No usa­rás el nom­bre de Alá en vano

El úl­ti­mo ca­so de in­dig­na­ción is­lá­mi­ca mun­dial, pro­vo­ca­do por la ex­hi­bi­ción de una pe­lí­cu­la blas­fe­ma, ha vuel­to a po­ner de re­lie­ve el ca­rác­ter emi­nen­te­men­te po­lí­ti­co y ar­ti­fi­cial de es­tos es­ta­lli­dos vio­len­tos.

Tiempo - - MUNDO - POR HU­SAIN HAQQANI (News­week)

Ha­ce po­co mi­les de pa­quis­ta­níes re­ci­bie­ron en su te­lé­fono mó­vil un men­sa­je de tex­to anó­ni­mo en el que se anun­cia­ba un mi­la­gro: un te­rre­mo­to ha­bía des­trui­do el ci­ne de Washington don­de se ha­bía es­ta­do pro­yec­tan­do In­no­cen­ce

of Mus­lims, la con­tro­ver­ti­da pe­lí­cu­la que ha pro­vo­ca­do vio­len­tas pro­tes­tas en un gran nú­me­ro de paí­ses mu­sul­ma­nes. En su ver­sión en e-mail, ade­más, se po­día ver in­clu­so una fo­to de un edi­fi­cio des­tro­za­do. El men­sa­je afir­ma­ba que Alá ha­bía de­rra­ma­do su có­le­ra con­tra una cin­ta que in­sul­ta­ba al is­lam y al pro­fe­ta Maho­ma, y que con él de su la­do los cre­yen­tes no ha­bían de te­mer dar rien­da suel­ta a su ira con­tra Oc­ci­den­te.

No hu­bo nin­gún te­rre­mo­to en Washington. De he­cho, la pe­lí­cu­la se dis­tri­bu­yó ex­clu­si­va­men­te por YouTu­be. Pe­ro du­ran­te va­rios días, el bu­lo cir­cu­ló en Pa­kis­tán. Fue un epi­so­dio más de esa cam­pa­ña des­ti­na­da a in­cen­diar el áni­mo de los mu­sul­ma­nes que el es­cri­tor Sal­man Rush­die ha de­no­mi­na­do “la in­dus­tria del es­cán­da­lo”. Al­go si­mi­lar ocu­rrió tras los aten­ta­dos del 11-S, con el en­vío ma­si­vo de men­sa­jes de tex­to en los que se de­cía que los ju­díos ha­bían si­do aler­ta­dos pa­ra que ese día no se acer­ca­ran a las To­rres Ge­me­las. Mu­chos lo cre­ye­ron, pe­se a que no exis­tía nin­gu­na prue­ba.

Es­tas ma­ni­pu­la­cio­nes des­mien­ten la te­sis de que las pro­tes­tas son es­pon­tá­neas. A los mu­sul­ma­nes, co­mo el res­to de cre­yen­tes, no les gus­ta que se in­sul­te su re­li­gión. Pe­ro es­tos dis­tur­bios tie­nen una mo­ti­va­ción esen­cial­men­te po­lí­ti­ca, no re­li­gio­sa. Así, pa­ra evi­tar que se le acu­sa­ra de per­mi­si­vi­dad con los blas­fe­mos, el Go­bierno de Pa­kis­tán —un país don­de el 95% de sus 190 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes son mu­sul­ma­nes— ins­tau­ró el Día del amor al Pro­fe­ta. So­lo 45.000 per­so­nas par­ti­ci­pa­ron en la ce­le­bra­ción, pe­ro de­ge­ne­ró en dis­tur­bios y arro­jó un sal­do de 17 muer­tos. Los in­sul­tos al is­lam son tan an­ti­guos co­mo el is­lam mis­mo, y sin em­bar­go el fe­nó­meno ac­tual en­cuen­tra sus pri­me­ros pre­ce­den­tes vá­li­dos en el co­lo­nia­lis­mo eu­ro­peo del XIX. Ya en­ton­ces los di­ri­gen­tes mu­sul­ma­nes uti­li­za­ban las in­ju­rias co­me­ti­das por ex­tran­je­ros con­tra el is­lam –que em­pe­za­ba a per­fi­lar­se co­mo una au­tén­ti­ca ideo­lo­gía po­lí­ti­ca ade­más de co­mo una re­li­gión– pa­ra ma­ni­pu­lar a su fa­vor los sen­ti­mien­tos del pue­blo.

Cam­pa­ñas glo­ba­les.

Du­ran­te las úl­ti­mas dos dé­ca­das se han pro­du­ci­do pro­tes­tas mo­ti­va­das por in­ju­rias con­tra el is­lam, y en to­dos los ca­sos los pro­ta­go­nis­tas de los dis­tur­bios no ex­pre­sa­ban su ira por al­go que hu­bie­ran vis­to con sus pro­pios ojos. Con la ex­cep­ción del li­bro Los ver­sos sa­tá­ni­cos,

Los ma­ni­fes­tan­tes, sal­vo con Los ver­sos sa­tá­ni­cos, ra­ra vez han vis­to di­rec­ta­men­te lo que mo­ti­va su in­dig­na­ción El pri­mer gran pre­ce­den­te ocu­rrió en la In­dia, en 1929, por un li­bro sa­tí­ri­co so­bre Maho­ma pu­bli­ca­do en 1927

de Rush­die, ja­más ha exis­ti­do un ac­ce­so pú­bli­co y di­rec­to al de­to­nan­te de la pro­tes­ta. Los ra­di­ca­les is­la­mis­tas lo han he­cho lle­gar al pue­blo y han exa­cer­ba­do sus sen­ti­mien­tos de có­le­ra pre­sen­tan­do un he­cho ca­si siem­pre ais­la­do co­mo una cons­pi­ra­ción pla­ne­ta­ria pa­ra de­ni­grar el is­lam. La gran ra­pi­dez de las co­mu­ni­ca­cio­nes ha he­cho más fá­cil el or­ques­tar es­te ti­po de cam­pa­ñas glo­ba­les, con éxi­to en los paí­ses mu­sul­ma­nes, don­de los ex­tre­mis­tas es­tán me­jor or­ga­ni­za­dos.

El pri­mer gran pre­ce­den­te de es­ta ma­ni­pu­la­ción de ma­sas lo pro­vo­có el li­bro

Ran­gee­la Ra­sool (que se po­dría tra­du­cir co­mo “El pro­fe­ta play­boy”), un obs­ceno re­la­to de la vi­da del fun­da­dor del is­lam. Se pu­bli­có en la In­dia bri­tá­ni­ca en 1927, y pa­só des­aper­ci­bi­do has­ta que unos po­lí­ti­cos mu­sul­ma­nes, dos años más tar­de, lo des­cu­brie­ron y pu­sie­ron el gri­to en el cie­lo. Las au­to­ri­da­des co­lo­nia­les arres­ta­ron al edi­tor del li­bro, un hom­bre lla­ma­do Raj­pal, que sin em­bar­go fue ab­suel­to, pe­ro la agi­ta­ción po­pu­lar pro­vo­ca­da lle­vó a un car­pin­te­ro anal­fa­be­to de Laho­re, Il­mud­din, a ma­tar­lo a pu­ña­la­das. En el jui­cio, Il­mud­din fue de­fen­di­do por Moha­med Alí Jin­nah, que más tar­de se con­ver­ti­ría en el fun­da­dor de Pa­kis­tán y que sin em­bar­go no tu­vo éxi­to en su la­bor, ya que el car­pin­te­ro fi­nal­men­te mu­rió en la hor­ca.

“De­fen­der el ho­nor del Pro­fe­ta” es con­si­de­ra­da una cau­sa jus­ta aun en­tre los lai­cos de los paí­ses mu­sul­ma­nes. Y es que, si un po­lí­ti­co lai­co se atre­ve a afir­mar que la fe de 1.600 mi­llo­nes de per­so­nas ha de sen­tir­se muy por en­ci­ma de lo que pue­da de­cir un li­bro del que no se dis­tri­bu­ye­ron más de un mi­llar de copias, es­te po­lí­ti­co pue­de ser acu­sa­do de de­fen­der a los blas­fe­mos. Fue el ca­so de Sal­maan Ta­seer, go­ber­na­dor del Pun­jab pa­quis­ta­ní, que mu­rió a ma­nos de su guar­daes­pal­das por cues­tio­nar la ra­cio­na­li­dad de las le­yes an­ti­blas­fe­mia del país. Los me­dios is­la­mis­tas pa­quis­ta­níes con­si­de­ra­ron al guar­daes­pal­das el su­ce­sor de Il­mud­din.

Co­mo el res­to de tác­ti­cas de la po­lí­ti­ca mo­der­na, es­te ti­po de pro­tes­tas han de

alen­tar­se cuan­do ma­yor pue­de ser su im­pac­to. Un ejem­plo es el del es­cri­tor egip­cio Na­guib Mah­fouz, que en 1959 es­cri­bió el li­bro Los ni­ños de Ga­ba­la­wi, una no­ve­la de ca­rác­ter ale­gó­ri­co en la que su­pues­ta­men­te se me­nos­pre­cia­ba al is­lam. No fue has­ta ca­si 30 años des­pués cuan­do, apro­ve­chan­do to­da la pu­bli­ci­dad que pro­vo­có la con­ce­sión del pre­mio No­bel a Mah­fouz, el lí­der ex­tre­mis­ta egip­cio Omar Ab­del Rah­man -que en la ac­tua­li­dad cum­ple con­de­na en Es­ta­dos Uni­dos por de­li­tos de te­rro­ris­mo- arre­me­tió pú­bli­ca­men­te con­tra él. A con­se­cuen­cia de es­te cli­ma de agi­ta­ción, en 1994 un ex­tre­mis­ta apu­ña­ló en el cue­llo a Mah­fouz, que es­tu­vo a pun­to de mo­rir.

Re­sul­ta iró­ni­co que la to­ta­li­dad de los li­bros que es­tu­vie­ron en el ori­gen de al­gu­na de es­tas pro­tes­tas si­gan al al­can­ce de los fie­les mu­sul­ma­nes. Las ven­tas de

Los ver­sos sa­tá­ni­cos, in­clu­so se dis­pa­ra­ron gra­cias a la fat­wa lan­za­da por Jo­mei­ni en 1989. Si el ob­je­ti­vo de los par­ti­ci­pan­tes en es­tas pro­tes­tas era si­len­ciar los in­sul­tos con­tra el is­lam, su fra­ca­so ha si­do pal­ma­rio. So­lo han con­se­gui­do otor­gar im­pac­to pla­ne­ta­rio a con­te­ni­dos mi­no­ri­ta­rios y re­si­dua­les, co­mo la cin­ta

In­no­cen­ce of Mus­lims.

No hay na­da en la doc­tri­na is­lá­mi­ca que obli­gue a sus fie­les a reac­cio­nar con vio­len­cia an­te los in­sul­tos con­tra su fe. Al igual que las es­cri­tu­ras del cris­tia­nis­mo y el ju­daís­mo, los tex­tos sa­gra­dos is­lá­mi­cos ha­blan de re­tri­bu­ción di­vi­na, pe­ro tam­bién de mi­se­ri­cor­dia. Las re­fe­ren­cias a la gue­rra san­ta vie­nen acom­pa­ña­das por ex­hor­ta­cio­nes a la ca­ri­dad, a la fra­ter­ni­dad y al res­pe­to por la vi­da hu­ma­na. To­dos los ca­pí­tu­los del Co­rán co­mien­zan con las pa­la­bras “En el nom­bre de Alá, el más com­pa­si­vo, el más pia­do­so”, y Maho­ma re­ci­be el ca­li­fi­ca­ti­vo de Reh­ma­tul-

lil-Ala­meen, es de­cir, “aquel que lle­va la com­pa­sión a to­dos los mun­dos”.

Des­de los tiem­pos del do­mi­nio co­lo­nial eu­ro­peo el mun­do mu­sul­mán ha ela­bo­ra­do un re­la­to his­tó­ri­co ba­sa­do en el agra­vio. Ese re­la­to tie­ne mu­chos ele­men­tos de ver­dad. Na­die du­da de que hu­bo un tiem­po en que el mun­do is­lá­mi­co era su­pe­rior en mu­chos as­pec­tos al oc­ci­den­te cris­tiano, ni tam­po­co que la do­mi­na­ción eu­ro­pea de los si­glos XIX y XX -que con­tri­bu­yó a la frag­men­ta­ción de los pue­blos mu­sul­ma­nes, la Um­ma, en un gran nú­me­ro de paí­ses- fue al­go pro­fun­da­men­te per­ni­cio­so. Sin em­bar­go, el mun­do is­lá­mi­co no ha rea­li­za­do nin­gún es­fuer­zo se­rio por co­rre­gir las cau­sas de su de­cli­ve de los úl­ti­mos 300 años. En vez de ello se ha con­for­ma­do con dis­cur­sos de re­sen­ti­mien­to y teo­rías cons­pi­ra­ti­vas. Con­se­cuen­cia di­rec­ta de ello es un cua­dro ma­cro­eco­nó­mi­co de­cep­cio­nan­te, tal y co­mo de­mues­tra el he­cho de que los 57 paí­ses miem­bros de la Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Coope­ra­ción Is­lá­mi­ca, que en­glo­ban a una quin­ta par­te de la po­bla­ción del pla­ne­ta, so­lo apor­tan el 7% del PIB mun­dial.

“Dé­fi­cit de co­no­ci­mien­to”.

Exis­te el debate so­bre si una de las cau­sas fun­da­men­ta­les del de­cli­ve del mun­do is­lá­mi­co es­tu­vo en el he­cho de que los im­pe­rios oto­mano y mo­gol no per­mi­tie­ron la im­pren­ta has­ta dos si­glos y me­dio des­pués de su invención por Gut­ten­berg. Es­to con­tri­bui­ría a ex­pli­car por qué los

El fe­nó­meno ac­tual es con­se­cuen­cia de la con­ver­sión ple­na del is­lam en ideo­lo­gía po­lí­ti­ca

paí­ses mu­sul­ma­nes no asu­mie­ron sino muy tar­día­men­te la re­vo­lu­ción in­dus­trial y otros me­ca­nis­mos bá­si­cos del pro­gre­so, ta­les co­mo la ban­ca mo­der­na, las ase­gu­ra­do­ras o las so­cie­da­des anó­ni­mas.

El “dé­fi­cit de co­no­ci­mien­to” que se ad­ver­tía en el In­for­me so­bre Desa­rro­llo Ára­be de 2002 con­ti­núa au­men­tan­do. Se es­ti­ma que en torno a la mi­tad de la po­bla­ción mun­dial anal­fa­be­ta re­si­de en paí­ses mu­sul­ma­nes, y de ellos dos ter­cios son mu­je­res. Hay otros da­tos sig­ni­fi­ca­ti­vos, co­mo el he­cho de que des­de el si­glo IX so­lo se han tra­du­ci­do al ára­be 100.000 tí­tu­los es­cri­tos en otras len­guas, o que, pe­se a que ha­ce un mi­le­nio los mu­sul­ma­nes des­cu­brie­ron al mun­do las cien­cias y las ma­te­má­ti­cas, des­de ha­ce si­glos su apor­ta­ción al pro­gre­so cien­tí­fi­co ha si­do ca­si nu­la; des­de 1901 so­lo dos mu­sul­ma­nes han ga­na­do al­gún pre­mio No­bel en dis­ci­pli­nas cien­tí­fi­cas.

De­cli­ve, de­bi­li­dad, in­de­fen­sión e im­po­ten­cia son las pa­la­bras que hoy más re­pi­ten los lí­de­res mu­sul­ma­nes, y las cua­tro ali­men­tan esa in­dig­na­ción que no es otra co­sa que la res­pues­ta de quien ca­re­ce de po­der pa­ra cam­biar las co­sas. Re­sul­ta pa­ra­dó­ji­co ade­más que es­ta in­dig­na­ción sea alen­ta­da pre­ci­sa­men­te por aque­llos que po­drían en­fo­car to­da esa energía ha­cia la ob­ten­ción de soluciones reales. En vez de ati­zar la ira po­pu­lar an­te las pro­vo­ca­cio­nes más in­sig­ni­fi­can­tes, la cla­se go­ber­nan­te ha­bría de ex­ten­der la al­fa­be­ti­za­ción, in­ver­tir más en edu­ca­ción y ha­cer to­do lo po­si­ble pa­ra que sus paí­ses fue­ran eco­nó­mi­ca­men­te com­pe­ti­ti­vos. Pe­ro al igual que en las de­mo­cra­cias oc­ci­den­ta­les, la es­tra­te­gia de ex­ci­tar las ba­jas pa­sio­nes es mu­cho más fá­cil. El “no­so­tros con­tra ellos” siem­pre fun­cio­na pa­ra dis­traer del “no­so­tros con­tra nues­tros pro­ble­mas”.

Pa­kis­tán. Ma­ni­fes­tan­tes is­la­mis­tas que­man ban­de­ras de EEUU en

Laho­re el 22 de sep­tiem­bre.

Ra­di­ca­lis­mo. Pro­tes­ta de mu­je­res en Ka­ra­chi el 3 de oc­tu­bre con­tra la pe­lí­cu­la ‘In­no­cen­ce of Mus­lims’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.