El Prestige vuel­ve a sol­tar por­que­ría

Tiempo - - ZOOM -

Fue ha­ce diez años. Un bar­co pe­tro­le­ro que se sal­ta­ba la ma­yo­ría de las nor­mas de se­gu­ri­dad ma­rí­ti­ma se en­con­tra­ba con un se­rio tem­po­ral en las pro­xi­mi­da­des de Ga­li­cia. El mi­nis­tro de en­ton­ces de­ci­dió ale­jar­lo de la cos­ta: gra­ve de­ci­sión, por­que el bu­que se par­tió en dos y las 77.000 to­ne­la­das de cru­do que con­te­nía de­vas­ta­ron 1.600 ki­ló­me­tros de cos­ta, des­de la desem­bo­ca­du­ra del Mi­ño has­ta el li­to­ral atlán­ti­co de Fran­cia. Los es­pa­ño­les apren­di­mos pa­ra siem­pre dos ex­pre­sio­nes nue­vas: “cha­pa­po­te” y “nun­ca máis”, y asis­ti­mos a uno de los ma­yo­res ejer­ci­cios de so­li­da­ri­dad que se re­cuer­dan. Otros ejer­ci­cios hu­bo en aquel desas­tre que aho­ra sa­len a flo­te: el de la hi­po­cre­sía, el del “yo no fui” y el del más des­ca­ra­do es­cu­rri­mien­to de bul­to. Se juz­ga aho­ra en La Co­ru­ña al ca­pi­tán del bu­que, Man­gou­ras; a su je­fe de má­qui­nas; y al que fue­ra di­rec­tor de la Ma­ri­na Mer­can­te. Los cé­le­bres “hi­li­llos de plas­ti­li­na” vuel­ven a bro­tar, me­ta­fó­ri­ca­men­te, y la es­tra­te­gia de la de­fen­sa con­sis­te en pro­vo­car la anu­la­ción del jui­cio y en echar­le en­ci­ma al ca­so unos cuan­tos años más. Un abo­ga­do ha lle­ga­do a de­cir que o le pa­gan lo que pi­de, o se va. A la in­com­pe­ten­cia de en­ton­ces se une aho­ra la ma­la fe. Pu­ro cha­pa­po­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.