MUN­DO

El país es un en­de­mo­nia­do ajedrez de in­tere­ses con­tra­dic­to­rios en­tre dos mun­dos y va­rias gue­rras: Asia a un la­do, al otro Eu­ro­pa y, de fren­te, Es­tam­bul, co­mo can­tó Es­pron­ce­da, y to­do ello ba­jo la ame­na­za del Es­ta­do Is­lá­mi­co y el PKK.

Tiempo - - SUMARIO - AL­FON­SO S. PA­LO­MA­RES

Tur­quía es un en­de­mo­nia­do ajedrez en­tre dos mun­dos y va­rias gue­rras, ba­jo la ame­na­za te­rro­ris­ta del EI y el PKK.

Tur­quía es un en­de­mo­nia­do ajedrez de in­tere­ses con­tra­dic­to­rios al es­tar en el cru­ce de dos mun­dos y va­rias gue­rras. Asia a un la­do, al otro Eu­ro­pa y allá de fren­te Es­tam­bul, co­mo can­tó Es­pron­ce­da. En ese re­mo­lino de con­fu­sio­nes, hay dos cla­ras te­na­zas te­rro­ris­tas que la en­san­grien­tan. Por un la­do, el ca­li­fa­to del Es­ta­do Is­lá­mi­co (EI), DAESH o ISIS, de­pen­dien­do de si las si­glas se co­gen del ára­be o del in­glés. Por el otro, el PKK, el par­ti­do de los tra­ba­ja­do­res kur­dos que lle­va tres dé­ca­das lu­chan­do por su in­de­pen­den­cia con­tra el Go­bierno de An­ka­ra. El es­ce­na­rio de es­ta gue­rri­lla es el te­rri­to­rio kur­do si­tua­do en el su­r­es­te de Ana­to­lia. Es una vio­len­cia re­gio­nal que ata­ca ob­je­ti­vos que con­si­de­ran mi­li­ta­res co­mo co­mi­sa­rías de po­li­cía, cuar­te­les o cam­pa­men­tos de ma­nio­bras. Una vio­len­cia per­fec­ta­men­te li­mi­ta­da y so­por­ta­da co­mo una mal­di­ción del des­tino. En el Kur­dis­tán tur­co, el PKK no aglu­ti­na to­dos los mo­vi­mien­tos in­de­pen­den­tis­tas y han sa­li­do otros gru­pos y gru­púscu­los más ra­di­ca­les co­mo el TAK, Hal­co­nes pa­ra la Li­ber­tad del Kur­dis­tán, que cam­bia­ron de ob­je­ti­vo y aho­ra tam­bién ata­can en es­pa­cios tu­rís­ti­cos, prin­ci­pal­men­te de An­ka­ra y Es­tam­bul. En An­ka­ra ase­si­na­ron a unas se­sen­ta per­so­nas en zo­nas co­mer­cia­les y de ocio pro­vo­can­do el des­con­cier­to y el mie­do de sus ha­bi­tan­tes y de los tu­ris­tas. El pa­sa­do sie­te de ju­nio, los hal­co­nes del TAK ase­si­na­ron en pleno cen­tro de Es­tam­bul a sie­te po­li­cías y cua­tro ci­vi­les. Tras es­te aten­ta­do dis­tri- bu­ye­ron un pan­fle­to que de­cía: “Los ex­tran­je­ros no eran nues­tro ob­je­ti­vo, pe­ro Tur­quía no es un país se­gu­ro pa­ra ellos. He­mos ini­cia­do una nue­va gue­rra”. Es­ta nue­va gue­rra la quie­ren ex­ten­der a lu­ga­res co­mo Ca­pa­do­cia, An­tal­ya, Es­mir­na y cen­trar­la lo más po­si­ble en Es­tam­bul por las re­per­cu­sio­nes me­diá­ti­cas que ge­ne­ra.

Los kur­dos de to­dos los paí­ses de la zo­na son lu­cha­do­res efi­ca­ces con­tra el EI y los del EI los tie­nen en su pun­to de mi­ra. Al pre­si­den­te Er­do­gan le acu­sa­ron de con­ni­ven­cia con el Es­ta­do Is­lá­mi­co por­que ha­cía la vis­ta gor­da cuan­do ata­ca­ban a los kur­dos, y al pa­re­cer con­tri­buía a la fi­nan­cia­ción del ca­li­fa­to com­prán­do­les pe­tró­leo en gran­des can­ti­da­des.

Cli­ma te­rro­ris­ta. El año pa­sa­do, los yiha­dis­tas del EI con­cen­tra­ron sus ata­ques en los na­cio­na­lis­tas kur­dos y sus sim­pa­ti­zan­tes, en cier­ta ma­ne­ra co­la­bo­ra­ban con los in­tere­ses de Er­do­gan. Es­te año cam­bia­ron de di­rec­ción sus disparos y sus bom­bas pa­san­do a ata­car los cen­tros tu­rís­ti­cos más em­ble­má­ti­cos. En enero, un yiha­dis­ta sui­ci­da hi­zo ex­plo­tar su cin­tu­rón de bom­bas en la pla­za Sul­ta­nah­met de Es­tam­bul, cau­san­do la muer­te de diez ale­ma­nes, mien­tras que otro ha­cía es­ta­llar sus ex­plo­si­vos en la ave­ni­da del Is­ti­klal, se­gan­do la vi­da de cua­tro tu­ris­tas de Is­rael e Irán. Pe­ro el gran sal­to cua­li­ta­ti­vo lo aca­ban de dar los yiha­dis­tas al ata­car dos gran­des sím­bo­los de la mo­der­ni­dad glo­bal de Tur­quía: el ae­ro­puer­to de Es­tam­bul y el pues­to de las lí­neas

aé­reas tur­cas, cau­san­do 45 muer­tos y más de 200 he­ri­dos. Una ver­da­de­ra tra­ge­dia que agi­tó las raí­ces de mu­chos mie­dos en to­do el país, cau­san­do de­vas­ta­do­res efec­tos eco­nó­mi­cos al es­pan­tar el tu­ris­mo. El im­por­tan­te nú­me­ro de ata­ques con su re­gue­ro de muer­tos de­mues­tra que los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia tur­cos han fa­lla­do bas­tan­te a la ho­ra de de­tec­tar las ame­na­zas.

Caí­da en pi­ca­do del tu­ris­mo. Er­do­gan ha ido crean­do una ma­qui­na­ria re­pre­si­va con­tra los me­dios de co­mu­ni­ca­ción que les im­pi­de in­ves­ti­gar con una con­cien­cia crí­ti­ca. Es­tos días los di­ver­sos ob­ser­va­to­rios del tu­ris­mo pu­bli­can ci­fras y aná­li­sis de la si­tua­ción en la que que­da el sec­tor que, has­ta ha­ce po­co, apor­ta­ba en­tre sus in­gre­sos di­rec­tos e in­di­rec­tos el 12% al PIB na­cio­nal y em­plea­ba a más de dos mi­llo­nes de tur­cos, un 7% de la po­bla­ción la­bo­ral. Se­gún los da­tos de la Aso­cia­ción de las Agen­cias de Via­je de Tur­quía, el pa­sa­do mes de abril vi­si­ta­ron el país 1,7 mi­llo­nes de ex­tran­je­ros, un 28% me­nos que en el mis­mo mes del año an­te­rior. Pe­ro la caí­da más es­tre­pi­to­sa es la que se es­tá pro­du­cien­do es­tos días, en al­gu­nas zo­nas de sol y pla­ya se han anu­la­do to­das las re­ser­vas pa­ra el pró­xi­mo ve­rano y al­go pa­re­ci­do ocu­rre en las áreas ur­ba­nas que cuen­tan con im­por­tan­tes ves­ti­gios his­tó­ri­cos. Tur­quía se ha­bía con­ver­ti­do en los úl­ti­mos años en el sex­to des­tino pre­fe­ri­do del mun­do, pe­ro de­bi­do al cli­ma te­rro­ris­ta que se ha crea­do, la caí­da es ver­ti­gi­no­sa, aun­que tra­ta­rán de sal­var­la con gran­des ope­ra­cio­nes pu­bli­ci­ta­rias que se pue­den ve­nir aba­jo si si­guen los aten­ta­dos. El Go­bierno de Er­do­gan y de su pri­mer mi­nis­tro, Bi­na­li Yil­di­rim, tra­ta de am­pliar su nó­mi­na de ami­gos en el pa­no­ra­ma in­ter­na­cio­nal, por un la­do es­tán en ple­na reconciliación con Ru­sia que ha­bía ro­to sus re­la­cio­nes con An­ka­ra des­pués de que los tur­cos de­rri­ba­ran uno de sus avio­nes. Tam­bién aca­ba de res­ta­ble­cer re­la­cio­nes con Is­rael. Aho­ra, des­pués de los trá­gi­cos acon­te­ci­mien­tos, no ca­be du­da de que Er­do­gan aban­do­na­rá la pa­sa­da con­ni­ven­cia con el EI pa­ra apos­tar a fon­do por su des­truc­ción, aun­que pue­de con­tri­buir a que mul­ti­pli­quen los ata­ques en su te­rri­to­rio. Re­do­bla­rán el apo­yo a las Fuer­zas Armadas de los Es­ta­dos Uni­dos que par­ten del ae­ro­puer­to mi­li­tar de In­cir­lit pa­ra bom­bar­dear al Es­ta­do Is­lá­mi­co.

El Go­bierno de Er­do­gan de­ja­rá de apo­yar al EI pa­ra apos­tar por su des­truc­ción a fon­do

El pre­si­den­te tur­co Er­do­gan vi­si­ta el lu­gar de los aten­ta­dos y re­za por las víc­ti­mas en el ae­ro­puer­to de Es­tam­bul.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.