La gue­rra con­tra las imá­ge­nes

La Re­for­ma pro­tes­tan­te mos­tró una es­pe­cial sa­ña con­tra el arte re­li­gio­so, des­tru­yen­do el 90% del patrimonio ar­tís­ti­co inglés.

Tiempo - - HISTORIAS DE LA HISTORIA - LUIS REYES

Igual que la no­ble­za se hi­zo crip­to­ca­tó­li­ca, en Eton las pin­tu­ras de la Vir­gen se ta­pa­ron con cal

To­dos los cru­ci­fi­jos, imá­ge­nes y cua­dros de las per­so­nas de la Tri­ni­dad o de la Vir­gen Ma­ría, así co­mo to­das las imá­ge­nes y cua­dros de san­tos... se­rán re­ti­ra­das y des­trui­das por la au­to­ri­dad”. Es­to no es un de­cre­to de los ta­li­ba­nes de Af­ga­nis­tán, ni de los sa­la­fis­tas que se han apo­de­ra­do del nor­te de Ma­lí y es­tán des­tru­yen­do el patrimonio ar­tís­ti­co de Tom­buc­tú. ¡Es una Or­de­nan­za del Par­la­men­to inglés de 1643!

En el si­glo en el que In­gla­te­rra fue cu­na de la mo­der­na de­mo­cra­cia par­la­men­ta­ria, al­gu­nos de los que lu­cha­ron por ella fren­te al ab­so­lu­tis­mo real re­sul­ta­ron ser unos fa­ná­ti­cos pro­tes­tan­tes que es­ta­ble­cie­ron una dic­ta­du­ra fun­da­men­ta­lis­ta; cuan­do flo­re­cie­ron allí Sha­kes­pea­re, New­ton o Wren, hu­bo tam­bién un mo­vi­mien­to ico­no­clas­ta que des­tru­yó el 90% del patrimonio ar­tís­ti­co del país. Son las con­tra­dic­cio­nes de la His­to­ria, de las que ofre­ce un con­den­sa­do re­tra­to una ex­po­si­ción re­cién inau­gu­ra­da en la fun­da­ción Juan March de Ma­drid (ver re­cua­dro).

La Re­for­ma pro­tes­tan­te in­gle­sa tie­ne una pe­cu­lia­ri­dad y es que hay dos re­for­mas su­per­pues­tas. Por una par­te exis­tía un mo­vi­mien­to de ins­pi­ra­ción cal­vi­nis­ta, ra­di­cal y po­pu­lar, re­pri­mi­do por En­ri­que VIII, que era un ca­tó­li­co de con­vic­ción. Pe­ro cuan­do el rey inglés cho­có con el Pa­pa, por­que es­te se ne­ga­ba a anu­lar su ma­tri­mo­nio con Ca­ta­li­na de Ara­gón, En­ri­que rom­pió con Ro­ma y se pu­so al fren­te de lo que lla­mó la Igle­sia An­gli­ca­na. Es­te se­gun­do pro­tes­tan­tis­mo ofi­cial era más po­lí­ti­co que doc­tri­nal, cam­bió po­co de la li­tur­gia o la or­ga­ni­za­ción ecle­siás­ti­ca, apar­te de que la nue­va “ca­be­za de la Igle­sia” fue­se el mo­nar­ca.

El an­gli­ca­nis­mo fue por tan­to una crea­ción per­so­nal de En­ri­que VIII, un so­be­rano de mano fir­me ca­paz de im­po­ner­se al país, y se apo­yó en las cla­ses al­tas, no­ble­za y al­to cle­ro, que cam­bia­ron de fe por opor­tu­nis­mo, pa­ra sal­var sus ca­be­zas y sus ha­cien­das. La de­ma­go­gia an­ti­pa­pis­ta le pro­cu­ró el res­pal­do na­cio­nal, mien­tras que la de­sa­mor­ti­za­ción de bie­nes de las ór­de­nes re­li­gio­sas lea­les a Ro­ma creó una se­rie de in­tere­ses, be­ne­fi­cia­rios del ex­po­lio que unie­ron su suer­te a la de la Igle­sia An­gli­ca­na.

Pe­ro el mo­vi­mien­to pro­tes­tan­te an­te­rior a la Re­for­ma del rey, se­gui­do por cla­ses me­dias bur­gue­sas o cam­pe­si­nas, des­con­fia­ba de su cam­bio de cha­que­ta y man­tu­vo siem­pre un pul­so con el pro­tes­tan­tis­mo ofi­cial pa­tro­ci­na­do por la Co­ro­na. Ese fue el mar­co de la gue­rra con­tra las imá­ge­nes sa­gra­das, que en In­gla­te­rra du­ró más y tu­vo peo­res con­se­cuen­cias que en el res­to de la Eu­ro­pa pro­tes­tan­te.

El nue­vo Jo­sías.

El ori­gen de la ico­no­cla­sia (des­tro­zo de imá­ge­nes en grie­go) pro­tes­tan­te es­tá en la Bi­blia. En el Éxo­do, cuan­do Ya­vé le en­tre­ga el Decálogo a Moi­sés en el Si­naí, el pri­mer man­da­mien­to di­ce “no ha­rás es­cul­tu­ra ni ima­gen al­gu­na de lo que hay arri­ba en cie­lo, o aquí aba­jo en la tie­rra, o en el agua... No te pos­tra­rás an­te ella ni la ser­vi­rás, por­que yo Ya­vé, tu Dios, soy un Dios ce­lo­so, que cas­ti­go la iniqui­dad del pa­dre en los hi­jos, has­ta la ter­ce­ra y cuar­ta ge­ne­ra­ción...”. Hay que pen­sar en el te­rror que una pers­pec­ti­va así pro­vo­ca­ría en gen­tes sen­ci­llas, pa­ra ex­pli­car­se la fo­bia con­tra las imá­ge­nes que se desató en don­de triun­fó la Re­for­ma.

En In­gla­te­rra En­ri­que VIII era un me­ce­nas aman­te de las ar­tes, co­mo tan­tos prín­ci­pes del Re­na­ci­mien­to de ex­qui­si­ta sen­si­bi­li­dad es­té­ti­ca pe­ro vio­len­tos y crue­les. Du­ran­te su rei­na­do hu­bo al­gu­nos ac­tos de bar­ba­rie ico­no­clas­ta, pe­ro no un pro­gra­ma de des­truc­ción de imá­ge­nes. Fue tras su muer­te, en 1547, cuan­do co­men­zó en se­rio la ico­no­cla­sia in­gle­sa que des­trui­ría el 90% de las obras de arte. Hay que te­ner en cuen­ta que has­ta esos tiem­pos el arte se ha­lla­ba ca­si ex­clu­si­va­men­te en igle­sias y con­ven­tos.

Le su­ce­dió su hi­jo Eduardo VI, un ni­ño de 10 años que mo­ri­ría con 15. El rey­ni­ño fue ma­ne­ja­do por sus re­gen­tes, pe­ro el pue­blo le ad­ju­di­có el so­bre­nom­bre de Jo­sías, rey de Ju­dá que subió al trono a los 8 años y aca­bó con to­dos los ído­los ve­ne­ra­dos en Is­rael, “los que­mó fue­ra de Je­ru­sa­lén y... su­pri­mió los sa­cer­do­tes idó­la­tras”, se­gún cuen­ta el II Li­bro de los Reyes. Du­ran­te el rei­na­do del nue­vo Jo­sías el Par­la­men­to dic­tó pe­nas pa­ra quie­nes con­ser­va­sen obras de arte re­li­gio­so, lle­gan­do a “re­clu­sión a vo­lun­tad del rey” pa­ra los re­in­ci­den­tes.

Tras el bre­ve rei­na­do de Ma­ría Tudor, que in­ten­tó res­tau­rar el ca­to­li­cis­mo, Isa­bel I con­ti­nuó la po­lí­ti­ca ico­no­clas­ta, e in­clu­so se res­trin­gió el arte ci­vil. Una pro­cla­ma real de 1563 prohi­bió que “otras per­so­nas di­bu­jen, pin­ten, gra­ben o re­tra­ten la per­so­na o el ros­tro de Su Ma­jes­tad... has­ta que se es­ta­blez­ca un pa­trón y ejem­plo per­fec­to”.

Pe­se a to­do al­gu­nos tem­plos lo­gra­ron con­ser­var su arte. Un pa­ra­dig­ma de la si­tua­ción es lo que pa­só en la ca­pi­lla de Nues­tra Se­ño­ra de Eton, en el cé­le­bre co­le­gio don­de se ha edu­ca­do la cre­ma de la cla­se di­ri­gen­te bri­tá­ni­ca (in­clui­do el ac­tual pri­mer mi­nis­tro). La igle­sia es­ta­ba de­co­ra­da con pin­tu­ras mu­ra­les de mi­la­gros de la Vir­gen, obra de un anó­ni­mo fla­men­co de gran ca­li­dad, que du­ran­te el rei­na­do de Isa­bel I fue­ron re­cu­bier­tas con cal, y así lo­gra­ron so­bre­vi­vir has­ta que en 1923 sa­lie­ron a la luz.

En reali­dad las cla­ses al­tas in­gle­sas hi­cie­ron co­mo las pin­tu­ras de Eton, ocul­ta­ron su ca­to­li­cis­mo, se pro­cla­ma­ron an­gli­ca­nos y se hi­cie­ron crip­to­ca­tó­li­cos. So­lo des­de me­dia­dos del XIX co­men­za­ron a sa­lir del ar­ma­rio los crip­to­ca­tó­li­cos, sien­do Tony Blair el úl­ti­mo ca­so cé­le­bre (ver His­to­rias de la His­to­ria “Crip­to­ca­tó­li­cos en In­gla­te­rra” I y II, en los nú­me­ros 1.311 y 1.312 de Tiem­po). Es­ta aris­to­cra­cia se­cre­ta­men­te ca­tó­li­ca, con su me­ce­naz­go, man­tu­vo vi­va la lla­ma del arte en In­gla­te­rra, es­pe­ran­do tiem­pos me­jo­res que lle­ga­rían con los Es­tuar­do.

Con Isa­bel I se ex­tin­guió la di­nas­tía Tudor y ocu­pa­ron su pues­to los Es­tuar­do. Aun­que for­mal­men­te pro­tes­tan­tes, los Es­tuar­do fue­ron crip­to­ca­tó­li­cos, y des­de lue­go pro­tec­to­res de la ar­tes. Cuan­do el ac­ti­vis­ta pro­tes­tan­te Wi­lliam Pryn­ne arre­me­tió con­tra las mas­ca­ra­das, las fies­tas pa­la­cie­gas di­se­ña­das por el ge­nial ar­qui­tec­to Iñi­go Jo­nes, le cor­ta­ron las ore­jas y le mar­ca­ron a fue­go las me­ji­llas.

Los Es­tuar­do.

El pri­mer Es­tuar­do, Jacobo I, lla­mó a In­gla­te­rra a Ru­bens, el pin­tor más em­ble­má­ti­co de la Con­tra­rre­for­ma ca­tó­li­ca, y su hi­jo Car­los I, a Van Dyck, dis­cí­pu­lo de Ru­bens. Co­mo no po­día ha­cer la pin­tu­ra re­li­gio­sa a la que has­ta en­ton­ces se ha­bía de­di­ca­do, Van Dyck se trans­for­mó en In­gla­te­rra en el es­pe­cia­lis­ta en re­tra­tos de su­bli­me ele­gan­cia que ha pa­sa­do a la his­to­ria del arte.

La sen­si­bi­li­dad ar­tís­ti­ca de Car­los I y su ma­tri­mo­nio con una fer­vien­te ca­tó­li­ca des­per­ta­ron gran des­con­fian­za en­tre los pu­ri­ta­nos (pro­tes­tan­tes ra­di­ca­les). Por otra par­te, Car­los pre­ten­día es­ta­ble­cer una mo­nar­quía ab­so­lu­ta fren­te al Par­la­men­to. Ese desafío po­lí­ti­co y re­li­gio­so lle­vó a la gue­rra ci­vil, en la que ven­cie­ron los par­la­men­ta­rios y el sec­tor más ra­di­cal se hi­zo con el po­der. Los pu­ri­ta­nos, con Crom­well co­mo Lord Pro­tec­tor (rey sin co­ro­na, le lla­ma­ban) es­ta­ble­cie­ron una dic­ta­du­ra, le cor­ta­ron la ca­be­za al rey y re­tor­na­ron a la fu­ria ico­no­clas­ta.

Has­ta que ca­yó la dic­ta­du­ra pu­ri­ta­na y se res­tau­ró la mo­nar­quía en 1660, In­gla- te­rra vol­vió a vi­vir la fo­bia con­tra las imá­ge­nes, ce­bán­do­se en el arte que se ha­bía sal­va­do en tiem­pos del se­gun­do Jo­sías. Así des­apa­re­cie­ron ma­ra­vi­llas co­mo el al­tar, re­ta­blo y bal­da­quino de la aba­día de West­mins­ter, en­car­ga­dos por En­ri­que VIII a Pie­tro To­rri­giano. El ré­gi­men pu­ri­tano aca­bó tam­bién con la mag­ní­fi­ca co­lec­ción de pin­tu­ra reuni­da por Car­los I, aun­que de la mis­ma for­ma que los na­zis no des­tru­ye­ron el arte de­ge­ne­ra­do, sino que se lo ven­die­ron a co­lec­cio­nis­tas ex­tran­je­ros, los cua­dros del rey no fue­ron des­tro­za­dos, sino mal­ba­ra­ta­dos pa­ra sa­car unos di­ne­ros. Un gran be­ne­fi­cia­rio fue el rey ca­tó­li­co Fe­li­pe IV, que a tra­vés de sus agen­tes com­pró mu­chas obras en la al­mo­ne­da de Car­los I. Pa­ra nues­tra suer­te hoy es­tán en el Mu­seo del Pra­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.