ES­PA­ÑA

Por pri­me­ra vez en 40 años, el agen­te Mi­kel Le­jar­za, in­fil­tra­do en ETA, apa­re­ce en pú­bli­co en un ac­to de la aso­cia­ción Dig­ni­dad y Jus­ti­cia, que le hi­zo en­tre­ga de una me­da­lla de oro en re­co­no­ci­mien­to a su lu­cha con­tra el te­rro­ris­mo.

Tiempo - - SUMARIO - Fer­nan­do Rue­da

Por pri­me­ra vez en 40 años, el agen­te in­fil­tra­do en ETA Mi­kel Le­jar­za, el Lo­bo, apa­re­ce en pú­bli­co a ca­ra des­cu­bier­ta.

Ha pro­du­ci­do enor­me sor­pre­sa la apa­ri­ción, ha­ce un par de se­ma­nas, de Mi­kel Le­jar­za, el Lo­bo, en un ac­to de la aso­cia­ción de víc­ti­mas del te­rro­ris­mo Dig­ni­dad y Jus­ti­cia, que le en­tre­gó su me­da­lla de oro. Lo hi­zo, por pri­me­ra vez en 40 años, sin dis­fra­ces. Mu­chos pu­sie­ron el gri­to en el cie­lo ale­gan­do que se ha­bía ex­pues­to a un aten­ta­do te­rro­ris­ta. Sin em­bar­go, to­do es­ta­ba me­di­do. La se­gu­ri­dad de su vi­da si­gue sien­do má­xi­ma, co­mo en to­dos los años que han pa­sa­do des­de que se in­fil­tró en ETA. Así se lo cuen­ta a TIEM­PO Ja­vier Man­so, el je­fe del gru­po de es­col­tas y co­la­bo­ra­do­res del in­fil­tra­do más fa­mo­so de la his­to­ria de Es­pa­ña.

ETA lle­va 40 años ob­se­sio­na­da con ma­tar­le. Nun­ca le han per­do­na­do el tre­men­do zar­pa­zo que les dio en 1975, tras un año de in­fil­tra­ción, que ca­si con­si­gue aca­bar con ellos. La le­yen­da cuen­ta que to­dos los mi­li­tan­tes lle­van una ba­la en la re­cá­ma­ra pa­ra des­car­gar­la en el ca­so de que lo en­cuen­tren. Pe­ro 40 años des­pués, las ba­las si­guen sin dis­pa­rar­se. ETA sa­be que el Lo­bo nun­ca ha de­ja­do de com­ba­tir­les. Que tras aban­do­nar la ban­da, su tra­ba­jo y su in­for­ma­ción lle­vó a la cár­cel a dos cen­te­na­res de te­rro­ris­tas. Eso sí, sa­bían que se mo­vía con li­ber­tad por el País Vas­co, aun­que siem­pre ba­jo una apa­rien­cia dis­tin­ta.

Los lo­bi­tos. Lo que na­die en ETA se es­pe­ra­ba, ni tam­po­co en la so­cie­dad es­pa­ño­la, es que el pa­sa­do 24 de ju­nio, du­ran­te un ac­to or­ga­ni­za­do por Dig­ni­dad y Jus­ti­cia pa­ra la en­tre­ga de dis­tin­cio­nes a re­pre­sen­tan­tes de la se­gu­ri­dad del Es­ta- do por su la­bor en la lu­cha con­tra ETA, su pre­si­den­te, Da­niel Por­te­ro, anun­cia­ra an­tes de su fi­na­li­za­ción la con­ce­sión de la me­da­lla de oro a Mi­kel Le­jar­za. A ca­ra des­cu­bier­ta sa­lió el Lo­bo an­te la sor­pre­sa de los asis­ten­tes.

Al­gu­nos des­ta­ca­ron que los es­col­tas que le acom­pa­ña­ban per­te­ne­cían al CNI, el ser­vi­cio se­cre­to con el que si­gue co­la­bo­ran­do, pe­ro na­da más ale­ja­do de la reali­dad. Las per­so­nas que le acom­pa­ña­ban per­te­ne­cen a su gru­po de tra­ba­jo, son es­pe­cia­lis­tas en te­mas de se­gu­ri­dad e in­te­li­gen­cia, que al mis­mo tiem­po que le pro­te­gen, le ayu­dan en las mi­sio­nes que lle­va a ca­bo en Es­pa­ña y en el ex­tran­je­ro.

Ja­vier Man­so es el je­fe de ese equi­po, que al­gu­nos llaman “lo­bi­llos”, que lle­va 17 años con el in­fil­tra­do: “Pa­ra pro­te­ger­le en un ac­to así se ha­ce con in­for­ma­ción, co­la­bo­ra­ción y te­nien­do to­do con­tro­la­do. Cuan­do Mi­kel me in­for­mó de la in­ten­ción de asis­tir a ese ac­to, me pu­se a tra­ba­jar pa­ra que sa­lie­ra to­do lo me­jor po­si­ble. La co­la­bo­ra­ción con los or­ga­ni­za­do­res del even­to fue fun­da­men­tal, ade­más de la pro­fe­sio­na­li­dad y el buen ser­vi­cio que nos pres­tó el Cuer­po Na­cio­nal de Po­li­cía que se en­car­gó de la se­gu­ri­dad en el pe­rí­me­tro ex­te­rior. Pe­ro la gran ven­ta­ja de la que dis­pon­go es que Mi­kel es un agen­te ope­ra­ti­vo, es­tá en­tre­na­do, es cons­cien­te de las ame­na­zas y di­fi­cul­ta­des que nos ro­dean, y pue­do or­ga­ni­zar con él

En el cen­tro, el Lo­bo, en un ac­to de la aso­cia­ción de víc­ti­mas Dig­ni­dad y Jus­ti­cia; a la de­re­cha, su es­col­ta Ja­vier Man­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.