Im­per­fec­to

Gui­ller­mo Fran­ce­lla, Amaia Sa­la­man­ca y Ós­car Jae­na­da en­ca­be­zan el re­par­to de ¡Atra­co!.

Tiempo - - SELECTOR - A. DÍAZ

la es­ce­na ini­cial de es­ta pe­lí­cu­la nos anun­cia que el atra­co del tí­tu­lo con­clu­ye muy le­jos de ser per­fec­to. Es una arries­ga­da apues­ta na­rra­ti­va que el di­rec­tor y guio­nis­ta Eduard Cor­tés sa­be ma­ne­jar muy bien du­ran­te los dos pri­me­ros ac­tos del fil­me, cuan­do ex­po­ne la ur­gen­cia de asal­tar una jo­ye­ría ma­dri­le­ña y la ex­haus­ti­va pla­ni­fi­ca­ción del gol­pe. Has­ta ese mo­men­to, el pe­so de la pe­lí­cu­la lo arras­tra el ar­gen­tino Gui­ller­mo Fran­ce­lla, un ac­tor fue­ra de se­rie que ca­si ha­cía som­bra a Ri­car­do Da­rín en esa obra maes­tra in­me­dia­ta ti­tu­la­da El se­cre­to de sus ojos. El ar­gu­men­to pier­de so­li­dez al tiem­po que el ca­ris­má­ti­co personaje de Fran­ce­lla pa­sa a un se­gun­do plano. Lo que su­ce­de des­de ese mo­men­to has­ta el epí­lo­go -cuan­do re­gre­sa el ar­gen­tino- pa­re­ce otra pe­lí­cu­la di­fe­ren­te, un fo­lle­tín te­le­vi­si­vo alar­ga­do in­ne­ce­sa­ria­men­te e in­crus­ta­do en me­dio de la tra­ma. ¡Atra­co! no es tam­po­co per­fec­ta, pe­ro Cor­tés aca­ba en­men­dan­do con acier­to los erro­res en la pla­ni­fi­ca­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.