Los mer­ca­dos se rein­ven­tan

Re­no­var­se o mo­rir. Los mer­ca­dos es­pa­ño­les se trans­for­man, se reha­bi­li­tan y atraen al pú­bli­co con mo­der­nas apues­tas.

Tiempo - - SOCIEDAD - POR ANA MAR­COS

Fran Ri­ve­ra y Car­los He­rre­ra man­tie­nen una en­car­ni­za­da lu­cha con­tra Jo­sé Ma­ri Man­za­na­res hi­jo y Ser­gio Ra­mos. ¿La ra­zón? Na­da me­nos que la ad­ju­di­ca­ción de la Lon­ja del Ba­rran­co, an­ti­gua lon­ja del pes­ca­do en­cla­va­da jun­to al Puen­te de Tria­na, que pre­ten­den con­ver­tir en un mer­ca­do gour­met con el nom­bre de San Pe­dro. Las es­pa­das es­tán en al­to y se pre­vé que tras la ad­ju­di­ca­ción pri­me­ra al to­re­ro y al pe­rio­dis­ta se­vi­llano, Ra­mos y Man­za­na­res im­pug­nen el con­cur­so en los pró­xi­mos días.

El as­cen­so de los an­ti­guos mer­ca­dos co­mo pre­cia­dos ob­je­tos de de­seo es­tá en ebu­lli­ción. A fi­na­les del si­glo XX pa- re­cía que la des­apa­ri­ción de los mer­ca­dos tra­di­cio­na­les en fa­vor de las gran­des su­per­fi­cies o los su­per­mer­ca­dos era inexo­ra­ble. Sin em­bar­go, la res­tau­ra­ción y reha­bi­li­ta­ción re­cien­te de mu­chos de ellos- en al­gu­nos ca­sos son edi­fi­cios his­tó­ri­cos y de gran va­lor ar­qui­tec­tó­ni­co-, ha su­pues­to un pa­so de­ci­si­vo.

En Ma­drid, una de las re­cu­pe­ra­cio­nes más lla­ma­ti­vas fue la del mer­ca­do de San Mi­guel, una ma­ra­vi­lla de la ar­qui­tec­tu­ra del hie­rro de prin­ci­pios del si­glo pa­sa­do. Aho­ra es una su­ce­sión de bo­ni­tos pues­tos de las me­jo­res ca­sas de car­ne, pes­ca­do, pa­nes... Y tam­bién se pue­de ta­pear. El mer­ca­do de San Antón es otro de los reha­bi­li­ta­dos. Ade­más de atrac­ti­vos pues­tos, tie­ne una im­por­tan- te zo­na gas­tro­nó­mi­ca y ba­res de vi­nos y pin­chos es­tu­pen­dos co­mo La Ala­ce­na de Víc­tor Mon­tes, don­de ofre­cen una am­plia se­lec­ción de vi­nos por co­pas.

Tam­bién el mer­ca­do de Alon­so Cano se ha re­no­va­do, pe­ro man­tie­ne su esen­cia a la an­ti­gua usan­za con ex­ce­len­tes tien­das, co­mo Te­re, una ex­cep­cio­nal char­cu­te­ría-que­se­ría- de­li­ca­tes­sen tam­bién con tien­da ha­cia la ca­lle, o la Pes­ca­de­ría del Se­ñor Mar­tín, con buen gé­ne­ro y bo­ni­to di­se­ño. El mer­ca­do de Cha­mar­tín siem­pre fue, jun­to al de la Paz, el top de los mer­ca­dos ele­gan­tes, es­pe­cial­men­te el pri­me­ro. Inau­gu­ra­do en 1962, es re­la­ti­va­men­te mo­derno y es­tá for­ma­do por 72 es­ta­ble­ci­mien­tos que, a lo lar­go de sus pa­si­llos im­pe­ca­bles, ofre­cen una am­plí­si­ma va­rie­dad de pro­duc­tos: el pues­to de car­nes de Raza Nos­tra es es­pec­ta­cu­lar. En el de La Paz es obli­ga­do pa­sar por La Boulette, el pa­raí­so de los que­sos, el foie y la char­cu­te­ría de al­ta ga­ma. Al fren­te, Gui­ller­mi­na Sán­chez-Ce­re­zo, una de las ma­yo­res ex­per­tas en que­so de Es­pa­ña.

Y co­mo con­tras­te a la tra­di­ción, mo­der­ni­dad. Es­to es Isa­be­la. Si­tua­do en la zo­na fi­nan­cie­ra de Ma­drid, fren­te a Az­ca, son cua­tro plan­tas de pro­duc­tos gour­met con va­rias te­rra­zas. En un fu-

tu­ro muy pró­xi­mo el chef Joa­quín de Fe­li­pe inau­gu­ra­rá su res­tau­ran­te en el úl­ti­mo pi­so. To­da una re­fe­ren­cia de los nue­vos tiem­pos que vi­ve el uni­ver­so de

li­ca­tes­sen. Cer­ca de Ma­drid, en Aran­juez, su Mer­ca­do de Abas­tos, aun­que no de­ma­sia­do gran­de, es el lu­gar ideal pa­ra ad­qui­rir las ri­cas ver­du­ras de su huer­ta, co­mo las co­les in­ver­na­les o los es­pá­rra­gos ver­des y las fre­sas en pri­ma­ve­ra.

Va­rie­dad y ca­li­dad.

Con­si­de­ra­do uno de los más bo­ni­tos de Eu­ro­pa, el Mer­ca­do Cen­tral de Valencia se inau­gu­ra­ba en 1928 y has­ta hoy du­ran esas ma­ra­vi­llo­sas cú­pu­las de los ar­qui­tec­tos va­len­cia­nos Vied­ma y Romaní de hie­rro, cris­tal y ce­rá­mi­ca con al­tu­ras de has­ta 30 me­tros. La sec­ción de pes­ca­de­ría es es­pec­ta­cu­lar y no fal­tan las ex­qui­si­tas an­gui­las de la Al­bu­fe­ra. Un buen si­tio tam­bién pa­ra com­prar las mor­ci­llas dul­ces, tan tí­pi­cas, o ad­mi­rar sus fru­te­rías. ¡Y ca­ra­co­les!: en Fran­cis­co No­gue­ra ven­den nu­me­ro­sas es­pe­cies. El co­ci­ne­ro Ri­card Ca­ma­re­na -una es­tre­lla Mi­che­lin- aca­ba de abrir un pues­to en el mer­ca­do de ta­pas y co­ci­na ca­se­ra.

La Bre­cha, en San Se­bas­tián, es el or­gu­llo de to­dos sus ha­bi­tan­tes. Da­ta de 1870 y fue am­plia­do en 1898. Cons­trui­do en pie­dra, son tí­pi­cos sus pues­tos de ver­du­ras y flo­res, que se asien­tan en el ex­te­rior de su fa­cha­da. Tie­ne un in­te­rior la­be­rín­ti­co don­de los co­ci­ne­ros de la zo­na sue­len ha­cer sus com­pras. Des­ta­can sus es­pec­ta­cu­la­res pes­ca­dos. El más an­ti­guo de la ciu­dad es el mer­ca­do de San Mar­tín, don­de des­ta­ca el pues­to de Ni­ca­sio, por sus car­nes, y el de Ma­ri­bel co­mo char­cu­te­ría.

¿Y qué de­cir de La Bo­que­ría de Bar­ce­lo­na? Na­da me­nos que 200 pues­tos que pa­re­cen pin­ta­dos, de bo­ni­tos y per­fec­tos, lo que qui­zás le res­ta au­ten­ti­ci­dad. Sin em­bar­go, ha­ce ga­la de una in­men­sa va­rie­dad de pro­duc­tos y los pues­tos de Pe­trás son im­ba­ti­bles en cuan­to a ti­pos de se­tas. Pi­not­xo es un buen lu­gar don­de re­cu­pe­rar fuer­zas.

En la mis­ma Ciu­dad Con­dal el mer­ca­do de San­ta Ca­te­ri­na des­ta­ca por su es­pec­ta­cu­lar cu­bier­ta, de co­lo­ri­do mo­sai­co de nue­va fac­tu­ra, que da­ta de 2005. Se inau­gu­ró en 1848 en el dis­tri­to de Ciu­tat Ve­lla y fue el pri­me­ro cu­bier­to de la ciu­dad. En Labrador se en­cuen­tra una bue­na di­ver­si­dad de se­tas y de fru­tas del bos­que co­mo arán­da­nos, mo­ras o gro­se­llas. Cor­ne­lia&Co le da el con­tra­pun­to: Car­la Ta­rrue­lla y Mau­ri Ru­bio han inau­gu­ra­do el mo­derno col­ma­do (tam­bién es res­tau­ran­te) en un pre­cio­so lo­cal que es to­do un via­je por los sa­bo­res, con di­ver­sos mos­tra­do­res de pas­tas, con­ser­vas, pa­nes, pes­ca­de­ría... De­li­ca­tes­sen de muy di­ver­sas par­tes del mun­do.

El mer­ca­do de Za­ra­go­za, de­cla­ra­do Mo­nu­men­to His­tó­ri­co Na­cio­nal y muy pa­re­ci­do al mer­ca­do de Les Ha­lles, en Lyon, es el lu­gar per­fec­to pa­ra en­con­trar las ri­cas fru­tas de es­ta co­mar­ca, en­tre las que des­ta­can sus me­lo­co­to­nes de Ca­lan­da, ma­du­ra­dos ba­jo bol­sas de pa­pel y de ca­rac­te­rís­ti­co co­lor ama­ri­llo. En Má­la­ga, el mer­ca­do de Ata­ra­za­nas se res­tau­ró en 2010. Un an­ti­guo edi­fi­cio na­za­rí de es­truc­tu­ra me­tá­li­ca y con pre­cio­sas vi­drie­ras. En Pes­ca­dos Bel­man ex­pen­den buen atún y pez es­pa­da del Me­di­te­rrá­neo; tam­bién es el lu­gar per­fec­to pa­ra com­prar fru­tas tro­pi­ca­les.

En­tre los mer­ca­dos de pue­blo, más pe­que­ños, des­ta­ca es­pe­cial­men­te el Mer­ca­do de Abas­tos de Bar­ba­te, le­gen­da­rio por su gran va­rie­dad de fres­quí­si­mos pes­ca­dos. Un lu­gar don­de po­der com­prar el ex­qui­si­to atún de al­ma­dra­ba de la zo­na, el par­go, la bai­la o la cho­pa. Los mer­ca­dos, to­do un pa­raí­so de vi­da y sa­bor.

Mer­ca­do de Abas­tos de Aran­juez

San Mi­guel, Ma­drid

San­ta Ca­te­ri­na, Bar­ce­lo­na

San Antón, Ma­drid

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.