A FON­DO

Fue la ter­ce­ra bom­ba ató­mi­ca de la his­to­ria y la lan­za­ron so­bre un ato­lón del Pa­cí­fi­co lla­ma­do Bi­ki­ni. El mun­do que­dó so­bre­co­gi­do y un avis­pa­do fran­cés lo apro­ve­chó pa­ra pre­sen­tar un ba­ña­dor que era una bom­ba eró­ti­ca: el bi­ki­ni.

Tiempo - - SUMARIO - Por Luis Re­yes

La cu­rio­sa his­to­ria de có­mo una bom­ba ató­mi­ca dio nom­bre a la pren­da fe­me­ni­na más pi­can­te: el bi­ki­ni.

El hon­go ató­mi­co vol­vió a apa­re­cer en el cie­lo del Pa­cí­fi­co. So­lo ha­bían pa­sa­do on­ce me­ses des­de el cuar­to de mi­llón de víc­ti­mas de Hi­ros­hi­ma y Na­ga­sa­ki, que al me­nos sir­vie­ron pa­ra po­ner in­me­dia­to fi­nal a la peor ma­tan­za de la his­to­ria hu­ma­na, la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, pe­ro las gran­des po­ten­cias ya se es­ta­ban pre­pa­ran­do pa­ra la Ter­ce­ra.

Es­ta­dos Uni­dos era, en ese pe­rio­do, el úni­co país que po­seía a la vez el se­cre­to y la ca­pa­ci­dad de fa­bri­car ar­mas nu­clea­res, y sus cien­tí­fi­cos tra­ba­ja­ban pa­ra con­ser­var y au­men­tar esa ven­ta­ja so­bre la Unión So­vié­ti­ca, el enemi­go anun­cia­do pa­ra la si­guien­te gue­rra. Que­rían bom­bas ca­da vez más po­ten­tes. To­da­vía se sa­bía po­co so­bre las con­se­cuen­cias de la con­ta­mi­na­ción ató­mi­ca, pe­ro por si aca­so los ame­ri­ca­nos de­ci­die­ron se­guir sus ex­pe­ri­men­tos lo más le­jos po­si­ble del sue­lo na­cio­nal. Tras la de­rro­ta del Ja­pón, Was­hing­ton era amo y se­ñor del Pa­cí­fi­co, de mo­do que es­co­gió co­mo laboratorio de prue­bas un ato­lón per­di­do de la Mi­cro­ne­sia, cu­yo nom­bre se ha in­te­gra­do pro­fun­da­men­te en nues­tra cul­tu­ra por otras cau­sas: Bi­ki­ni.

Un ato­lón es una for­ma­ción co­ra­li­na que aflo­ra a la su­per­fi­cie y da lu­gar a pe­que­ñas is­las. Sue­le for­mar una es­truc­tu­ra cir­cu­lar, den­tro de la cual se for­ma la “la­gu­na”. En el ca­so de Bi­ki­ni, el pe­rí­me­tro es­ta­ba for­ma­do por 23 is­las que en­ce­rra­ban una la­gu­na de 600 ki­ló­me­tros cua­dra­dos. Los pri­me­ros oc­ci­den­ta­les que lle­ga­ron al ato­lón fue­ron es­pa­ño­les: en 1529, Ál­va­ro de Saa­ve­dra, que re­gre­sa­ba a Mé­xi­co a bor­do de La Flo

ri­da tras un épi­co pe­ri­plo por el Pa­cí­fi­co, lle­gó a las Is­las de los Jar­di­nes, que bau­ti­zó así por su es­plén­di­da ve­ge­ta­ción. Cu­rio­sa­men­te es­ta­ba en el mis­mo re­gis­tro se­mán­ti­co del nom­bre in­dí­ge­na, Pi­ki­ni, que sig­ni­fi­ca “Tie­rra de Co­cos”, por­que las is­las eran un ver­gel de co­co­te­ros. Saa­ve­dra per­ma­ne­ció allí ocho días, in­ter­cam­bian­do re­ga­los con los is­le­ños.

Las Is­las de los Jar­di­nes for­ma­ron par­te de las In­dias Orien­ta­les Es­pa­ño­las, un con­jun­to de 6.000 is­las ba­jo so­be­ra­nía his­pa­na has­ta el desas­tre del 98, que ter­mi­na­ron sien­do ven­di­das a Ale­ma­nia. Pe­ro en 1946 era Was­hing­ton quien las go­ber­na­ba, por fi­dei­co­mi­so de la ONU, y quien con­vir­tió a Bi­ki­ni en una cam­po de ti­ro nu­clear, obli­gan­do a tras­la­dar­se a sus 167 ha­bi­tan­tes “sal­va­jes”, se­gún los do­cu­men­tos ofi­cia­les nor­te­ame­ri­ca­nos de la épo­ca. Así, ha­ce jus­to 70 años, en ju­lio de 1946 co­men­zó

ope­ra­tion Cross­roads, pri­mer ca­pí­tu­lo de un pro­gra­ma de 23 ex­plo­sio­nes ató­mi­cas que du­ra­ría has­ta 1958. La pri­me­ra prue­ba, el 1 de ju­lio, fue bien, pe­ro en la se­gun­da, el 25, se pro­du­jo el fe­nó­meno de la llu­via ra­dio­ac­ti­va que con­ta­mi­nó to­dos los bar­cos de prue­ba, “el pri­mer desas­tre nu­clear mun­dial” en pa­la­bras de Glen Sea­borg, pre­si­den­te de la Co­mi­sión de Ener­gía Ató­mi­ca.

TRES IS­LAS DEL ATO­LÓN DES­APA­RE­CIE­RON VAPORIZADAS POR LAS BOM­BAS

El gran desas­tre lle­ga­ría, sin em­bar­go, en 1954, du­ran­te ope­ra­tion Castle, cuan­do un cálcu­lo equi­vo­ca­do en la nue­va bom­ba de hi­dró­geno pro­du­jo una ines­pe­ra­da ex­plo­sión de 15 me­ga­to­nes, 1.000 ve­ces más que en Hi­ros­hi­ma. La llu­via ra­dio­ac­ti­va se ex­ten­dió por una am­plia área del Pa­cí­fi­co en­ve­ne­nan­do a na­ve­gan­tes muy ale­ja­dos, y hu­bo tra­zas de con­ta­mi­na­ción en Aus­tra­lia, Ja­pón, la In­dia, EEUU e in­clu­so Eu­ro­pa. Tres de las is­las del ato­lón de Bi­ki­ni des­apa­re­cie­ron de la su­per­fi­cie, pul­ve­ri­za­das por la de­fla­gra­ción. Mien­tras EEUU ex­hi­bía su múscu­lo nu­clear an­te la otra gran po­ten­cia sur­gi­da de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, Ru­sia, otro país que pre­ci­sa­men­te ha­bía de­ja­do de ser po­ten­cia en esa gue­rra, Fran­cia, lan­zó su pro­pia bom­ba, que re­tum­ba­ría tan­to co­mo las del ato­lón del Pa­cí­fi­co. Fran­cia ha­bía sa­li­do de la con­tien­da hu­mi­lla­da y em­po­bre­ci­da, así que tu­vo que fa­bri­car su bom­ba a un cos­te in­fi­ni­ta­men­te me­nor que la ame­ri­ca­na: el de me­dio me­tro de te­la, un di­se­ño es­can­da­lo­so y un lan­za­mien­to me­diá­ti­co de opor­tu­nis­mo to­tal.

Des­ca­ro fran­cés.

El es­ce­na­rio es­co­gi­do no es­ta­ba en la Mi­cro­ne­sia, aun­que el de­ca­den­te im­pe­rio

fran­cés se ex­ten­día por aque­llas is­las, sino en uno de esos lu­ga­res de buen gus­to y pla­cer que so­lo se en­cuen­tran en Pa­rís, la Pis­ci­na Mo­li­tor de los Gran­des Bal­nea­rios de Au­teuil, un di­se­ño art-dé­co que ha­cía creer a los ba­ñis­tas que iban en un gran tras­atlán­ti­co de la Be­lle Épo­que, inau­gu­ra­da en 1929 por el cam­peón olím­pi­co Johnny Weiss­mu­ller, cé­le­bre Tarzán de Holly­wood. La fe­cha ele­gi­da fue el 5 de ju­lio de 1946, cuan­do to­do el pla­ne­ta es­ta­ba con­mo­cio­na­do por la no­ti­cia de la bom­ba ató­mi­ca so­bre Bi­ki­ni. Y la ex­plo­sión fran­ce­sa con­sis­tió en la apa­ri­ción de una chi­ca en un tra­je de ba­ño tan pro­vo­ca­ti­vo co­mo ja­más se ha­bía vis­to, bau­ti­za­do pa­ra la oca­sión… “bi­ki­ni”.

Eran dos trián­gu­los de te­la cu­brien­do los pe­chos y otros dos pa­ra el vien­tre y el tra­se­ro, uni­dos con sim­ples cor­do­nes, de­jan­do ver el om­bli­go, las in­gles y par­te del pecho y las nal­gas. Pa­ra ha­cer más lla­ma­ti­vo el di­se­ño, el es­tam­pa­do de la te­la era de ti­tu­la­res de pe­rió­di­co. No se en­con­tró nin­gu­na mo­de­lo pro­fe­sio­nal de al­ta cos­tu­ra que acep­ta­se apa­re­cer así en pú­bli­co, y tu­vie­ron que con­tra­tar a una bai­la­ri­na eró­ti­ca que dan­za­ba des­nu­da en el Ca­sino de Pa­rís, Mi­che­lle Ber­nar­di­ni, que tu­vo en la Pis­ci­na Mo­li­tor su mo­men­to de glo­ria. En los días si­guien­tes re­ci­bi­ría 50.000 car­tas de ad­mi­ra­do­res, en una épo­ca en que ha­bía que mo­les­tar­se en ir a co­rreos y com­prar un se­llo pa­ra man­dar una car­ta.

Ca­rre­ra de ar­ma­men­tos.

El in­ven­tor de aque­lla bom­ba era Louis Réard, in­ge­nie­ro au­to­mo­vi­lís­ti­co, cu­ya co­ne­xión con la mo­da fe­me­ni­na era la tien­da de len­ce­ría de su ma­dre. Réard ha­bía ob­ser­va­do en la Cos­ta Azul que las mu­je­res, pa­ra que les die­ra más el sol, se re­me­tían los am­plios ba­ña­do­res de la épo­ca, y así con­ci­bió el bi­ki­ni. Sin em­bar­go no era una idea ori­gi­nal, en reali­dad la bom­ba fran­ce­sa fue el re­sul­ta­do de una ca­rre­ra de ar­ma­men­tos co­mo la que en­fren­ta­ba a Es­ta­dos Uni­dos y Ru­sia. El ri­val de Réard era Jac­ques Heim, una fi­gu­ra muy dis­tin­ta al in­ge­nie­ro, pues Heim era to­do un nom­bre de la al­ta cos­tu­ra, que ves­ti­ría a las es­po­sas de Ei­sen­ho­wer y De Gau­lle o a So­fía Lo­ren.

NIN­GU­NA MO­DE­LO DE AL­TA COS­TU­RA SE ATRE­VIÓ A PO­SAR CON EL PRI­MER BI­KI­NI

Heim in­ven­tó el ba­ña­dor de dos pie­zas na­da me­nos que en 1932, y cu­rio­sa­men­te lo bau­ti­zó Ato­me, “áto­mo”, co­mo una pre­mo­ni­ción de la co­ne­xión en­tre la bom­ba ató­mi­ca y el bi­ki­ni, aun­que lo lla­mó así por su pe­que­ño ta­ma­ño. Heim te­nía la men­ta­li­dad de un mo­dis­to ele­gan­te, y su mo­de­lo no te­nía na­da que ver con el pro­vo­ca­ti­vo des­co­co del bi­ki­ni: cu­bría el om­bli­go y no de­ja­ba ver el na­ci­mien­to del pecho ni mu­cho me­nos las in­gles, pe­se a lo cual so­lo unas cuan­tas ade­lan­ta­das se atre­ve­rían a usar­lo an­tes de la gue­rra. Heim lo pa­só mal du­ran­te la ocu­pa­ción ale­ma­na por­que era ju­dío, com­ba­tió en la Re­sis­ten­cia, y al ter­mi­nar la gue­rra, pa­ra re­su­ci­tar su ne­go­cio, de­ci­dió re­lan­zar el Ato­me con un buen es­lo­gan, “el ba­ña­dor más pe­que­ño del mun­do”.

Eso fue en ju­nio de 1946, pe­ro al mes si­guien­te lle­gó Réard con el bi­ki­ni y lo arro­lló me­diá­ti­ca­men­te. Réard se apro­ve­chó con des­ca­ro in­clu­so del le­ma pu­bli­ci­ta­rio de Heim, pues pre­sen­tó el bi­ki­ni co­mo “más pe­que­ño que el ba­ña­dor más pe­que­ño del mun­do”. Otra de sus éxi­tos pro­mo­cio­na­les fue “si no pue­de pa­sar por den­tro de un ani­llo de bo­da, no es un bi­ki­ni”. De he­cho en su pre­sen­ta­ción en la Pis­ci­na Mo­li­tor, Mi­che­lle Ber­nar­di­ni mues­tra a la cá­ma­ra un es­tu­chi­to co­mo de una jo­ya, que es la ca­ja del bi­ki­ni.

Las bom­bas nu­clea­res ame­ri­ca­nas y so­vié­ti­cas nun­ca pa­sa­ron del es­ta­dio ex­pe­ri­men­tal, se­ría de he­cho un pro­yec­to frus­tra­do, por suer­te pa­ra la hu­ma­ni­dad. En cam­bio la bom­ba fran­ce­sa, que en­con­tró su me­jor após­tol en Bri­git­te Bar­dot, se im­pon­dría co­mo una reali­dad co­ti­dia­na, aun­que en­con­tró te­na­ces re­sis­ten­cias, de la mis­ma ma­ne­ra que se de­sa­rro­lló un fuer­te mo­vi­mien­to an­ti­nu­clear. Lu­cir en pú­bli­co el bi­ki­ni es­tu­vo prohi­bi­do has­ta los años 60 no so­lo en la Es­pa­ña fran­quis­ta y la Ita­lia ba­jo in­fluen­cia del Va­ti­cano, sino tam­bién en Es­ta­dos Uni­dos, don­de in­clu­so los dos pie­zas que lu­cían las ac­tri­ces en fo­tos de es­tu­dio re­sul­tan mon­ji­les. Com­pa­ren los bi­ki­nis ame­ri­ca­nos de las sex

sim­bol Ma­rilyn Mon­roe o Ava Gard­ner con el ge­nuino bi­ki­ni de Bri­git­te Bar­dot y sen­ti­rán el po­der ex­plo­si­vo de la bom­ba fran­ce­sa.

Una bai­la­ri­na po­sa con el pri­mer bi­ki­ni. A la de­re­cha, ob­ser­va­do­res im­pru­den­tes con­tem­plan el pri­mer ex­pe­ri­men­to y, arri­ba, el hon­go del se­gun­do.

La pu­ri­ta­na so­cie­dad nor­te­ame­ri­ca­na se re­sis­tió al bi­ki­ni has­ta la re­vo­lu­ción se­xual de los 60. Ava Gard­ner y Ma­rilyn lu­cen dos pie­zas mon­ji­les com­pa­ra­das con las de Bri­git­te Bar­dot.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.