A FON­DO

NUE­VOS DO­CU­MEN­TOS DES­CU­BIER­TOS POR TIEM­PO RE­VE­LAN QUE LOS DO­NA­TI­VOS DU­RAN­TE LA GUE­RRA EN EL BAN­DO FRAN­QUIS­TA AL­CAN­ZA­RON CI­FRAS EQUI­VA­LEN­TES A LO QUE HOY SE­RÍAN, AL ME­NOS, 8.100 MI­LLO­NES DE EU­ROS. UNA PAR­TE DE ELLOS ES­TU­VO DI­REC­TA­MEN­TE EN MA­NOS DE FRAN­CO.

Tiempo - - SUMARIO - Por Ja­vier Otero jo­te­ro.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

TIEM­PO des­cu­bre que los do­na­ti­vos du­ran­te la Gue­rra Ci­vil en el ban­do fran­quis­ta al­can­za­ron ci­fras mi­llo­na­rias.

El di­ne­ro que se mo­vió al­re­de­dor de la gue­rra, mien­tras mo­rían mi­les de per­so­nas, es uno de los se­cre­tos que aún guar­da la con­tien­da. La fi­nan­cia­ción ob­te­ni­da me­dian­te do­na­ti­vos con fi­nes en prin­ci­pio be­né­fi­cos al­can­zó ci­fras mi­llo­na­rias. Se­gún un do­cu­men­to del ar­chi­vo de Fran­co que se en­cuen­tra en el Cen­tro Do­cu­men­tal de la Me­mo­ria His­tó­ri­ca de Sa­la­man­ca en­con­tra­do por es­ta re­vis­ta, el de­par­ta­men­to de con­ta­bi­li­dad de la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Be­ne­fi­cen­cia y Obras So­cia­les del Mi­nis­te­rio de la Go­ber­na­ción re­su­mía los sal­dos de las cuen­tas con los fon­dos de las cues­ta­cio­nes rea­li­za­das. Al fi­na­li­zar la gue­rra, es­tos as­cen­dían a ca­si 240 mi­llo­nes de pe­se­tas de la épo­ca, lo que po­dría su­po­ner unos 2.800 mi­llo­nes de eu­ros ac­tua­les. La par­te más im­por­tan­te se en­con­tra­ba en el de­no­mi­na­do Fon­do Cen­tral de Pro­tec­ción So­cial, en el que que­da­ban apro­xi­ma­da­men­te 202 mi­llo­nes de pe­se­tas, 75 de ellos en una cuen­ta en va­lo­res. El Fon­do So­cial del Sub­si­dio al Com­ba­tien­te guar­da­ba 28,3 mi­llo­nes; la cuen­ta Pro Agui­nal­do al Com­ba­tien­te, 5,4 mi­llo­nes; mien­tras que la cues­ta­ción de Au­xi­lio a Po­bla­cio­nes Li­be­ra­das te­nía 2,7 mi­llo­nes y la lla­ma­da Cru­za­da con­tra el Frío, 94.495 pe­se­tas. Otras cuen­tas des­cu­bier­tas por TIEM­PO ha­rían as­cen­der es­ta can­ti­dad has­ta 300 mi­llo­nes de pe­se­tas, lo que hoy se­rían unos 3.400 mi­llo­nes de eu­ros. Su­ma­das a las se­ña­la­das has­ta aho­ra por los his­to­ria­do­res, 400 mi­llo­nes de pe­se­tas más, ele­va­rían la ci­fra has­ta lo que hoy se­rían 8.100 mi­llo­nes de eu­ros. Se tra­ta de la ci­fra mí­ni­ma, ya que hu­bo más que aún no han si­do cuan­ti­fi­ca­das. Es­tos da­tos so­lo co­rres­pon­den al di­ne­ro que que­dó al fi­nal de la

gue­rra, por lo que los fon­dos ma­ne­ja­dos por cues­ta­cio­nes du­ran­te la con­tien­da al­can­za­ron ci­fras ma­yo­res. En cuan­to a otras sus­crip­cio­nes cu­ya pis­ta ha po­di­do re­cons­truir en par­te es­ta re­vis­ta, des­ta­ca que Fran­co tu­vo du­ran­te años a su dis­po­si­ción va­rias cuen­tas de do­na­ti­vos que ma­ne­jó a su an­to­jo. Es­tas cuen­tas, se­gún la do­cu­men­ta­ción exis­ten­te en Sa­la­man­ca y que sa­có a la luz TIEM­PO, su­ma­ban más de 34 mi­llo­nes de pe­se­tas (lo que se co­rres­pon­de­ría con 388 mi­llo­nes de eu­ros ac­tua­li­za­dos se­gún los cálcu­los más con­ser­va­do­res, y que se­gún otros po­drían al­can­zar los 3.000, in­clui­dos los in­tere­ses que se po­drían ha­ber co­bra­do has­ta la fe­cha) al fi­na­li­zar la gue­rra, de las que que­da­ban so­lo 22,8 mi­llo­nes de pe­se­tas al ter­mi­nar el año 1959.

De es­tas cuen­tas, la úni­ca a la que se pue­de se­guir la pis­ta más allá de esa fe­cha es la cuen­ta nú­me­ro 70.713 del Ban­co de Es­pa­ña, no­mi­na­da co­mo “Do­na­ti­vos a dis­po­si­ción de S.E. el Je­fe del Es­ta­do Exc­mo. Sr. D. Fran­cis­co Fran­co Baha­mon­de”. Su his­to­ria es lla­ma­ti­va. Fue la cuen­ta que al fi­na­li­zar la gue­rra con­ta­ba con más fon­dos, ya que reunía 17,7 mi­llo­nes de pe­se­tas. Sin em­bar­go, en 1959, ya so­lo que­da­ban en ella 138.000 pe­se­tas, se­gún los in­for­mes tri­mes­tra­les que rea­li­za­ba la se­cre­ta­ría par­ti­cu­lar de Fran­co, de los que se con­ser­van unos po­cos en el ar­chi­vo de Sa­la­man­ca. En el ar­chi­vo his­tó­ri­co del Ban­co de Es­pa­ña se con­ser­va el li­bro ma­yor de es­ta cuen­ta. El úl­ti­mo da­to que apa­re­ce es de 1965, cuan­do su sal­do ron­da las 60.000 pe­se­tas. Fi­nal- men­te, es­ta re­vis­ta des­cu­brió el pa­sa­do mes de ma­yo su des­tino fi­nal. En 1977, dos años des­pués de la muer­te de Fran­co, la cuen­ta cam­bió su de­no­mi­na­ción por la de “Do­na­ti­vos a dis­po­si­ción de S.M. el rey Juan Car­los I” y fue ce­rra­da fi­nal­men­te en 1987 cuan­do so­lo te­nía un sal­do de 1.749 pe­se­tas.

Las cuen­tas que ma­ne­ja­ba Fran­co no fue­ron con­tro­la­das por el Es­ta­do en nin­gún mo­men­to, a di­fe­ren­cia de otras co­mo las del Mi­nis­te­rio de la Go­ber­na­ción an­tes ci­ta­das, sino por su se­cre­ta­ría par­ti­cu­lar. En la de­no­mi­na­ción de al­gu­nas de las que ma­ne­ja­ba el dic­ta­dor apa­re­cía cla­ra­men­te cuál de­bía ha­ber si­do su des­tino, co­mo la que se de­bía di­ri­gir a los huér­fa­nos de la gue­rra, a los sol­da­dos in­dí­ge­nas, o a la re­cons­truc­ción del Al­cá­zar.

A pe­sar de que al fi­na­li­zar la gue­rra los do­na­ti­vos que que­da­ban en las cues­ta­cio­nes que se rea­li­za­ron por to­da Es­pa­ña de­bían re­mi­tir­se a jun­tas li­qui­da­do­ras que los in­gre­sa­rían en el Te­so­ro Pú­bli­co, las cuen­tas de Fran­co nun­ca tu­vie­ron ese des­tino. Ex­cep­to la cuen­ta que ter­mi­nó a nom­bre del rey Juan Car­los, na­da se sa­be del des­tino fi­nal del res­to, cu­yos sal­dos en 1959 su­pe­ra­ban los 22 mi­llo­nes de pe­se­tas. Cu­rio­sa­men­te, si la ma­yor can­ti­dad en 1940 se en­con­tra­ba en una ins­ti­tu­ción pú­bli­ca co­mo es el Ban­co de Es­pa­ña, en 1959 ca­si to­do el di­ne­ro que que­da­ba es­ta­ba in­gre­sa­do en ban­cos pri­va­dos, co­mo eran el de Bil­bao, el Es­pa­ñol de Cré­di­to y el His­pa­noa­me­ri­cano, ade­más de en la “Ca­ja de su Ex­ce­len­cia” en el pa­la­cio del Par­do. Na­da se sa­be so­bre lo que pa­só fi­nal­men­te con ese di­ne­ro, pe­ro en los úl­ti­mos días de Fran­co hu­bo mo­vi­mien­tos lla­ma­ti­vos en otras cuen­tas. TIEM­PO en­con­tró en el Ar­chi­vo Ge­ne­ral del Pa­la­cio Real que la co­rres­pon­dien­te a la Ca­sa Ci­vil de Fran­co (que vie­ne a ser co­mo la Ca­sa Real ac­tual) te­nía en ma­yo de 1975 ca­si 13 mi­llo­nes de pe­se­tas. En ju­nio, seis me­ses an­tes de la muer­te del dic­ta­dor, ya muy en­fer­mo, fue va­cia­da to­tal­men­te.

Con el pa­so de los años, par­te del di­ne­ro de es­tas cuen­tas fue in­ver­ti­do en va­lo­res, co­mo bo­nos y ac­cio­nes. A ve­ces, el di­ne­ro de los do­na­ti­vos se mez­cla­ba con los in­tere­ses de in­ver­sio­nes de cuen­tas pri­va­das de Fran­co y Car­men Po­lo. Tam­bién hay cons­tan­cia de gas­tos

Los do­cu­men­tos exis­ten­tes in­di­can que al­gu­nas cuen­tas fue­ron va­cia­das. De otras no se co­no­ce su des­tino fi­nal

El do­cu­men­to de la iz­quier­da mues­tra los sal­dos de sus­crip­cio­nes de gue­rra en ma­nos del Mi­nis­te­rio de la Go­ber­na­ción al fi­na­li­zar la gue­rra. En el cen­tro, apun­tes de la cuen­ta de Car­men Po­lo en el Ban­co de Es­pa­ña. A la de­re­cha, un gi­ro des­ti­na­do a la hi­ja de Fran­co, Car­men­ci­ta.

Víc­ti­mas mor­ta­les de un bom­bar­deo de las tro­pas fran­quis­tas so­bre la Red de San Luis, en Ma­drid. Aba­jo, sol­da­dos ita­lia­nos en el fren­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.