Man­ti­llas y pei­ne­tas en el Va­ti­cano

¿Por qué se vis­tie­ron de an­ti­guas So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría y Do­lo­res de Cos­pe­dal en su úl­ti­ma vi­si­ta a Ro­ma? No fue una elec­ción es­té­ti­ca: es­ta­ban cum­plien­do el rí­gi­do, en­va­ra­do y, so­bre to­do, com­ple­jo pro­to­co­lo del Va­ti­cano.

Tiempo - - ESPAÑA - LUIS AL­GO­RRI lal­go­rri.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Cuan­do la San­ta Se­de anun­ció que el san­to es­pa­ñol Juan de Ávi­la, un in­te­lec­tual del si­glo XVI, pa­sa­ría pron­to a for­mar par­te del re­du­ci­dí­si­mo nú­me­ro de doc­to­res de la Igle­sia (so­lo 35 des­de que em­pe­za­ron a pro­cla­mar­se, en 1298, y el cuar­to es­pa­ñol), no su­ce­dió ab­so­lu­ta­men­te na­da. Na­die se alar­mó ni se in­te­rrum­pió la pro­gra­ma­ción de nin­gún me­dio. Ni si­quie­ra el Opus Dei, que am­bi­cio­na ese mis­mo ho­nor pa­ra su san­to fun­da­dor, Es­cri­vá de Balaguer, di­jo es­ta bo­ca es mía. Pe­ro cuan­do el pa­sa­do 7 de oc­tu­bre se di­fun­die­ron las fotos de la ce­re­mo­nia de pro­cla­ma­ción del nue­vo doc­tor, ce­le­bra­da en Ro­ma por el pa­pa Be­ne­dic­to XVI con la ma­yor pom­pa, las re­des so­cia­les co­men­za­ron a echar hu­mo en cues­tión de mi­nu­tos.

La de­le­ga­ción es­pa­ño­la iba pre­si­di­da por la vi­ce­pre­si­den­ta del Go­bierno, So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría. La dipu­tada es­pa­ño­la, de 41 años de edad, apa­re­cía jun­to al Pa­pa ves­ti­da de ne­gro ri­gu­ro­so y lle­va­ba so­bre la ca­be­za un ve­lo ne­gro (en reali­dad una tra­di­cio­nal man­ti­lla es­pa­ño­la) que, por de­cir­lo con cor­dia­li­dad, no le fa­vo­re­cía de­ma­sia­do. Jun­to a ella es­ta­ba la pre­si­den­ta de Cas­ti­lla-La Man­cha, Ma­ría Do­lo­res de Cos­pe­dal. Lo mis­mo. Ne­gro de los pies a la ca­be­za y, pa­ra su­je­tar la man­ti­lla, una ai­ro­sa pei­ne­ta. Y un lla­ma­ti­vo co­llar de per­las.

Los im­pro­pe­rios vol­ca­dos en In­ter­net fue­ron tre­men­dos. Lo más sua­ve que se lla­mó a am­bas di­ri­gen­tes del PP fue an­ti­guas y bea­tas. Se cri­ti­có su fal­ta de gus­to, su as­pec­to mon­jil, su es­té­ti­ca “fran­quis­ta” y su “vuel­ta al pa­sa­do”, al me­nos en lo que a atuen­dos se re­fie­re. Ca­yo La­ra, lí­der de IU, lle­gó a de­cir que aque­lla ma­ne­ra de ves­tir nos de­vol­vía a to­dos “a la Es­pa­ña de los 60”. Na­die o ca­si na­die pa­re­ció caer en la cuen­ta de que ni Sáenz de San­ta­ma­ría ni Cos­pe­dal se pu­sie­ron aque­lla ro­pa por­que les die­se la ga­na o por­que les ape­te­cie­se dis­fra­zar­se de per­so­na­jes de La Re­gen­ta. Es­ta­ban obli­ga­das. En reali­dad, la ver­da­de­ra no­ti­cia ha­bría si­do que hu­bie­sen ido ves­ti­das de cual­quier otro mo­do.

En to­das par­tes.

Es­ta­ban ni más ni me­nos que si­guien­do las nor­mas del pro­to­co­lo del Va­ti­cano, que qui­zá sea uno de los más ran­cios y an­ti­cua­dos del mun­do (aun­que eso va en opi­nio­nes), pe­ro sin du­da es de los más ri­gu­ro­sos... y com­pli­ca­dos. Lo mis­mo que cuan­do cual­quier je­fe de Es­ta­do en­tra en una mez­qui­ta tie­ne que des­cal­zar­se, o igual que cuan­do la rei­na de Es­pa­ña vi­si­ta un país mu­sul­mán se cu­bre la ca­be­za con un pa­ñue­lo, por­que así lo exi­ge el pro­to­co­lo del país vi­si­ta­do, San­ta­ma­ría y Cos­pe­dal se vis­tie­ron co­mo lo in­di­can las nor­mas del país que las aco­gía. Eso es to­do.

El pro­to­co­lo va­ti­cano se pier­de en la his­to­ria y ha cam­bia­do en al­gu­nas co­sas, no en to­das. Pío VI, a fi­na­les del si­glo XVIII, lo re­for­mó. Tam­bién León XIII, cien años des­pués. Aun­que hu­bo que es­pe­rar a Juan Pablo II pa­ra que las inexo­ra­bles nor­mas de ves­ti­men­ta, com­por­ta­mien­to, tra­ta­mien­to, re­ve­ren­cia y pre­la­ción se re­la­ja­sen un po­co. Aun­que no pa­ra to­dos por igual.

En cuan­to a ves­ti­men­ta, por ejem­plo, las mu­je­res que vi­si­tan al Pa­pa en Ro­ma si­guen su­je­tas a nor­mas que tie­nen un si­glo de vie­jas: ves­ti­do ne­gro sin nin­gún

es­co­te, man­gas que cu­bran los bra­zos, fal­da por de­ba­jo de la ro­di­lla y el cé­le­bre ve­lo so­bre la ca­be­za, cu­yo nom­bre es es­pa­ñol (man­ti­lla) y pue­de ir su­je­to, si la usua­ria así lo de­ci­de, con una pei­ne­ta. Lo que no es­tá bien vis­to en nin­gún ca­so son los ador­nos o jo­yas lla­ma­ti­vas. Es de­cir, que el úni­co error de las dos di­ri­gen­tes del PP no fue ves­tir­se de an

ti­guas sino, en el peor de los ca­sos, el co­llar de Cos­pe­dal.

Co­mo es bien co­no­ci­do, en es­to del ne­gro pa­ra las se­ño­ras hay una fa­mo­sa ex­cep­ción, y pa­re­ce que pro­ce­de de Pío VII: las rei­nas ca­tó­li­cas o las con­sor­tes de rey ca­tó­li­co pue­den pre­sen­tar­se an­te el Pa­pa ves­ti­das de blan­co y no de ne­gro. Así, en su día, se pre­sen­ta­ban las de Fran­cia, Aus­tria, Por­tu­gal y al­gu­nas más. Hoy es­te cu­rio­so pri­vi­le­gio so­lo co­rres­pon­de a la rei­na de Es­pa­ña, a las de los bel­gas (a las dos: Fa­bio­la y Pao­la) y a la gran du­que­sa de Lu­xem­bur­go, que aho­ra mis­mo es la cu­ba­na Ma­ría Te­re­sa Mes­tre Batista. No se les con­ce­de es­te

de­re­cho ni a la prin­ce­sa de Mó­na­co ni a Ma­ría de Liech­tens­tein.

Ga­nas de pro­vo­car.

¿Se pue­de rom­per el pro­to­co­lo? Al­gu­nas lo han he­cho. Che­rie Blair, la es­po­sa del ex pre­mier bri­tá­ni­co Tony Blair, de­ci­dió que ella no era me­nos que na­die y se pre­sen­tó en la Bi­blio­te­ca va­ti­ca­na (el lu­gar de las au­dien­cias pri­va­das de los pa­pas) ves­ti­da pro­vo­ca­do­ra­men­te de blan­co. Fue en 2006. Na­die le im­pi­dió la en­tra­da y Be­ne­dic­to XVI no di­jo na­da. ¿Por qué lo hi­zo? No es fá­cil de­cir­lo, pe­ro el he­cho es que hoy, seis años des­pués, se­gui­mos ha­blan­do de Che­rie Blair. Las dos pre­si­den­tas de Ir­lan­da que vi­si­ta­ron a Juan Pablo II, Mary Ro­bin­son y Mary McA­lee­se, ol­vi­da­ron el ne­gro. Rai­sa Gor­ba­cho­va se plan­tó an­te Wojty­la me­ti­da en un ves­ti­do con un dis­cre­to es­co­te, con la fal­da jus­to en el lí­mi­te de lo le­gis­la­do y... de co­lor ro­jo pi­mien­to. Tam­po­co lle­gó la san­gre al río. Qui­zá na­die le di­jo na­da o pen­só que era una bro­ma.

Otra co­sa su­ce­de, des­de lue­go, cuan­do es el Pa­pa quien vi­si­ta otro país y allí re­ci­be a quien sea. El pro­to­co­lo cam­bia. Le­ti­zia, la prin­ce­sa de As­tu­rias, que fue a Ro­ma en ma­yo de 2011 pa­ra la bea­ti­fi­ca­ción de Juan Pablo II ata­via­da de ne­gro ri­gu­ro­so y con ex­qui­si­to res­pe­to al pro­to­co­lo, ha­bía re­ci­bi­do al pa­pa Rat­zin­ger un año an­tes, en Santiago de Com­pos­te­la, ves­ti­da con un abri­go de co­lor mar­fil. Co­rrec­to en am­bos ca­sos. Las bar­ba­ri­da­des que se di­je­ron en­ton­ces so­bre la Prin­ce­sa, y que si­guen en In­ter­net en pá­gi­nas que po­dría­mos lla­mar de pe­tar­deo, no son más que “me­me­ces de quien opi­na so­bre lo que ig­no­ra”, co­mo di­ce la ex­per­ta Car­men Lo­sa­da, o efec­to de la ma­la fe.

Los tres tra­ta­mien­tos que pue­de re­ci­bir el Pa­pa son: San­to Pa­dre, San­ti­dad o Bea­tí­si­mo Pa­dre

Con los va­ro­nes el asun­to es al­go más na­tu­ral des­de ha­ce unos trein­ta años. Pa­ra las vi­si­tas de Es­ta­do si­gue sien­do obli­ga­do el frac, con cha­le­co y pa­ja­ri­ta de pi­qué blan­cos; so­lo se lle­van ne­gros en las ce­re­mo­nias es­pe­cí­fi­ca­men­te re­li­gio­sas, pe­ro el ser­vi­cio de pro­to­co­lo siem­pre es­tá ahí pa­ra evi­tar con­fu­sio­nes. Los mi­li­ta­res, uni­for­me de ga­la. En las ce­re­mo­nias fú­ne­bres na­die lle­va condecoraciones. Aho­ra bien, ha­ce tiem­po que mu­chos va­ro­nes (in­clui­do el prín­ci­pe Fe­li­pe de Es­pa­ña) op­tan, si la vi­si­ta no es de pri­me­rí­si­mo ni­vel pro­to­co­la­rio, por un tra­je os­cu­ro y una cor­ba­ta dis­cre­ta. Eso fue lo que per­mi­tió el pa­pa Wojty­la, se­gu­ra­men­te fa­ti­ga­do de ver na­da más que pin­güi­nos to­dos los días.

¿Y el tra­ta­mien­to? ¿Có­mo se di­ri­ge uno al Pa­pa, a los car­de­na­les y al res­to de los al­tos ecle­siás­ti­cos? Pa­ra el Pa­pa es­tán re­ser­va­dos tres tra­ta­mien­tos en las con­ver­sa­cio­nes o dis­cur­sos: San­to Pa­dre, San­ti­dad o (me­nos usa­do) Bea­tí­si­mo Pa­dre. Nin­guno más, en nin­gún ca­so. En la es­ca­la je­rár­qui­ca va­ti­ca­na vie­nen lue­go los car­de­na­les, que tie­nen la con­si­de­ra­ción de prín­ci­pes de la Igle­sia: se les lla­ma Emi­nen­cia o Emi­nen­cia Re­ve­ren­dí­si­ma. Los ar­zo­bis­pos tie­nen tra­ta­mien­to de Ex­ce­len­cia y los obis­pos de Ilus­trí­si­ma. Hay que te­ner mu­cho cui­da­do con el gé­ne­ro gra­ma­ti­cal, por­que se han he­cho de­ma­sia­dos chis­tes so­bre el asun­to: un obis­po es el “Ilus­trí­si­mo se­ñor obis­po”, pe­ro pa­ra di­ri­gir­se a él se usa el fe­me­nino, “Ilus­trí­si­ma” o “su Ilus­trí­si­ma”, aun­que en el res­to de la con­ver­sa­ción se si­ga usan­do el mas­cu­lino.

Ro­di­lla en tie­rra.

Los ca­tó­li­cos tie­nen obli­ga­ción de sa­lu­dar al Pon­tí­fi­ce be­sán­do­le el ani­llo, nun­ca la mano. Lo mis­mo pue­den ha­cer con otros pre­la­dos, pe­ro pa­ra el Pa­pa es lo que mar­ca el pro­to­co­lo. Ese be­sa­ma­nos sue­le ir acom­pa­ña­do de una re­ve­ren­cia pró­xi­ma a la ge­nu­fle­xión. Los no ca­tó­li­cos, sin em­bar­go, no tie­nen por qué ha­cer­lo: bas­ta con in­cli­nar­se cor­tés­men­te y es­tre­char­le la mano. De ahí que las in­vec­ti­vas lan­za­das con­tra el ex­pre­si­den­te Ro­drí­guez Za­pa­te­ro cuan­do in­ter­cam­bió con Be­ne­dic­to XVI un ca­lu­ro­so apre­tón de ma­nos fue­sen, de nue­vo, fru­to de la ig­no­ran­cia o de la ma­la en­tra­ña de los in­te­gris­tas: es­ta­ba ha­cien­do lo co­rrec­to.

Eso sí: al Pa­pa ni se le be­sa ni se le abra­za. Los úni­cos que tie­nen dis­pen­sa pa­pal pa­ra ello son los ni­ños, que sue­len com­por­tar­se con na­tu­ra­li­dad, co­mo bien sa­bían Juan Pablo II y so­bre to­do Pío XII, quien dis­fru­ta­ba co­mo nun­ca cuan­do de­ja­ba caer los bra­zos des­de la si­lla ges­ta­to­ria (un trono en el que los 24 se­dia­rii le lle­va­ban a hom­bros, co­mo si fue­se un pa­so de Se­ma­na San­ta) pa­ra que la gen­te co­rrie­se a be­sar­le las ma­nos. Pe­ro el pro­to­co­lo hu­ye de es­tas fa­mi­lia­ri­da­des y, lle­ga­do el ca­so, es el Pon­tí­fi­ce quien abra­za a quien le pa­re­ce bien, siem­pre me­dian­te el vie­jí­si­mo mé­to­do de los be­sos al ai­re ecle­siás­ti­cos me­ji­lla con­tra me­ji­lla. En esa cir­cuns­tan­cia, y a no ser que uno sea clé­ri­go, lo más pru­den­te es se­guir el vie­jo y ya ca­si ol­vi­da­do pro­to­co­lo de la Ca­sa Real es­pa­ño­la: que­dar­se con los bra­zos caí­dos y de­jar que el Pa­pa ac­túe, sin imi­tar­le ni abra­zar­le. Co­mo se ha­cía an­tes con el Rey.

Pa­ra las mu­je­res es pa­re­ci­do: se sa­lu­da al Pa­pa con una re­ve­ren­cia de las de ro­di­lla en tie­rra y se le be­sa en ani­llo, si una es ca­tó­li­ca; si no lo es, bas­ta con es­tre­char­le la mano.

En cual­quier ca­so, hay una re­gla de oro: don­de hay pro­to­co­lo no hay na­tu­ra­li­dad, y so­bre to­do en una de las cortes (por­que eso es el Va­ti­cano: una mo­nar­quía) más li­tur­gi­za­das del mun­do. En ca­so de du­da, por tan­to, qué­de­se quie­to... o ha­ga lo que ha­cen los de­más.

De ne­gro. Cos­pe­dal, Sáenz de San­ta­ma­ría y el embajador Sáenz de Bu­rua­ga en el Va­ti­cano.

En­tro­ni­za­ción. Pri­me­ra mi­sa de Be­ne­dic­to XVI co­mo Pa­pa. Le sa­lu­dan los reyes de Es­pa­ña, y do­ña Sofía va de blan­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.