La brú­ju­la de Maa­louf

El li­ba­nés em­pren­de un via­je al pa­sa­do pa­ra ha­blar del des­tino de su país.

Tiempo - - SELECTOR - PE­DRO GAR­CÍA

las ci­ca­tri­ces de la me­mo­ria se su­tu­ran con hi­lo li­te­ra­rio. Al me­nos ese es el ca­so de Amin Maa­louf (Bei­rut, Lí­bano, 1949). Han pa­sa­do ya mu­chos años des­de aquel me­mo­ra­ble León el Afri­cano, que nos pu­so en pie sin du­dar­lo, y so­lo unos pocos me­nos des­de Iden­ti­da­des ase­si­nas, con el que se ju­gó mu­chas co­sas, pe­ro si­gue sien­do el mis­mo. El fla­man­te nue­vo miem­bro de la Aca­de­mia Fran­ce­sa, es­cri­tor de exi­lio, es­cri­tor de mun­do, nos ob­se­quia al fin con su es­pe­ra­da úl­ti­ma no­ve­la, un via­je al pa­sa­do y al des­tino de su país na­tal con la amis­tad co­mo fil­tro ca­ta­li­za­dor de una no­ve­la que es, qui­zás, su tra­ba­jo más per­so­nal has­ta la fe­cha: “Ten­go, des­de ha­ce años, la im­pre­sión de que el mun­do al que per­te­nez­co se des­di­bu­ja más ca­da día y que po­dría des­apa­re­cer es­tan­do yo vi­vo. Mi no­ve­la ha na­ci­do de ese sen­ti­mien­to”. Un fu­ne­ral, el de un vie­jo ami­go co­rrom­pi­do por la gue­rra, y un cón­cla­ve, el que con­vo­ca Adam en torno a la tum­ba de Mou­rad pa­ra vol­ver a unir los des­ti­nos del vie­jo gru­po de ami­gos, ver­te­bran es­ta des­ga­rra­do­ra his­to­ria so­bre la pa­tria per­di­da. El ho­gar men­tal. El exi­lio. Sus vi­das han cam­bia­do y su tie­rra na­tal tam­bién. Pe­ro Maa­louf si­gue sien­do Maa­louf. Su Lí­bano. El Me­di­te­rrá­neo. Las gue­rras, las muer­tes. El cam­bio. La me­mo­ria que per­ma­ne­ce y so­lo se cu­ra llo­ran­do lá­gri­mas de li­te­ra­tu­ra. Un llan­to que es un río de sa­bi­du­ría.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.