Py­mes con éxi­to a pe­sar de la cri­sis

No to­do es­tá ne­gro en la eco­no­mía es­pa­ño­la. Al­gu­nas em­pre­sas lo­gran sa­car la ca­be­za en mi­tad de la tor­men­ta.

Tiempo - - ECONOMÍA - POR LUCÍA MAR­TIN

Siem­pre he­mos pa­ga­do pun­tual­men­te, tan­to a pro­vee­do­res co­mo a em­plea­dos. Pe­ro aho­ra, con la cri­sis y una ima­gen de Es­pa­ña de­te­rio­ra­da en el ex­tran­je­ro, nues­tros pro­vee­do­res, mu­chos de ellos fo­rá­neos, nos cam­bian las con­di­cio­nes. Aun­que nun­ca ha­ya­mos te­ni­do pro­ble­mas. Si an­tes les pa­gá­ba­mos a 60 o 90 días, aho­ra nos di­cen que pa­gue­mos par­te de la ma­te­ria pri­ma por ade­lan­ta­do”, co­men­ta el di­rec­tor co­mer­cial de una mar­ca tex­til. De to­dos es sa­bi­do que cues­ta años cons­truir­se una repu­tación. Y de to­dos es sa­bi­do tam­bién que es­ta pue­de ver­se he­cha añi­cos en mu­cho me­nos tiem­po.

La mar­ca Es­pa­ña no pa­sa por su me­jor mo­men­to, lo que afec­ta, in­jus­ta­men­te, a las em­pre­sas na­cio­na­les, mu­chas de ellas py­mes. Cuan­do lo fá­cil se­ría ti­rar la toa­lla, es­tas em­pre­sas si­guen con su ac­ti­vi­dad, pro­du­cien­do den­tro de nues­tras fron­te­ras e in­no­van­do. “Es un error pen­sar que el pre­cio tie­ne que ser el ele­men­to di­fe­ren­cia­dor. La ca­li­dad de­be ser­lo, es el va­lor más apre­cia­do por el con­su­mi­dor de aquí y el fo­rá­neo”, ex­pli­ca Santiago Fe­rra­da, di­rec­tor co­mer­cial de Pi­li Ca­rre­ra. En efec­to: lo ma­de in Spain gus­ta y las ex­por­ta­cio­nes cre­cen, a pe­sar de la de­ba­cle eco­nó­mi­ca: des­de que em­pe­zó la cri­sis en 2009 y has­ta fi­na­les de 2011, las ex­por­ta­cio­nes es­pa­ño­las son las que más han cre­ci­do en­tre los dis­tin­tos so­cios eu­ro­peos, un 36% fren­te al 30% de Ita­lia, por ejem­plo.

Es­tas son al­gu­nas py­mes, mu­chas de ellas fa­mi­lia­res, que si­guen man­te­nien­do su pro­duc­ción en Es­pa­ña.

Ves­ti­di­tos pa­ra prin­ce­sas.

En Mos, un pe­que­ño pue­blo de la pro­vin­cia de Pon­te­ve­dra, es­tá la fá­bri­ca de don­de sa­len las crea­cio­nes de Pi­li Ca­rre­ra, fir­ma de ro­pa in­fan­til de lu­jo que vis­ten las hi­jas de la prin­ce­sa Le­ti­zia o los de la ac­triz Gwy­neth Pal­trow, por ci­tar so­lo al­gu­nos. Su fun­da­do­ra, Pi­lar Ca­rre­ra, em­pe­zó a co­ser la ro­pa pa­ra el be­bé que es­ta­ba es­pe­ran­do en los se­sen­ta. Tras el na­ci­mien­to, un familiar pro­pie­ta­rio de una tien­da se en­can­di­ló con los mo­de­los y le en­car­gó unas cha­que­tas pa­ra po­ner en su lo­cal. Así em­pe­zó to­do: la mar­ca fue cre­cien­do, no so­lo a ni­vel geo­grá­fi­co, sino en cuan­to a ar­tícu­los. De la ro­pa pa­ra be­bés pa­sa­ron a las pren­das in­fan­ti­les (has­ta los 10/12 años) e in­clu­so lan­za­ron ar­tícu­los de pue­ri­cul­tu­ra y mo­bi­lia­rio. Ac­tual­men­te la fir­ma, que si­gue sien­do familiar, em­plea a 102 per­so­nas (so­lo en la cen­tral) y cuen­ta con 44 tien­das en Du­bai, Ja­pón, Reino Uni­do, Ru­sia, Por­tu­gal, Pa­na­má, Mé­xi­co o en los ex­clu­si­vos al­ma­ce­nes Ha­rrod’s. En 2011 fac­tu­ra­ron 12.400.000 eu­ros.

Pren­das pa­ra de­por­tis­tas.

Las pren­das téc­ni­cas pa­ra de­por­tis­tas son lo más. ¿El pro­ble­ma? Sus al­tos pre­cios. Por eso Ho­ko, una mi­cropy­me ca­ta­la­na que se de­di­ca a la con­fec­ción de pren­das de es­te ti­po, le dio una vuel­ta de tuer­ca al con­cep­to: sus ar­tícu­los es­tán a la úl­ti­ma en cuan­to a tec­no­lo­gía, pe­ro, sin em­bar­go, los pre­cios son muy com­pe­ti­ti­vos. Y pro­du­cien­do en ta­lle­res de la zo­na. ¿Có­mo lo han con­se­gui­do? Ven­dien­do di­rec­ta­men­te a tra­vés de su pá­gi­na web y de su tien­da en Ma­ta­ró, de esa for­ma eli­mi­nan in­ter­me­dia­rios en el sis­te­ma de dis­tri­bu­ción y el ar­tícu­lo no se en­ca­re­ce. “Usa­mos po­li­pro­pi­leno, es la fi­bra téc­ni­ca con me­jo­res re­gis­tros del mer­ca­do, tie­ne pro­pie­da­des tér­mi­cas inmejorables, muy bue­na ges­tión de la hu­me­dad, es hi­poa­ler­gé­ni­ca, muy li­ge­ra y bac­te­rios­tá­ti­ca”, di­ce Joa­quín León, el fun­da­dor de la em­pre­sa. El pro­ble­ma de es­te ti­po de hi­lo es el pre­cio (unos 12 eu­ros el ki­lo), pe­ro ellos, al eli­mi­nar in­ter­me­dia­rios, con­si­guen pre­cios muy in­tere­san­tes. Ejem­plo: una ma­lla de una bue­na mar­ca cues­ta unos 100 eu­ros. Las su­yas os­ci­lan en­tre los 28 y los 38 eu­ros. Ho­ko lle­va ape­nas dos años en el mer­ca­do y en 2012 pre­vén pro­du­cir en­tre 20.000 y 25.000 pren­das.

Tec­no­lo­gía ma­de in Valencia.

Es­pa­ña tie­ne fa­ma de ser el país del pe­lo­ta­zo in­mo­bi­lia­rio, co­mo si no hu­bie­ra otro ti­po de em­pre­sas que las de­di­ca­das al la­dri­llo. Y cla­ro que las hay, y ade­más, de lo más in­no­va­do­ras. Co­mo por ejem­plo Bie­ne­tec, una py­me va­len­cia­na fun­da­da en 2006 que cuen­ta con dos lí­neas de ne­go­cio: por un la­do, dis­tri­bu­ye de­ter­mi­na­dos pro­duc­tos co­mo cas­cos y guan­tes de reali­dad vir­tual y, ade­más, desa­rro­lla soft­wa­re pro­pio re­la­cio­na­do con la reali­dad au­men­ta­da, la compu­tación ubi­cua, la in­te­li­gen­cia am­bien­tal, et­cé­te­ra. ¿Qué es la reali­dad au­men­ta­da? La que une reali­dad y mun­do vir-

tual. Las apli­ca­cio­nes de Bie­ne­tec pue­den im­plan­tar­se en di­fe­ren­tes sec­to­res: el de ocio, por su­pues­to, pe­ro tam­bién los de la sa­lud o la edu­ca­ción. La em­pre­sa desa­rro­lla pu­pi­tres in­ter­ac­ti­vos, qui­ró­fa­nos in­te­li­gen­tes que fa­ci­li­tan la la­bor del mé­di­co y tam­bién es su­ya la Hu­man Lamp, que uti­li­zan en una uni­ver­si­dad de Co­rea del Sur, un dis­po­si­ti­vo que con­vier­te cual­quier ti­po de su­per­fi­cie en mul­ti­tác­til. Fac­tu­ra­ron más de 1,5 mi­llo­nes de eu­ros en 2011.

Elec­tró­ni­ca con se­llo es­pa­ñol.

Fue­ron los pri­me­ros en in­cor­po­rar el sis­te­ma dvix a los DVD. Y son los úl­ti­mos en dis­po­ner de una plan­ta de en­sam­bla­je de te­le­vi­so­res en Es­pa­ña. Es­ta fir­ma tec­no­ló­gi­ca ga­lle­ga ha apos­ta­do por cen­tra­li­zar su pro­duc­ción en te­rri­to­rio na­cio­nal. Su aven­tu­ra se ini­ció en 2002: “Fui­mos muy rá­pi­dos en el di­se­ño y pro­to­ti­po de los equi­pos, así co­mo en su in­dus­tria­li­za­ción, lo que nos per­mi­tió ade­lan­tar­nos a la com­pe­ten­cia”, di­ce Juan Car­los Vez, di­rec­tor ge­ne­ral. El prin­ci­pal pro­ble­ma fue la fal­ta de fi­nan­cia­ción, al­go co­mún en­tre los em­pren­de­do­res. En 2008 rea­li­za­ron una am­plia­ción de ca­pi­tal y en­tró un so­cio no­to­rio: In­ve­ra­van­te, pro­pie­dad de Manuel Jo­ve, que tie­ne un 46,5% de las ac­cio­nes. Blu­sens es­tá im­plan­ta­da en 30 paí­ses: su se­de es­tá en Ga­li­cia y tie­ne ofi­ci­nas en Ma­drid y Du­bai, es­tan­do pre­sen­te en más de 6.000 pun­tos de ven­ta en Eu­ro­pa, Amé­ri­ca y Orien­te Me­dio. Em­plean a más de 150 per­so­nas y en 2011, so­lo en Es­pa­ña, fac­tu­ra­ron 60 mi­llo­nes de eu­ros.

Los reyes de la acei­tu­na en Ru­sia.

Se­gu­ro que si prue­ba su sal­mo­re­jo se ha­rá fan. O sus cal­dos, o su gaz­pa­cho. To­do ca­se­ro y sin uti­li­zar con­ser­van­tes.

Blu­sens, em­pre­sa ga­lle­ga de elec­tró­ni­ca pre­sen­te en 6.000 mer­ca­dos, fac­tu­ró 60 mi­llo­nes de eu­ros en 2011 Pi­li Ca­rre­ra, que em­pe­zó con un en­car­go de unas cha­que­tas, cuen­ta hoy en día con 44 tien­das

Es­ta py­me cor­do­be­sa ha con­se­gui­do co­lo­car sus pro­duc­cio­nes fue­ra de nues­tras fron­te­ras con mu­cho tra­ba­jo y con unos ar­tícu­los de ca­li­dad irre­pro­cha­ble. Ar­teO­li­va em­plea a 45 per­so­nas y les gus­ta de­fi­nir­se co­mo una em­pre­sa in­no­va­do­ra en un mer­ca­do ma­du­ro, no en vano su de­par­ta­men­to de I+D es de lo más pun­te­ro. Así sur­gen la sal­sa de la en­sa­la­da más ven­di­da por el gru­po Vips, la Cé­sar, o la be­cha­mel de San­ta Te­re­sa y Ha­cen­da­do, las sal­sas pa­ra Ro­di­lla y un lar­go et­cé­te­ra. La com­pa­ñía se fun­dó en 1998 co­mer­cia­li­zan­do acei­te de oli­va y acei­tu­nas. Su pro­duc­ción es­tá pre­sen­te en más de 80 paí­ses: por ejem­plo, son lí­de­res en la ven­ta de acei­tu­nas en Ru­sia, país en el que con­si­guie­ron in­tro­du­cir­se a tra­vés de fe­rias. A ese mer­ca­do des­ti­nan va­rie­da­des de lo más pin­to­res­cas: re­lle­nas de al­men­dra amar­ga, de atún, de que­so azul, et­cé­te­ra. La em­pre­sa fac­tu­ró más de diez mi­llo­nes de eu­ros en 2011.

Za­pa­ti­llas pa­ra ga­na­do­res.

Si es aman­te del ciclismo le so­na­rán los nom­bres Fernando Es­car­tín, Ós­car Frei­re o Javier Pas­cual. Ellos se cal­za­ron en su día las za­pa­ti­llas de la mar­ca Luc­kBic­ke, de La Rio­ja, que ex­por­ta su pro­duc­ción a 35 paí­ses. Na­cie­ron en el año 1990 y ac­tual­men­te, apar­te de za­pa­ti­llas pa­ra ci­clis­tas, fa­bri­can cas­cos, ga­fas y cal­ce­ti­nes. El éxi­to de la em­pre­sa ra­di­ca en el buen ha­cer, la es­pe­cia­li­za­ción y la in­no­va­ción, ya que el pro­ce­so de pro­duc­ción de las za­pa­ti­llas de al­to ren­di­mien­to es to­tal­men­te eco­ló­gi­co: las má­qui­nas em­plea­das no pro­du­cen re­si­duos, tie­nen un ba­jo con­su­mo eléc­tri­co y no con­su­men agua en el pro­ce­so de fa­bri­ca­ción. Ade­más, han eli­mi­na­do to­dos los pro­duc­tos tó­xi­cos y los ma­te­ria­les uti­li­za­dos son re­ci­cla­dos. La em­pre­sa des­ti­na a la I+D un 15% de su fac­tu­ra­ción. Su pró­xi­mo pro­yec­to, ha­cer za­pa­ti­llas a la me­di­da del de­por­tis­ta.

Bie­ne­tec

Pi­li Ca­rre­ra

Ho­ko

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.