Mer­ce­na­rios es­pa­ño­les en­tre­nan a los re­bel­des si­rios

Víc­tor Gon­zá­lez Mo­reno, que di­ri­ge la em­pre­sa de se­gu­ri­dad e in­te­li­gen­cia SGSI, cuen­ta en ex­clu­si­va pa­ra Tiem­po en qué con­sis­te su tra­ba­jo.

Tiempo - - ESPAÑA - POR FERNANDO RUE­DA

SGSI Group es una con­sul­to­ra de ca­pi­tal es­pa­ñol, asen­ta­da en Gi­bral­tar, que pres­ta ser­vi­cios de se­gu­ri­dad, in­te­li­gen­cia y de­fen­sa a quien quie­ra con­tra­tar­la. Al fren­te es­tá Víc­tor Gon­zá­lez Mo­reno, a quien le da igual que le lla­me­mos con­tra­tis­ta o mer­ce­na­rio. Es­tu­vo en Li­bia lu­chan­do con­tra Ga­da­fi y aho­ra su gen­te es­tá en Si­ria ayu­dan­do al Ejér­ci­to Li­bre. Su em­pre­sa se ri­ge por un có­di­go éti­co. ¿Có­mo sur­gió la idea de mon­tar una em­pre­sa con ca­pi­tal es­pa­ñol en Gi­bral­tar? Nos obli­ga­ron las con­di­cio­nes. En Es­pa­ña, da­da la le­gis­la­ción, era im­po­si­ble, por otro la­do, Gi­bral­tar es un pa­be­llón de con­ve­nien­cia muy efi­caz. Al es­tar fue­ra, no com­pro­me­te­mos a na­die en Es­pa­ña. So­mos, eso sí, pul­cra­men­te res­pe­tuo­sos con la le­gis­la­ción gi­bral­ta­re­ña.

Es­tán tra­ba­jan­do en Si­ria. ¿Qué ha­cen allí?

Ha si­do una con­se­cuen­cia ló­gi­ca de la cam­pa­ña en Li­bia. Al­gu­nos de los que allí for­ma­mos com­ba­ten aho­ra en Si­ria y la si­tua­ción, des­de un pun­to de vis­ta éti­co, es la mis­ma. Un go­bierno des­oye a su pue­blo y lo eje­cu­ta sin pu­dor, an­te la mi­ra­da ató­ni­ta pe­ro in­di­fe­ren­te de la co­mu­ni­dad internacional. Es­ta­mos ayu­dan­do al Ejér­ci­to Li­bre de Si­ria, en­tre­nan­do per­so­nal y fa­ci­li­tan­do lo­gís­ti­ca y coor­di­na­ción. Hay as­pec­tos muy di­fe­ren­tes, en­tre otras co­sas por­que nos es­ta­mos mo­vien­do en Orien­te Pró­xi­mo. Es­to no es el nor­te de Áfri­ca, aquí no hay tri­bus. Da mu­cho que pen­sar que, sien­do una gue­rra tan atroz o más que la de Li­bia, aún no se ha­ya de­cre­ta­do una zo­na de ex­clu­sión aé­rea. Cla­ro, los si­rios no tie­nen re­cur­sos na­tu­ra­les, al me­nos en la me­di­da de los li­bios. Ni los me­dios han tra­ta­do es­te con­flic­to con el mis­mo ím­pe­tu que el de Li­bia. Me preo­cu­pa el uso po­lí­ti­co que en­ti­da­des in­te­gris­tas es­tán ha­cien­do de es­te con­flic­to, pa­re­ce que a na­die le im­por­ta el pue­blo de Si­ria. So­lo tra­tan de sa­car par­ti­do.

¿Có­mo es que una em­pre­sa de mer­ce­na­rios tie­ne un co­mi­té éti­co?

No pue­de ser de otra for­ma. An­tes de acep­tar cual­quier tra­ba­jo, de­be­mos so­me­ter­lo a ese jui­cio, te­ne­mos que sa­ber pa­ra quién va­mos a tra­ba­jar, por qué ra­zo­nes se nos con­tra­ta, cuál de­be ser exac­ta­men­te el tra­ba­jo y la cuan­tía de nues­tros emo­lu­men­tos. Pe­ro no son me­nos im­por­tan­tes otras cues­tio­nes no cuan­ti­fi­ca­bles eco­nó­mi­ca­men­te, pe­ro que en gran me­di­da pue­den su­po­ner un gra­ve per­jui­cio pa­ra la em­pre­sa, o to­do lo con­tra­rio. SGSI no acep­ta­rá nun­ca tra­ba­jos que va­yan a cau­sar un fuer­te im­pac­to so­cial, un de­te­rio­ro en la zo­na don­de va­ya­mos a ope­rar, o de nues­tros va­lo­res cor­po­ra­ti­vos; no va­mos a tra­ba­jar en ma­te­rias pu­ra­men­te po­li­cia­les, nues­tro tra­ba­jo ja­más pue­de ir en con­tra de los ciu­da­da­nos, no que­re­mos per­ju­di­car, en be­ne­fi­cio de las gran­des em­pre­sas, a mi­no­rías. No­so­tros re­ver­ti­mos par­te de los be­ne­fi­cios en me­jo­rar el en­torno a tra­vés de una fun­da­ción. So­mos, y nos sen­ti­mos or­gu­llo­sos, una em­pre­sa so­cial. Pro­te­ge­mos a em­pre­sas y per­so­nas de ame­na­zas, no so­mos ma­to­nes, ni si­ca­rios a suel­do.

¿Qué ti­po de mi­sio­nes rea­li­zan?

La par­te más vi­si­ble son las mi­sio­nes de se­gu­ri­dad y es­col­ta, pro­te­ge­mos a per­so­nas que es­tán desa­rro­llan­do sus fun­cio­nes en en­tor­nos muy hos­ti­les. Bus­ca­mos in­for­ma­ción pa­ra per­so­nas o em­pre­sas que quie­ren aso­ciar­se con otras o ve­ri­fi­car el per­fil de un can­di­da­to, o de una em­pre­sa con la que se pien­san aso­ciar, in­for­ma­ción so­bre los ries­gos que una so­cie­dad que se ex­pan­da o se des­lo­ca­li­ce pue­de en­con­trar allí don­de va­ya. Ha­ce­mos pla­nes de se­gu­ri­dad y si el clien­te lo desea los po­ne­mos en mar­cha. Pro­te­ge­mos a per­so­nas sus­cep­ti­bles de ser se­cues­tra­das y en ca­so ne­ce­sa­rio ne­go­cia­mos el res­ca­te. Nos en­car­ga­mos de la se­gu­ri­dad en el trans­por­te de mer­can­cías y per­so­nas, por tie­rra, mar o ai­re. Pro­por­cio­na­mos pro­tec­ción pa­ra ONG en zo­nas de ries­go, ser­vi­cios de te­le­de­tec­ción de per­so­nas... Se han da­do so­li­ci­tu­des de em­pre­sas que re­que­rían que en­trá­se­mos en sus pro­pias ins­ta­la­cio­nes, allí don­de se han ori­gi­na­do con­flic­tos bé­li­cos, pa­ra res­ca­tar do­cu­men­tos, equi­pos e in­clu­so de par­ti­cu­la­res que ne­ce­si­ta­ban que res­ca­tá­ra­mos, por ejem­plo en Ale­po (Si­ria), a fa­mi­lia­res atra­pa­dos en un con­flic­to.

¿Cuán­tas per­so­nas for­man su plan­ti­lla y cuán­tas han per­di­do la vi­da en ac­to de ser­vi­cio?

Aho­ra mis­mo nues­tra nó­mi­na in­clu­ye de ma­ne­ra di­rec­ta a 402 es­pe­cia­lis­tas, apar­te de con­sul­to­res y co­la­bo­ra­do­res pun­tua­les. Des­de 1997 he­mos te­ni­do do­ce ba­jas.

¿Cuál fue su tra­ba­jo en Irak?

Ha­cer los pla­nes de se­gu­ri­dad pa­ra un de­ter­mi­na­do go­bierno lo­cal del nor­te del país y pro­te­ger a los car­gos elec­tos del par­ti­do en el po­der en esa zo­na.

¿Qué y có­mo fue su la­bor en Li­bia?

An­tes de es­ta­llar el con­flic­to ar­ma­do, tra­ba­já­ba­mos en Li­bia pa­ra di­ver­sas em­pre­sas pe­tro­le­ras. Gran par­te del per­so­nal con­tra­ta­do eran li­bios, for­ma­dos por no­so­tros en nues­tras es­cue­las de se­gu­ri­dad. Nues­tra re­la­ción bus­ca ser lo más cer­ca­na po­si­ble, apren­de­mos mu­cho de lo que nos cuen­tan nues­tros alum­nos cuan­do tra­ba­jan y em­plean los co­no­ci­mien­tos que les he­mos im­par­ti­do. La for­ma­ción es di­ná­mi­ca y muy efi­caz, y nos da una re­la­ción es­pe­cial con los em­plea­dos. Al es­ta­llar el con­flic­to se re­for­za­ron los sis­te­mas de se­gu­ri­dad. En me­dio de es­te pro­ce­so, un co­mi­té de tra­ba­ja­do­res nos pi­dió ayu­da, con­ven­ci­dos de que era una bue­na co­sa apo­yar a los re­bel­des y co­la­bo­rar con la des­apa­ri­ción del ré­gi­men de Ga­da­fi. Nos im­pli­ca­mos en un pro­yec­to que hoy pue­do ase­gu­rar que nos ha cam­bia­do la vi­da a to­dos. For­ma­mos a per­so­nas pa­ra que pu­die­sen com­ba­tir. Ayu­da­mos a coor­di­nar equi­pos en tea­tros de ope­ra­cio­nes. Mon­ta­mos un sis­te­ma lo­gís­ti­co que do­ta­se del ma­te­rial ne­ce­sa­rio y for­ma­mos a per­so­nas en su man­te­ni­mien­to.

¿Le mo­les­ta el tér­mino “mer­ce­na­rio”?

No es­tig­ma­ti­zo esa pa­la­bra, el dic­cio­na­rio de la RAE di­ce que es un hom­bre que desem­pe­ña por otro un em­pleo o ser­vi­cio por el sa­la­rio que le da. Pre­fie­ro un tér­mino más ade­cua­do, co­mo es­pe­cia­lis­ta en se­gu­ri­dad, ope­ra­dor, con­tra­tis­ta. Es eu­fe­mís­ti­co, pe­ro da­do que el pro­ble­ma con el tér­mino lo tie­nen los de­más y que el cas­te­llano es muy ri­co en re­cur­sos co­mo la ho­mo­ni­mia y la po­li­se­mia, usé­mos­los. Vis­to des­de ese pun­to de vis­ta, que es a mi gus­to el ade­cua­do, ¿có­mo me ha­bría de mo­les­tar? Tra­ba­jo por di­ne­ro, co­mo to­do el mun­do. Aquel que quie­ra ver es­to co­mo al­go ma­lo, siem­pre lo va a ha­cer. Yo no lo veo así. El tra­ba­jo es tra­ba­jo, pue­den ser ma­las la ac­ti­tud e in­ten­ción, que no en­tien­den de pa­be­llo­nes y ban­de­ras. Co­noz­co con­tra­tis­tas con mu­cho sen­ti­do del ho­nor, y mi­li­ta­res al ser­vi­cio de al­gu­nos re­gí­me­nes que son ca­pa­ces de cual­quier co­sa

¿Es­tá tan bien pa­ga­do, unos 12.000 eu­ros al mes co­mo al­gu­nos han con­ta­do?

¿Cuán­to va­le po­ner en ries­go tu vi­da por desem­pe­ñar tu tra­ba­jo? Vi­vir pen­dien­te de una lla­ma­da, des­apa­re­cer du­ran­te me­ses de la vi­da de los que te quie­ren, sa­ber que si pa­sa al­go no ten­drás el res­pal­do de tu go­bierno pa­ra que tus de­re­chos y ne­ce­si­da­des se cu­bran ade­cua­da­men­te. En SGSI un ope­ra­dor de se­gu­ri­dad co­bra unos 6.000 eu­ros más las die­tas, y un je­fe de cáp­su­la, 10.000. Me pa­re­ce po­co, oja­lá les pu­dié­se­mos pa­gar más.

Em­pre­sas co­mo Black­wa­ter, que aho­ra ha cam­bia­do de nom­bre pa­ra lim­piar su ima­gen, ¿son el ejem­plo de las ac­tua­cio­nes de los mi­li­ta­res pri­va­dos?

No creo que cam­biar el nom­bre de una co­sa la ha­ga des­apa­re­cer. El cam­bio de de­no­mi­na­ción so­cial pue­de ha­ber ser­vi­do pa­ra se­guir ope­ran­do en zo­nas en las que la an­te­rior em­pre­sa ha te­ni­do pro­ble­mas y que si hay con­se­cuen­cias le­ga­les es­tas no afec­ten a la nue­va em­pre­sa. Black­wa­ter es his­to­ria, ha he­cho his­to­ria, no le voy a qui­tar mé­ri­to. Lle­var un per­fil al­to, acep­tar mi­sio­nes muy com­pro­me­ti­das, so­me­te al per­so­nal a un es­trés muy al­to... en es­te ne­go­cio los erro­res siem­pre son hu­ma­nos. Un vo­lu­men de tra­ba­jo muy al­to, tur­nos de va­ca­cio­nes que no siem­pre se han res­pe­ta­do y el áni­mo de ven­gan­za an­te al­gu­nas ac­tua­cio­nes hos­ti­les con­tra com­pa­trio­tas han he­cho que la­men­ta­ble­men­te ha­ya­mos si­do tes­ti­gos de al­gu­nos abu­sos. Po­de­mos de­mo­ni­zar a Black­wa­ter. La reali­dad es que las em­pre­sas de man­te­ni­mien­to de la paz son ne­ce­sa­rias. Las au­to­ri­da­des in­ter­na­cio­na­les tie­nen que re­gu­lar qué ti­po de ser­vi­cios, qué re­qui­si­tos. Si en­tre to­dos da­mos un mar­co de tra­ba­jo ideal, es­ta­re­mos acep­tan­do una reali­dad y evi­tan­do po­si­bles fu­tu­ros pro­ble­mas. Co­noz­co a em­plea­dos de esa com­pa­ñía que son ex­ce­len­tes se­res hu­ma­nos. Co­mo siem­pre, cuan­do la anéc­do­ta se ha­ce nor­ma es por des­co­no­ci­mien­to, y el pro­ble­ma lo tie­ne más el que mi­ra que el que es juz­ga­do.

Com­ba­tes. Un mi­li­ciano

en un ba­rrio de Ale­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.