Fe­de­ra­lis­mo

Lo im­por­tan­te son los ciu­da­da­nos, lo de­más son for­mas de or­ga­ni­za­ción que de­ben de­mos­trar su res­pe­to por los de­re­chos in­di­vi­dua­les, su efi­ca­cia pa­ra pro­te­ger­los y ex­pan­dir­los, y su cla­ra apues­ta por la jus­ti­cia.

Tiempo - - TURNO DE PALABRA -

es­toy em­pe­ña­do en una cam­pa­ña de des­mi­to­lo­gi­za­ción, por­que me da mie­do la sa­cra­li­za­ción de los con­cep­tos po­lí­ti­cos. El ob­je­ti­vo de la po­lí­ti­ca ha si­do siem­pre re­sol­ver los con­flic­tos y en­fren­ta­mien­tos que plan­tean la con­vi­ven­cia y las re­la­cio­nes de po­der. Es un pro­ble­ma uni­ver­sal que ca­da so­cie­dad, en ca­da mo­men­to his­tó­ri­co, ha in­ten­ta­do re­sol­ver a su ma­ne­ra. Se jus­ti­fi­có el im­pe­rio, el de­re­cho de con­quis­ta, la ley del más fuer­te, el ori­gen di­vino del po­der, la mo­nar­quía ab­so­lu­ta, la de­mo­cra­cia. Man­te­ner uni­da a la gen­te no es ta­rea fá­cil. Gra­cián, en 1540, es­cri­bió: “En la Mo­nar­quía de Es­pa­ña, don­de las pro­vin­cias son mu­chas, las na­cio­nes di­fe­ren­tes, las len­guas va­rias, las in­cli­na­cio­nes opues­tas, los cli­mas en­con­tra­dos, así co­mo es me­nes­ter gran ca­pa­ci­dad pa­ra con­ser­var, así mu­cha pa­ra unir”. Na­ción de­sig­na­ba un co­lec­ti­vo de per­so­nas uni­das por la len­gua o las cos­tum­bres. No era un con­cep­to po­lí­ti­co, sino so­cio­ló­gi­co. La Re­vo­lu­ción fran­ce­sa lo po­li­ti­zó. Has­ta ese mo­men­to, la leal­tad iba di­ri­gi­da al rey, no a su reino. La Re­vo­lu­ción fran­ce­sa acu­ñó el tér­mino po­lí­ti­co “na­ción” pa­ra de­sig­nar a la he­re­de­ra del po­der ab­so­lu­to de los reyes. Pa­ra ello, te­nía que sa­cra­li­zar­la, co­mo ha­bían he­cho las ge­ne­ra­cio­nes an­te­rio­res con la so­be­ra­nía del mo­nar­ca. Sie­yés, el gran ideó­lo­go de la Re­vo­lu­ción, ela­bo­ra su teo­ría: las na­cio­nes son an­te­rio­res a la ciu­da­da­nía. No pro­ce­den de la his­to­ria, no hay en ellas na­da de con­tin­gen­te, tie­nen un ori­gen di­vino, co­mo lo te­nía el po­der real. Y de ese ori­gen di­vino de­ri­va Sie­yés un “de­re­cho na­tu­ral de las na­cio­nes”. La na­ción, que ha­bía si­do una crea­ción his­tó­ri­ca, re­sul­ta­ba ser me­ta­fí­si­ca­men­te an­te­rior. Por eso aña­de: “Una na­ción no pue­de de­jar de ser una na­ción”.

De “ser fic­ti­cio” –es­cri­be el his­to­ria­dor Keith Mi­chael Ba­ker- la na­ción pa­sa a ser la “reali­dad pri­mor­dial”. Y, una vez adop­ta­da es­ta fic­ción, la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad se con­vir­tió en

La Re­vo­lu­ción fran­ce­sa acu­ñó el tér­mino po­lí­ti­co “na­ción” pa­ra de­sig­nar a la he­re­de­ra del po­der ab­so­lu­to de los reyes

la his­to­ria de la “au­to­de­ter­mi­na­ción na­cio­nal”.

Es­tos cam­bios te­nían sus ra­zo­nes prag­má­ti­cas, que con­vie­ne co­no­cer an­tes de co­men­zar un debate. La con­vi­ven­cia ha si­do siem­pre di­fí­cil, y con­vie­ne no com­pli­car­la to­da­vía más con fer­vo­res inade­cua­dos. La Con­fe­ren­cia Epis­co­pal Es­pa­ño­la con­si­de­ra que la uni­dad de Es­pa­ña es un bien mo­ral a de­fen­der. No da pa­ra tan­to. Lo im­por­tan­te son los ciu­da­da­nos, lo de­más son for­mas de or­ga­ni­za­ción que de­ben de­mos­trar su res­pe­to por los de­re­chos in­di­vi­dua­les, su efi­ca­cia pa­ra pro­te­ger­los y ex­pan­dir­los, y su cla­ra apues­ta por la jus­ti­cia. En Es­pa­ña, el fe­de­ra­lis­mo no se dis­cu­tió en el debate cons­ti­tu­cio­nal por­que ve­nía­mos de un ré­gi­men que ha­bía apos­ta­do por una uni­dad sa­gra­da, sin dar­se cuen­ta de que hay mu­chos ti­pos de uni­dad. Es­te ar­tícu­lo no va di­ri­gi­do a de­fen­der el fe­de­ra­lis­mo, ni tam­po­co la uni­dad na­cio­nal ac­tual, sino a ex­pli­car la ne­ce­si­dad de si­tuar los de­ba­tes po­lí­ti­cos fue­ra de dog­ma­tis­mos que han en­som­bre­ci­do du­ran­te si­glos nues­tra his­to­ria.

29

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.