El pre­cio de la in­de­pen­den­cia

Cua­tro años des­pués de se­pa­rar­se uni­la­te­ral­men­te de Ser­bia, Ko­so­vo si­gue sin en­trar en la ONU, en­tre otros mo­ti­vos, de­bi­do al ve­to de Ru­sia y Chi­na.

Tiempo - - MUNDO - POR EVA CAN­TÓN

En una se­sión ex­tra­or­di­na­ria ce­le­bra­da en Prís­ti­na el 17 de fe­bre­ro de 2008, un to­tal de 109 dipu­tados de los 120 que for­ma­ban el Par­la­men­to de Ko­so­vo pro­cla­ma­ron uni­la­te­ral­men­te el na­ci­mien­to de una re­pú­bli­ca “de­mo­crá­ti­ca, lai­ca y mul­ti­ét­ni­ca” in­de­pen­dien­te de Ser­bia. Arropado por Es­ta­dos Uni­dos y la ma­yo­ría de los miem­bros de la Unión Eu­ro­pea -y con la opo­si­ción fron­tal de Ser­bia y su tra­di­cio­nal alia­do, Ru­sia-, el ADN del nue­vo Es­ta­do lle­va­ba im­plí­ci­to, no obs­tan­te, un lí­mi­te a su so­be­ra­nía: una tu­te­la internacional tran­si­to­ria que si­gue vi­gen­te cua­tro años y ocho me­ses des­pués de aque­lla his­tó­ri­ca se­sión par­la­men­ta­ria.

Es cier­to que ha ha­bi­do avan­ces. El 10 de sep­tiem­bre el su­per­vi­sor de la apli­ca­ción del es­ta­tus de in­de­pen­den­cia -la Ofi­ci­na Ci­vil Internacional- echó el cie­rre y cer­ti­fi­có, al me­nos en teo­ría, el fin del con­trol internacional so­bre la an­ti­gua pro­vin­cia ser­bia de ma­yo­ría al­ba­ne­sa. Un mes más tar­de, el 10 de oc­tu­bre, Bru­se­las abrió a Prís­ti­na la puer­ta pa­ra ne­go­ciar un acuer­do de Aso­cia­ción y Es­ta­bi­li­za­ción, an­te­sa­la de una vir­tual can­di­da­tu­ra a en­trar en el club co­mu­ni­ta­rio. La no­ti­cia se aco­gió con en­tu­sias­mo en la ca­pi­tal ko­so­var, acos­tum­bra­da a las di­la­cio­nes de la Co­mi­sión Eu­ro­pea. “In­di­rec­ta­men­te, Ko­so­vo ha re­ci­bi­do la se­ñal de que un día, co­mo Es­ta­do in­de­pen­dien­te, for­ma­rá par­te de Eu­ro­pa”, re­fle­xio­na Luan Sh­lla­ku, di­rec­tor de Ko­so­vo Foun­da­tion for Open So­ciety (KFOS), un think tank con ba­se en Prís­ti­na.

An­tes, Ko­so­vo ten­drá que ha­cer no­ta­bles es­fuer­zos, en­tre otras co­sas, en la lu­cha con­tra el cri­men or­ga­ni­za­do y la co­rrup­ción, así co­mo ga­ran­ti­zar la pro­tec­ción de las mi­no­rías, es­pe­cial­men­te en el nor­te del país, es­ce­na­rio re­cu­rren­te de ten­sio­nes con la po­bla­ción ser­bia. Tam­bién ten­drá que lle­gar a un acuer­do con Bel­gra­do.

Es­te re­qui­si­to, ini­cial­men­te pro­ble­má­ti­co, pue­de ser, no obs­tan­te, la cla­ve pa­ra ha­cer reali­dad el fu­tu­ro eu­ro­peo de Ko­so­vo. “Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, Ser­bia pue­de ser la so­lu­ción, por­que desea tam­bién en­trar en la Unión Eu­ro­pea y sa­be que no ten­drá el apo­yo uná­ni­me de los Es­ta­dos miem­bros si no re­suel­ve pri­me­ro el pro­ble­ma de Ko­so­vo”, apun­ta el pro­fe­sor Ig­na­cio Mo­li­na, in­ves­ti­ga­dor del Real Ins­ti­tu­to El­cano. De mo­men­to, la pers­pec­ti­va de un pac­to en­tre Prís­ti­na y Bel­gra­do no pa­re­ce es­tar a la vuel­ta de la es­qui­na. Tam­po­co la una­ni­mi­dad de los 27, por­que cin­co so­cios, en­tre ellos Es­pa­ña, se nie­gan a re­co­no­cer al nue­vo Es­ta­do ko­so­var.

Ma­drid es­gri­me que acep­tar la se­ce­sión de Ko­so­vo sin el vis­to bueno de Ser­bia su­pon­dría ad­mi­tir la va­li­dez de una de­cla­ra­ción uni­la­te­ral de in­de­pen­den­cia. “Es­pa­ña no tie­ne nin­gu­na ob­je­ción a que Ko­so­vo for­me par­te de la UE siem­pre que Ser­bia acep­te, co­mo Es­ta­do ma­triz, que esa ad­he­sión es po­si­ble”, ha di­cho el mi­nis­tro de Asun­tos Ex­te­rio­res, Jo­sé Manuel Gar­cía-Mar­ga­llo, en una re­cien­te com­pa­re­cen­cia en el Con­gre­so de los Dipu­tados.

Sin em­bar­go, en opinión del in­ves­ti­ga­dor del Ins­ti­tu­to El­cano, “en vez de pri­mar los mu­chos ele­men­tos que ha­cían de Ko­so­vo un ca­so dra­má­ti­ca­men­te ex­cep­cio­nal”, Es­pa­ña op­tó por “po­ner el én­fa­sis en un for­za­do pa­ran­gón con el se­ce­sio­nis­mo ca­ta­lán o vas­co”. “Nin­gún país oc­ci­den­tal de su en­torno, in­clu­yen­do aque­llos que tam­bién tie­nen ac­ti­vos mo­vi­mien­tos in­de­pen­den­tis­tas, co­mo el Reino Uni­do, Ca­na­dá o Bél­gi­ca, hi­zo esa lec­tu­ra”, des­ta­ca.

En la mis­ma lí­nea, Luis Mo­reno, in­ves­ti­ga­dor del Con­se­jo Su­pe­rior de In­ves­ti­ga­cio­nes Cien­tí­fi­cas (CSIC), re­cuer­da que to­do el pro­ce­so de Ko­so­vo ha es­ta­do “con­di­cio­na­do por la gue­rra de los Bal­ca­nes” y, por tan­to, “no lo ha­ce ho­mo­lo­ga­ble a la si­tua­ción po­lí­ti­ca en Ca­ta­lu­ña, Es­co­cia, Flan­des o la Pa­da­nia”. “Ko­so­vo no ofre­ce un buen ejem­plo a los na­cio­na­lis­mos se­ce­sio­nis­tas de Eu­ro­pa oc­ci­den­tal por­que su in­de­pen­den­cia ha lle­ga­do co­mo re­sul­ta­do de un con­flic­to bé­li­co”, re­su­me. “Se­pa­rar­se de los ser­bios ha si­do, cier­ta­men­te, un ges­to au­daz, pe­ro aca­so tam­bién de su­per­vi­ven­cia”, su­gie­ren, por su par­te, los pro­fe­so­res de la Uni­ver­si­dad Eu­ro­pea de Ma­drid An­drea Betti y Bien­ve­ni­do Ga­za­po.

Es­lo­va­quia y Ru­ma­nía, con mi­no­rías hún­ga­ras, Gre­cia, que man­tie­ne una dispu­ta con la ve­ci­na Ma­ce­do­nia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.