¿QUIÉN VA AN­TES Y QUIÉN DES­PUÉS?

Tiempo - - ESPAÑA -

Una vez que se tie­ne una idea cla­ra de có­mo com­por­tar­se y de qué ro­pa lle­var, lle­ga un pro­ble­ma enojo­so: el de la pre­la­ción. Dón­de se tie­ne uno que po­ner, quién va an­tes y quién des­pués. En ce­re­mo­nias de al­tí­si­mo ran­go, co­mo por ejem­plo la en­tro­ni­za­ción (ya no es co­ro­na­ción) de un nue­vo Pa­pa, los in­vi­ta­dos se co­lo­can en San Pe­dro si­guien­do un or­den es­tric­to. Pri­me­ro, los miem­bros de las ca­sas reales rei­nan­tes. Des­pués, las no rei­nan­tes, y lue­go los re­pre­sen­tan­tes de las re­pú­bli­cas. Pe­ro ¿có­mo se or­de­na, por ejem­plo, a los reyes de Es­pa­ña, Bél­gi­ca, Tai­lan­dia, Di­na­mar­ca y Sue­cia? Sencillo: por or­den al­fa­bé­ti­co del nom­bre de sus paí­ses... en fran­cés. Lo mis­mo sir­ve pa­ra los de­más. Pe­ro el pri­vi­lé­ge du blanc mar­ca la ex­cep­ción: lla­ma­ba la aten­ción ver, en las gran­des ce­re­mo­nias va­ti­ca­nas, a los reyes de Es­pa­ña y Bél­gi­ca, y al gran du­que de Lu­xem­bur­go sen­ta­dos en la pri­me­ra fi­la de los bancos de San Pe­dro, y con sus es­po­sas al la­do, las tres ata­via­das con la muy lla­ma­ti­va ves­ti­men­ta (pei­ne­ta y man­ti­lla) de co­lor blan­co. Son las úni­cas que pue­den. Y la pre­sa fa­vo­ri­ta de los fo­tó­gra­fos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.