Nue­vo cam­bio en la ban­ca

La au­di­to­ría de Oli­ver Wy­man ha pro­vo­ca­do un nue­vo cam­bio en el ma­pa del sec­tor fi­nan­cie­ro. Al­gu­nas fu­sio­nes han que­da­do ro­tas y han apa­re­ci­do nue­vos huér­fa­nos.

Tiempo - - ECONOMÍA - JO­SÉ MA­RÍA VALS jm­vals.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Van a es­tar aquí y se van a que­dar has­ta fi­na­les de oc­tu­bre. Des­pués ela­bo­ra­rán un in­for­me pa­ra el Go­bierno es­pa­ñol y otro pa­ra las au­to­ri­da­des de la Unión Eu­ro­pea. Se tra­ta de una de­le­ga­ción del Fon­do Mo­ne­ta­rio Internacional (FMI) que ana­li­za es­tos días la mar­cha de la res­truc­tu­ra­ción del sis­te­ma fi­nan­cie­ro es­pa­ñol. Es­te se­rá el enési­mo in­for­me so­bre el sec­tor, pe­ro aho­ra, tras ha­ber pe­di­do en ju­nio fon­dos eu­ro­peos pa­ra ca­pi­ta­li­zar los bancos con di­fi­cul­ta­des, las au­di­to­rías, los análisis y las vi­si­tas de ins­pec­ción se su­ce­den, a la es­pe­ra de que an­tes de fi­nal de año lle­guen los an­sia­dos 52.000 mi­llo­nes de eu­ros que son ne­ce­sa­rios pa­ra ta­par agu­je­ros de ca­pi­tal.

El sec­tor fi­nan­cie­ro es­pa­ñol lle­va en re­con­ver­sión ca­si per­ma­nen­te des­de 2009. En ese pla­zo de tiem­po han des­apa­re­ci­do de he­cho to­das las ca­jas de aho­rros, ya que aun­que al­gu­nas si­guen man­te­nien­do su nom­bre en los ró­tu­los de las ofi­ci­nas, cuan­do se rea­li­za al­gu­na ges­tión en el im­pre­so co­rres­pon­dien­te ya no fi­gu­ra di­cha de­no­mi­na­ción, sino la del ban­co al que han tras­pa­sa­do sus ne­go­cios. Ca­ja Ma­drid es Ban­kia, CCM es Li­ber­bank, Cai­xa Ga­li­cia es No­va­ga­li­cia Ban­co, y así su­ce­si­va­men­te. In­clu­so las que han per­ma­ne­ci­do en el mer­ca­do sin fu­sio­nar­se, co­mo es el ca­so de Iber­Ca­ja, que tam­bién ha trans­fe­ri­do sus ne­go­cios fi­nan­cie­ros a Iber­Ca­ja Ban­co.

A lo lar­go de es­tos tres años lar­gos han des­apa­re­ci­do 43 en­ti­da­des fi­nan­cie­ras, que han que­da­do in­te­gra­das en otros gru­pos, bien por fu­sio­nes pac­ta­das de an­te­mano o, en al­gu­nos ca­sos, tras ser ven­di­das des­pués de ser in­ter­ve­ni­das por el Ban­co de Es­pa­ña o na­cio­na­li­za­das. Es­te pro­ce­so, de­no­mi­na­do ofi­cial­men­te “con­so­li­da­ción”, era la pie­dra an­gu­lar de la res­truc­tu­ra­ción pues­ta en mar­cha por el úl­ti­mo Go­bierno de Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro y con­ti­nua­da des­pués por el de Ma­riano Ra­joy.

Se tra­ta­ba, o al me­nos así se pre­sen­tó en nu­me­ro­sas oca­sio­nes, de que en­ti­da­des sa­nas de ma­yor ta­ma­ño ab­sor­bie­ran a otras más pe­que­ñas y con pro­ble­mas de­ri­va­dos de la bur­bu­ja inmobiliaria pa­ra sa­near el sec­tor des­de den­tro. Las afec­ta­das fue­ron prác­ti­ca­men­te en to­das las oca­sio­nes ca­jas de aho­rros, aun­que las ope­ra­cio­nes rea­li­za­das no siem­pre han da­do los re­sul­ta­dos ape­te­ci­dos. Dos ejem­plos con­tra­rios ilus­tran la cues­tión. Mien­tras Unicaja ha ab­sor­bi­do a Ca­ja de Jaén y des­pués a Ca­ja Due­ro y Ca­ja Es­pa­ña sin es­pe­cia­les pro­ble­mas (sal­vo los de­ri­va­dos de las gue­rras de po­der), Ban­kia, na­ci­da de la fu­sión de dos ca­jas gran­des (Ca­ja Ma­drid y Ban­ca­ja) con otras cin­co más pe­que­ñas, ha ter­mi­na­do na­cio­na­li­za­da. En­tre me­dias, el ejem­plo de Ban­ca Cí­vi­ca, fru­to de la unión de cin­co ca­jas co­man­da­das por Ca­ja­sol y Ca­ja Na­va­rra, ha ter­mi­na­do sien­do ab­sor­bi­da des­pués por La Cai­xa pa­ra evi­tar ma­les ma­yo­res.

Pre­sión cre­cien­te.

La pre­sión de los mer­ca­dos tras es­te ti­po de fu­sio­nes que no arre­gla­ban el pro­ble­ma de fon­do y que crea­ban di­fi­cul­ta­des nue­vas en el sec­tor hi­zo me­lla en el Go­bierno, que, des­pués

de dos nue­vos de­cre­tos ley de re­for­ma del sec­tor, pi­dió for­mal­men­te ayu­da a Eu­ro­pa pa­ra ca­pi­ta­li­zar las en­ti­da­des con di­fi­cul­ta­des, en­car­gó una nue­va au­di­to­ría internacional y apro­bó un ter­cer de­cre­to ley de res­truc­tu­ra­ción. To­do es­to, pe­ro so­bre to­do el in­for­me internacional ela­bo­ra­do por la au­di­to­ra Oli­ver Wy­man, ha pues­to pa­tas arri­ba nue­va­men­te al sec­tor. Los efec­tos más vi­si­bles de es­ta nue­va vuel­ta de tuer­ca han si­do la pa­ra­li­za­ción de dos pro­ce­sos de fu­sión, uno ya en pro­ce­so y otro en fa­se de pro­yec­to, así co­mo la nue­va es­tra­te­gia di­se­ña­da por el Ban­co Po­pu­lar pa­ra evi­tar la ne­ce­si­dad de acu­dir al di­ne­ro eu­ro­peo pa­ra for­ta­le­cer su ca­pi­tal has­ta la lí­nea mar­ca­da por los au­di­to­res. Sin em­bar­go, otras con­se­cuen­cias me-

La Unión Eu­ro­pea ha pe­di­do que no se ha­gan fu­sio­nes so­lo pa­ra su­mar ca­pi­tal. Pre­fie­re unio­nes via­bles

nos vi­si­bles se cier­nen so­bre un sec­tor al que to­da­vía le que­dan, se­gún opi­nan la ma­yor par­te de los ex­per­tos, al­gu­nas fu­sio­nes por ha­cer.

Fu­sio­nes ro­tas.

En cuan­to al pri­mer efec­to vi­si­ble, el de la pa­ra­li­za­ción de al­gu­nas fu­sio­nes en pro­yec­to o en mar­cha, las ra­zo­nes, se­gún se­ña­lan fuen­tes del sec­tor, tie­nen que ver con la en­tra­da en el cam­po de jue­go de las au­to­ri­da­des de la Unión Eu­ro­pea y del FMI, que son quie­nes fi­nal­men­te ga­ran­ti­zan la lle­ga­da del di­ne­ro a Es­pa­ña y que no son par­ti­da­rias de man­te­ner ar­ti­fi­cial­men­te, con fu­sio­nes o con otro ti­po de me­di­das, a en­ti­da­des in­efi­cien­tes o sin el fue­lle su­fi­cien­te pa­ra en­fren­tar­se a las di­fi­cul­ta­des ac­tua­les del mer­ca­do. “A lo lar­go de las reunio­nes que han man­te­ni­do las de­le­ga­cio­nes eu­ro­peas y del FMI con el Go­bierno es­pa­ñol y con el Ban­co de Es­pa­ña siem­pre ha que­da­do cla­ro que una de las co­sas a evi­tar de­bían ser las fu­sio­nes en­tre en­ti­da­des con la úni­ca me­ta de su­mar ca­pi­tal, por­que de lo que se tra­ta es de que sean unio­nes pa­ra au­men­tar la efi­cien­cia y re­du­cir cos­tes”, se­ña­la un ana­lis­ta co­no­ce­dor del pro­ce­so.

Es­ta sen­sa­ción sa­lió re­for­za­da el mis­mo día en el que el se­cre­ta­rio de Es­ta­do de Eco­no­mía, Fernando Jiménez La­to­rre, y el sub­go­ber­na­dor del Ban­co de Es­pa­ña, Fernando Res­toy, pre­sen­ta­ban los re­sul­ta­dos de la au­di­to­ría de Oli­ver Wy­man. Era el úl­ti­mo vier­nes de sep­tiem­bre y ellos mis­mos re­co­no­cie­ron que al­gu­nos de los pro­ce­sos de fu­sión en mar­cha qui­zás de­be­rían ser re­plan­tea­dos. Las en­ti­da­des im­pli­ca­das en ellos no tar­da­ron ni diez días en anun­ciar la rup­tu­ra. Iber­Ca­ja, que ha­bía abier­to for­mal­men­te la ab­sor­ción de Li­ber­bank y Ca­ja 3, con lo que en el fon­do en­gu­llía a sie­te ca­jas de aho­rros, em­pe­zó a ti­tu­bear ya a las po­cas ho­ras. Y el pre­vis­to ini­cio de ne­go­cia­cio­nes más se­rias en­tre el Ban­co Po­pu­lar y Ban­co Ma­re Nos­trum (BMN) sal­ta­ba tam­bién por los aires ca­si de for­ma in­me­dia­ta.

El pri­mer pa­so de Iber­Ca­ja fue re­tra­sar las jun­tas ge­ne­ra­les de las tres

Los ana­lis­tas ven un fu­tu­ro con ca­jas na­cio­na­li­za­das tro­cea­das y pri­va­ti­za­das des­pués por par­tes

im­pli­ca­das en la ope­ra­ción de fu­sión que pro­ta­go­ni­za­ba. Pre­vis­tas pa­ra los pri­me­ros días de oc­tu­bre, pri­me­ro fue­ron re­tra­sa­das has­ta fi­na­les de mes pa­ra dar­se tiem­po y re­pen­sar las con­di­cio­nes en las que po­dría pro­du­cir­se la unión. Ha­bía que dar­se pri­sa, por­que, en­tre otras co­sas, to­das las en­ti­da­des en las que Oli­ver Wy­man ha­bía de­tec­ta­do de­fi­cien­cias de ca­pi­tal de­bían pre­sen­tar en el Ban­co de Es­pa­ña, co­mo muy tar­de el 15 de oc­tu­bre, sus pla­nes de re­ca­pi­ta­li­za­ción y de ne­go­cio fu­tu­ro. En nin­gún ca­so se lle­gó a la fe­cha lí­mi­te. Iber­Ca­ja dio por ro­ta la fu­sión en la se­gun­da se­ma­na del mes y el Po­pu­lar pre­sen­tó en po­cas ho­ras un plan pú­bli­co que, ade­más de reha­cer su es­tra­te­gia, ya no con­ta­ba en­tre sus ac­tua­cio­nes fu­tu­ras con una po­si­ble unión con BMN.

El Po­pu­lar, al que la au­di­to­ría le asig­na una ne­ce­si­dad de ca­pi­tal nue­vo de has­ta 3.223 mi­llo­nes de eu­ros en el peor de los es­ce­na­rios, ha pues­to en mar­cha una gran am­plia­ción de ca­pi­tal, por va­lor de 2.500 mi­llo­nes de eu­ros, que se- rá el pro­duc­to es­tre­lla de sus ofi­ci­nas co­mer­cia­les du­ran­te los pró­xi­mos me­ses. El res­to del di­ne­ro ne­ce­sa­rio es­pe­ra lo­grar­lo con des­in­ver­sio­nes y be­ne­fi­cios ge­ne­ra­dos. Pa­ra ello, por ejem­plo, ha rehe­cho las cuen­tas pre­vis­tas pa­ra 2012 y, tras au­men­tar las pro­vi­sio­nes pa­ra evi­tar más ne­ce­si­da­des de ca­pi­tal, ha anun­cia­do que es­te año per­de­rá di­ne­ro pa­ra ase­gu­rar los be­ne­fi­cios de 2013 y 2014.

Huér­fa­nos.

Es­ta nue­va es­tra­te­gia ha de­ja­do so­lo, sin em­bar­go, a BMN, ban­co na­ci­do de la fu­sión de Ca­ja Mur­cia, Cai­xa Pe­ne­dés, Ca­ja Gra­na­da y Sa Nos­tra. Es­ta en­ti­dad, que con­fia­ba en su unión con el Po­pu­lar pa­ra ga­ran­ti­zar un fu­tu­ro in­me­dia­to sin so­bre­sal­tos, ha vis­to có­mo aho­ra de­be ha­cer fren­te a la ne­ce­si­dad de lo­grar 2.208 mi­llo­nes de eu­ros de ca­pi­tal nue­vo pa­ra cum­plir con los re­qui­si­tos de Oli­ver Wy­man. El pa­sa­do lu­nes, día 15, pre­sen­tó su plan al Ban­co de Es­pa­ña, ba­sa­do en la po­si­bi­li­dad de en­tra­da de nue­vos so­cios que apor­ten ca­pi­ta­li­za­ción y que ga­ran­ti­cen su fu­tu­ro fi­nan­cie­ro en so­li­ta­rio. Aho­ra de­pen­de­rá de si los ar­gu­men­tos son lo su­fi­cien­te­men­te creí­bles pa­ra el Ban­co de Es­pa­ña y el Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía, que lle­ga­do el ca­so po­drían obli­gar a BMN a acu­dir a la ayu­da eu­ro­pea si el plan no es ca­paz de ga­ran­ti­zar la via­bi­li­dad.

Por su par­te, el gi­ro da­do por Iber­Ca­ja tam­bién era es­pe­ra­do por el mer­ca­do des­de el mis­mo mo­men­to en el que se hi­cie­ron pú­bli­cas las ci­fras de la au­di­to­ría internacional del sec­tor. Se­gún se­ña­la Oli­ver Wy­man, Iber­Ca­ja en so­li­ta­rio ne­ce­si­ta­rá 226 mi­llo­nes de ca­pi­tal nue­vo pa­ra po­der ha­cer fren­te al peor de los es­ce­na­rios po­si­bles, mien­tras que sus has­ta aho­ra po­si­bles nue­vos so­cios ne­ce­si­ta­rán 1.977 mi­llo­nes, de los que 1.198 co­rres­pon­den a Li­ber­bank y 779 a Ca­ja 3. En ca­so de fu­sión, Iber­Ca­ja, co­mo en­ti­dad ab­sor­ben­te, ha­bría te­ni­do que ga­ran­ti­zar el cum­pli­mien­to de esas exi­gen­cias, lo que le ha­bría abo­ca­do ca­si de for­ma irre­me­dia­ble a pe­dir di­ne­ro eu­ro­peo pa­ra lo­grar­lo. Y eso es pre­ci­sa­men­te lo que no quie­re la ca­ja ara­go­ne­sa, que pre­fie­re se­guir so­la a en­trar en el sa­co de las en­ti­da­des res­ca­ta­das.

Las na­cio­na­li­za­das.

Y aún que­da por re­sol­ver qué ha­rán el Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía y el Ban­co de Es­pa­ña con las en­ti­da­des na­cio­na­li­za­das. Ban­kia, a la que el Fon­do de Res­truc­tu­ra­ción Or­de­na­da Ban­ca­ria (FROB) ha te­ni­do que in­yec­tar 4.500 mi­llo­nes de eu­ros con ca­rác­ter de ur­gen­cia pa­ra evi­tar su quie­bra, ne­ce­si­ta 24.743 mi­llo­nes más, que ven­drán de los fon­dos eu­ro­peos so­li­ci­ta­dos por el Go­bierno. Es­ta en­ti­dad tie­ne un ta­ma­ño de los que la Au­to­ri­dad Ban­ca­ria Eu­ro­pea (EBA, por sus si­glas en inglés) con­si­de­ra sis­té­mi­co, es de­cir, que su caí­da pue­de arras­trar a una par­te im­por­tan­te del sec­tor, por lo que se­rá sa­nea­da con di­ne­ro pú­bli­co y tar­da­rá tiem­po en vol­ver a ser pri­va­da.

Pe­ro hay otras dos en­ti­da­des en cir­cuns­tan­cias pa­re­ci­das, aun­que con me­nor ta­ma­ño. Se tra­ta de Ca­ta­lun­ya Cai­xa y No­va­ga­li­cia Ban­co. En am­bos ca­sos, los pro­ce­sos de ven­ta a otros bancos más gran­des de­bían ha­ber co­men­za­do en ju­lio de es­te mis­mo año, pe­ro fue­ron re­tra­sa­dos por el Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía a la es­pe­ra de las au­di­to­rías co­rres­pon­dien­tes. Pues bien: sa­near Ca­ta­lun­ya Cai­xa cos­ta­ría 10.825 mi­llo­nes adi­cio­na­les y en el ca­so de No­va­ga­li­cia la can­ti­dad as­cien­de a 7.176 mi­llo­nes de eu­ros. Al­gu­nos ana­lis­tas tie­nen du­das so­bre si fi­nal­men­te se lle­va­rá a ca­bo la re­ca­pi­ta­li­za­ción de es­tas dos en­ti­da­des pa­ra des­pués ven­der­las una vez sa­nas o se adop­ta­rá la doc­tri­na eu­ro­pea de tro­cear­las y ven­der­las. La de­ci­sión co­rres­pon­de­rá al Go­bierno, pues­to que el ma­yor ac­cio­nis­ta en am­bos ca­sos es el FROB, quien a su vez de­pen­de del Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía y el Ban­co de Es­pa­ña.

De­ci­sio­nes. Luis Lin­de, go­ber­na­dor del Ban­co de Es­pa­ña, y Luis de Guin­dos, mi­nis­tro de Eco­no­mía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.