Có­mo de­fen­der el di­ne­ro

En tiem­pos de cri­sis se dis­pa­ran las pre­gun­tas so­bre có­mo pro­te­ger los aho­rros o sa­car más par­ti­do al di­ne­ro que lle­ga a ca­sa ca­da mes. He aquí al­gu­nas res­pues­tas.

Tiempo - - ECONOMÍA - JO­SÉ MA­RÍA VALS jm­vals.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Es­tán a sal­vo los aho­rros? ¿Có­mo se pue­de pro­te­ger el di­ne­ro an­te la quie­bra de un ban­co? ¿Es re­co­men­da­ble sa­car el di­ne­ro fue­ra de Es­pa­ña pa­ra po­ner­lo a sal­vo? ¿Exis­te aho­ra un ries­go real de que en Es­pa­ña pa­se al­go así co­mo lo que ocu­rrió en Ar­gen­ti­na con el fa­mo­so co­rra­li­to? ¿Pue­de rom­per­se el eu­ro? Si eso ocu­rre, ¿có­mo po­ner a sal­vo los aho­rros? To­das es­tas son pre­gun­tas que a dia­rio asal­tan a mu­chas de las per­so­nas que oyen in­for­ma­ti­vos, ven te­le­dia­rios o leen pe­rió­di­cos y re­vis­tas. Sin­te­ti­zar en los pocos mi­nu­tos que du­ra una in­for­ma­ción au­dio­vi­sual o en el es­ca­so re­cur­so del pa­pel pren­sa la res­pues­ta a es­tas cues­tio­nes es ta­rea ca­si im­po­si­ble. Pa­ra eso es­tán los li­bros, pe­ro hay ve­ces en las que el so­lo ta­ma­ño del ejem­plar a leer­se qui­ta las ga­nas de abrir la ta­pa.

No es ese el ca­so de De­fien­de tu di­ne­ro, un li­bro de B (ver fi­cha), es­cri­to al ali­món por Si­món Pé­rez y Mar­cos Ci­re­ra, dos ana­lis­tas acos­tum­bra­dos al mun­do de las fi­nan­zas y del di­ne­ro, que han con­den­sa­do en una obra ma­ne­ja­ble y legible las res­pues­tas a to­das esas pre­gun­tas que ace­chan a quie­nes ven la cri­sis con cier­to te­mor o sim­ple­men­te a quie­nes se plan­tean qué ha­cer aho­ra con los aho­rros o con el suel­do. Son cues­tio­nes me­nos pro­fun­das y más co­ti­dia­nas, co­mo, por ejem­plo, si es acon­se­ja­ble re­ne­go­ciar la hi­po­te­ca, por qué hay que te­ner los aho­rros di­vi­di­dos en va­rias en­ti­da­des fi­nan­cie­ras o en cuán­to es re­co­men­da­ble en­deu­dar­se.

To­do ello jun­to con al­gu­nas res­pues­tas que vie­nen al pe­lo en es­tos días en los que tan­to se ha­bla de in­ver­sio­nes rui­no­sas pa­ra mu­chos aho­rra­do­res es­pa­ño­les que se han vis­to atra­pa­dos al me­ter sus aho­rros en ins­tru­men­tos fi­nan­cie­ros, mu­chas ve­ces re­co­men­da­dos por los pro­pios bancos en los que te­nían su di­ne­ro, y que aho­ra no pue­den re­cu­pe­rar­los sin pér­di­das im­por­tan­tes, co­mo es el ca­so de las par­ti­ci­pa­cio­nes pre­fe­ren­tes. No es­tá de más, pues, una apro­xi­ma­ción a lo que es exac­ta­men­te un ac­ti­vo fi­nan­cie­ro o a en­ten­der los ries­gos in­he­ren­tes a cual­quier ti­po de in­ver­sión.

Se­gún se­ña­lan los pro­pios au­to­res, la his­to­ria re­cien­te de las fi­nan­zas in­ter­na­cio­na­les, las bur­bu­jas inmobiliarias y, en mu­chas oca­sio­nes, el di­ne­ro fá­cil han ge­ne­ra­do una cri­sis que se­rá re­cor­da­da co­mo una de las más pro­fun­das de la his­to­ria re­cien­te. “En pa­ra­le­lo a la bur­bu­ja inmobiliaria –se­ña­lan–, se ha pro­du­ci­do una bur­bu­ja fi­nan­cie­ra. Las fa­mi­lias, las em­pre­sas, los bancos e in­clu­so los Es­ta­dos han vi­vi­do por en­ci­ma de sus po­si­bi­li­da­des, con un en­deu­da­mien­to al que no to­dos po­de­mos ha­cer aho­ra fren­te”. Aho­ra, las va­cas fla­cas afec­tan a to­dos y es una ten­ta­ción ca­si uná­ni­me bus­car a los cul­pa­bles.

La cul­pa es de to­dos.

“En nues­tra opinión –aña­den los au­to­res del li­bro–, to­dos te­ne­mos par­te de cul­pa: los que he­mos pre­ten­di­do vi­vir por en­ci­ma de nues­tra ca­pa­ci­dad fi­nan­cie­ra, los que nos lo han per­mi­ti­do (léa­se fi­nan­cia­do) y los que no han to­ma­do me­di­das a tiem­po. Pe­ro no es el mo­men­to de bus­car cul­pa­bles, sino soluciones”. A con­ti­nua­ción re­cuer­dan que los con­se­jos que dan en su obra no son fru­to de es­pe­cu­la­cio­nes ni análisis fríos de la­bo­ra­to­rio, sino de la ex­pe­rien­cia. “En el día a día de nues­tra ac­ti­vi­dad pro­fe­sio­nal nos de­di­ca­mos a tra­tar con aho­rra­do­res e in­ver­so­res que en los úl­ti­mos tiem­pos se mues­tran más preo­cu­pa­dos por la se­gu­ri­dad de sus aho­rros que por la ob­ten­ción de ren­ta­bi­li­dad”, di­cen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.