Del 23-F al 25-N

Ocu­rre que en la Tran­si­ción la po­lí­ti­ca fue la so­lu­ción y hoy for­ma par­te cen­tral del pro­ble­ma.

Tiempo - - PORTADA - Más in­for­ma­ción en: Twit­ter.com/Agus­tin2666 y en el blog de Agus­tín Va­lla­do­lid en www.tiem­po­dehoy.com

Es­ce­na pri­me­ra: “No os cree­mos. Así de sim­ple”. La fra­se, no tex­tual a pe­sar de las co­mi­llas, es un re­su­men fiel de lo que el go­ber­na­dor del Bun­des­bank, Jess Weid­mann, le di­ce a un ban­que­ro es­pa­ñol en una lar­ga con­ver­sa­ción. Es­ce­na se­gun­da: men­sa­je de em­pre­sa­rio ale­mán, que for­ma par­te de la co­mi­ti­va que acom­pa­ña a An­ge­la Mer­kel en su úl­ti­mo via­je a Es­pa­ña, a em­pre­sa­ria es­pa­ño­la del sec­tor ho­te­le­ro: “La ‘frac­tu­ra na­cio­nal’ au­men­ta ex­po­nen­cial­men­te el ries­go”. Re­sul­ta­do: una po­si­ble in­ver­sión de cien­tos de mi­llo­nes de eu­ros en el con­ge­la­dor. Los dos gran­des pro­ble­mas de Es­pa­ña, la cri­sis eco­nó­mi­ca y la ins­ti­tu­cio­nal, con­vier­ten en utó­pi­co cual­quier sue­ño de re­cu­pe­ra­ción. El eje Frank­furt-Ber­lín no ce­de. Ha­ce tiem­po que des­cu­brió que se pue­den ga­nar las ba­ta­llas sin pe­gar un so­lo ti­ro. No se fían de Ra­joy ni de sus re­for­mas. El sur de Eu­ro­pa ya no es­tá en re­ce­sión, sino a las puer­tas de la de­pre­sión. Con res­ca­te o sin él, a Es­pa­ña le es­pe­ra un lar­go vía cru­cis. No se fían. O no les in­tere­sa fiar­se. Así de sim­ple.

La tor­men­ta per­fec­ta.

Es­ta­mos en el bor­de de un abis­mo por el que se des­pe­ña Gre­cia y al que se di­ri­ge des­bo­ca­do, y abrién­do­nos ca­mino, Por­tu­gal. La si­tua­ción es crí­ti­ca, y la po­lí­ti­ca no ayu­da. Esa es la prin­ci­pal di­fe­ren­cia con la Tran­si­ción, tan re­mem­bra­da úl­ti­ma­men­te co­mo ejem­plo a se­guir. En aquel en­ton­ces la po­lí­ti­ca fue la so­lu­ción; hoy es par­te del pro­ble­ma. Son mi­llo­nes los es­pa­ño­les que ni co­no­cen la his­to­ria, ni les in­tere­sa na­da que va­ya más allá de la preo­cu­pa­ción por lle­gar a fin de mes. Eso si tie­nen dón­de caer­se muer­tos. La Tran­si­ción, des­gra­cia­da­men­te, ya no va­le co­mo re­fe­ren­te. La de­mo­cra­cia for­mal de na­da sir­ve fren­te a la de­mo­cra­cia real. La ri­gi­dez de una de­mo­cra­cia sin ca­pa­ci­dad de re­ge­ne­ra­ción po­co pue­de ha­cer an­te la adul­te­ra­ción po­pu­lis­ta de la ver­dad que prac­ti­can, con to­do éxi­to, los na­cio­na­lis­mos ex­clu­yen­tes. De­te­rio­ro eco­nó­mi­co ga­lo­pan­te, des­cré­di­to po­lí- ti­co y des­ga­rro te­rri­to­rial. Una com­bi­na­ción que con­du­ce in­du­bi­ta­da­men­te al desas­tre.

¿Es aún útil la Co­ro­na?

En at­mós­fe­ras agó­ni­cas co­mo la nues­tra, los paí­ses ci­vi­li­za­dos sue­len echar mano de ins­ti­tu­cio­nes aje­nas al pa­ti­cor­to in­te­rés de po­lí­ti­cos me­dio­cres. Aquí no. Aquí nos he­mos em­pe­ña­do en no abrir el pa­ra­caí­das. Lo hi­ci­mos en fe­bre­ro de 1981, 23-F, cuan­do a un gru­po de mi­li­ta­res les dio por sal­var­nos a to­dos; pe­ro no aho­ra. Aho­ra, des­de al­gu­nos sec­to­res em­pe­ña­dos en no se sa­be muy bien qué ba­ta­lla por la cre­di­bi­li­dad a la que nun­ca as­pi­ra­ron, se exa­cer­ban los erro­res y se di­fu­mi­nan los mé­ri­tos de quie­nes pue­den ejer­cer un im­pa­ga­ble pa­pel con­ci­lia­dor. Es­toy ha­blan­do de la Mo­nar­quía, sí. De una ins­ti­tu­ción cu­yas equi­vo­ca­cio­nes y apa­tía re­for­ma­do­ra han pro­vo­ca­do un alar­man­te des­ape­go ciu­da­dano, pe­ro que aún pue­de re­sul­tar de gran uti­li­dad si es ca­paz de abor­dar los cam­bios que re­cla­ma una so­cie­dad más des­creí­da que nun­ca. Trans­pa­ren­cia, igual­dad de de­re­chos en­tre se­xos, fun­cio­nes del Prín­ci­pe he­re­de­ro (al que hay que dar­le con ur­gen­cia un ma­yor pro­ta­go­nis­mo)... Desa­rro­llo, en de­fi­ni­ti­va, del Tí­tu­lo II de la Cons­ti­tu­ción pa­ra re­cu­pe­rar el cré­di­to de­rro­cha­do. Es es­te el mo­men­to en el que los es­pa­ño­les echan de me­nos un po­der me­dia­dor. La Co­ro­na pue­de es­tar an­te una de las úl­ti­mas opor­tu­ni­da­des de ser­lo. Y de­be ser es­ta la más in­tere­sa­da en que se abor­den las re­for­mas pre­ci­sas pa­ra que los ciu­da­da­nos re­cu­pe­ren la con­fian­za en las ins­ti­tu­cio­nes. In­clui­da la re­for­ma de la Cons­ti­tu­ción, en lo que afec­ta a la Mo­nar­quía y a otras cues­tio­nes bá­si­cas de ca­ra a me­jo­rar la ca­li­dad de nues­tra con­vi­ven­cia. Es, de­be ser la Co­ro­na la más in­tere­sa­da en que es­to se ha­ga cuan­to an­tes. En abrir el me­lón. Aun­que so­lo fue­ra por­que aque­llos que aho­ra más de­fien­den la inamo­vi­li­dad de la ley de le­yes, son ideo­ló­gi­ca­men­te pri­mos her­ma­nos de los que más la com­ba­tie­ron

AGUS­TÍN VA­LLA­DO­LID

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.