LA BO­DA DEL ÚL­TI­MO PRÍN­CI­PE HE­RE­DE­RO

Eu­ro­pa asis­te es­tos días al en­la­ce de su úl­ti­mo he­re­de­ro al trono, el de Lu­xem­bur­go, un país de cuen­to de ha­das con una mo­nar­quía muy pe­cu­liar. Pa­sa­rán mu­chos años an­tes de que se ce­le­bre otra bo­da de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas.

Tiempo - - SOCIEDAD - CE­LIA LO­REN­TE clo­ren­te.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Lu­xem­bur­go es un país de cuen­to de ha­das: el que me­nos pa­ro e im­pues­tos y ma­yor ren­ta tie­ne de la UE Los no­vios cul­ti­van las mis­mas afi­cio­nes. Les gus­ta la mú­si­ca clá­si­ca y to­can el vio­lín y el piano

Erase una vez un prín­ci­pe de un tran­qui­lo y di­mi­nu­to país... pe­ro el más ri­co de la Unión Eu­ro­pea, con una ta­sa de des­em­pleo por de­ba­jo del 5%, don­de se pa­gan me­nos im­pues­tos y con el se­gun­do ma­yor Pro­duc­to In­te­rior Bru­to per cá­pi­ta del mun­do. Di­cen las ma­las len­guas que los prín­ci­pes azu­les no exis­ten, pe­ro Stép­ha­nie de Lan­noy, la pro­me­ti­da del prín­ci­pe he­re­de­ro Gui­ller­mo de Lu­xem­bur­go, no opi­na lo mis­mo. “No so­lo lo creo, sino que ade­más lo he en­con­tra­do... Real­men­te no creía que un hom­bre así pu­die­ra exis­tir”, ha re­ve­la­do en su pri­me­ra en­tre­vis­ta, con­ce­di­da unos días an­tes de su bo­da.

El en­la­ce ha crea­do mu­cha ex­pec­ta­ción en es­te pe­que­ño país de 2.583 ki­ló­me­tros cua­dra­dos, con tan so­lo 82 ki­ló­me­tros de Nor­te a Sur y 57 de Es­te a Oes­te. Una jo­ya es­con­di­da en­tre Fran­cia, Bél­gi­ca y Ale­ma­nia. Un lu­gar de cuen­to de ha­das, cua­ja­do de bos­ques, cas­ti­llos y vi­ñe­dos y ba­ña­do por 17 ríos. El du­ca­do de Lu­xem­bur­go es un ejem­plo de buen ro­llo. Sin cri­sis ni pro­ble­mas eco­nó­mi­cos, el pue­blo lu­xem­bur­gués -tan so­lo me­dio mi­llón de ha­bi­tan­tesno se cues­tio­na pa­ra na­da la ins­ti­tu­ción mo­nár­qui­ca. Si se le pre­gun­ta al res­pec­to a uno de sus ciu­da­da­nos es­tos días, no en­ten­de­rá la pre­gun­ta y su res­pues­ta se­rá: “¿Y por qué iba a cues­tio­nar­la?”.

La fa­mi­lia real lu­xem­bur­gue­sa es muy que­ri­da y, co­mo el país, un tan­to pe­cu­liar. El trono es ocu­pa­do des­de el año 2000 por el gran du­que En­ri­que, ca­sa­do con la gran du­que­sa Ma­ría Te­re­sa, ple­be­ya y la pri­me­ra prin­ce­sa de san­gre la­ti­noa­me­ri­ca­na de la his­to­ria, ya que es de ori­gen cu­bano. “Siem­pre es­ta­ré agra­de­ci­da a los lu­xem­bur­gue­ses por­que, des­de el mo­men­to que lle­gué, fue­ron ama­bles con­mi­go. Me hi­cie­ron sen­tir en­se­gui­da co­mo en mi pro­pia ca­sa”, ha di­cho en al­gu­na oca­sión. Los du­ques han for­ma­do una gran fa­mi­lia de cin­co hi­jos: cua­tro chi­cos y una chi­ca. El prín­ci­pe he­re­de­ro Gui­ller­mo; el prín­ci­pe Fé­lix; el prín­ci­pe Luis; la prin­ce­sa Ale­jan­dra; y el ben­ja­mín, el prín­ci­pe Se­bas­tián.

El gran du­que En­ri­que ac­ce­dió al trono en el año 2000 de una for­ma po­co ha­bi­tual pa­ra las mo­nar­quías eu­ro­peas: tras la ab­di­ca­ción de su pro­ge­ni­tor. El gran du­que Juan re­nun­ció a fa­vor de su hi­jo En­ri­que a los 79 años, des­pués de ha­ber rei­na­do a lo lar­go de 35, cuan­do tras­pa­só sin más la co­ro­na a su hi­jo en un ac­to muy sencillo en el sa­lón de fies­tas del pa­la­cio du­cal. El gran du­que En­ri­que se con­vir­tió de es­ta ma­ne­ra, a sus 45 años, en el je­fe de Es­ta­do más jo­ven de la Unión Eu­ro­pea y, ade­más, en el pri­mer miem­bro de una fa­mi­lia real na­ci­do des­pués de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial que lle­ga­ba al trono. Por lo tan­to, a su hi­jo Gui­ller­mo to­da­vía le que­da un lar­go tre­cho pa­ra ac­ce­der a él.

La úl­ti­ma gran bo­da.

El prín­ci­pe Gui­ller­mo de Lu­xem­bur­go, de 30 años, es el úl­ti­mo he­re­de­ro a un trono eu­ro­peo que per­ma­ne­cía sol­te­ro y su bo­da se­rá la úl­ti­ma gran ce­le­bra­ción de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas en mu­cho tiem­po. El en­la­ce re­uni­rá a las prin­ci­pa­les ca­sas reales de to­do el mun­do.

¿ Y có­mo es el no­vio? Ha es­tu­dia­do Cien­cias Po­lí­ti­cas en Fran­cia y el Reino Uni­do y es aman­te de la lec­tu­ra y de la mú­si­ca clá­si­ca. Vir­tuo­so de la vio­la y el vio­lín y un gran pia­nis­ta. Tam­bién es un gran aficionado a los deportes. Ha­ce natación y ve­la des­de pe­que­ño, en­se­ña­do por su pa­dre y su abue­lo du­ran­te los ve­ra­nos que la fa­mi­lia pa­sa­ba en su re­si­den­cia de va­ca­cio­nes de Sain­tT­ro­pez. Prac­ti­ca el te­nis y el es­quí, así co­mo equitación y ciclismo. Ade­más del lu­xem­bur­gués, ha­bla co­rrec­ta­men­te fran­cés, inglés, ale­mán y es­pa­ñol, len­gua que le ha en­se­ña­do su ma­dre.

Stép­ha­nie de Lan­noy, su fu­tu­ra es­po­sa, tie­ne 28 años y per­te­ne­ce a una de las fa­mi­lias aristocráticas más an­ti­guas de Bél­gi­ca. Es la pe­que­ña de los ocho hi­jos del ma­tri­mo­nio del con­de Phi­lip­pe de Lan­noy y de Alix de­lla Fai­lle de Le­verg­hem y ha vi­vi­do has­ta aho­ra con su fa­mi­lia en el cas­ti­llo de An­vaing. Stép­ha­nie es­tu­dió Len­gua y Li­te­ra­tu­ra Ru­sa en Mos­cú y des­pués se di­plo­mó en Fi­lo­lo­gía Ger­má­ni­ca en Lo­vai­na, an­tes de com­ple­tar su for­ma­ción en Ber­lín. Ade­más, cul­ti­va los mis­mos gus­tos que su fu­tu­ro ma­ri­do, so­bre to­do por la mú­si­ca clá­si­ca, ya que to­ca el piano y el vio­lín co­mo él.

El no­viaz­go.

La pa­re­ja se co­no­ció en Ale­ma­nia ha­ce ocho años du­ran­te unas va­ca­cio­nes. Des­pués per­die­ron el con­tac­to, pe­ro al ca­bo de va­rios años vol­vie­ron a en­con­trar­se por ca­sua­li­dad otra vez en Ale­ma­nia, en un bai­le, y allí sal­tó la chis­pa. Tras un dis­cre­to no­viaz­go, el pa­sa­do 26 de abril anun­cia­ron su com­pro­mi­so ofi­cial. Con las ma­nos en­tre­la­za­das y pro­di­gán­do­se mues­tras de ca­ri­ño, la pa­re­ja dio un pa­seo por los jar­di­nes del pa­la­cio. “Es­toy muy con­ten­to de pre­sen­tar a mi no­via a Lu­xem­bur­go”, di­jo el prín­ci­pe fren­te a sus fa­mi­lia­res y a la pren­sa allí con­gre­ga­da, mien­tras que la con­de­sa reac­cio­nó con un “pa­ra mí es una ale­gría”.

Stép­ha­nie mos­tró su ani­llo de com­pro­mi­so de dia­man­tes y ex­pre­só que ya ha co­men­za­do a to­mar cla­ses de lu­xem­bur­gués -una mez­cla de fran­cés y ale­mán-. “Ten­go un pro­fe­sor muy efi­cien­te”, co­men­tó, re­fi­rién­do­se a su pro­me­ti­do, quien en ese pre­ci­so mo­men­to la abra­zó y le dio un be­so.

La con­de­sa de Lan­noy ad­qui­ri­rá la na­cio­na­li­dad lu­xem­bur­gue­sa el mis­mo día de su en­la­ce, al igual que le su­ce­dió a la ac­tual so­be­ra­na de ori­gen cu­bano, tras ca­sar­se con el gran du­que de Lu­xem­bur­go. Lo úni­co que en­som­bre­ce­rá a Stép­ha­nie en ese día tan es­pe­cial se­rá el re­cuer­do de su ma­dre, fa­lle­ci­da es­te ve­rano de for­ma ines­pe­ra­da a los 70 años por una he­mo­rra­gia ce­re­bral. La si­tua­ción no es fá­cil pa­ra ella y quie­re re­cor­dar­la du­ran­te la ce­re­mo­nia: le de­di­ca­rá du­ran­te la mis­ma un mi­nu­to de si­len­cio y lle­va­rá su ani­llo de es­pon­sa­les jun­to con el su­yo de pro­me­ti­da.

Los fas­tos du­ra­rán to­do el fin de se­ma­na. El día 19 de oc­tu­bre se da­rán el “sí, quie­ro” por lo ci­vil en el Ayun­ta­mien­to de la ca­pi­tal y al día si­guien­te ce­le­bra­rán la ce­re­mo­nia re­li­gio­sa a las on­ce de la ma­ña­na en la ca­te­dral de

Se­gún el ayun­ta­mien­to, a ca­da ha­bi­tan­te de la ciu­dad de Lu­xem­bur­go los fes­te­jos le cos­ta­rán 3,17 eu­ros

Notre-Da­me de Lu­xem­bur­go. El prín­ci­pe he­re­de­ro Gui­ller­mo se uni­rá en ma­tri­mo­nio a Stép­ha­nie de Lan­noy en el mis­mo si­tio que vio unir­se a sus abue­los -Juan de Lu­xem­bur­go y la prin­ce­sa Jo­se­fi­na-Car­lo­ta de Bél­gi­ca, en 1953- y a sus pa­dres. Allí se lle­van a ca­bo, ade­más, los fu­ne­ra­les de los miem­bros más des­ta­ca­dos de la Co­ro­na lu­xem­bur­gue­sa, y ce­re­mo­nias co­mo el as­cen­so al trono del gran du­que. En el Pa­la­cio Gran Du­cal, la re­si­den­cia ofi­cial del gran du­que de Lu­xem­bur­go, ten­drá lu­gar el ban­que­te ofi­cial pa­ra ce­le­brar el ca­sa­mien­to.

Aun­que el nú­me­ro de pla­zas es­ta­rá li­mi­ta­do, al­gu­nos lu­xem­bur­gue­ses que lo han so­li­ci­ta­do po­drán pre­sen­ciar el en­la­ce re­li­gio­so en la ca­te­dral. A la en­tra­da, los ciu­da­da­nos in­vi­ta­dos de­be­rán pa­sar un ri­gu­ro­so con­trol de se­gu­ri­dad, y les se­rá enviada con al­gu­nos días de an­te­la­ción una guía con al­gu­nos as­pec­tos a se­guir.

El en­la­ce del prín­ci­pe Gui­ller­mo con la con­de­sa Stép­ha­nie de Lan­noy y los fas­tos de ce­le­bra­ción cos­ta­rán 350.000 eu­ros a la Ad­mi­nis­tra­ción, se­gún ha anun­cia­do el Mi­nis­te­rio del Es­ta­do, que su­fra­ga­rá los gas­tos de, en­tre otras par­ti­das, la se­gu­ri­dad del even­to, la or­ga­ni­za­ción de la ce­na y las re­cep­cio­nes ofi­cia­les. No obs­tan­te, “la ma­yor par­te de los gas­tos del en­la­ce co­rre­rán a car­go de la pro­pia Ca­sa Du­cal, mien­tras que el era­rio pú­bli­co se ha­rá car­go de la se-

gu­ri­dad de los ac­tos, de las re­cep­cio­nes ofi­cia­les y de los cos­tes de la ce­re­mo­nia re­li­gio­sa”. Asi­mis­mo, el Mi­nis­te­rio ha in­for­ma­do que la gran ma­yo­ría de los in­vi­ta­dos in­ter­na­cio­na­les al en­la­ce se cos­tea­rán su pro­pio alo­ja­mien­to.

Fue­gos ar­ti­fi­cia­les.

Por su par­te, el Ayun­ta­mien­to de Lu­xem­bur­go gas­ta­rá otros 317.000 eu­ros en las ce­le­bra­cio­nes. La ma­yor par­te de es­te mon­tan­te es­ta­rá des­ti­na­da a su­fra­gar el es­pec­tácu­lo de fue­gos ar­ti­fi­cia­les que ilu­mi­na­rá Lu­xem­bur­go la no­che de bo­das del He­re­de­ro.

De es­te mo­do, a ca­da ha­bi­tan­te de la ca­pi­tal lu­xem­bur­gue­sa los fes­te­jos le cos­ta­rán 3,17 eu­ros. Se­gún las cuen­tas pre­sen­ta­das por la Ca­sa Con­sis­to­rial, los pre­pa­ra­ti­vos de la bo­da ten­drán un cos­te de 64.209 eu­ros, mien­tras que el presupuesto pa­ra los fue­gos ar­ti­fi­cia­les se fi­ja en 143.850 eu­ros.

A es­tas ci­fras hay que aña­dir el ca­ché de los ar­tis­tas que ame­ni­za­rán la ve­la­da, la can­tan­te bel­ga Se­lah Sue y el gru­po lu­xem­bur­gués Funky P, que se­rá de 109.257 eu­ros. Se­gún Xa­vier Bet­tel, al­cal­de de Lu­xem­bur­go, es­tos gas­tos tie­nen co­mo ob­je­to que “los ciu­da­da­nos pue­dan ser par­tí­ci­pes de la ce­le­bra­ción”. Al día si­guien­te los no­vios par­ti­rán de lu­na de miel a un des­tino que la no­via aún des­co­no­ce, se­rá sor­pre­sa pa­ra ella.

Pa­re­ja. El prín­ci­pe Gui­ller­mo con Stép­ha­nie de Lan­noy.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.