Por qué di­cen se­xo y no in­de­pen­den­cia

Ro­dol­fo Mar­tín Vi­lla, ya en los años de plo­mo de ETA, con de­ce­nas de ase­si­na­tos, fue el pri­me­ro que ad­vir­tió que, una vez su­pe­ra­do el te­rro­ris­mo, Ca­ta­lu­ña po­dría ser más pro­ble­má­ti­ca que el País Vas­co.

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR - JE­SÚS RI­VA­SÉS di­rec­tor.tiem­po@gru­po­ze­ta.es Más in­for­ma­ción en: Twit­ter.com/je­su­s_­ri­va­ses y en el blog de Je­sús Ri­va­sés en www.tiem­po­dehoy.com

Ma­riano Ra­joy, se­gún un eco­no­mis­ta ami­go su­yo, do­mi­na la tác­ti­ca del “cu­lo de hie­rro”

los bri­tá­ni­cos da­vid ca­me­ron (inglés) y Alex Sal­mond (es­co­cés) le han da­do una ba­za a Ar­tur Mas, el re­fe­rén­dum, y otra a Ma­riano Ra­joy y a to­dos los que no es­tán con el pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat (la pre­gun­ta que plan­tea­rán a los ciu­da­da­nos de Es­co­cia en un ya cer­cano 2014). El Go­bierno y la opo­si­ción que li­de­ra Al­fre­do Pé­rez Ru­bal­ca­ba son cons­cien­tes de que, en pleno si­glo XXI, es di­fí­cil lu­char con gran­des ar­gu­men­tos con­tra quien plan­tea, de for­ma de­mo­crá­ti­ca y pa­cí­fi­ca, el de­re­cho a de­ci­dir o, co­mo di­cen al­gu­nos, el de­re­cho a ex­pre­sar una vo­lun­tad. Por eso, el he­cho de que el Go­bierno del Reino Uni­do de la Gran Bre­ta­ña e Ir­lan­da del Nor­te, que pre­si­de en Lon­dres Da­vid Ca­me­ron, acep­te un re­fe­rén­dum in­de­pen­den­tis­ta en Es­co­cia es una ba­za pa­ra Mas. Na­die es­cru­ta, sin em­bar­go, que las po­si­bi­li­da­des de vic­to­ria de los in­de­pen­den­tis­tas son muy es­ca­sas y que, ade­más, mu­chos in­gle­ses aplau­di­rían la es­ci­sión de sus ve­ci­nos del Nor­te. Los es­co­ce­ses, por otra par­te, se en­fren­ta­rán a una pa­pe­le­ta ro­tun­da, sin nin­gún ma­tiz: In­de­pen­den­cia: “sí” o “no”. En Ca­ta­lu­ña, Mas, plan­tea una cues­tión bas­tan­te más alam­bi­ca­da: “¿Desea us­ted que Ca­ta­lu­ña sea un nue­vo Es­ta­do de la Unión Eu­ro­pea?”. Re­tó­ri­ca y eu­fe­mis­mos en una pre­gun­ta que tam­bién ofre­ce una ba­za, que no es me­nor, al Go­bierno y a to­dos los que en Ca­ta­lu­ña y más allá de Ca­ta­lu­ña no son par­ti­da­rios, en nin­gún ca­so, de la in­de­pen­den­cia.

Si hu­bo un tiem­po en el que to­dos los ca­mi­nos “con­du­cían a Ro­ma” y otro en el que con­fluían en el Fi­nis­te­rre com­pos­te­lano, don­de Ra­joy, en los za­pa­tos de Al­ber­to Nú­ñez Feijóo, se ha ju­ga­do el res­to de la le­gis­la­tu­ra, aho­ra el Ber­lín don­de vi­ve la se­ño­ra An­ge­la Mer­kel –de al­qui­ler en un pi­so de una inmobiliaria es­pa­ño­la– y Frank­furt, don­de mo­ra el gran orácu­lo mo­ne­ta­rio Ma­rio Drag­hi, je­fe del BCE, son des­ti­nos -y no tu­rís­ti­cos- obli­ga­dos. In­clu­so los es­co­ce­ses, cuan­do vo­ten, ade­más de sus pe­leas y ri­va­li­da­des do­més­ti­cas con sus pri­mos-her­ma­nos, tam­bién vol­ve­rán la vis­ta por lo me­nos ha­cia esa Ale­ma­nia de la que nun­ca se han fia­do. In­gla­te­rra no po­dría im­pe­dir la en­tra­da de Es­co­cia en el eu­ro, pe­ro tam­po­co le re­sul­ta­ría fá­cil al nue­vo país que, ade­más, sin li­bra es­ter­li­na, con su li­bra es­co­ce­sa -que ya exis­te, pe­ro de for­ma po­co más que tes­ti­mo­nial- ten­dría ce­rra­dos los mer­ca­dos, por mu­cho y buen whisky que ex­por­te. Y ni tan si­quie­ra los efec­tos de la me­jor y más po­ten­te mal­ta es­co­ce­sa po­drá di­fu­mi­nar la con­tun­den­cia de la pre­gun­ta que ten­drán que res­pon­der en las ur­nas: sí o no a la in­de­pen­den­cia. Des­pués, el día si­guien­te o lo des­co­no­ci­do.

Ra­joy si­gue ade­lan­te con su tác­ti­ca y sus cos­tum­bres in­ve­te­ra­das. “No es­toy dis­pues­to a al­te­rar­me”, co­men­tó en uno de los co­rri­llos del Pa­la­cio Real el 12 de oc­tu­bre, en el cóc­tel que ofre­ce don Juan Car­los con mo­ti­vo de la Fies­ta Na­cio­nal. El pre­si­den­te, y es lo que trans­mi­te, igual que sus co­la­bo­ra­do­res, es­tá más preo­cu­pa­do por la si­tua­ción eco­nó­mi­ca que por la ofen­si­va in­de­pen­den­tis­ta de Mas, aun­que tam­bién le in­quie­ta y le in­co­mo­da, so­bre to­do en es­tos mo­men­tos. Ra­joy ha re­ci­bi­do des­de ha­ce me­ses ad­ver­ten­cias so­bre las ver­da­de­ras in­ten­cio­nes de Mas. Des­de la je­fa de los po­pu­la­res en Ca­ta­lu­ña, Ali­cia Sán­chez Ca­ma­cho, has­ta pre­si­den­tes au­to­nó­mi­cos no del PP y ex­mi­nis­tros po­pu­la­res con los que tie­ne bue­nas re­la­cio­nes, le han trans­mi­ti­do en va­rias oca­sio­nes que “es­ta vez, Mas va en se­rio”.

Ra­joy y sus ase­so­res, al me­nos has­ta aho­ra, han es­ta­do con­ven­ci­dos de que los ór­da­gos in­de­pen­den­tis­tas de Mas son so­bre to­do una es­tra­te­gia elec­to­ral, un hui­da ha­cia de­lan­te pa­ra no te­ner que en­fren­tar­se a sus elec­to­res en me­dio de una cri­sis eco­nó­mi­ca des­co­mu­nal y con una ges­tión cri­ti­ca­ble. El pre­si­den­te reac­cio­nó a la vi­si­ta del pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat fiel a su es­ti­lo, co­mo ex­pli­ca­ba en el Pa­la­cio Real, sin al­te­rar­se. Na­da de as­pa­vien­tos, ni de so­bre­ac­tua­cio­nes o gran­des de­cla­ra­cio­nes, más allá de los des­li­ces -cal­cu­la­dos o no- de Jo­sé Ig­na­cio Wert, que tam­bién tie­nen su pú­bli­co. Ra­joy y su equi­po vi­gi­lan la si­tua­ción en Ca­ta­lu­ña y su evo­lu­ción, pe­ro es­tán con­ven­ci­dos de que los na­cio­na­lis­tas de CiU no tie­nen tan sencillo al­can­zar la ma­yo­ría ab­so­lu­ta que pre­ten­den, que si lo lo­gran se­rá por los pe­los y que, al día si­guien­te de las elec­cio­nes, em­pe­za­rá un pro­ce­so de des­com­pre­sión de la escalada in­de­pen­den­tis­ta, aun­que Mas y los su­yos lo pre­sen­ten co­mo al­go tem­po­ral. Al mis­mo tiem­po, en La Mon­cloa con­fían en una reac­ción de los vo­tan­tes de Ca­ta­lu­ña que, de for­ma tra­di­cio­nal, no vo­tan

en las elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas. Es­tán con­ven­ci­dos de que esos su­fra­gios, que aho­ra lle­ga­rían a las ur­nas, en nin­gún ca­so se­rían in­de­pen­den­tis­tas y se irían a las al­for­jas elec­to­ra­les de

po­pu­la­res o, qui­zá con más pro­ba­bi­li­dad, a los socialistas ca­ta­la­nes, que aho­ra li­de­ra Pe­re Na­va­rro, y que a pe­sar de sus am­bi­güe­da­des no con­tem­plan en nin­gún ca­so la in­de­pen­den­cia. Es tam­bién la tác­ti­ca del “cu­lo de hie­rro”, que ex­pli­ca un eco­no­mis­ta ami­go de Ra­joy, y que con­sis­te en aguan­tar sen­ta­do en una ne­go­cia­ción has­ta ex­te­nuar al con­tra­rio y ha­cer­le ce­der. Otra in­ter­pre­ta­ción más pro­sai­ca del “no es­toy dis­pues­to a al­te­rar­me” de Ra­joy, ni con Ca­ta­lu­ña, ni con la pri­ma de ries­go, ni con el res­ca­te, se lla­me co­mo se lla­me. To­do un es­ti­lo, que pue­de ser efec­ti­vo, pe­ro que no es­tá exen­to de pe­li­gros, in­clui­dos los se­mán­ti­cos. Mas ha­ce equi­li­brios pa­ra no ha­blar de in­de­pen­den­cia. Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro lo hi­zo con la pa­la­bra cri­sis y Ra­joy, con el vo­ca­blo res­ca­te y con otros. La pre­gun­ta es inevi­ta­ble, ¿por qué ha­blan de se­xo en lu­gar de in­de­pen­den­cia, cri­sis o res­ca­te”.

En se­rio. La ofen­si­va na­cio­na­lis­ta de Mas

in­quie­ta a Ra­joy me­nos que la cri­sis, aun­que ya ha si­do ad­ver­ti­do de que el ca­ta­lán “es­ta vez,

va en se­rio”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.