te an­te­rior a su lle­ga­da al Go­bierno co­mo un gran co­no­ce­dor de los gran­des gru­pos de co­mu­ni­ca­ción es­pa­ño­les an­tes que por ser un ex­per­to en au­dien­cias.

Wert es­tu­dió en el pres­ti­gio­so co­le­gio El Pi­lar de Ma­drid, se­mi­lle­ro de la éli­te po­lí­ti­co-em­pre­sa­rial, don­de tam­bién lo hi­zo tres años des­pués Jo­sé Ma­ría Az­nar. Des­ta­có ya cuan­do se li­cen­ció en De­re­cho con pre­mio ex­tra­or­di­na­rio. Tras di­plo­mar­se tam­bién en So­cio­lo­gía Po­lí­ti­ca en­tró por opo­si­ción en RTVE en 1973, don­de se em­pa­pa­ría de co­no­ci­mien­tos so­bre el mun­do de las au­dien­cias. En po­co tiem­po fue nom­bra­do di­rec­tor ad­jun­to al Ga­bi­ne­te de In­ves­ti­ga­ción de Au­dien­cias. Ha­cia 1977 in­gre­só en Unión de Cen­tro De­mo­crá­ti­co (UCD) y en 1979 fue sub­di­rec­tor ge­ne­ral del Ga­bi­ne­te Téc­ni­co del Cen­tro de In­ves­ti­ga­cio­nes So­cio­ló­gi­cas (CIS).

Tras el de­rrum­be de UCD, Wert se aga­rró al Par­ti­do De­mó­cra­ta Po­pu­lar (PDP), que ter­mi­nó in­te­gra­do en coa­li­ción con la Alian­za Po­pu­lar de Fra­ga, el Par­ti­do Po­pu­lar an­tes de su re­fun­da­ción con la lle­ga­da de Az­nar. Fue un pa­so re­la­ti­va­men­te fu­gaz por la po­lí­ti­ca, pe­ro lle­gó a ser miem­bro de la eje­cu­ti­va na­cio­nal del PDP de Ós­car Al­za­ga, con­ce­jal del Ayun­ta­mien­to de Ma­drid -don­de coin­ci­dió con Al­ber­to Ruiz-Ga­llar­dón- y dipu­tado por La Co­ru­ña en 1986. So­lo du­ró un año en el Con­gre­so de los Dipu­tados. En 1987 re­nun­ció a su es­ca­ño.

Al­gu­nos se­ña­lan que aque­lla eta­pa ex­pli­ca al­gu­nos nom­bra­mien­tos rea­li­za­dos hoy en su de­par­ta­men­to y su ten­den­cia po­lí­ti­ca, que le co­lo­ca­ría cer­cano a Ma­yor Ore­ja o Eugenio Na­sa­rre. De he­cho, ha re­cu­pe­ra­do a Ós­car Al­za­ga, el que fue­ra lí­der del par­ti­do de­mo­cris­tiano, pa­ra un car­go en el con­se­jo de ex­per­tos pa­ra la re­for­ma del sis­te­ma uni­ver­si­ta­rio, crea­do el pa­sa­do mes de abril. En es­te con­se­jo tam­bién se en­cuen­tra, por ejem­plo, Ma­tías Ro­drí­guez Inciarte, hoy vi­ce­pre­si­den­te del Ban­co Santander y que fue mi­nis­tro de la Pre­si­den­cia, en 1981, con la UCD en la que mi­li­ta­ba Wert.

Pe­ro quie­nes han tra­ta­do con él du­ran­te su lar­ga tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal de un cuar­to de si­glo tras aban­do­nar el Con­gre­so de los Dipu­tados se­ña­lan que Wert no se ha sig­ni­fi­ca­do du­ran­te es­tos 25 años por sus sim­pa­tías po­lí­ti­cas, por lo que pa­ra sus com­pa­ñe­ros pro­fe­sio­na­les tam­bién fue una gran sor­pre­sa su nom­bra­mien­to co­mo mi­nis­tro.

A pe­sar de ello, Jo­sé Ig­na­cio Wert ha­bía pu­bli­ca­do un es­tu­dio en FAES, la fun­da­ción pre­si­di­da por Az­nar que es el la­bo­ra­to­rio de ideas del PP. En es­te es­tu­dio, es­cri­to po­co an­tes de su nom­bra­mien­to y pu­bli­ca­do un po­co des­pués, Wert in­cluía fra­ses que pa­re­cen pre­mo­ni­to­rias. Acon­se­ja­ba “un pro­gra­ma sin de­ma­sia­dos com­pro­mi­sos ci­fra­dos, de ideas y pro­yec­tos más que de nú­me­ros es­pec­ta­cu­la­res”. El PSOE acu­sa pre­ci­sa­men­te a Ra­joy de in­con­cre­ción. Wert, buen co­no­ce­dor del com­por­ta­mien­to elec­to­ral de los ciu­da­da­nos apos­ti­lla­ba: “Es me­jor afron­tar la crí­ti­ca a la in­con­cre­ción que el re­pu­dio al in­cum­pli­mien­to”.

Wert, aho­ra mi­nis­tro de Edu­ca­ción, de­fen­día en es­ta área que se ha­bía pues­to de­ma­sia­do el acen­to en con­si­de­rar que el re­tra­so edu­ca­ti­vo en Es­pa­ña es una cues­tión de re­cur­sos. De­cía que “es un error que nos es­tá cos­tan­do muy ca­ro” y aña­día que “los re­cur­sos son im­por­tan­tes, pe­ro más im­por­tan­te es la or­ga­ni­za­ción del sis­te­ma y los va­lo­res edu­ca­ti­vos que pre­va­le­cen”. Tam­bién acon­se­ja­ba una in­ter­ven­ción “que no ad­mi­te de­mo­ra ni pa­ños ca­lien­tes” pa­ra “ra­cio­na­li­zar el Es­ta­do mul­ti­ni­vel” de las au­to­no­mías.

Co­mo ex­per­to de­mos­có­pi­co ana­li­za el sen­ti­mien­to na­cio­na­lis­ta en es­te es­tu­dio de FAES. Así, con­si­de­ra que, aun­que la so­cie­dad es­pa­ño­la no pre­sen­ta sig­nos de se­pa­ra­tis­mo alar­man­tes, “es ne­ce­sa­rio en­con­trar una for­ma de ca­na­li­zar esas pul­sio­nes de de­sin­te­gra­ción -por li­mi­ta­das o se­lec­ti­vas que sean- an­tes de

que las mis­mas se en­quis­ten más da­ñi­na­men­te en la con­vi­ven­cia”. Aquí tam­bién se si­tua­ba res­pec­to al mo­vi­mien­to 15-M, del que con­si­de­ra­ba que te­nía “un puntito so­vié­ti­co” cuan­do de­fen­día la equi­pa­ra­ción del sa­la­rio de los re­pre­sen­tan­tes elec­tos al sa­la­rio me­dio es­pa­ñol.

La ima­gen de Wert ha es­ta­do aso­cia­da du­ran­te mu­chos años a su eta­pa co­mo ex­per­to en en­cues­tas elec­to­ra­les en De­mos­co­pia, de 1987 al año 2003, em­pre­sa de la que fue pre­si­den­te. Tras ven­der­la a So­fres, en 2005 creó de nue­vo una em­pre­sa de son­deos elec­to­ra­les, Ins­pi­re Con­sul­to­res. So­fres, la ac­tual Kan­tar Me­dia, que es la ma­yor ex­per­ta en el mer­ca­do te­le­vi­si­vo na­cio­nal, aca­ba de re­no­var su con­tra­to con la Co­mi­sión del Mer­ca­do de las Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes (CMT) pa­ra lle­var el con­trol de los in­cum­pli­mien­tos en los que pue­den caer las te­le­vi­sio­nes en cuan­to a la re­gu­la­ción de con­te­ni­dos y tiem­po de­di­ca­do a pu­bli­ci­dad. Du­ran­te un par de años, de 2003 a 2005, tam­bién desem­pe­ñó el pues­to de di­rec­tor de re­la­cio­nes ins­ti­tu­cio­na­les del BBVA, ad­jun­to a su pre­si­den­te, Fran­cis­co Gon­zá­lez.

Su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal le ha da­do pa­ra acu­mu­lar un patrimonio de 851.000 eu­ros, se­gún la de­cla­ra­ción a la que es­tán obli­ga­dos los miem­bros del Go­bierno. Una ci­fra muy le­ja­na a la de Pe­dro Mo­re­nés, el mi­nis­tro de De­fen­sa, que con­fie­sa un patrimonio de 18 mi­llo­nes de eu­ros, y al­go más cer­ca­na a los 1,3 mi­llo­nes de Ra­joy. Wert, se­gún la ci­ta­da de­cla­ra­ción, es un hom­bre sin cré­di­tos ni deu­das ni in­mue­bles a su nom­bre. Ins­pi­re Con­sul­to­res, la em­pre­sa de la que es due­ño,

A Wert le gus­tan los to­ros y ter­mi­nar sus co­mi­das con un pu­ro. Se de­cla­ra

hoo­li­gan del Real Ma­drid

te­nía unas pe­que­ñas pér­di­das de 3.000 eu­ros en el úl­ti­mo ejer­ci­cio an­tes de su nom­bra­mien­to co­mo mi­nis­tro y su ci­fra de ne­go­cio se mo­vía en­tre los 200.000 y los 300.000 eu­ros en los dos úl­ti­mos años. Ade­más de Ins­pi­re, se­gún el re­gis­tro mer­can­til, Jo­sé Ig­na­cio Wert apa­re­ce en una pe­que­ña em­pre­sa lla­ma­da JIW Ma­drid (JIW se co­rres­pon­de ade­más con las ini­cia­les de su nom­bre y ape­lli­dos), que tra­ba­ja en el mer­ca­do de em­plea­das del ho­gar. La em­pre­sa tie­ne un ca­pi­tal de 350.000 eu­ros y fac­tu­ra al­re­de­dor de 40.000 eu­ros al año.

To­ros y pu­ros.

En su eta­pa en So­fres, Wert no tu­vo po­de­res eje­cu­ti­vos. Su fi­gu­ra era so­bre to­do ins­ti­tu­cio­nal, aun­que fue­ra un gran co­no­ce­dor del es­tu­dio de las au­dien­cias. Lo prin­ci­pal era que se tra­ta­ba de una per­so­na bien co­no­ci­da en el sec­tor, y muy ade­cua­da pa­ra un car­go re­pre­sen­ta­ti­vo, que po­día en­car­gar­se de ne­go­cia­cio­nes de al­to ni­vel. En Kan­tar Me­dia pre­si­día el Con­se­jo de Con­trol, una ins­tan­cia don­de es­ta­ban re­pre­sen­ta­dos los miem­bros de ma­yor ni­vel del mer­ca­do.

Ade­más de con­fe­sar­se “hoo­li­gan del Ma­drid”, a Wert le gus­tan los to­ros. Es una de sus com­pe­ten­cias. Ahí ten­drá que em­plear to­das sus ar­tes ora­to­rias cuan­do pre­sen­te sus re­sul­ta­dos la co­mi­sión de ex­per­tos crea­da ha­ce unos me­ses pa­ra es­tu­diar có­mo de­fen­der la fies­ta na­cio­nal. Pa­ra cal­mar a tau­ri­nos y an­ti­tau­ri­nos, Wert ten­drá que co­ger el to­ro por los cuer­nos.

Aho­ra, en el Go­bierno, ha aca­pa­ra­do la ma­yo­ría de las po­lé­mi­cas dia­léc­ti­cas. Qui­zá, co­mo di­cen, es que es­tá acos­tum­bra­do a la char­la de so­bre­me­sa. Wert, con­si­de­ra­do un gran con­ver­sa­dor, ha­bla­ba... y se fu­ma­ba un pu­ro.

16

Es­pa­ña. El mi­nis­tro Wert con­si­de­ra que “es ne­ce­sa­rio en­con­trar una for­ma de ca­na­li­zar esas pul­sio­nes de de­sin­te­gra­ción” na­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.