Isa­bel Preysler no se ju­bi­la co­mo ima­gen anun­cia­do­ra

Ta­ma­ra Fal­có ase­gu­ra que su ma­dre no de­ja­rá de ha­cer anun­cios de una co­no­ci­da mar­ca de azu­le­jos y por los que co­bra 300.000 eu­ros anua­les.

Tiempo - - GENTE - JE­SÚS MARIÑAS

Isa­bel Preysler exul­tó con­tras­tan­do su es­tam­pa enigmática de Gio­con­da ca­se­ra ya ca­si eter­ni­za­da

Cir­cu­la­ron ru­mo­res y has­ta se pu­bli­có. Hoy da­mos un sus­pi­ro de ali­vio al ver que no se con­fir­ma y en­ci­ma des­mien­ten lo que la ma­yo­ría es­pe­ra­ba te­mien­do por un Bo­yer ca­si se­mi­rre­pues­to. En­ho­ra­bue­na. Ta­ma­ra Fal­có echa por tie­rra ta­les des­in­for­ma­dos pro­nós­ti­cos ago­re­ros mien­tras se re­vis­te de ca­sa­men­te­ra or­ga­ni­zan­do a pri­me­ros del pró­xi­mo mes la bo­da ma­dri­le­ña de Ju­lio Jo­sé. Re­uni­rá al mul­ti­rra­cial clan. Hay tres po­si­bles es­ce­na­rios se­rra­nos del patrimonio Gri­ñón y tie­nen ven­di­da la por­ta­da del 14 de no­viem­bre, ade­lan­ta in­ge­nua dán­do­se ai­re, co­mo tier­na ima­gen nup­cial y anual de Ro­sa Cla­rá. No es­cu­rre el bul­to: “Ma­mi no de­ja­rá de ha­cer anun­cios ni Ana y yo pro­yec­ta­mos cu­brir su ba­ja. Ma­mi es úni­ca”, exal­ta con fi­lial or­gu­llo.

To­do es par­te de la cri­sis. Co­mo el in­cons­tan­te jo­ye­ro Suá­rez a la ho­ra de man­te­ner ima­gen y sal­ta de Isa­bel a la re­ba­ja­da Adria­na Abascal lle­gan­do a Lae­ti­tia Cas­ta más que re­na­ci­da, to­da­vía la re­cuer­do cual mu­sa de Saint Lau­rent. Isa­bel de­jó los Ferrero Ro­cher don­de Pa­lo­ma Cue­vas no im­pac­tó y per­ma­ne­ce in­co­rrup­ti­ble a Por­ce­la­no­sa co­bran­do 300.000 anua­les que va­rían se­gún la cri­sis. Exul­tó con­tras­tan­do su es­tam­pa enigmática de Gio­con­da ca­se­ra ya ca­si eter­ni­za­da. Ta­ma­ri­ta lo de­ja cla­ro, hay Preysler pa­ra ra­to. Po­de­mos dor­mir tran­qui­los, no tie­ne he­re­de­ra.

Ima­gi­na­ban ope­ra­ción re­cam­bio, un re­em­pla­zo ca­si tan mi­li­tar co­mo la vi­bran­te pa­ra­da del 12 de oc­tu­bre ma­dri­le­ño don­de re­le­ga­ron de su pre­si­den­cia a la in­fan­ta Ele­na pa­ra que se no­ta­se me­nos la au­sen­cia de su her­ma­na Cris­ti­na, un­ci­da amo­ro­sa- men­te a un Ur­dan­ga­rin, ca­da día más cues­tio­na­do. Em­pa­re­jar­la a Ru­bal­ca­ba sor­pren­dió tan­to co­mo no en­con­trar­la com­ple­tan­do la Fa­mi­lia Real en el ha­bi­tual be­sa­ma­nos que siem­pre mar­ca­ba el vai­vén familiar. Re­sul­tó ar­did o tre­ta pa­la­cie­ga, así se las gas­ta­ban en tiem­pos de Isa­bel II y Al­fon­so XIII, don­de eli­mi­nar dis­tin­cio­nes era la me­jor ma­ne­ra de es­cu­rrir jus­ti­fi­ca­cio­nes siem­pre tor­ti­ce­ras. La du­que­sa de Lugo lo en­ten­dió con su ha­bi­tual es­toi­cis­mo ha­cien­do cau­sa co­mún con las tri­bu­la­cio­nes de su her­ma­na, arro­pa­da, eso sí, ba­jo un apa­ra­to­so cue­llo chal de chin­chi­lla que qui­ta­ba el hi­po, ca­si opa­can­do los más que dis­cre­tos dos pie­zas de la Rei­na y el seu­do Chanel de Fe­li­pe Va­re­la que tie­ne en Le­ti­zia su me­jor ex­po­nen­te. Su in­quie­ta mi­ra­da la re­tra­ta.

La cri­sis lle­ga al des­fi­le.

El Rey se mos­tró en ple­na for­ma. Con ai­re ca­si ju­ve­nil e ím­pe­tu re­cu­pe­ra­do, don Juan Car­los ex­hi­bió en to­do mo­men­to su li­de­raz­go y la cla­ri­dad de ideas que siem­pre lo han ca­rac­te­ri­za­do. Nos co­no­ce co­mo na­die. Su­pe­ra­do -aun­que no ol­vi­da­do- el tras­pié, es­tá tan pim­pan­te, in­ten­cio­na­do en sus alu­sio­nes de to­do ti­po, y a pie fir­me so­por­tó im­per­té­rri­to el sa­lu­do de 1.500 in­vi­ta­dos que otros años lle­ga­ron ca­si a 2.000, ven­ga a es­tre­char­le la mano, in­clui­dos tres­cien­tos pe­rio­dis­tas. La cri­sis tam­bién se no­tó y hu­bo re­cor­te con­vi­da­dor. Pa­ra to­dos tu­vo mi­ra­das o pa­la­bras opor­tu­nas, hay Rey pa­ra lar­go. Lo pen­sa­ron tan bru­mo­sa ma­ña­na echan­do mi­ra­das al cir­cun­dan­te y muy cor­te­sano Cam­po del Mo­ro y tam­bién al ver­lo ba­jo gra­ni­to gris y cor­ba­ta de an­chas ra­yas, pim­pan­te en el XX aniver­sa­rio del Mu­seo Thyssen. Re­sul­tó otra ma­ña­na lu­mi­no­sa en la que do­ña Sofía sor­pren­dió con cam­bio de look, ella tan tra­di­cio­nal me­nos en los flo­rea­dos ve­ra­nos pal­me­sa­nos, don­de ha­ce alar­de de gus­to ale­mán. Sus úl­ti­mas va­ca­cio­nes mar­ca­ron ten­den­cia y hay un pi­ja­ma inol­vi­da­ble en vez del ver­do­so ra­so pa­la­cie­go de iri­sa­cio­nes do­ra­das en­to­na­das con za­pa­tos sa­lón de afi­la­da pun­te­ra. La Rei­na vis­tió al ai­re re­ju­ve­ne­ce­dor del Rey: me­le­na re­cor­ta­da y pei­na­da ha­cia atrás ca­si en ges­to re­bel­de, igual que el cam­bio de sus dos pie­zas acos­tum­bra­dos de Margarita Nuez, un tan­to mar­cia­les, aquí tro­ca­dos por fal­da os­cu­ra lí­nea pi­ti­llo y spen­cer de la­ni­lla en­tre­mez­clan­do ro­ji­ne­gros. Qui­zá ex­ce­si­vo y ca­lu­ro­so pa­ra ma­ña­na ca­si pri­ma­ve­ral don­de la ba­ro­ne­sa se es­ti­li­zó con do­ble fal­da de la que so­bre­sa­lía alar­ga­dor vo­lan­te ba­jo fal­da en ga­sa ro­sa­da bien en­to­na­da con bol­so Chanel de ca­de­ni­ta, un re­cuer­do de Co­co que en 1920 lo ideó cual mo­chi­la pa­ra no ir ol­vi­dán­do­lo, za­pa­tos cre­mo­sos buen so­por­te, pe­se a sus sti­let­tos, del jo­ye­río que ex Ti­ta se echó en­ci­ma. Pa­re­cía un es­ca­pa­ra­te de la Quin­ta Ave­ni­da y el jo­ye­ro Jai­me An­so­re­na, ex­per­to en tia­ras reales, no se re­sis­tió a dar­les un re­pa­so ocu­lar. Co­gien­do la mano a la ri­sue­ña an­fi­trio­na, ob­ser­vó la es­cla­va com­bi­nan­do es­me­ral­das y bri­llan­tes di­se­ña­da por Bul­ga­ri mien­tras el ame­ri­cano Van Cleef fir­ma­ba los enor­mes pen­dien­tes de es­me­ral­dón a jue­go

con un ani­llo so­li­ta­rio de ocho qui­la­tes. To­do un pe­drus­co que ob­te­nía des­te­llos sin­gu­la­res ba­jo el sol ma­tu­tino. Tal re­co­no­ci­mien­to ge­mo­ló­gi­co fue ob­ser­va­do por el ri­sue­ño Juan Palacios -que en vi­da tan­to ayu­dó a Pe­dro Ca­rras­co fa­ci­li­tán­do­le mues­tra­rios de re­lo­je­ría con los que ir ti­ran­do-, que aca­ba de pro­rro­gar otros dos años su con­tra­to pu­bli­ci­ta­rio con Fernando Alon­so. Aún ex­hi­bía en­vi­dia­da mo­re­nez ibi­cen­ca, allá es­ca­pa cuan­do pue­de, “pe­ro es­te ve­rano ha es­ta­do im­po­si­ble, suer­te de te­ner bar­co”, co­men­tó a una Car­men

Cal­vo de fal­da flo­re­ci­da en al­men­dros achi­na­dos y a pun­to de ser con­ver­ti­da en abue­la pri­me­ri­za por su hi­ja ma­yor.

Vie­nen tiem­pos de par­tos famosos co­mo los de Mar­ta Or­te­ga, Sha­ki­ra,

Pa­qui­rrín y Jes­si­ca, Or­te­ga Cano y la

fru­te­ra Ana Ma­ría, en fe­bre­ro, y los du­ques de Fe­ria, con me­lli­zos na­vi­de­ños que con­vier­ten en abue­la do­ble a la in­creí­ble­men­te ya más que se­ten­to­na

Naty Abascal. Emo­cio­na­da, la ex­mi­nis­tra que tan­to pro­mo­cio­nó la mo­da es­pa­ño­la, lo co­men­tó con Car­men Cer­ve­ra en­ton­ces aún a la es­pe­ra del

ter­cer re­to­ño de su hi­jo Borja. “Pien­so presentarme en la clí­ni­ca aun­que no me avi­sen del na­ci­mien­to”. Ame­na­zó, ad­vir­tió, cum­plió y tres días des­pués, ano­che­cien­do el me­dio­día alum­bra­dor, com­pa­re­ció en la Ru­ber Internacional re­ma­tan­do un in­su­fri­ble ale­ja­mien­to de tres años con su hi­jo. Pa­re­ce sa­li­do de un cu­le­brón, mien­tras La que se

ave­ci­na flo­jea en su re­lan­za­mien­to por re­pe­ti­ción de si­tua­cio­nes, per­so­na­jes y dis­pa­ra­tes. El mis­mo des­gas­te has­ta es­té­ti­co ob­ser­vó en la igual­men­te re­cu­pe­ra­da Gran ho­tel, un gran tra­ba­jo de Adria­na Ozo­res, la gé­li­da pe­ro her­mo­sa

Amaia Sa­la­man­ca y una au­to-ca­ri­ca­tu­res­ca Con­cha Ve­las­co que ve des­ban­ca­do Ci­ne de ba­rrio, ya abu­rri­do re­me­do de lo que fue en tiem­pos de Jo­sé

Manuel Pa­ra­da.

La ex­po­si­ción del oto­ño.

De to­do se ha­bló es­ta ma­ña­na con­me­mo­ra­ti­va con Gau­guin de pro­ta­go­nis­ta con su exo­tis­mo y lo mar­fi­le­ño pre­do­mi­nan­do co­mo des­pe­di­da es­ti­val en un ve­rano de nun­ca aca­bar. “No sa­bes qué po­ner­te”, ob­ser­vó la ex­qui­si­ta Ma­ría

Pía Spot­torno, cu­yas va­ji­llas son lo más de las bue­nas me­sas ca­pi­ta­li­nas. Las exal­ta­ron an­te Je­sús Po­sa­da y Ma­men

Ta­pias, otro bron­cea­do com­bi­nan­do yo­do ibi­cen­co con el de su ca­sa de Cas­tell­de­fels, don­de sue­le hospedarse

Do­ña Sofía sor­pren­dió a to­da la con­cu­rren­cia con un cam­bio de look: me­le­na re­cor­ta­da en ges­to re­bel­de

y re­ju­ve­ne­cer Lau­ra Un­ga­ro y tam­bién fre­cuen­ta­da por Mar­ta y Che­lo Gar­cía

Cor­tés. Es ton­ta­men­te fiel a amis­ta­des que aca­so no me­rez­can tal sa­cri­fi­cio, ab­ne­ga­ción y si­len­cio. Ama­dri­nó la bo­da de Borja y Blanca Cues­ta, Ti­ta no ol­vi­dó tan amar­go tran­ce y lo ex­hu­mó en la en­tre­vis­ta de ochen­ta mi­nu­tos que man­tu­vo con su hi­jo -ella creía que al fin re­cu­pe­ra­do, va­na ilu­sión- en un sa­lon­ci­to de la clí­ni­ca. Dos be­sos for­ma­les al lle­gar y al des­pe­dir­se sin que le per­mi­tie­ran ver al re­cién na­ci­do. No hu­bo más ca­li­dez por­que ella man­tie­ne su que­re­lla por ro­bo de do­cu­men­tos con “noc­tur­ni­dad y ale­vo­sía”. No vio a la nue­ra ni al nie­to al que lla­ma­rán En­zo tras te­ner a Sa­cha y Erik de 5 y ca­si 3 años de edad.

Na­da ima­gi­na­ban en torno a los Reyes, don­de la in­fan­ta Pi­lar ali­vió ro­tun­di­dad fí­si­ca ba­jo ga­sas gri­sá­ceas pa­re­ci­das a las de Isa­bel Fa­la­be­lla, que fue una de las seis sue­gras, seis, de Sán

chez Dra­gó. Ana Bo­te­lla tu­vo ca­lor ba­jo su es­ti­val abri­go blan­co de es­tam­pa­do co­co y op­ti­mis­mo de­rro­chó Ig­na­cio

Gon­zá­lez, nue­vo pre­si ma­dri­le­ño con es­po­sa de vi­vo es­tam­pa­do fal­de­ro. Ojean­do las re­bo­san­tes y tro­pi­ca­les po­li­ne­sias, el mi­nis­tro Wert ima­gi­nó al­gún exi­lio aun­que no su­po­nía lo que se mon­ta­ría con su de­seo es­pa­ño­li­za­dor. Es­tá­ba­mos en vís­pe­ras don­de la va­len­cia­na Con­sue­lo Cis­car re­afir­mó su ai­re

ca­pi­lar co­mo etrus­co, mien­tras el Rey pre­gun­tó cuán­do nos de­ja al embajador fran­cés, el im­po­nen­te Bruno De­la­ye que tan­to las cau­ti­vó y con su adiós arran­ca sus­pi­ros a la ba­ro­ne­sa. “A fi­na­les de mes sal­go pa­ra mi nue­vo des­tino en Bra­sil”. Por allí su­pu­sie­ron que ha­rá lo que to­dos los di­plo­má­ti­cos en el país ca­rio­ca: aguan­tan con pa­ri­pé has­ta el jue­ves en la se­mi­de­sier­ta Bra­si­lia y pa­san el fin de se­ma­na en los más bu­lli­cio­sos -tam­bién más pe­li­gro­sos- Río y São Paulo, don­de el hi­jo abo­ga­do de Ruiz-Ga­llar­dón, ca­da vez más trau­ma­ti­za­do por la muer­te a ti­ros de un ín­ti­mo, so­lo per­ma­ne­ce­rá has­ta la Na­vi­dad.

Es­ta­ban Ana Bo­te­lla bi­san­do el abri­go cla­ro, una com­ba­ti­va Cris­ti­na Ci­fuen

tes con apro­pia­da co­le­ta de val­qui­ria, la re­fi­na­da Inés Oriol en Ar­ma­ni alu­na­ra­do, Nor­ma de Liech­tens­tein -ma­dras­tra de la siem­pre enor­me Isa­bel Sar­to­rius- pa­ra­da en el tiem­po y el mar­qués

de Cu­bas ojean­do des­de su cor­ba­ta ver­do­sa si es­ta­ba su ex, la siem­pre es­plén­di­da Est­her Ko­plo­witz, me­nu­da se­ño­ra. Ca­ye­ta­na im­pac­tó no con su del­ga­dez ta­lla 36 -aho­ra so­lo desa­yu­na y ce­na zu­mo-, sino for­man­do trío en­tre su he­re­de­ro Car­los Hués­car y Al­fon­so

Díez. El du­que pri­mo­gé­ni­to los re­tra­tó con ca­ma­ri­ta. Qué gran mo­men­to his­tó­ri­co. Na­die po­dría so­ñar mu­dan­za tal ni ima­gi­nar se­me­jan­te en­ten­te familiar tras las es­ca­ra­mu­zas ini­cia­les don­de

Ca­ye­ta­na de Al­ba im­pac­tó for­man­do trío en­tre su he­re­de­ro, Car­los Hués­car, y su ma­ri­do, Al­fon­so Díez

cues­tio­na­ron de tre­pa pa­ra arri­ba al aún fun­cio­na­rio de la Se­gu­ri­dad So­cial, aho­ra en ex­ce­den­cia. Es inimi­ta­ble ob­je­to de ab­ne­ga­ción ma­tri­mo­nial, to­do un su­fri­dor en ca­sa, en es­te ca­so palacios. Los he­re­de­ros, que siem­pre es­qui­va­ban a ma­má, mu­da­ron de es­tra­te­gia y el re­par­to aca­bó de con­ven­cer­los. La dis­tri­bu­ción de­jó cla­ro que no ha­bía in­tere­ses. Re­ci­bie­ron an­ti­ci­pa­da­men­te y que­da­ron más re­tra­ta­dos que esos an­te­pa­sa­dos que cuel­gan so­lem­nes en los sa­lo­nes de Liria y Due­ñas.

Adiós al embajador fran­cés.

Qui­zá la más ti­tu­la­da ha­ya des­cor­cha­do cham­pán pa­ra ce­le­brar el adiós más tau­rino que to­re­ro -a Fran de­ja­ron de gri­tár­se­lo en los co­sos tro­cán­do­lo por un me­nos en­tu­sias­ma­do “¡gua­po, gua­po!”-. Era el ni­ño de sus ojos, al que no per­do­na la trai­ción de que­rer qui­tar­le a Eu­ge­nia la cus­to­dia y crian­za de Ca­ye­ta­ni­ta. “Se sien­te do­ble­men­te trai­cio­na­da”, me ase­gu­ran en el 140 aniver­sa­rio de Du­pont, la mar­ca fran­ce­sa he­cha fir­ma dis­tin­ti­va de bo­lí­gra­fos y en­cen­de­do­res rec­tan­gu­la­res. To­do nos­tal­gia de fa­vo­re­ce­do­ra me­dia luz evo­can­do el ci­ne de Bo­gart y Au­drey

Hep­burn en la re­si­den­cia es­pa­ño­la del embajador fran­cés, uno que se au­to­es­pa­ño­li­zó an­tes que lo pi­die­ra Wert. Au­drey y Humph­rey fue­ron los pri­me­ros que les en­car­ga­ron bol­sos a me­di­da, an­ti­ci­po de lo que Her­més di­se­ñó lue­go pa­ra Gra­ce Kelly, el fa­mo­so y có­mo­do bol­són que hoy va­le has­ta 30.000 eu­ros si es­tá he­cho en piel de co­co­dri­lo. Ai­re evo­ca­dor y re­tro re­mar­ca­do por Bea­triz

de Or­leans, Cu­qui Fie­rro de azul no­che y ya siem­pre em­pa­re­ja­da a Da­vid Me­ca, que se de­ja que­rer, mi­mar y ob­se­quiar.

Ele­na Ta­bla­da pre­su­mía mos­tran­do fotos de su cre­ci­da nie­ta, la hi­ja de

Bis­bal, que pa­re­ce ha­ber en­con­tra­do amo­ro­so re­em­pla­zo en la fría se­vi­lla­na

Ra­quel Jiménez. Com­par­tió con la siem­pre lu­mi­no­sa

Mae Do­min­guín, otra su­per­vi­vien­te –¡cuán­to re­cuer­do de otro tiem­po!–,

He­len Lin­des, que pa­seó gla­mu­ro­sa un ru­ti­lan­te co­lla­rón desproporcionado ba­jo su des­nu­da es­pal­da que des­te­lla­ba co­mo el bur­bu­jeo cham­pa­ne­ro y cla­mo­res las­ti­me­ros an­te el adiós del embajador De­la­ye con el que esa no­che, co­mo otras, Ti­ta re­ma­tó fies­ta en el Ritz. Ma­drid lo año­ra­rá beau­coup y mu­chí­si­mo la se­ño­ra ba­ro­ne­sa. Me­nu­do hue­co de­ja. No creo que lle­gue a lle­nar­lo su nie­to re­cién na­ci­do.

Je­sús Po­sa­da con Jo­sé Ig­na­cio Wert, Ana Bo­te­lla, Ig­na­cio Gon­zá­lez y Gui­ller­mo So­la­na

El rey Juan Car­los con la rei­na So­fia y la ba­ro­ne­sa Thyssen

Ca­ye­ta­na de Al­ba con su ma­ri­do, Al­fon­so Díez

He­len Lin­des

Fernando Fal­có

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.