“La aus­te­ri­dad no pro­vo­ca cre­ci­mien­to, sino jus­to lo con­tra­rio”

Tiempo - - ENTREVISTA - POR ÁL­VA­RO NIE­TO FO­TO: DA­VID GAR­CÍA anie­to.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

¿ La eco­no­mía en dos tar­des es el li­bro que te­nía que ha­ber leí­do ZP?

Es el li­bro que se tie­ne que leer cual­quier po­lí­ti­co que no ten­ga una for­ma­ción de eco­no­mis­ta y cual­quier ciu­da­dano que no es­té dis­pues­to a que se la den con que­so en te­mas eco­nó­mi­cos.

¿Pe­ro se pue­de apren­der eco­no­mía en so­lo dos tar­des?

Se­gu­ra­men­te to­da la eco­no­mía no se pue­de, pe­ro sí la su­fi­cien­te pa­ra en­ten­der de qué van los de­ba­tes po­lí­ti­cos, eco­nó­mi­cos y par­la­men­ta­rios.

¿Por qué los pre­si­den­tes del Go­bierno lle­gan al car­go sin sa­ber de eco­no­mía?

Es ver­dad que he­mos te­ni­do pre­si­den­tes con es­ca­so ba­ga­je eco­nó­mi­co, pe­ro ha de­bi­do de ser una ca­sua­li­dad. Qui­zás por eso es bueno que el pró­xi­mo, sea quien sea, se lea mi li­bro an­tes.

Tal y co­mo es­tán las co­sas el pró­xi­mo pue­de que sea un tec­nó­cra­ta al es­ti­lo de Ma­rio Mon­ti en Ita­lia, así que ya ven­drá con la eco­no­mía apren­di­da...

Es­pe­ro que eso no su­ce­da. Es­to de la de­mo­cra­cia es muy se­rio: los ciu­da­da­nos tie­nen que vo­tar a sus di­ri­gen­tes. Po­ner un tec­nó­cra­ta es un par­che, nun­ca una so­lu­ción.

¿Quién tie­ne la cul­pa de es­ta cri­sis?

Son mu­chos los res­pon­sa­bles. No co­noz­co a na­die que ha­ya cons­trui­do un pi­so sin un cré­di­to y sin una li­cen­cia mu­ni­ci­pal. Y tam­po­co co­noz­co a na­die que lo ha­ya com­pra­do sin un cré­di­to, sin un tra­ba­jo y sin una ga­ran­tía de re­va­lo­ri­za­ción del pi­so. Te­ne­mos que asu­mir que he­mos vi­vi­do un es­pe­jis­mo y que tie­ne que ver con la ló­gi­ca del mo­de­lo eco­nó­mi­co en que vi­vi­mos. Las cri­sis en el ca­pi­ta­lis­mo son co­mo las bur­bu­jas en el cham­pán, ab­so­lu­ta­men­te in­trín­se­cas.

¿Es­tá el Go­bierno ha­cien­do lo ade­cua­do pa­ra sa­car­nos pron­to de la cri­sis?

Se han co­me­ti­do al­gu­nos erro­res. La aus­te­ri­dad no es la so­lu­ción, sino el pro­ble­ma: no pro­vo­ca cre­ci­mien­to, sino más bien lo con­tra­rio, so­bre to­do en un país co­mo Es­pa­ña, cu­yo pro­ble­ma de deu­da es fun­da­men­tal­men­te pri­va­do, por­que el 70% de nues­tra deu­da es pri­va­da. Por tan­to, una po­lí­ti­ca de aus­te­ri­dad pú­bli­ca que re­cor­ta trans­fe­ren­cias y sube im­pues­tos a las fa­mi­lias y a las em­pre­sas lo que es­tá es per­ju­di­can­do que es­tas pue­dan ha­cer fren­te a sus pro­pias deu­das. So­lo a ba­se de re­du­cir los gas­tos no va­mos a aho­rrar lo su­fi­cien­te co­mo pa­ra de­vol­ver la deu­da que te­ne­mos, so­bre to­do por­que al re­cor­tar los gas­tos se aca­ban re­du­cien­do tam­bién los in­gre­sos.

¿Qué ha­ría us­ted si fue­ra el mi­nis­tro de Eco­no­mía?

Hay que ha­cer com­pa­ti­ble la aus­te­ri­dad con la reac­ti­va­ción. El Go­bierno ha em­pe­za­do a ha­cer al­go con el plan PI­VE pa­ra la ven­ta de au­to­mó­vi­les y, aun­que es es­ca­so, va en la bue­na di­rec­ción. De­be­ría­mos ex­ten­der­lo a otros sec­to­res co­mo el tu­ris­mo, el sec­tor agroa­li­men­ta­rio, la cons­truc­ción... Y tam­bién ha­bría que ba­jar las co­ti­za­cio­nes so­cia­les.

¿De dón­de sa­ca­mos el di­ne­ro pa­ra ha­cer to­do eso sin que se des­bo­quen el dé­fi­cit pú­bli­co y la pri­ma de ries­go?

Bueno, es que yo creo que to­do eso de­be­ría­mos fi­nan­ciar­lo con una par­te del res­ca­te. Ese di­ne­ro no de­be ser­vir so­lo pa­ra ta­par agu­je­ros, sino pa­ra reac­ti­var la ac­ti­vi­dad y ge­ne­rar in­gre­sos que per­mi­tan de­vol­ver la deu­da.

En­tien­do que us­ted es par­ti­da­rio de pe­dir el res­ca­te.

Sí. Cuan­do uno so­lo no pue­de, pe­dir ayu­da a los ami­gos no es un des­do­ro.

¿Hay que pe­dir­lo cuan­to an­tes?

De­be­ría­mos ha­ber­lo pe­di­do ya.

¿Se es­tá equi­vo­can­do el Go­bierno al re­tra­sar la so­li­ci­tud?

No sé cuá­les son las ra­zo­nes del Go­bierno pa­ra es­pe­rar, pe­ro quie­ro creer que no es­tá es­pe­ran­do a que pa­sen las elec­cio­nes en el País Vas­co y Ga­li­cia. Es­ta es la pri­me­ra vez que Es­pa­ña afron­ta una cri­sis sin te­ner el con­trol di­rec­to de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria y hay quien pien­sa que aho­ra mis­mo Eu­ro­pa no es un buen ne­go­cio pa­ra no­so­tros y que de­be­ría­mos aban­do­nar el eu­ro. ¿Nos con­ven­dría ha­cer­lo?

En ab­so­lu­to, se­ría una lo­cu­ra to­tal. So­lo sal­dre­mos ade­lan­te con más Eu­ro­pa. To­do lo que sea ace­le­rar el pro­ce­so de in­te­gra­ción eu­ro­pea for­ta­le­ce­rá la eco­no­mía es­pa­ño­la. Fue­ra del eu­ro, los ti­pos de in­te­rés se­rían del 25%...

Al­gu­nos ase­gu­ran que hay una es­tra­te­gia pa­ra des­man­te­lar el Es­ta­do de bie­nes­tar. ¿Us­ted se lo cree?

Yo es­toy en par­te de acuer­do: hay quien es­tá apro­ve­chan­do la cri­sis pa­ra, por ra­zo­nes ideo­ló­gi­cas, des­man­te­lar el Es­ta­do del bie­nes­tar.

¿Y es­tá la Unión Eu­ro­pea in­vo­lu­cra­da en esa ope­ra­ción?

Más bien es­tán in­vo­lu­cra­dos los par­ti­dos he­ge­mó­ni­cos hoy en Eu­ro­pa.

¿Le pa­re­ce bue­na so­lu­ción la crea­ción de un ban­co ma­lo pa­ra sa­near la ban­ca?

Por su­pues­to, pe­ro he­mos per­di­do tres años en los que la au­sen­cia to­tal del cré­di­to ha agu­di­za­do la cri­sis. Es­pe­ro que aho­ra se reanu­de el flu­jo.

¿Có­mo ve lo de Ca­ta­lu­ña?

Yo creo que lo que es­tá pa­san­do es con­se­cuen­cia de los des­en­cuen­tros que se es­ta­ban acu­mu­lan­do y de la pro­pia cri­sis eco­nó­mi­ca, que ha lle­va­do a bus­car en Es­pa­ña un chi­vo ex­pia­to­rio y a ha­blar de “ex­po­lio”. No creo que la in­de­pen­den­cia sea la so­lu­ción, pe­ro tam­po­co re­cen­tra­li­zar Es­pa­ña.

¿Y en­ton­ces cuál es la so­lu­ción?

Te­ner la va­len­tía de re­co­no­cer los pro­ble­mas del otro, y a par­tir de ahí dis­cu­tir y ne­go­ciar. Lo he­mos he­cho en otros mo­men­tos. La Cons­ti­tu­ción da to­da­vía mar­gen pa­ra ser in­ter­pre­ta­da, pe­ro si es ne­ce­sa­rio cam­biar­la, tam­bién ha­bría que ha­cer­lo. Es mu­cho más útil cam­biar la Cons­ti­tu­ción pa­ra que to­dos los es­pa­ño­les se sien­tan có­mo­dos que pa­ra po­ner un in­cum­pli­ble dé­fi­cit ce­ro, co­mo se hi­zo el año pa­sa­do.

Des­de el pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co, ¿la in­de­pen­den­cia be­ne­fi­cia­ría a al­guien?

Se­ría un pro­ble­ma pa­ra las dos par­tes, que sal­drían em­po­bre­ci­das.

¿Qué le pa­re­ce el pac­to fis­cal que pe­día ini­cial­men­te Ca­ta­lu­ña?

Que Ca­ta­lu­ña quie­ra un con­cier­to eco­nó­mi­co co­mo el del País Vas­co me pa­re­ce le­gí­ti­mo. Aho­ra, el he­cho de que se lo ten­ga­mos que dar por­que así lo quie­ra me pa­re­ce dis­cu­ti­ble.

¿Se­ría jus­to con­ce­der­le ese con­cier­to?

Com­pli­ca­ría mu­cho la so­li­da­ri­dad y el ma­ne­jo de las fi­nan­zas del con­jun­to de Es­pa­ña. Mu­chos pen­sa­mos que a lo me­jor la so­lu­ción se­ría qui­tar­le el con­cier­to al País Vas­co, pe­ro en cam­bio de eso na­die ha­bla. ¿Por qué asu­mi­mos co­mo in­to­ca­ble el con­cier­to vas­co y nos pa­re­ce inasu­mi­ble un con­cier­to ca­ta­lán? En el fon­do to­do es­to es lo que yo lla­mo la re­be­lión de los ri­cos, que ya no quie­ren ser so­li­da­rios. Se es­tá pro­du­cien­do en to­da Eu­ro­pa una re­vo­lu­ción ideo­ló­gi­ca a fa­vor de la de­sigual­dad y en con­tra de los me­ca­nis­mos de re­dis­tri­bu­ción. Es­te es un pro­ble­ma muy se­rio que hay que abor­dar.

Us­ted cul­mi­nó co­mo mi­nis­tro las trans­fe­ren­cias a las co­mu­ni­da­des e im­pul­só la re­for­ma de los es­ta­tu­tos. ¿Se arre­pien­te de lo que hi­zo vis­to el re­sul­ta­do?

En ab­so­lu­to. So­lo me arre­pien­to de al­gu­nas co­sas que no hi­ce, co­mo no ha­ber­me es­for­za­do más por pac­tar el Es­ta­tu­to de Ca­ta­lu­ña.

¿Pe­ro no cree que hay que re­pen­sar el Es­ta­do de las au­to­no­mías?

“Una so­lu­ción se­ría qui­tar­le el con­cier­to eco­nó­mi­co al País Vas­co, pe­ro de eso na­die ha­bla” “El pro­ble­ma de Es­pa­ña se lla­ma par­ti­to­cra­cia: los par­ti­dos pri­man su in­te­rés por en­ci­ma del con­jun­to”

Sin lu­gar a du­das, pe­ro yo creo que ca­da fa­se tie­ne su mo­men­to y que el Es­ta­do au­to­nó­mi­co ha si­do un gran acier­to. Eso sí, cuan­do ha­ce diez años em­pe­za­ron a apa­re­cer las pri­me­ras dis­fun­cio­nes de­be­ría­mos ha­ber­las arre­gla­do.

¿Y por qué no se ha he­cho?

Por­que pa­ra ello se re­quie­ren pac­tos en­tre el PP y el PSOE, que lle­van diez años sin lle­gar a nin­gún ti­po de acuer­do so­bre nin­guno de los te­mas esen­cia­les, ex­cep­to uno: el dé­fi­cit ce­ro en la Cons­ti­tu­ción. El pro­ble­ma que tie­ne Es­pa­ña es que no en­cuen­tra en los prin­ci­pa­les par­ti­dos el ins­tru­men­to que ne­ce­si­ta pa­ra re­sol­ver los pro­ble­mas.

Es de­cir, que ni Ru­bal­ca­ba ni Ra­joy es­tán a la al­tu­ra de la cir­cuns­tan­cias...

Ni Ru­bal­ca­ba, ni Ra­joy, ni Za­pa­te­ro, ni Az­nar... El pro­ble­ma se lla­ma par­ti­to­cra­cia: los par­ti­dos es­tán pri­man­do su in­te­rés fren­te al in­te­rés ge­ne­ral. La par­ti­to­cra­cia es­tá ad­qui­rien­do un pro­ta­go­nis­mo tal que es­tá di­fi­cul­tan­do la sa­li­da de la cri­sis y de­te­rio­ran­do el fun­cio­na­mien­to de la de­mo­cra­cia. ¿Có­mo ve el PSOE? El PSOE tie­ne unos cuan­tos años por de­lan­te muy com­pli­ca­dos y lo pri­me­ro que tie­ne que ha­cer es mar­car dis­tan­cias con la po­lí­ti­ca del úl­ti­mo Go­bierno de Za­pa­te­ro. La gen­te ne­ce­si­ta que cuan­do al­guien se ha equi­vo­ca­do lo re­co­noz­ca. ¿Es Ru­bal­ca­ba la per­so­na más ade­cua­da pa­ra lle­var al PSOE a La Mon­cloa? Al me­nos eso es lo que pien­sa la ma­yo­ría de los que le vo­ta­ron en el úl­ti­mo con­gre­so del par­ti­do. Pe­ro us­ted qué opi­na: ¿es el hom­bre más ade­cua­do pa­ra es­tos tiem­pos? Pa­so pa­la­bra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.