ES­CRI­TO­RES POR MA­YO­RÍA AB­SO­LU­TA

Tiempo - - VIVIR - POR PE­DRO GAR­CÍA*

Sus no­ve­las no des­per­ta­ron el in­te­rés de las edi­to­ria­les... has­ta que el pú­bli­co las de­vo­ró en In­ter­net. ge­ne­ra­ción Son la Kind­le.

Es­te­ban Na­va­rro no es un po­li­cía nor­mal. Es­cri­be. Y no, no se tra­ta de los ates­ta­dos que te­clea ca­da día en una ve­tus­ta má­qui­na de la co­mi­sa­ría de la Po­li­cía Lo­cal de Hues­ca. Na­va­rro es­cri­be no­ve­las. Un buen día, des­pués de via­jar a Ex­tre­ma­du­ra pa­ra re­co­ger el ga­lar­dón de fi­na­lis­ta del Pre­mio de no­ve­la Ciu­dad de Badajoz, su co­mi­sa­rio le pa­ró en un pa­si­llo y le pre­gun­tó “Na­va­rro, us­ted es no­ve­lis­ta, ¿no?”. Go­ta de su­dor. Na­va­rro (Mo­ra­ta­lla, Mur­cia, 1965) res­pon­dió: “Sí, je­fe, ha­go no­ve­las in­ti­mis­tas, in­tros­pec­ti­vas”. “Pues dé­je­las. Na­da, na­da, ol­ví­de­se de in­tros­pec­cio­nes, us­ted lo que tie­ne que ha­cer es po­li­cia­ca”. Aque­llas pa­la­bras cam­bia­ron la vi­da de Na­va­rro. “De­ci­dí em­pe­zar a es­cri­bir so­bre mi pro­fe­sión y fue un éxi­to. Aho­ra es­cri­bo por man­da­to le­gal”, bro­mea. Su pe­núl­ti­ma no­ve­la, La ca­sa de

en­fren­te, se si­tuó en los pri­me­ros pues­tos de las lis­tas de más ven­di­dos de Ama­zon.es. Arra­só.

Hoy Na­va­rro, co­mo Cé­sar Gar­cía Mu­ñoz y An­to­nia J. Co­rra­les, for­ma par­te de la plan­ti­lla de fi­cha­jes de B de Books, el se­llo di­gi­tal de B, que co­mer­cia­li­za sus con­te­ni­dos sin pro­tec­ción de co­pia DRM y li­de­ra el mer­ca­do editorial de las des­car­gas di­gi­ta­les en Es­pa­ña. Aho­ra pu­bli­can en pa­pel des­pués de arra­sar en la Red. Los tres per­te­ne­cen a la ge­ne­ra­ción Kind­le: un gru­po he­te­ro­gé­neo de no­ve­lis­tas ve­te­ra­nos y no­ve­les cu­yos tra­ba­jos han arra­sa­do en Ama­zon en su pri­mer año de vi­da.

Y los tres han di­bu­ja­do un re­co­rri­do pio­ne­ro: no­ve­la re­cha­za­da editorial tras editorial que des­pués arra­sa en las des­car­gas de In­ter­net pa­ra vol­ver al re­dil del pa­pel ba­jo el pa­ra­guas de las edi­to­ria­les. En pleno cam­bio del mo­de­lo de ne­go­cio editorial -es­te oto­ño Ama­zon cum­ple un año de vi­da en Es­pa­ña-, es­ta nue­va es­pe­cie literaria irrum­pe con fuer­za en el mer­ca­do au­pa­da por de­ce­nas de mi­les de lec­to­res.

Los tres ha­blan con Tiem­po en el ves­tí­bu­lo del Ho­tel NH Na­cio­nal de Ma­drid. Na­va­rro, Gar­cía y Co­rra­les, tres ape­lli­dos que re­pre­sen­tan el len­to pe­ro per­sis­ten­te cam­bio de pa­ra­dig­ma editorial y, po­si­ble­men­te, un boom que cos­ta­rá tra­ba­jo re­pe­tir. An­tes de em­pe­zar, un úl­ti­mo vis­ta­zo a nues­tros es­cri­to­res. Es­te­ban Na­va­rro es un po­li­cía y un es­cri­tor cur­ti­do en las ca­lles y en las li­des de los con­cur­sos lo­ca­les, mu­ni­ci­pa­les y regionales. Ha de­ja­do la ca­lle y aho­ra es­cri­be in­for­mes po­li­cia­les en la co­mi­sa­ría de Hues­ca, don­de es una fi­gu­ra re­co­no­ci­da tras ha­ber or­ga­ni­za­do el con­cur­so li­te­ra­rio na­cio­nal de Po­li­cía y Cul­tu­ra. Con

La ca­sa de en­fren­te se man­tu­vo tres se­ma­nas en­tre los au­to­res más ven­di­dos en Ama­zon.es. Cé­sar Gar­cía Mu­ñoz (1974, Ma­drid) es in­for­má­ti­co; es­cri­be y tra­du­ce otras no­ve­las y en­sa­yos cuan­do sa­le del tra­ba­jo, que con­ser­va pa­ra po­der pa­gar­se sus ho­ras de no­ve­lis­ta. Jui

cio fi­nal, uno de sus úl­ti­mos tra­ba­jos, lle­va ven­di­dos en­tre Ama­zon.com -la ver­sión es­ta­dou­ni­den­se de la pla­ta­for­ma de con­su­mo on-li­ne- y Ama­zon.es -la es­pa­ño­la-, más de 8.000 copias. Y, por úl­ti­mo, An­to­nia J. Co­rra­les qui­zás es la que más cer­ca es­tá de ga­nar­se la vi­da con la li­te­ra­tu­ra. Ad­mi­nis­tra­ti­va de pro­fe­sión, de­jó su tra­ba­jo tras fi­char por un agen­te li­te­ra­rio con su pri­me­ra no­ve­la, Epi­ta­fio de un ase­sino. Ade­más de ser la más ve­te­ra­na de los tres, tam­bién fue, du­ran­te mes y me­dio, la rei­na de las des­car­gas: más de 25.000 de su no­ve­la

En un rincón del al­ma, que aho­ra pu­bli­ca Ver­ga­ra, el se­llo fe­me­nino de B.

Una re­fle­xión de Na­va­rro -“nos ha pi­lla­do el cam­bio, es­ta­mos en él, la ge­ne­ra­ción de mi hi­jo se­rá de pa­pel o de

kind­le”- des­pier­ta la con­ver­sa­ción. Y sus com­pa­ñe­ros res­pon­den. Co­rra­les: “Hay mu­cha gen­te que vi­ve del pa­pel, mu­chas fa­mi­lias, eso no pue­de cam­biar de gol­pe. Ese cam­bio del que ha­blas tie­ne mu­cho que ver con la eco­no­mía, con la cri­sis, hay mu­chos lec­to­res com­pul­si­vos, y bue­na par­te de esos lec­to­res no pue­de com­prar li­bros aho­ra. El li­bro elec­tró­ni­co es­tá re­lle­nan­do ese hue­co”. Gar­cía

Co­rra­les: “Los pre­cios di­gi­ta­les es­tán salvando al lec­tor com­pul­si­vo que ya no pue­de com­prar li­bros”

Mu­ñoz: “Yo no ten­go nin­gún pro­ble­ma con el pa­pel, pe­ro a mí no me gus­ta”. In­te­rrum­pi­mos el fue­go cru­za­do pa­ra res­ca­tar la opinión de un gran maes­tro edi­tor, Ma­rio Much­nik, que ase­gu­ra que “el li­bro es un ar­te­fac­to tec­no­ló­gi­ca­men­te in­su­pe­ra­ble”. Gar­cía Mu­ñoz res­pon­de: “No es­toy de acuer­do. Si me voy a la pla­ya, por ejem­plo, no me pue­do lle­var 2.000 li­bros de pa­pel, sin em­bar­go con es­te apa­ra­to sí pue­do. No cri­ti­co ni des­pre­cio a la gen­te que va a las li­bre­rías a bu­cear en las es­tan­te­rías, en­tien­do que pue­de ser un pro­ce­so ro­mán­ti­co, ca­si co­mo ver la te­le­vi­sión [bro­mea]. Mi ma­dre ha­ce eso, va a las li­bre­rías. Le re­ga­lé un kind­le y to­da­vía no lo ha usa­do”. Tres plu­mas, tres vi­sio­nes.

“El pa­pel no ha ba­ja­do tan­to”.

Pa­ra Gar­cía Mu­ñoz, “en el fon­do to­dos so­mos un po­co pi­ra­tas; ade­más, el pa­pel no ha ba­ja­do tan­to”. Exac­ta­men­te, des­de 2008 has­ta 2011 la caí­da de las ven­tas de li­bros ha si­do del 18% y, se­gún la Fe­de­ra­ción de Gre­mios de Edi­to­res de Es­pa­ña (FGEE), el da­to po­dría in­cre­men­tar­se en un 10% du­ran­te el pró­xi­mo año. No obs­tan­te, aun­que el e-book y el con­su­mo de con­te­ni­dos elec­tró­ni­cos -en

li­bre­rías di­gi­ta­les co­mo Ama­zon, fnac. es, el­cor­tein­glés.es, ca­sa­de­lli­bro.com oto­doe­book.com- re­pre­sen­ta ape­nas un 2,8% de ese mer­ca­do editorial, su fac­tu­ra­ción, unos 72,90 mi­llo­nes de eu­ros en 2011, ha cre­ci­do un 3% des­de el co­mien­zo de la cri­sis. En una ori­lla el ne­go­cio se re­trae y en la otra se ex­pan­de.

Por no ha­blar del au­men­to del IVA. Jo­sé Manuel La­ra, pre­si­den­te del gru­po Pla­ne­ta, ya ha ame­na­za­do con tras­la­dar el ne­go­cio elec­tró­ni­co de la editorial a Lu­xem­bur­go (co­mo ya hi­zo Ama­zon el año pa­sa­do) si el Go­bierno no si­túa el IVA de los li­bros elec­tró­ni­cos en el ti­po su­per­re­du­ci­do del 4% y los equi­pa­ra con sus her­ma­nos ma­yo­res de pa­pel. Vie­nen cur­vas.

Pe­ro vol­va­mos a Co­rra­les y com­pa­ñía. La au­to­ra de En un rincón del al­ma cree que “cuan­do hay un re­cla­mo es ló­gi­co que se pi­ra­tee; no es­toy en con­tra pe­ro no es­toy a fa­vor: el que te co­pia te ha­ce pu­bli­ci­dad y lue­go te com­pra en pa­pel, pe­ro es un ar­ma de do­ble fi­lo. Aho­ra bien, yo nun­ca de­nun­cia­ría a un lec­tor que lo hi­cie­se”. ¿Lo ha­ría Na­va­rro? “Creo que la pi­ra­te­ría va en con­so­nan­cia con el pre­cio. Si son nue­ve eu­ros, lo en­tien­do. Si son dos o tres, me cues­ta”.

¿Có­mo fun­cio­na el lec­tor di­gi­tal? ¿Qué bus­ca? ¿Có­mo? Co­rra­les cree que “aho­ra se im­po­ne la ra­pi­dez y la cla­ri­dad, si quie­res re­sul­ta­dos con el lec­tor tie­nes que dar­le las co­sas más mas­ca­di­tas”.

Gar­cía Már­quez no es­tá.

Pe­ro Na­va­rro es ta­jan­te: “Pa­ra que nos ha­ga­mos una idea del sue­lo que pi­sa­mos,

Cien años de so­le­dad [de Ga­briel Gar­cía Már­quez] no es­tá ni en el top de los más ven­di­dos. Me atre­ve­ría a de­cir que hay un lec­tor de di­gi­tal y uno de pa­pel, y el de di­gi­tal es de me­tro, de cer­ca­nías, y bus­ca li­te­ra­tu­ra muy ame­na, que no re­quie­ra mu­cha aten­ción, li­bros que pue­das apar­car una se­ma­na sin que pa­se na­da. Creo que la ven­ta ini­cial en In­ter­net no se ha­ce por que un li­bro sea bueno o ma­lo, sino por­que hay al­go que atrae al lec­tor, ya sea el tí­tu­lo o la por­ta­da, co­mo di­ce Cé­sar, pe­ro lue­go, si lle­gas a 25.000

Des­de 2008 las ven­tas de li­bros en pa­pel han des­cen­di­do un 18% y pue­den caer un 10% más

des­car­gas, el li­bro tie­ne que ser bueno”. Se­gún Na­va­rro, “en­tre 800 o 900 des­car­gas ya se po­dría ha­blar de bo­ca a bo­ca en el mun­do di­gi­tal”. “En pri­mer lu­gar, no to­do lo que lle­ga a In­ter­net y es­tá en­tre lo más ven­di­do es bueno, por­que no se pue­de leer to­do lo que te des­car­gas”, ma­ti­za Co­rra­les. Hay anéc­do­tas pa­ra dar y to­mar: “Una de las me­jo­res es la de la chi­ca de EEUU -cuen­ta Gar­cía Mu­ñoz- que col­gó una no­ve­la tra­du­ci­da del inglés al es­pa­ñol con el tra­duc­tor de Goo­gle, y lle­gó na­da me­nos que al pues­to nú­me­ro 20 de la lis­ta de los más ven­di­dos. Era ile­gi­ble, pe­ro era un li­bro real”. Una es­pe­cie de Ec­ce

Ho­mo de la li­te­ra­tu­ra di­gi­tal. Gar­cía Mu­ñoz pro­si­gue: “Hay que re­co­no­cer que en es­te mun­di­llo hay mu­cha gen­te que se com­pra el li­bro por la por­ta­da o el tí­tu­lo y que, ade­más, to­da­vía no sa­be­mos muy bien por qué un li­bro ven­de y otro no. En el mun­do del pa­pel es di­fe­ren­te”. No hay más que echar un vis­ta­zo al úl­ti­mo fe­nó­meno di­gi­tal, ¿Dor­mi­mos jun

tos?, re­la­to eró­ti­co es­cri­to por An­drea Ho­yos, el seu­dó­ni­mo de una pu­bli­cis­ta de 37 años, e im­pul­sa­do por una há­bil y mis­te­rio­sa cam­pa­ña de mar­ke­ting.

58

FOTOS: ELE­NA DEL ES­TAL

Éxi­to. De iz­quier­da a de­re­cha, Cé­sar Gar­cía Mu­ñoz, An­to­nia J. Co­rra­les y Es­te­ban Na­va­rro en las ca­se­tas de la Cues­ta

de Moyano de Ma­drid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.