La his­to­ria del an­ti­guo Egip­to to­ma­da en se­rio

El se­cre­to del Ni­lo, de An­to­nio Ca­ba­nas (B), es una no­ve­la his­tó­ri­ca de las que na­die ha­ce ya, por su ri­gor, su in­men­so tra­ba­jo do­cu­men­tal... y su mag­ne­tis­mo.

Tiempo - - CULTURA -

El au­tor lle­ga a la co­mi­da vein­te mi­nu­tos tar­de, co­mo de­be ha­cer­se si uno quie­re que los pe­rio­dis­tas lo res­pe­ten. Vie­ne azo­ga­do y al­go ja­dean­te, son­ríe, no de­ja de pe­dir per­dón por el re­tra­so (de­ja ver que es un tío sim­pá­ti­co) y ex­pli­ca al­go rá­pi­do so­bre que ayer es­ta­ba en Las Pal­mas de Gran Canaria y es­ta tar­de vol­ve­rá allí, en cuan­to aca­be­mos de co­mer. Eso pa­re­ce una aña­ga­za más pa­ra con­ven­cer­nos de que es un hom­bre ocu­pa­dí­si­mo que nos es­tá ha­cien­do el ab­ne­ga­do fa­vor de de­di­car­nos un par de ho­ras de su tiem­po. Lue­go se ve­rá que no, que las co­sas no siem­pre son lo que pa­re­cen.

Co­mo lle­va ocu­rrien­do des­de ha­ce ya una in­dig­nan­te can­ti­dad de años, el de más edad... el más ve­te­rano... Bien, de­jé­mo­nos de pa­ños ca­lien­tes: el más vie­jo de los quin­ce pe­rio­dis­tas pre­sen­tes soy yo. El res­to es un gru­po de tí­mi­dos y tí­mi­das que no pa­san de los 30. Mu­chos tra­ba­jan en emi­so­ras de ra­dio y han ve­ni­do pro­vis­tos de apa­ra­to­sos mi­cró­fo­nos y gra­ba­do­ras.

Otros es­cri­ben en pe­rió­di­cos que, a mi cor­to en­ten­der, no tie­nen el más mí­ni­mo mo­ti­vo pa­ra en­viar a al­guien a cu­brir la pre­sen­ta­ción de un li­bro so­bre la di­nas­tía XVIII del an­ti­guo Egip­to: eso no va a jo­ro­bar a Ru­bal­ca­ba, que es pa­ra lo que es­tán esos me­dios en es­te mun­do. Pe­ro us­te­des qui­zá ya sa­ben que in­clu­so en los pe­rió­di­cos más in­cen­dia­rios y avi­na­gra­dos se man­tie­ne aún la es­tú­pi­da tra­di­ción de que ha­ya sec­cio­nes de Cul­tu­ra: sue­le ser es­te un lu­gar ex­tra­ño de la re­dac­ción, ha­bi­ta­do por gen­te pá­li­da y ma­ci­len­ta (al­guno, con bar­ba: ma­la co­sa) que lee li­bros, sa­be de mú­si­ca y tie­ne una no­ción apro­xi­ma­da de quién fue Vincent van Gogh. Es de­cir, que no sir­ve pa­ra na­da útil nin­guno de ellos, pe­ro la tra­di­ción im­po­ne que en un pe­rió­di­co que pre­ten­da apa­ren­tar res­pe­ta­bi­li­dad hay que de­di­car un par de pá­gi­nas a esas pe­li­gro­sas es­tu­pi­de­ces (ya se sa­be lo que pa­sa con la cul­tu­ra: el ni­ño em­pie­za es­cu­chan­do a Schu­bert y aca­ba lue­go de ma­ri­cón o cri­ti­can­do a Te­je­ro), así que el di­rec­tor ha­ce co­mo que no les ve y les de­ja re­la­ti­va­men­te en paz.

El au­tor, que se lla­ma An­to­nio Ca­ba­nas, se sien­ta por fin en la si­lla que le han re­ser­va­do y, pa­ra acom­pa­ñar su cer­ve­za, bus­ca con la mi­ra­da al­gu­na acei­tu­na su­per­vi­vien­te. No hay, co­mo es na­tu­ral: ya nin­gu­na editorial in­vi­ta a co­mer pa­ra pre­sen­tar un li­bro, eso es ca­rí­si­mo, así que cuan­do al­gu­na se atre­ve los chi­cos de la pren­sa se com­por­tan co­mo los leo­nes que sa­len en el Na­tio­nal Geo­grap­hic Chan­nel: de­vo­ran has­ta las flo­res de te­la que ador­nan la me­sa, por­que na­die sa­be cuán­do vol­ve­rá a caer otro ñu en for­ma de no­ve­la. Hay que apro­ve­char.

Ca­ba­nas pre­gun­ta, an­tes que nin­gu­na otra co­sa, si nos ha lle­ga­do el li­bro (se ti­tu­la El se­cre­to del Ni­lo y lo aca­ba de pu­bli­car B) y si nos lo he­mos leí­do. Se pro­du­ce un si­len­cio muy pa­re­ci­do al que so­bre­vie­ne cuan­do al­guien eruc­ta en un ve­la­to­rio, por­que el li­bro tie­ne más de 800 pá­gi­nas y es dog­ma re­co­no­ci­do que na­die en las sec­cio­nes de Cul­tu­ra tie­ne tiem­po pa­ra leer; nos pa­sa­mos la vi­da in­for­man­do... so­bre lo que no he­mos abier­to si­quie­ra. Y, co­mo nin­guno res­pi­ra, el au­tor in­vi­ta a los pre­sen­tes a pre­gun­tar lo que les pa­rez­ca so­bre el ar­gu­men­to, los per­so­na­jes o la am­bien­ta­ción his­tó­ri­ca.

Pe­ro an­tes de que se aba­ta so­bre el co­me­dor otro si­len­cio, aún más es­pe­so y aver­gon­za­do que el an­te­rior, Ma­ría, la efi­caz chi­ca de la editorial, echa a las aco­rra­la­das víc­ti­mas un ca­po­te y pro­po­ne al au­tor que sea él quien in­tro­duz­ca el te­ma, por su­pues­to bre­ve­men­te.

Cuan­do uno se lo sa­be.

Y ahí em­pie­za el es­pec­tácu­lo. An­to­nio Ca­ba­nas es un ca­na­rio de cua­ren­ta y pocos años que na­ció en Las Pal­mas por­que en al­gún si­tio hay que na­cer, pe­ro lo su­yo ha­bría si­do lle­gar al mun­do en Te­bas, Men­fis o As­yut ha­ce 4.000 años. Se ga­na la vi­da co­mo co­man­dan­te de lí­neas aé­reas (lo cual lo her­ma­na amo­ro­sa­men­te con el gran Saint-Exu­péry, por no ha­blar de otros ejem­plos ga­vio­te­ros mu­cho me­nos ilus­tres) (y de ahí que va­ya y ven­ga a las Pal­mas con tan­ta fre­cuen­cia), pe­ro su pasión, des­de ni­ño, es el Egip­to an­ti­guo. Él re­co­no­ce que se le en­cen­dió el fue­go sa­gra­do el día en

que vio la her­mo­sa más­ca­ra fu­ne­ra­ria del bre­ve rey Tut, uni­ver­sal­men­te co­no­ci­do co­mo Tu­tank­ha­mon. Eso nos ha pa­sa­do a mu­chos, pe­ro a Ca­ba­nas ese fue­go de Isis no se le apa­gó. Ha es­tu­dia­do con­cien­zu­da­men­te aque­lla ci­vi­li­za­ción. Co­no­ce la es­cri­tu­ra je­ro­glí­fi­ca. Ha­ce mu­chos años que per­dió la cuen­ta de cuán­tas ve­ces ha via­ja­do al país de Ke­mi, que es co­mo los egip­cios de aquel tiem­po lla­ma­ban al lu­gar en que vi­vían. No ti­tu­bea an­te los ba­jo­rre­lie­ves de un obe­lis­co ni an­te las pin­tu­ras de un hi­po­geo. Do­mi­na con to­tal na­tu­ra­li­dad el ca­len­da­rio, el ci­clo de las inun­da­cio­nes del Ni­lo, el lé­xi­co, la fau­na an­ti­gua y ac­tual, los mé­to­dos ar­qui­tec­tó­ni­cos, el arte y (fal­ta­ría más) la his­to­ria de Egip­to. Por de­cir­lo de una vez: es­ta es la sex­ta no­ve­la his­tó­ri­ca que es­te hom­bre es­cri­be y pu­bli­ca so­bre Egip­to. Co­mo pa­ra no sa­ber­se la asig­na­tu­ra.

Así que cuan­do Ca­ba­nas em­pe­zó a ex­pli­car­nos, con el tono y la fa­mi­lia­ri­dad de quien ha­bla de sus ve­ci­nos o de unos pri­mos que tie­ne en Tenerife, que la épo­ca de Akh­na­tón fue un pu­ñe­te­ro desas­tre, que aquel se­ñor es­ta­ba lo­co, que hun­dió la eco­no­mía del país por cul­pa de sus ob­se­sio­nes re­li­gio­sas; que Amen­ho­tep III se­ría to­do lo ber­lus­co­niano que se quie­ra pe­ro fue un gran rey, y que lue­go el im­pe­rio ca­yó en ma­nos de me­dia­nías co­mo la rei­na Ti­yi o aquel zan­go­lo­tino de Ai; y que el bus­to de Ne­fer­ne­frua­tón (o sea Ne­fer­ti­ti) es­tá tu­nea­do por­que su her­mo­su­ra no se pa­re­ce a la de las mu­je­res de su tiem­po; y que no de­be uno en­fren­tar­se nun­ca a los cu­ras, so­bre to­do si po­seen la gran ma­yo­ría de las tie­rras cul­ti­va­bles del país, y que el ton­tai­na de Akh­na­tón, con aque­lla pe­rra que le dio por el mo­no­teís­mo y por el sol, se en­fren­tó al om­ni­po­ten­te cle­ro del dios Amón y así le lu­ció el pe­lo; y que no era gay ni te­nía la ca­be­za en for­ma de pe­pino, pe­ro sí era co­jo, co­mo lo fue el jo­ven Tut; y que es­te se mu­rió de ma­la­ria y no ase­si­na­do; y que... Cua­ren­ta mi­nu­tos. Cua­ren­ta mi­nu­tos se­gui­dos de lo que pa­re­cía una con­fe­ren­cia (los jó­ve­nes pe­rio­dis­tas no se en­te­ra­ban de na­da y su­da­ban de mie­do an­te la idea de trans­cri­bir las cin­tas o de bus­car un cor­te “con ti­tu­lar”) y que en reali­dad no era sino un análisis rá­pi­do, ágil, una vi­sión ge­ne­ral, unas cuan­tas anéc­do­tas con­tro­ver­ti­das y, de pos­tre, la lec­tu­ra del Edicto de Ho­rem­heb, tex­to que val­dría per­fec­ta­men­te pa­ra hoy.

Una no­ve­la his­tó­ri­ca en la que to­do lo esen­cial es ver­dad y que ape­nas ne­ce­si­ta ar­ti­fi­cio in­ven­ta­do, aun­que lo ha­ya. ¿Cuán­tos ca­sos co­no­cen us­te­des en los úl­ti­mos quin­ce años, eh? ¿Com­pren­den aho­ra por qué da glo­ria leer los li­bros de An­to­nio Ca­ba­nas?

Di­nas­tías. Es­ta­tua del

fa­raón Akh­na­tón en un tem­plo de Kar­nak.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.