Igual que ha­ce 20 años

La ob­se­sión po­lí­ti­ca del mo­men­to era cum­plir con el plan de con­ver­gen­cia pa­ra cul­mi­nar la in­te­gra­ción en Eu­ro­pa.

Tiempo - - ESPAÑA TAL COMO SOMOS - NATIIVEL PRECIIADO

Los po­lí­ti­cos si­guen con la can­ti­ne­la ma­cro­eco­nó­mi­ca, co­mo si las pro­tes­tas ciu­da­da­nas no fue­ran con ellos

sal­tan las alar­mas y nues­tros po­lí­ti­cos si­guen con la mis­ma can­ti­ne­la ma­cro­eco­nó­mi­ca, co­mo si las pro­tes­tas ciu­da­da­nas no fue­ran con ellos. Es­pa­ña es el país con ma­yor de­sigual­dad de la Eu­ro­zo­na. La des­truc­ción de em­pleo, el fin de las pres­ta­cio­nes so­cia­les y las ba­ja­das de sa­la­rios han au­men­ta­do la bre­cha so­cial. Hay 1.737.000 ho­ga­res con to­dos sus miem­bros en pa­ro. Los co­me­do­res so­cia­les ali­men­tan a dia­rio a dos mi­llo­nes de per­so­nas sin re­cur­sos. El 22% de la po­bla­ción es­tá por de­ba­jo del um­bral de ries­go de po­bre­za. Los millonarios es­pa­ño­les, le­jos de su­frir los efec­tos de la cri­sis, si­guen au­men­tan­do sus for­tu­nas a tra­vés de las so­cie­da­des de in­ver­sión (sicav). Pa­ra re­ma­tar el es­ta­do de ma­les­tar, El FMI nos au­gu­ra un fu­tu­ro apo­ca­líp­ti­co si con­ti­nua­mos por la mis­ma sen­da de ajus­tes sin apli­car me­di­das de es­tí­mu­lo al cre­ci­mien­to. Co­mo no quie­ro de­jar­me arras­trar por la sen­sa­ción de fra­ca­so y de­pre­sión so­cial que me ro­dea, acu­do a la he­me­ro­te­ca en bus­ca de an­te­ce­den­tes pa­ra com­pro­bar si cual­quier tiem­po pa­sa­do fue me­jor. Me tran­qui­li­za com­pro­bar que no.

Ha­ce vein­te años asis­tí a un Debate so­bre el es­ta­do de la na­ción que me de­jó per­ple­ja. Aque­llo pa­re­cía una jun­ta ge­ne­ral de ac­cio­nis­tas don­de so­lo se ha­bla­ba de nú­me­ros. Ti­tu­lé mi cró­ni­ca “Es­pa­ña S.A”. No es­tá­ba­mos acos­tum­bra­dos a esa cla­se de dis­cur­sos. So­lo se ha­bla­ba de la ne­ce­si­dad de ba­jar la ta­sa de in­fla­ción, los ti­pos de in­te­rés (exis­tía la pe­se­ta), el dé­fi­cit pú­bli­co y la deu­da acu­mu­la­da, re­qui­si­tos in­dis­pen­sa­bles pa­ra sa­near la eco­no­mía, con el fin de cul­mi­nar nues­tro pro­ce­so de in­te­gra­ción en la to­da­vía lla­ma­da Co­mu­ni­dad Eco­nó­mi­ca Eu­ro­pea (CEE). La ob­se­sión po­lí­ti­ca del mo­men­to era cum­plir las con­di­cio­nes del plan de con­ver­gen­cia pa­ra re­du­cir los des­equi­li­brios ma­cro­eco­nó­mi­cos que im­pe­dían a Es­pa­ña in­te­grar­se en la fa­se fi­nal de la Unión Eco­nó­mi­ca y Mo­ne­ta­ria. Las en­cues­tas de la épo­ca re­fle­ja­ban ya la desafec­ción de los ciu­da­da­nos ha­cia unos po­lí­ti­cos ale­ja­dos de los pro­ble­mas de la ca­lle: los ac­tua­les, más el de ETA en ple­na ac­ti­vi­dad te­rro­ris­ta. Eran tiem­pos en los que con­vi­vían los fas­tos del 92 (Ex­po Uni­ver­sal en Se­vi­lla, AVE, Jue­gos Olím­pi­cos en Bar­ce­lo­na) con gra­ves es­cán­da­los de co­rrup­ción. La pren­sa internacional, con­cre­ta­men­te la re­vis­ta Ti­me, nos de­di­có pá­gi­nas inol­vi­da­bles, “La ca­ra os­cu­ra de la fies­ta es­pa­ño­la”, don­de des­cri­bía con de­ta­lle lo mal que nos iba. Jun­to al des­pil­fa­rro de las ce­le­bra­cio­nes, apa­re­cían imá­ge­nes de huel­gas, po­bre­za, des­arrai­go y mi­se­ria. Vi­vía­mos mo­men­tos de re­ce­sión eco­nó­mi­ca, con una ele­va ta­sa de des­em­pleo y de ajus­tes sa­la­ria­les. Az­nar ejer­cía una opo­si­ción im­pla­ca­ble. Pa­ra ata­jar la cri­sis, Fe­li­pe Gon­zá­lez anun­ció un plan de ajus­te du­ro, que tu­vo una fuer­te con­tes­ta­ción so­cial. Las co­sas iban de mal en peor, se­gún el No­bel Fran­co Mo­di­glia­ni, la eco­no­mía es­pa­ño­la se en­con­tra­ba al bor­de del co­lap­so y la si­tua­ción era tan dra­má­ti­ca que se de­bía em­pren­der una “cru­za­da con­tra el pa­ro”. Pa­ra crear em­pleo ha­bía que au­men­tar la in­ver­sión y re­du­cir drás­ti­ca­men­te los ti­pos de in­te­rés. Lo­gra­mos su­pe­rar pro­vi­sio­nal­men­te aque­lla si­tua­ción, pe­ro he­mos vuel­to a las an­da­das. Po­co apren­di­mos de los erro­res del pa­sa­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.