Rubicón men­tal

¿De­be­mos re­con­si­de­rar nues­tro con­cep­to de be­lle­za tras ad­mi­rar obras que an­ti­ci­pan en 32.000 años el ge­nio de Pi­cas­so?

Tiempo - - VISIONES - RI­CAR­DO ME­NÉN­DEZ SAL­MÓN

Los hom­bres que es­cri­bie­ron so­bre la pie­dra pa­leo­lí­ti­ca lo ha­cen hoy so­bre su­per­fi­cies de plas­ma

en 1987, much­nik edi­to­res pu­bli­có un li­bro de re­la­tos ti­tu­la­do ¡Tatlin!, del es­cri­tor Guy Da­ven­port. Den­tro de la co­lec­ción ha­bía un tex­to lla­ma­do Ro­bot, am­bien­ta­do en el en­torno de las pin­tu­ras de Las­caux, en el que Da­ven­port es­cri­bió: “Es­tas cue­vas son ar­cas pa­ra los es­pí­ri­tus de los ani­ma­les. El ce­re­bro es­tá den­tro, don­de se pue­de ver sin mi­rar, en la ima­gi­na­ción. Las cue­vas eran una es­pe­cie de ce­re­bro in­te­rior de la tie­rra, el cuer­po co­mún, y en ellas pu­sie­ron a los ani­ma­les, pa­ra que Las­caux so­ña­ra eter­na­men­te con sus ani­ma­les, tal co­mo el hom­bre, que co­di­cia­ba su be­lle­za y ne­ce­si­ta­ba su san­gre, su car­ne, su tué­tano y sus pie­les, y te­mía su po­de­río y ar­ti­ma­ñas, pen­sa­ra en ellos al dor­mir y al des­per­tar”. To­do san­tua­rio pa­leo­lí­ti­co ins­pi­ra pa­re­ci­da sen­sa­ción de re­co­gi­mien­to, me­mo­ria del cos­mos y hu­mil­dad an­te la pre­sen­cia de nues­tros le­ja­ní­si­mos pa­dres. De pan­ta­lla en pan­ta­lla, no he­mos he­cho otra co­sa que re­in­ter­pre­tar cier­tos mie­dos, an­he­los y lo­gros. Los hom­bres que es­cri­bie­ron so­bre la pie­dra pa­leo­lí­ti­ca lo ha­cen hoy so­bre su­per­fi­cies de plas­ma. Lo que que­da, en cual­quier ca­so, es el vér­ti­go de un via­je en el tiem­po y en el es­pa­cio, la ex­pe­rien­cia del hom­bre co­mo ani­mal sim­bó­li­co, el ha­llaz­go de un ins­tan­te en la His­to­ria en que la es­pe­cie cru­za su pri­mer Rubicón men­tal: el des­cu­bri­mien­to de que se pue­den nom­brar -o di­bu­jar, en es­te ca­so- las co­sas que no es­tán an­te nues­tros ojos.

En 1994, tres es­pe­leó­lo­gos des­cu­brie­ron por azar la cue­va de Chau­vet, al sur de Fran­cia. La cue­va, con­ser­va­da gra­cias a un des­pren­di­mien­to acae­ci­do ha­ce 20.000 años has­ta con­ver­tir­se en una es­pe­cie de cáp­su­la de tiem­po, al­ber­ga­ba pin­tu­ras en su in­te­rior. Cuan­do sus des­cu­bri­do­res las da­ta­ron con car­bono 14, se lle­va­ron una sor­pre­sa ma­yús­cu­la. Las pin­tu­ras te­nían 32.000 años, lo que sig­ni­fi­ca­ba que ca­si do­bla­ban la edad de los res­tos pic­tó­ri­cos más an­ti­guos con­ser­va­dos has­ta en­ton­ces. De he­cho, las pin­tu­ras de Chau­vet son las re­pre­sen­ta­cio­nes co­no­ci­das más an­ti­guas de la his­to­ria de la cul­tu­ra. Wer­ner Her­zog, au­tor de dos de las más be­llas pe­lí­cu­las de to­dos los tiem­pos (Kas­par Hau­ser y Agui­rre, la có­le­ra de Dios), ha de­di­ca­do su úl­ti­mo tra­ba­jo, La cue­va de los sue­ños olvidados, al ha­llaz­go de Chau­vet. El re­sul­ta­do es uno de los tes­ti­mo­nios más apa­bu­llan­tes so­bre el vér­ti­go de las eda­des y la cons­truc­ción de la sen­si­bi­li­dad hu­ma­na. El Rubicón men­tal que el es­pec­ta­dor cru­za al aso­mar­se a es­ta mues­tra de arte pri­mi­ti­vo es de tal im­pac­to que el abis­mo que se abre a sus pies no pa­re­ce te­ner fon­do. ¿Na­ce en Chau­vet el al­ma del hom­bre tal y co­mo hoy lo co­no­ce­mos? ¿De­be­mos re­con­si­de­rar nues­tro con­cep­to de be­lle­za tras ad­mi­rar obras que an­ti­ci­pan, ha­ce 32.000 años, el ge­nio de Pi­cas­so o de Marc? Chau­vet es al­go más que patrimonio de la hu­ma­ni­dad. Es una in­te­rro­gan­te asom­bro­sa acer­ca de nues­tros orí­ge­nes y acer­ca de la su­pues­ta idea de un pro­gre­so en cier­tos ór­de­nes. Y ver el do­cu­men­tal de Her­zog es mu­cho más que una aven­tu­ra es­té­ti­ca. Es, ca­si, una exi­gen­cia hu­ma­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.