An­ti­dis­tur­bios: ma­nual de uso

Hay nue­vas pro­tes­tas en el ho­ri­zon­te. Los úl­ti­mos dis­tur­bios sir­ven pa­ra apren­der so­bre car­gas po­li­cia­les, iden­ti­fi­ca­cio­nes o fi­che­ros de sos­pe­cho­sos.

Tiempo - - ESPAÑA - JAVIER OTE­RO jo­te­ro.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Las su­ce­si­vas pro­tes­tas que han ter­mi­na­do con la in­ter­ven­ción de los an­ti­dis­tur­bios han en­fren­ta­do tam­bién dia­léc­ti­ca­men­te a crí­ti­cos y de­fen­so­res de su pa­pel. ¿Qué es lo que pue­de y no pue­de ha­cer un miem­bro de es­tas Uni­da­des de In­ter­ven­ción Po­li­cial? En el 15-M el Par­ti­do Po­pu­lar cri­ti­có al Go­bierno, en­ton­ces so­cia­lis­ta, por no usar­las pa­ra des­alo­jar la Puer­ta del Sol de Ma­drid. En la pro­tes­ta desa­rro­lla­da ba­jo el le­ma “Ro­dea el Con­gre­so” del pa­sa­do 25 de sep­tiem­bre, es el PP el cri­ti­ca­do por la ac­tua­ción de es­tas uni­da­des. En las re­des so­cia­les se dis­cu­te so­bre la ma­ne­ra de rea­li­zar las car­gas... Pa­ra unos fal­ta una re­gu­la­ción le­gal, otros ha­blan de ac­tua­cio­nes pro­pias de un Es­ta­do po­li­cial y hay dis­cre­pan­cias so­bre la co­ber­tu­ra que tie­nen en prác­ti­cas co­mo la iden­ti­fi­ca­ción de ciu­da­da­nos.

Los cho­ques en la pla­za de Nep­tuno de Ma­drid, cer­ca del Con­gre­so de los Dipu­tados, que die­ron la vuel­ta al mun­do y fue­ron se­gui­dos en di­rec­to por mi­les de es­pec­ta­do­res a tra­vés de In­ter­net, po­drían vol­ver a ocu­rrir con las su­ce­si­vas con­vo­ca­to­rias pa­ra re­pe­tir las con­cen­tra­cio­nes cer­ca del Par­la­men­to. En es­tas con­cen­tra­cio­nes se ex­tien­den ca­da vez más al­gu­nas no­cio­nes co­mo la obli­ga­ción de que los po­li­cías es­tén iden­ti­fi­ca­dos. Pe­ro no to­do es­tá tan cla­ro.

So­bre es­tas di­fe­ren­cias de cri­te­rio res­pec­to a la ac­tua­ción po­li­cial o los de­re­chos de los ma­ni­fes­tan­tes, el por­ta­voz de Jue­ces pa­ra la De­mo­cra­cia, Joaquim Bosch, se­ña­la que “el pro­ble­ma es que al es­tar es­tos as­pec­tos muy po­co re­gu­la­dos, fa­vo­re­cen ac­tua­cio­nes dis­cu­ti­bles y con­duc­tas re­pro­ba­bles”. Es­ta aso­cia­ción ha pues­to el acen­to en que la nor­ma es muy cla­ra so­bre la obli­ga­ción de que los po­li­cías luz­can vi­si­ble su nú­me­ro de iden­ti­fi­ca­ción. Bosch sub­ra­ya que si no fue­ra así, se pro­du­ci­ría una in­de­fen­sión de los ciu­da­da­nos y se vio­la­ría el prin­ci­pio cons­ti­tu­cio­nal que prohí­be la ar­bi­tra­rie­dad de los po­de­res pú­bli­cos. La iden­ti­fi­ca­ción de­be ser vi­si­ble a 1,20 me­tros, se­gún la normativa, aun­que en las úl­ti­mas ma­ni­fes­ta­cio­nes los par­ti­ci­pan­tes se han que­ja­do de que al­gu­nos an­ti­dis­tur­bios no las lu­cían, a ve­ces de­bi­do a los cha­le­cos de pro­tec­ción que se co­lo­can so­bre el uni­for­me.

Las car­gas po­li­cia­les han si­do du­ra­men­te cri­ti­ca­das por es­ta aso­cia­ción de jue­ces, que con­si­de­ra que hu­bo “un uso ex­ten­si­vo y desproporcionado de la fuer­za ins­ti­tu­cio­nal, im­pro­pio de nues­tro sis­te­ma de de­re­chos fun­da­men­ta­les” que res­trin­ge el de­re­cho de ma­ni­fes­ta­ción de ciu­da­da­nos que lo ejer­cían de for­ma pa­cí­fi­ca.

Iden­ti­fi­ca­cio­nes y pan­car­tas.

El por­ta­voz de Jue­ces pa­ra la De­mo­cra­cia cree que la De­le­ga­ción del Go­bierno de­be ex­pli­car por qué au­to­ri­zó que los agen­tes no fue­ran iden­ti­fi­ca­dos. Otro de los in­ci­den­tes más dis­cu­ti­dos fue el de las de­ten­cio­nes de ma­ni­fes­tan­tes que por­ta­ban una pan­car­ta con la fra­se “Ro­dea el Con­gre­so”. Aquí las ver­sio­nes po­li­cia­les y de los im­pli­ca­dos so­bre la ra­zón de las de­ten­cio­nes di­fie­ren. La po­li­cía les acu­sa de desobe­dien­cia y los ma­ni­fes­tan­tes de arran­car­les la pan­car­ta. Bosch cree que “no re­sul­ta ad­mi­si­ble” que la po­li­cía arre­ba­te una pan­car­ta.

Otra ac­tua­ción con­tro­ver­ti­da ha si­do las iden­ti­fi­ca­cio­nes de gru­pos de ciu­da­da­nos que ha rea­li­za­do la po­li­cía. Así ocu­rrió por ejem­plo en los au­to­bu­ses que se di­ri­gían a la ma­ni­fes­ta­ción del 25-S o de un pe­que­ño gru­po, de po­co más de 20 per­so­nas, que se ha­bía reuni­do en el par­que del Re­ti­ro de Ma­drid pa­ra ha­blar so­bre la con­vo­ca­to­ria. El por­ta­voz de Jue­ces pa­ra la De­mo­cra­cia cree que aun­que la po­li­cía pue­de pe­dir la do­cu­men­ta­ción en un sen­ti­do am­plio, no lo pue­de ha­cer en cual­quier cir­cuns­tan­cia, sino que “sin in­di­cios de de­li­to, es desproporcionado que se iden­ti­fi­que a ciu­da­da­nos en au­to­bu­ses” y lo con­si­de­ra “un sín­to­ma que se apro­xi­ma al Es­ta­do po­li­cial”. Tam­bién cree “desproporcionado irrum­pir en reunio­nes pa­cí­fi­cas” a iden­ti­fi­car a los par­ti­ci­pan­tes. Aun­que la re­gu­la­ción le­gal es­ta­ble­ce que hay que co­mu­ni­car reunio­nes su­pe­rio­res a 20

per­so­nas, Bosch cree que “en es­te ti­po de si­tua­cio­nes no tie­ne fun­da­men­to” iden­ti­fi­car a los asis­ten­tes. El por­ta­voz de Jue­ces pa­ra la De­mo­cra­cia tam­bién se­ña­la que las le­yes no per­mi­ten que se hi­cie­ra un lis­ta­do con es­tas iden­ti­fi­ca­cio­nes, ya que so­lo se pue­den ha­cer de an­te­ce­den­tes pe­na­les, “pe­ro no por­que se pre­su­ma una cul­pa­bi­li­dad”

En­di­ka Zu­lue­ta, uno de los abogados que ase­so­ra a los par­ti­ci­pan­tes en las con­cen­tra­cio­nes co­mo las de Ro­dea el

Con­gre­so o las del 15-M, a tra­vés del co­lec­ti­vo Le­ga­lSol, re­cuer­da que la po­li­cía tie­ne pro­to­co­los in­ter­nos, co­mo que an­tes de dis­pa­rar pe­lo­tas de go­ma hay que avi­sar, dis­pa­rar pri­me­ro sal­vas y fi­nal­men­te las pe­lo­tas, pe­ro con­tra el sue­lo pa­ra que lle­guen re­bo­ta­das. Res­pec­to a la pla­ca de iden­ti­fi­ca­ción de los agen­tes, Zu­lue­ta cree que la re­gu­la­ción es pa­pel mo­ja­do, por­que en un ri­fi­rra­fe se ha­ce im­po­si­ble re­co­ger esa nu­me­ra­ción, se­gún él, con el 15-M ha ha­bi­do cien­tos de de­nun­cias y “la gran ma­yo­ría han que­da­do im­pu­nes por fal­ta de au­tor”. Tam­bién ma­ti­za que, por ejem­plo, la po­li­cía pue­de en­trar en un bar, “a pre­ve­nir o in­ves­ti­gar un de­li­to o a de­te­ner al res­pon­sa­ble, pe­ro no a echar a to­dos con po­rra­zos”. Tam­po­co ten­drían co­ber­tu­ra le­gal “ac­tua­cio­nes del ti­po ‘a ver si en­con­tra­mos al­go”. Zu­lue­ta se que­ja de las iden­ti­fi­ca­cio­nes en los au­to­bu­ses que se di­ri­gían a las ma­ni­fes­ta­cio­nes y de la po­si­bi­li­dad de que se in­clu­yan en un fi­che­ro, por­que “con­vier­te a los ciu­da­da­nos con una lí­nea ideo­ló­gi­ca de­ter­mi­na­da en sos­pe­cho­sos”. El te­mor a que se ela­bo­ra­ran fi­che­ros se en­cen­dió cuan­do la de­le­ga­da del Go­bierno en Ma­drid, Cris­ti­na Ci­fuen­tes, afir­mó que las mo­vi­li­za­cio­nes eran co­sa de unas 800 o 1.000 per­so­nas.

Zu­lue­ta se­ña­la que la ley or­gá­ni­ca de cuer­pos y fuer­zas de la se­gu­ri­dad del Es­ta­do es muy ge­né­ri­ca so­bre el uso de la fuer­za. Es­te abo­ga­do con­si­de­ra que, aun­que la po­li­cía ten­ga el uso le­gí­ti­mo de la fuer­za, en las con­cen­tra­cio­nes la usa “de for­ma des­pro­por­cio­na­da, co­mo cuan­do hay gen­te en gru­pos y dan po­rra­zos pa­ra na­da”.

Exis­ten dis­cre­pan­cias so­bre si tie­ne fun­da­men­to que la po­li­cía pi­da el DNI sin que exis­tan in­di­cios de de­li­to

Por su par­te, el por­ta­voz del Sin­di­ca­to Uni­fi­ca­do de Po­li­cía (SUP), Jo­sé Ma­ría Be­ni­to, ex­pli­ca que exis­ten pro­to­co­los de ac­tua­ción pa­ra el uso por par­te de la po­li­cía, por ejem­plo, de pe­lo­tas de go­ma. La po­li­cía tam­bién tie­ne que dar tres avi­sos y anun­ciar que se va a car­gar. Pe­ro Be­ni­to ma­ti­za que, cuan­do hay vio­len­cia, no hay que avi­sar de la car­ga. Res­pec­to a ac­tua­cio­nes co­mo se­guir gol­pean­do a una per­so­na que se en­cuen­tra ten­di­da en el sue­lo, el por­ta­voz de es­te sin­di­ca­to po­li­cial des­ta­ca que “no tie­nen sen­ti­do” y las han con­de­na­do cuan­do se han pro­du­ci­do.

Ba­res y es­ta­cio­nes.

En cuan­to a la ac­tua­ción con­tra ma­ni­fes­tan­tes que se re­fu­gian en ba­res u otros lo­ca­les co­mer­cia­les, es­te sin­di­ca­to ha mos­tra­do su en­fa­do con la in­ter­pre­ta­ción del in­ci­den­te con el due­ño de un bar (El Pra­do) que se hi­zo fa­mo­so al co­lo­car­se a la puer­ta de su es­ta­ble­ci­mien­to. Be­ni­to se­ña­la que la gra­ba­ción de es­te su­ce­so des­cu­bre que la po­li­cía “apar­tó al due­ño del bar pa­ra pro­te­ger­le, en lu­gar de ha­cer una re­da­da”.

Aun­que el SUP con­si­de­ra “una bar­ba­ri­dad” que en Es­pa­ña se reali­cen diez mi­llo­nes de iden­ti­fi­ca­cio­nes al año, de­fien­de las que se hi­cie­ron en ma­ni­fes­ta­cio­nes en las que no sa­bían “a qué ate­ner­se”, co­mo las de Ro­dea el Con­gre­so. Be­ni­to cree que es­tán jus­ti­fi­ca­das las que se rea­li­za­ron en los au­to­bu­ses por­que se iden­ti­fi­có a per­so­nas “li­ga­das a He­rri Ba­ta­su­na, Iz­quier­da In­ter­na­cio­na­lis­ta e Iz­quier­da Cas­te­lla­na”. Res­pec­to a la car­ga po­li­cial en la es­ta­ción de Ato­cha de Ma­drid el 25 de sep­tiem­bre, es­te sin­di­ca­to con­si­de­ra que “no era co­rrec­ta”, a pe­sar de que su por­ta­voz ex­pli­ca que la po­li­cía ac­tuó por un re­que­ri­mien­to de los vi­gi­lan­tes de se­gu­ri­dad por­que ha­bía per­so­nas cor­tan­do las vías.

La po­li­cía, por lo tan­to, tie­ne pro­to­co­los de ac­tua­ción a tra­vés de cir­cu­la­res u ór­de­nes in­ter­nas. La Di­rec­ción Ge­ne­ral de la Po­li­cía no ha fa­ci­li­ta­do a es­ta re­vis­ta in­for­ma­ción so­bre su con­te­ni­do, ni so­bre los equi­pos que usan las Uni­da­des de In­ter­ven­ción Po­li­cial ale­gan­do ra­zo­nes de se­gu­ri­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.