El Bun­des­tag exa­mi­na a Es­pa­ña

En me­nos de un mes, el Con­gre­so de los Dipu­tados ha re­ci­bi­do a tres de­le­ga­cio­nes del Par­la­men­to ale­mán, de vi­si­ta pa­ra eva­luar las me­di­das eco­nó­mi­cas y sus efec­tos.

Tiempo - - ESPAÑA - CLA­RA PI­NAR cpi­nar.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Es­pa­ña es­tá en el pun­to de aten­ción de Ale­ma­nia y no del Go­bierno de An­ge­la Mer­kel. En ape­nas un mes, el Con­gre­so de los Dipu­tados ha re­ci­bi­do la vi­si­ta de tres de­le­ga­cio­nes dis­tin­tas del Bun­des­tag, el Par­la­men­to fe­de­ral de Ale­ma­nia. Dipu­tados ale­ma­nes de la co­mi­sión de Pre­su­pues­tos, de la de Em­pleo y Asun­tos So­cia­les y el gru­po de amis­tad con Es­pa­ña pi­die­ron re­unir­se con sus co­le­gas es­pa­ño­les pa­ra es­cu­char su análisis so­bre la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca del Go­bierno y sus efec­tos y pa­ra in­sis­tir en que se de­ben apli­car las mis­mas me­di­das -a fa­vor de la li­mi­ta­ción de ser­vi­cios so­cia­les o de la li­be­ra­li­za­ción eco­nó­mi­ca­que lle­vó a ca­bo Ale­ma­nia ha­ce años.

Ha si­do un ver­da­de­ro tra­sie­go de dipu­tados ale­ma­nes, no so­lo por los pa­si­llos del Con­gre­so, tam­bién por otras ins­ti­tu­cio­nes. Se han reuni­do con el Tri­bu­nal de Cuen­tas, sin­di­ca­tos y pa­tro­nal, téc­ni­cos del Mi­nis­te­rio de Em­pleo, el Co­mi­té Eco­nó­mi­co y So­cial, el 15-M y Cá­ri­tas. Plas­ma­rán sus con­clu­sio­nes so­bre Es­pa­ña en un in­for­me pú­bli­co.

Los dipu­tados de la co­mi­sión de Pre­su­pues­tos del Bun­des­tag –en­ca­be­za­da por una se­ño­ra Mer­kel, no la can­ci­ller, sino la so­cial­de­mó­cra­ta Pe­tra Mer­kel- fue­ron los pri­me­ros en lle­gar, en la se­ma­na del 20 de sep­tiem­bre, pa­ra in­sis­tir en la im­por­tan­cia de que Es­pa­ña reali­ce re­for­mas en su mer­ca­do la­bo­ral y en la re­duc­ción de gas­tos. Tam­bién hi­cie­ron un lla­ma­mien­to a la uni­dad po­lí­ti­ca en es­tos tiem­pos di­fí­ci­les. Por lo ge­ne­ral, los dipu­tados que han par­ti­ci­pa­do en es­tas reunio­nes con re­pre­sen­tan­tes del Bun­des­tag han ter­mi­na­do ha­cien­do un fren­te co­mún pa­ra de­fen­der los in­tere­ses es­pa­ño­les.

Los dipu­tados ale­ma­nes se han in­tere­sa­do por el sub­si­dio de des­em­pleo, el frau­de fis­cal y Ca­ta­lu­ña

Así, dipu­tados del PP, el PSOE o CiU han coin­ci­di­do en la ne­ce­si­dad de que el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE) “cam­bie de ac­ti­tud” con res­pec­to a Es­pa­ña, a quien no se pue­de cul­par por una cri­sis que se ori­gi­na por un “mal di­se­ño” del eu­ro y que la aus­te­ri­dad so­la no es su­fi­cien­te. Ni si­quie­ra UPD ha car­ga­do de­ma­sia­do las tin­tas por lo que res­pec­ta al “des­pil­fa­rro” que sue­le de­nun­ciar. En el ca­pí­tu­lo de las dis­cre­pan­cias, las dos re­for­mas la­bo­ra­les que se han apro­ba­do en los úl­ti­mos dos años han evi­den­cia­do las di­fe­ren­cias: el PP ha re­cor­da­do la que apro­bó el Go­bierno so­cia­lis­ta en 2010 y el PSOE ha arre­me­ti­do con­tra los con­tra­tos en prác­ti­cas, “el fin de la ne­go­cia­ción co­lec­ti­va” o que “se han dis­pa­ra­do los ERE” de­bi­do a la re­for­ma de es­te mis­mo año.

Otra di­ver­gen­cia ha si­do la ex­pre­sa­da por el dipu­tado de CiU Car­les Cam­pu­zano, que jus­to el día en que Ar­tur Mas re­ci­bía en La Mon­cloa el “no” del pre­si­den­te del Go­bierno pa­ra un pac­to fis­cal, in­for­mó a los dipu­tados ale­ma­nes de que el Go­bierno ca­ta­lán iba a plan­tear un re­fe­rén­dum uni­la­te­ral de in­de­pen­den­cia. El Gru­po de Amis­tad del Bun­des­tag con Es­pa­ña -que se pre­sen­tó co­mo “los re­pre­sen­tan­tes de los dipu­tados ami­gos de Es­pa­ña”- vi­si­tó Ma­drid la pri­me­ra se­ma­na de oc­tu­bre y tam­bién se in­tere­só por el te­ma ca­ta­lán en la reunión en so­li­ta­rio en la que la dipu­tada de UPD Ire­ne Lozano les ex­pli­có los ob­je­ti­vos de su par­ti­do. Le lla­mó es­pe­cial­men­te a aten­ción la pre­gun­ta que le hi­zo el re­pre­sen­tan­te de los li­be­ra­les ale­ma­nes acer­ca de “la iden­ti­dad de Es­pa­ña” fren­te a la ca­ta­la­na, a lo que la es­pa­ño­la res­pon­dió que pa­ra su gru­po “es irre­le­van­te pa­ra ha­cer po­lí­ti­ca”.

Es­pa­ña en el Bun­des­tag.

El Par­la­men­to ale­mán es­tá muy in­tere­sa­do en co­no­cer de pri­me­ra mano qué es­tá pa­san­do. En los úl­ti­mos tiem­pos, han pa­sa­do por él de­ba­tes y vo­ta­cio­nes so­bre te­mas cen­tra­les pa­ra Es­pa­ña co­mo la com­pra de deu­da por par­te del BCE y el fon­do de res­ca­te de la UE, del que Ale­ma­nia es el prin­ci­pal con­tri­bu­yen­te. Dipu­tados ale­ma­nes co­mo los que han vi­si­ta­do Ma­drid vo­ta­rán el me­mo­ran­do de en­ten­di­mien­to con las con­di­cio­nes pa­ra Es­pa­ña si fi­nal­men­te pi­de el res­ca­te. “Es­ta­mos aquí pa­ra re­ca­bar in­for­ma­ción so­bre las po­lí­ti­cas y la si­tua­ción de la po­bla­ción y ha­cer una va­lo­ra­ción so­bre la cri­sis de deu­da en Eu­ro­pa que te­ne­mos que su­pe­rar con­jun­ta­men­te”, ha ex­pli­ca­do a Tiem­po el pre­si­den­te de la de­le­ga­ción de Tra­ba­jo y Asun­tos So­cia­les -de vi­si­ta en Ma­drid del 8 al 11 de oc­tu­bre-, Max Strau­bin­ger, de la CDU de Mer­kel, que ha apun­ta­do a que el Bun­des­tag tam­bién to­ma de­ci­sio­nes que afec­tan “a la su­pera­ción de la cri­sis”, tam­bién te­nien­do en cuen­ta “has­ta qué pun­to son res­pon­sa­bles los con­tri­bu­yen­tes ale­ma­nes” en la apor­ta­ción de Ale­ma­nia, por ejem­plo, al fon­do de res­ca­te.

“Pe­ro no nos que­re­mos guiar so­lo por los he­chos o las ci­fras, tam­bién por las im­pre­sio­nes que re­ca­ba­mos”, ha aña­di­do en re­la­ción a su es­tan­cia en Ma­drid,

la ter­ce­ra del Bun­des­tag en me­nos de un mes. Strau­bin­ger en­ca­be­za­ba la re­pre­sen­ta­ción es­pa­ño­la con miem­bros de la co­mi­sión de Em­pleo y Se­gu­ri­dad So­cial en la que se ha­bló de for­ma­ción y pro­duc­ti­vi­dad, pe­ro tam­bién del es­pi­no­so asun­to del sub­si­dio por des­em­pleo “que es lo que más les due­le”, se­gún un dipu­tado es­pa­ñol, por­que se­gún Strau­bin­ger per­sis­ten “mu­chas di­fe­ren­cias en­tre Es­pa­ña y Ale­ma­nia, so­bre to­do en cues­tión de bie­nes­tar” tras las re­for­mas que ha­ce una dé­ca­da aca­ba­ron con pres­ta­cio­nes que aquí aún exis­ten. “Nos han ex­pli­ca­do sus re­cor­tes”, di­ce la por­ta­voz de Em­pleo del PP, Car­men Ál­va­rez-Are­nas, que pre­gun­tó a sus co­le­gas ale­ma­nes “có­mo ha­bían re­gu­la­do ellos el sub­si­dio de des­em­pleo”, a lo que res­pon­die­ron que quien no ha he­cho por vol­ver a en­con­trar tra­ba­jo no tie­ne de­re­cho a lo que en Es­pa­ña se­rían los 420 eu­ros de la ren­ta mí­ni­ma de in­ser­ción.

La di­ná­mi­ca de es­tos en­cuen­tros ha con­sis­ti­do en que los dipu­tados ale­ma­nes enun­cia­ban el te­ma que les in­tere­sa­ba y los dipu­tados es­pa­ño­les ex­po­nían sus ideas. “Pe­ro no nos lo he­mos to­ma­do co­mo un exa­men”, di­ce un dipu­tado. En un am­bien­te cor­dial, has­ta “ca­ri­ño­so”, y “más di­dác­ti­co que de re­pro­ba­ción”, los es­pa­ño­les dis­cre­pan del gra­do de co­no­ci­mien­to de sus co­le­gas ale­ma­nes. Se­gún al­gu­nos, “tie­nen un co­no­ci­mien­to bas­tan­te acep­ta­ble” de la si­tua­ción,

“No nos que­re­mos guiar so­lo por he­chos o ci­fras, tam­bién por las im­pre­sio­nes que re­ca­ba­mos”

mien­tras que otros han vis­to una “si­tua­ción irreal” en al­guno de los en­cuen­tros. El so­cia­lis­ta Juan Mos­co­so re­cuer­da la “es­tu­pe­fac­ción” que le­yó en el ros­tro de los miem­bros del gru­po de Amis­tad del Bun­des­tag con Es­pa­ña al es­cu­char de sus co­le­gas que el Con­gre­so eli­mi­nó en 2007 la ma­yo­ría de es­tas co­mi­sio­nes de re­la­ción con dipu­tados de otros paí­ses pre­ci­sa­men­te pa­ra aho­rrar, y que ellos que­rían “im­pul­sar” de nue­vo la crea­ción del gru­po en el Con­gre­so.

Reunio­nes dis­cre­tas.

El mo­vi­mien­to 15-M fue el úni­co que, la se­ma­na pa­sa­da y a tra­vés de sus re­pre­sen­tan­tes, in­for­mó a la pren­sa de la reunión que iba a man­te­ner con dipu­tados del Bun­des­tag es­pe­cia­li­za­dos en Tra­ba­jo y Asun­tos So­cia­les. Co­mo to­das las de­más, fue a pe­ti­ción de los par­la­men­ta­rios ale­ma­nes. Co­mo par­ti­cu­la­ri­dad, se hi­zo pú­bli­ca, pues­to que la tó­ni­ca ge­ne­ral ha con­sis­ti­do en reunio­nes muy dis­cre­tas en al­gu­nas de las cua­les ha ha­bi­do in­clu­so una es­pe­cie de pac­to tá­ci­to pa­ra no in­for­mar so­bre su con­te­ni­do. Es el ca­so del en­cuen­tro que se pro­du­jo la se­ma­na pa­sa­da en la se­de de Cá­ri­tas, don­de los en­via­dos del Bun­des­tag se di­ri­gie­ron pa­ra co­no­cer de pri­me­ra mano las ci­fras que aler­tan de que la po­bre­za afec­ta a ca­da vez más es­pa­ño­les pe­ro de la que no se co­no­cen las con­clu­sio­nes de­bi­do al “ca­rác­ter pri­va­do de una reunión con­fi­den­cial,” han se­ña­la­do a Tiem­po fuen­tes de la ONG. Por su par­te, el Tri­bu­nal de Cuen­tas tam­bién ha rehu­sa­do ex­pli­car los de­rro­te­ros por los que se desa­rro­lló ha­ce unas se­ma­nas una reunión con miem­bros de la co­mi­sión de Pre­su­pues­tos del Bun­des­tag, que an­te los dipu­tados es­pa­ño­les ad­ver­ti­ría de su in­quie­tud por el frau­de fis­cal o por có­mo el sis­te­ma po­lí­ti­co afron­ta la cri­sis.

Des­pués de se­ma­nas de vi­si­ta en Ma­drid, las dis­tin­tas de­le­ga­cio­nes del Bun­des­tag for­mu­la­rán sus con­clu­sio­nes so­bre lo que es­tá pa­san­do en Es­pa­ña por­que, se­gún de­cía el con­ser­va­dor Strau­bin­ger, “no pue­de ser que to­do se ha­ga des­de el pun­to de vis­ta ale­mán”. En­tre los dipu­tados es­pa­ño­les, sin em­bar­go, im­pe­ra la sen­sa­ción de que Ale­ma­nia no va a mo­di­fi­car sus exi­gen­cias a los paí­ses del sur de Eu­ro­pa tras unas vi­si­tas en las que los dipu­tados ale­ma­nes no de­fen­die­ron di­rec­ta­men­te a Mer­kel pe­ro es­ta­ban “a la de­fen­si­va”. ¿Con­si­guie­ron ablan­dar a Ale­ma­nia? “El Bun­des­tag y Ale­ma­nia no cam­bia­rán de pos­tu­ra has­ta des­pués de las elec­cio­nes fe­de­ra­les”, se la­men­ta un dipu­tado.

Sub­si­dios. Dipu­tados de la Co­mi­sión de Em­pleo del Bun­des­tag y del Con­gre­so de los Dipu­tados tras su reunión del 9 de oc­tu­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.