De­mo­cra­cia ra­di­cal

Tiempo - - OPINIÓN -

que­rer sa­ber no pue­de con­si­de­rar­se una in­tro­mi­sión, si aca­so una mi­sión in­sos­la­ya­ble pa­ra aque­llos que con sus vo­tos de­ben mar­car el rum­bo de los pue­blos. No me mo­les­ta el co­man­do in­for­ma­ti­vo del Bun­des­tag. Lo inau­di­to no son los via­jes de los ale­ma­nes, sino la prác­ti­ca de una pe­li­gro­sa y ra­di­cal tác­ti­ca de­mo­crá­ti­ca: sen­tar­se con los que es­tán mo­les­tos, los que se que­jan o los que ha­cen co­sas que no en­ten­de­mos y es­cu­char. Pre­gun­tar y es­pe­rar res­pues­tas, te­ner in­te­rés en oír­las y usar­las pa­ra for­mar­se un cri­te­rio pre­vio a la to­ma de de­ci­sio­nes.

Si es­ta cos­tum­bre ger­ma­na for­ma­ra par­te del ADN de los po­lí­ti­cos es­pa­ño­les, su “con­ve­ni­do” ma­les­tar por la desafec­ción de la ca­lle ve­ría có­mo es­ta se ate­nua­ba unos cuan­tos gra­dos. Es po­si­ble oír, in­clu­so, a al­gu­nos de ellos que afir­man que es im­po­si­ble ha­blar con el 15-M por­que no tie­nen lí­de­res ni se sa­be quién les re­pre­sen­ta. Efi­ca­cia ger­má­ni­ca, los del Bun­des­tag se sen­ta­ron con ellos, con De­mo­cra­cia Real Ya y con Stop Desahu­cios y lue­go se plan­ta­ron en la Ge­ne­ra­li­tat

ELI­SA BE­NI

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.