No­bel de la Paz pa­ra una UE in­ver­te­bra­da

El pre­mio de la aca­de­mia sue­ca pa­re­ce hoy día co­mo una con­de­co­ra­ción a tí­tu­lo pós­tu­mo del ideal eu­ro­peo. El co­ro de los sil­bi­dos su­pera a los aplau­sos y el con­ti­nen­te so­lo ga­ran­ti­za la paz a los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros y a los es­pe­cu­la­do­res.

Tiempo - - MUNDO - AL­FON­SO S. PA­LO­MA­RES as­pa­lo­ma­res@as­pa­lo­ma­res.com

Des­de el mo­men­to en que el pre­si­den­te del co­mi­té No­bel, el no­rue­go Tho­rb­jorn Ja­gland, anun­ció la con­ce­sión del pre­mio No­bel de la Paz a la Unión Eu­ro­pea es­ta­lló un in­cen­dio de apa­sio­na­dos co­men­ta­rios en las más di­ver­sas di­rec­cio­nes. Co­men­ta­rios que con­ti­núan y, sin du­da, se­gui­rán du­ran­te mu­cho tiem­po. Co­mo sa­ben, el No­bel de la Paz es el úni­co de los cin­co pre­mios de esa ins­ti­tu­ción que se otor­ga en Os­lo y por un ju­ra­do for­ma­do por cin­co miem­bros ele­gi­dos por el Par­la­men­to no­rue­go, de los que unos son par­ti­da­rios de la in­te­gra­ción de No­rue­ga en la Unión Eu­ro­pea y otros no.

En­trar o no en­trar en Eu­ro­pa es un debate tran­qui­lo, aun­que in­ter­mi­ten­te de la so­cie­dad no­rue­ga. En dos oca­sio­nes, en 1972 y en 1994, los no­rue­gos re­cha­za­ron en las ur­nas unir­se a la ins­ti­tu­ción eu­ro­pea. Son muy ri­cos, tie­nen pe­tró­leo y al­ta tec­no­lo­gía, lo que de­ri­va en un al­to Es­ta­do de bie­nes­tar sin so­bre­sal­tos. La ONU cla­si­fi­có a No­rue­ga en el pri­mer lu­gar se­gún el ín­di­ce de desa­rro­llo hu­mano. El ac­ta de con­ce­sión, que le­yó con voz fir­me Ja­gland, eu­ro­peís­ta con­fe­so, se­ña­la co­mo mé­ri­tos que: “La UE y sus pre­ce­den­tes con­tri­bu­yen des­de ha­ce más de seis de­ce­nios a pro­mo­ver la paz, la reconciliación y los de­re­chos del hom­bre en Eu­ro­pa”.

Tan­to las re­des so­cia­les co­mo los me­dios de co­mu­ni­ca­ción con­ven­cio­na­les aco­gie­ron el ve­re­dic­to con una apa­sio­na­da di­vi­sión de opi­nio­nes, ya que la UE pa­sa por una de las ma­yo­res cri­sis de la Eu­ro­zo­na, cu­ya so­li­da­ri­dad es­tá sien­do so­me­ti­da a una du­ra prue­ba, ya que las ri­cas eco­no­mías del Nor­te tie­nen los pies de plo­mo a la ho­ra de acu­dir en ayu­da de los paí­ses del Sur, as­fi­xia­dos por una deu­da pú­bli­ca ex­ce­si­va y so­me­ti­dos a unas cu­ras de aus­te­ri­dad que ame­na­zan con lle­var­les a la po­bre­za irre­ver­si­ble.

La UE da una ima­gen bu­ro­crá­ti­ca fría don­de man­da con ges­tos dic­ta­to­ria­les la li­de­re­sa de un so­lo país. Pa­ra sa­lir de la cri­sis, la li­de­re­sa Mer­kel tie­ne co­mo úni­cas re­ce­tas el ri­gor y la aus­te­ri­dad y cree en ellas co­mo si fue­ran la ley de la gra­ve­dad del desa­rro­llo eco­nó­mi­co. Ley de la gra­ve­dad que se des­plo­ma im­pla­ca­ble so­bre los paí­ses del Sur y ame­na­za con es­tran­gu­lar su con­vi­ven­cia. Pe­ro so­bre es­te asun­to vol­ve­ré des­pués. Vea­mos tam­bién, en es­tos mo­men­tos de cri­sis y de crí­ti­ca, la ca­ra po­si­ti­va y lu­mi­no­sa de lo que co­no­ce­mos co­mo Unión Eu­ro­pea y que ha­ce 55 años, los seis paí­ses fun­da­do­res bau­ti­za­ron en Ro­ma con el nom­bre de Co­mu­ni­dad Eco­nó­mi­ca Eu­ro­pea.

En­tre los es­com­bros.

Na­ció al­re­de­dor del eje fran­co-ale­mán al ca­lor de los es­com­bros trá­gi­cos que ha­bía pro­du­ci­do la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Lí­de­res co­mo Schu­mann, Mo­net, Ade­nauer, De Gas­pa­ri, en­tre mu­chos otros, sen­tían el im­pe­ra­ti­vo irre­nun­cia­ble de con­ver­tir Eu­ro­pa en un es­ce­na­rio de paz, ya que du­ran­te si­glos fue un per­ma­nen­te es­ce­na­rio de gue­rras por los mo­ti­vos e in­tere­ses más di­ver­sos. Gue­rras de te­rri­to­rios, gue­rras su­ce­so­rias, gue­rras de re­li­gión, gue­rras ideo­ló­gi­cas, gue­rras ci­vi­les, gue­rras de na­cio­na­lis­mos ra­cis­tas. Gue­rrear se ha­bía con­ver­ti­do en una for­ma de vi­vir. La má­xi­ma ex­pre­sión de las bar­ba­ries fue­ron dos gue­rras mun­dia­les en me­nos de me­dio si­glo. En ese tiem­po, no­so­tros ofre­ci­mos un re­ci­tal de san­gre con tres años de gue­rra ci­vil.

Lo cier­to es que la Co­mu­ni­dad Eco­nó­mi­ca Eu­ro­pea que se fue trans­for­man­do en Mer­ca­do Co­mún y Co­mu­ni­dad Eu­ro­pea pa­ra ter­mi­nar en Unión Eu­ro­pea cons­ti­tu­yó un via­je apa­sio­nan­te. Con mu­chas lu­ces y al­gu­nas som­bras. Pa­ra los de­mó­cra­tas de Por­tu­gal, Gre­cia y Es­pa­ña, que vi­vían de ma­ne­ra análo­ga tres dic­ta­du­ras ren­co­ro­sas, la Co­mu­ni­dad Eu­ro­pea en­car­na­ba la es­pe­ran­za, la sa­li­da del tú­nel y la lle­ga­da a la de­mo­cra­cia y a la mo­der­ni­dad. Y así fue. Una vez den­tro, tu­vo Es­pa­ña un cier­to pro­ta­go­nis­mo en la gran ga­lo­pa­da de los años 90 con Fe­li­pe Gon­zá­lez. Aquí, a la ho­ra de ha­cer ba­lan­ces, te­ne­mos un sal­do cla­ra­men­te po­si­ti­vo, ya que las gran­des in­fra­es­truc-

tu­ras de co­mu­ni­ca­ción y mo­der­ni­za­ción del país se hi­cie­ron con fon­dos eu­ro­peos de di­fe­ren­te na­tu­ra­le­za.

Hu­bo años en que la con­ce­sión del No­bel de la Paz se hu­bie­ra vis­to co­mo el oli­vo y el aplau­so me­re­ci­dos por el pro­yec­to. Aho­ra no y el co­ro de los sil­bi­dos su­pera a los aplau­sos, por­que el con­ti­nen­te de pros­pe­ri­dad y paz que ha ve­ni­do sien­do, lo úni­co que ga­ran­ti­za ac­tual­men­te, se­gún el lí­der de la iz­quier­da Jean-Luc Mé­len­chon, es la paz a los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros, a los es­pe­cu­la­do­res y a los be­ne­fi­cios de los ban­que­ros. Pe­ro, aña­de Mé­len­chon, tam­bién ha fo­men­ta­do una gue­rra con­tra los pue­blos que la com­po­nen y los de­re­chos so­cia­les.

De­ma­sia­das vo­ces.

La Eu­ro­pa de hoy no tie­ne un ver­da­de­ro ros­tro que la re­pre­sen­te, es­tá di­fu­mi­na­da en­tre Her­man Van Rom­puy, Jo­sé Manuel Du­rão Barroso y el pre­si­den­te del Par­la­men­to Eu­ro­peo, Mar­tin Schutz. Ha­cia fue­ra ca­re­ce de voz pro­pia, ya que la al­ta re­pre­sen­tan­te de la Unión pa­ra Asun­tos Ex­te­rio­res y Po­lí­ti­ca de Se­gu­ri­dad es­tá per­ma­nen­te­men­te afó­ni­ca. No se la oye, y cuan­do se la oye no sa­be­mos lo que di­ce. No se pue­de car­gar la fal­ta de voz úni­ca­men­te en el de­be de lady Cat­he­ri­ne Ash­ton, hay que car­gar­la en el he­cho de que en Eu­ro­pa exis­te una al­ga­ra­bía de vo­ces al abor­dar los pro­ble­mas in­ter­na­cio­na­les.

Pien­so que es­te pre­mio po­día con­ce­dér­se­le a una per­so­na con­cre­ta que en­car­ne el al­ma del gran pro­yec­to eu­ro­peo. Esa per­so­na exis­te, se lla­ma Jac­ques De­lors, que fue el al­ma de la Eu­ro­pa de la gran ga­lo­pa­da y el di­se­ña­dor de una Eu­ro­pa po­lí­ti­ca con una cons­ti­tu­ción que la de­fi­nie­ra. En las cir­cuns­tan­cias ac­tua­les sig­ni­fi­ca­ría una apues­ta por la Eu­ro­pa que de­be ser y una de­nun­cia de las ca­ren­cias que tie­ne la que vi­vi­mos. Así, pa­re­ce co­mo una con­de­co­ra­ción a tí­tu­lo pós­tu­mo del ideal eu­ro­peo. La Eu­ro­pa de los 27, el año que vie­ne de los 28 al in­cor­po­rar­se Croa­cia, es un gran lo­gro, pe­ro no fun­cio­na. Co­mo tam­po­co fun­cio­na la Eu­ro­zo­na de los 17. Es cier­to que es inima­gi­na­ble una gue­rra en­tre Fran­cia y Ale­ma­nia, pe­ro eso no bas­ta, ya que he­mos vis­to im­po­ten­tes las gue­rras de los Bal­ca­nes y tu­vo que ve­nir Es­ta­dos Uni­dos a sa­car­nos las castañas del fue­go una vez más. Hay que vol­ver a De­lors y re­cu­pe­rar el es­pí­ri­tu de Maas­tricht. En el ac­ta se ha­bla de paz y reconciliación, pe­ro te­ne­mos muy fres-

Es­te pre­mio po­dría ha­ber­se con­ce­di­do a una per­so­na que en­car­na­se el al­ma del pro­yec­to, co­mo De­lors Mien­tras pa­ga­mos nues­tra fi­nan­cia­ción por en­ci­ma del 6%, los ale­ma­nes se fi­nan­cian con cos­te ca­si ce­ro

cas las imá­ge­nes de la vi­si­ta de la se­ño­ra Mer­kel a Gre­cia y el odio que desató su pre­sen­cia en­tre los grie­gos.

Los del Nor­te tam­bién nos mi­ran con des­pre­cio a los del Sur, al pa­re­cer so­mos unos des­pil­fa­rra­do­res, he­mos des­pil­fa­rra­do com­pran­do sus po­ten­tes coches y sus otros ar­ti­lu­gios de al­ta ga­ma. Pe­ro no to­dos los ciu­da­da­nos del Sur han vi­vi­do por en­ci­ma de sus po­si­bi­li­da­des. ¿Qué es vi­vir por en­ci­ma de sus po­si­bi­li­da­des? Com­prar­se una ca­sa que ca­da día subía de pre­cio creán­do­nos el es­pe­jis­mo de que nos íba­mos en­ri­que­cien­do, cuan­do las que ver­da­de­ra­men­te se en­ri­que­cían eran las fuer­zas os­cu­ras de eso que lla­ma­mos mer­ca­dos y unos ban­que­ros que arrui­na­ban sus bancos mien­tras ellos se ha­cían ca­da vez más ri­cos. Un país o dos de esa UE dic­ta de for­ma im­pla­ca­ble el des­tino de nues­tras vi­das y an­te no­so­tros apa­re­ce una in­jus­ti­cia ra­di­cal: mien­tras no­so­tros pa­ga­mos nues­tra fi­nan­cia­ción por en­ci­ma del 6%, los ale­ma­nes se fi­nan­cian con un cos­te cer­cano a ce­ro.

Se nos pue­de ex­pli­car de mil ma­ne­ras con la sa­bi­du­ría de se­su­dos eco­no­mis­tas, pe­ro es un sis­te­ma fi­nan­cie­ro ab­so­lu­ta­men­te in­jus­to el que do­mi­na so­bre el pri­ma­do que de­bía te­ner la po­lí­ti­ca. El

Frank­fur­ter All­ge­mei­ne Zei­tung es­cri­be: “El pro­yec­to eu­ro­peo no es un pro­yec­to de pa­sa­do, sino que con­ti­núa sien­do una mi­sión de fu­tu­ro. El pre­mio No­bel de la Paz de­bía re­vi­ta­li­zar en los eu­ro­peos el co­ra­je de con­ti­nuar tra­ba­jan­do en la obra co­mún”. Es cier­to, pe­ro en esa obra co­mún de­be­mos par­ti­ci­par to­dos en igual­dad de con­di­cio­nes. Hay que ser ri­gu­ro­sos en el gas­to, por su­pues­to, pe­ro par­tien­do de ana­lo­gías fis­ca­les y en un mis­mo mar­co fi­nan­cie­ro. Vi­vi­mos uno de los mo­men­tos más di­fí­ci­les de in­te­gra­ción con­ti­nen­tal, cuan­do la cri­sis gol­pea con fuer­za si­tuan­do a mi­llo­nes de fa­mi­lias al bor­de de una revuelta so­cial. Es­ta­mos a tiem­po de mo­di­fi­car el rum­bo. De lo con­tra­rio va­mos a la ca­tás­tro­fe. Eso sí, con la glo­ria del pre­mio No­bel.

Con­vi­ven­cia. Fra­nçois Ho­llan­de y An­ge­la Mer­kel, du­ran­te la ce­le­bra­ción del 50 aniver­sa­rio de la reconciliación fran­co-ale­ma­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.