PROFECÍA

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR -

Si bien no des­ta­có co­mo re­or­ga­ni­za­dor de su par­ti­do, sien­do por­ta­voz de IU en el Par­la­men­to Gas­par Lla­ma­za­res de­nun­ció bien mu­chas ve­ces los pro­ble­mas de nues­tro país. Pe­ro el res­pe­to que por ello no po­cos le te­nía­mos su­frió un rudo gol­pe cuan­do el ya ex de Iz­quier­da Uni­da y fla­man­te fun­da­dor de Iz­quier­da Abier­ta, con­tra to­dos esos tí­tu­los-pro­me­sa, se opu­so fe­roz­men­te a la con­fluen­cia con Po­de­mos. So­lo a úl­ti­ma ho­ra cam­bió de opi­nión y la ad­mi­tió. Sin em­bar­go, an­te los ma­los re­sul­ta­dos, ha te­ni­do el va­lor –por no de­cir otra co­sa– de enor­gu­lle­cer­se de que ha­bía te­ni­do ra­zón en opo­ner­se a la con­fluen­cia, ol­vi­dan­do que fue su lar­ga opo­si­ción has­ta ca­si el fi­nal uno de los ele­men­tos de ese re­la­ti­vo fra­ca­so, sien­do pues él mis­mo el cul­pa­ble de una profecía au­to­rrea­li­za­da. ¡Ay, Lla­ma­za­res, quién te ha vis­to y quién te ve!

Ju­lián Gó­mez Vidal. ZA­RA­GO­ZA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.