El PSOE se en­re­da con las con­sul­tas ca­ta­la­nas

El par­ti­do de Ru­bal­ca­ba apo­ya aho­ra la nor­ma im­pul­sa­da en tiem­pos del tri­par­ti­to y que, sin em­bar­go, fue re­cu­rri­da por el Go­bierno de Za­pa­te­ro an­te el Cons­ti­tu­cio­nal.

Tiempo - - PORTADA - AN­TO­NIO RO­DRÍ­GUEZ Más in­for­ma­ción en: Twit­ter.com/an­to­nioRg9 y en el blog de An­to­nio Ro­drí­guez en www.tiem­po­dehoy.com

En me­dio de la cre­cien­te ten­sión en­tre los na­cio­na­lis­tas ca­ta­la­nes y el Go­bierno cen­tral so­bre la hi­po­té­ti­ca se­ce­sión de Ca­ta­lu­ña, el PSOE ha ter­cia­do en el debate po­lí­ti­co con una po­si­ción alam­bi­ca­da con la que ha con­se­gui­do man­te­ner ba­jo su man­to a los 14 dipu­tados del PSC, pe­ro a cos­ta de que en círcu­los cons­ti­tu­cio­na­lis­tas se ha­ya vis­to el pa­so da­do con cier­to es­tu­por.

To­do em­pe­zó la pa­sa­da se­ma­na a raíz de la pre­sen­ta­ción por par­te de ERC en el Con­gre­so de los Dipu­tados de una pro­po­si­ción no de ley en la que se re­cla­ma­ba al Es­ta­do que trans­fi­rie­se a Ca­ta­lu­ña la com­pe­ten­cia de con­vo­car re­fe­ren­dos. Una ini­cia­ti­va que, fi­nal­men­te, fue re­cha­za­da por 276 vo­tos en con­tra, 42 a fa­vor y nin­gu­na abs­ten­ción gra­cias a la su­ma de es­ca­ños de PP, PSOE y UPD.

La por­ta­voz so­cia­lis­ta en la Cá­ma­ra Ba­ja, So­ra­ya Ro­drí­guez, ade­lan­tó que su par­ti­do se opon­dría sin fi­su­ras a la pro­pues­ta de ERC al no de­cir na­da so­bre las con­sul­tas po­pu­la­res que, tras la úl­ti­ma re­for­ma del Es­ta­tu­to ca­ta­lán, sí son com­pe­ten­cia de la Ge­ne­ra­li­tat. Ade­más, re­pro­chó a los re­pu­bli­ca­nos ca­ta­la­nes que se cen­tra­sen úni­ca­men­te en mo­di­fi­car una com­pe­ten­cia ex­clu­si­va de Ma­drid co­mo es la ce­le­bra­ción de re­fe­ren­dos. Has­ta ahí, nin­gún pro­ble­ma.

La po­si­ción ofi­cial del PSOE agra­dó a los dipu­tados del PSC, se­gún con­fir­ma­ron fuen­tes socialistas a Tiem­po, tras su con­tro­ver­ti­da abs­ten­ción de unos días an­tes en el Par­la­men­to ca­ta­lán, pe­ro tam­bién ob­vió un he­cho re­le­van­te del pa­sa­do del que aho­ra na­die se quie­re

CiU pro­yec­ta aho­ra una ley de con­sul­tas po­pu­la­res más am­bi­cio­sa pa­ra la pró­xi­ma le­gis­la­tu­ra

acor­dar en la se­de so­cia­lis­ta de la ca­lle Fe­rraz de Ma­drid: la lla­ma­da “ley ca­ta­la­na de con­sul­tas po­pu­la­res por vía de re­fe­rén­dum”, im­pul­sa­da en tiem­pos del Go­bierno tri­par­ti­to de Jo­sé Mon­ti­lla, fue re­cu­rri­da a fi­na­les de 2010 por el Go­bierno de Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro an­te el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal (TC). La nor­ma se ca­rac­te­ri­za­ba por su fle­xi­bi­li­dad ya que per­mi­tía con­vo­car una con­sul­ta a pro­pues­ta del Eje­cu­ti­vo ca­ta­lán, de dos gru­pos par­la­men­ta­rios, de una quin­ta par­te de los miem­bros de la Cá­ma­ra au­to­nó­mi­ca o del 10% de los mu­ni­ci­pios que, al me­nos, re­pre­sen­te a me­dio mi­llón de ciu­da­da­nos.

Acla­ra­cio­nes del TC.

Tras la ad­mi­sión del re­cur­so y trans­cu­rri­dos cin­co me­ses de sus­pen­sión, el Al­to Tri­bu­nal le­van­tó el ve­to en ju­nio de 2011 con el ar­gu­men­to de que el ob­je­to de las con­sul­tas de­bía “cir­cuns­cri­bir­se” al ám­bi­to de las com­pe­ten­cias de la Ge­ne­ra­li­tat. De ahí que la ce­le­bra­ción de un hi­po­té­ti­co re­fe­rén­dum co­mo el que am­bi­cio­na aho­ra CiU que­da­ra “su­pe­di­ta­da” a una pre­via au­to­ri­za­ción del Es­ta­do. Tras es­tas acla­ra­cio­nes aún que­da que el TC emi­ta una sen­ten­cia en fir­me.

El Go­bierno de Za­pa­te­ro ar­gu­men­tó ha­ce ca­si dos años que la ley ca­ta­la­na apro­ba­da por el tri­par­ti­to for­ma­do por el PSC, ERC e ICV es­ta­ble­cía un nue­vo ti­po de re­fe­rén­dum de ini­cia­ti­va au­to­nó­mi­ca que no es­ta­ba pre­vis­to “en la Cons­ti­tu­ción, ni en el Es­ta­tu­to de Au­to­no­mía, ade­más de con­tra­ve­nir la Ley Or­gá­ni­ca 2/1980 que re­gu­la las dis­tin­tas mo­da­li­da­des de re­fe­rén­dum”. El Eje­cu­ti­vo so­cia­lis­ta tam­bién echó mano de la sen­ten­cia del TC so­bre el Es­ta­tut ca­ta­lán, de ju­nio de 2010, en la que se ad­ver­tía que el ar­tícu­lo 122 del mis­mo, re­la­ti­vo a las con­sul­tas po­pu­la­res, era “con­for­me con la Cons­ti­tu­ción, en el bien en­ten­di­do de que en la ex­pre­sión ‘cual­quier otro ins­tru­men­to de con­sul­ta po­pu­lar’ no se com­pren­de el re­fe­rén­dum”.

Aho­ra, el cam­bio de es­tra­te­gia del PSOE no es ba­la­dí ya que apo­ya el ac­tual mar­co es­ta­tu­ta­rio ca­ta­lán -que es­ta­rá en vi­gor mien­tras el TC no di­ga lo con­tra­rio-, al mis­mo tiem­po que CiU lle­va me­ses in­ten­tan­do po­ten­ciar la le­gis­la­ción ca­ta­la­na so­bre con­sul­tas. La coa­li­ción na­cio­na­lis­ta ya cri­ti­có la ini­cia­ti­va del tri­par­ti­to por ser, a su jui­cio, po­co am­bi­cio­sa con lo apro­ba­do en el Es­ta­tu­to ca­ta­lán. En su opinión, PSC, ERC e ICV se li­mi­ta­ban a re­gu­lar con­sul­tas que tu­vie­ran el vis­to bueno de Ma­drid, así que una vez en el po­der, el Go­bierno de Ar­tur Mas tra­mi­tó un nue­vo pro­yec­to de ley de con­sul­tas po­pu­la­res.

El re­sul­ta­do lle­gó el pa­sa­do 15 de mar­zo con el vis­to bueno del Par­la­men­to ca­ta­lán pa­ra dis­cu­tir el de­no­mi­na­do “pro­yec­to de ley de con­sul­tas po­pu­la­res no re­fe­ren­da­rias”. Las di­fe­ren­cias con la

ley de re­fe­ren­dos del tri­par­ti­to son sus­tan­cia­les. La de CiU no se re­gi­ría por el pro­ce­di­mien­to elec­to­ral clá­si­co de una cam­pa­ña de 15 días y una jor­na­da de re­fle­xión pre­via a la con­sul­ta. Tam­po­co se apo­ya­ría en el cen­so elec­to­ral, sino en el pa­drón mu­ni­ci­pal, y no re­que­ri­ría de au­to­ri­za­ción del Go­bierno cen­tral. Por úl­ti­mo, el re­sul­ta­do no se­ría vin­cu­lan­te.

El ob­je­ti­vo im­plí­ci­to de es­ta ley, aun­que el Go­vern de CiU nun­ca lo ad­mi­tió en pú­bli­co, era que los ca­ta­la­nes pu­die­sen opi­nar so­bre la exi­gen­cia de un pac­to fis­cal con Ma­drid si­mi­lar al que dis­fru­tan el País Vas­co y Na­va­rra gra­cias a la Cons­ti­tu­ción de 1978. En es­te sen­ti­do, los par­ti­dos ca­ta­la­nes -in­clui­dos el PP y el PSC- acep­ta­ron de­ba­tir el tex­to en co­mi­sión y en círcu­los con­ver­gen­tes se in­ten­tó que la ley es­tu­vie­ra apro­ba­da an­tes del ve­rano, pe­ro los tra­ba­jos par­la­men­ta­rios ape­nas se ha­bían ini­cia­do cuan­do lle­ga­ron las dis­cu­sio­nes po­lí­ti­cas por el pac­to fis­cal, la ma­ni­fes­ta­ción de la Dia­da y la de­ci­sión del pre­si­den­te Ar­tur Mas de con­vo­car elec­cio­nes pa­ra el 25 de no­viem­bre.

La di­so­lu­ción de las Cortes ca­ta­la­nas con­lle­vó la sus­pen­sión de los ci­ta­dos tra­ba­jos, pe­ro CiU pro­yec­ta aho­ra una ley más am­bi­cio­sa pa­ra la si­guien­te le­gis­la­tu­ra. Un te­rreno en el que el PSC se pue­de res­que­bra­jar, de­jan­do al PSOE en una po­si­ción aún más in­có­mo­da.

Es­tra­te­gia. Ru­bal­ca­ba en la úl­ti­ma Fies­ta de la Ro­sa, en la que ten­dió puen­tes con el PSC.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.