PA­BLO LÍ­DER Y PA­BLO FIEL ES­CU­DE­RO

Tiempo - - PORTADA -

Pa­blo Igle­sias y Pa­blo Eche­ni­que han pa­sa­do en año y me­dio de ad­ver­sa­rios den­tro de Po­de­mos –de­fen­so­res de dos mo­de­los de par­ti­do dis­tin­tos– a gran­des co­la­bo­ra­do­res. Has­ta mar­zo de es­te año, Eche­ni­que era el dís­co­lo lí­der de Po­de­mos en Ara­gón que ca­si siem­pre te­nía al­gún ma­tiz o aña­di­do que ha­cer a la di­rec­ción de Igle­sias e Íñi­go Erre­jón. Pe­ro a me­di­da que au­men­ta­ba el dis­tan­cia­mien­to en­tre es­tos dos, Igle­sias se acer­ca­ba a Eche­ni­que, al que nom­bró se­cre­ta­rio de Or­ga­ni­za­ción en sus­ti­tu­ción de Ser­gio Pas­cual, mano de­re­cha de Erre­jón y que en mar­zo fue des­ti­tui­do por Igle­sias en ple­nas ne­go­cia­cio­nes pa­ra for­mar Go­bierno.

Des­de Or­ga­ni­za­ción, Eche­ni­que ha vi­vi­do la so­lu­ción de pro­ble­mas de Po­de­mos en Ga­li­cia, Can­ta­bria o La Rio­ja, con des­ti­tu­cio­nes y ges­to­ras, y un sec­tor del par­ti­do apre­ció que des­de su lle­ga­da em­pe­zó a ver­se una me­jor coor­di­na­ción en­tre Ma­drid y los te­rri­to­rios. Pe­ro no to­do han re­sul­ta­do ser bue­nas ma­ne­ras ni bue­nas re­la­cio­nes. Eche­ni­que, ami­go de es­cu­char más a las ba­ses, no du­dó en “po­ner or­den” en cuan­to em­pe­za­ron a apa­re­cer las pri­me­ras crí­ti­cas in­ter­nas por los re­sul­ta­dos del 26-J, so­bre to­do cen­tra­das en el fias­co de la alian­za con IU, que tan­to apo­ya­ba Igle­sias y de la que tan­to re­ce­ló Erre­jón.

Pa­ra aca­llar­las, en­vió un men­sa­je in­terno a la mi­li­tan­cia en el que mos­tra­ba su dis­po­si­ción a re­sol­ver las di­fe­ren­cias de ma­ne­ra “amo­ro­sa” pa­ra, a con­ti­nua­ción, ad­ver­tir de que si no ce­sa­ban las ac­ti­tu­des crí­ti­cas “las ma­las hier­bas se­rían ex­tir­pa­das”. Es­ta fra­se pro­vo­có la in­dig­na­ción de quie­nes cri­ti­ca­ban la alian­za con IU. Fue­ra de Po­de­mos, Eche­ni­que que­dó co­mo el res­pon­sa­ble de las pur­gas es­ta­li­nis­tas. Sin em­bar­go, Eche­ni­que es­tá con­ten­to por có­mo se ha re­suel­to una po­lé­mi­ca que no desató él. Se­gún su aná­li­sis, la fil­tra­ción, le­jos de de­bi­li­tar­le, le ha for­ta­le­ci­do an­te las ba­ses co­mo se­cre­ta­rio de Or­ga­ni­za­ción. Por una par­te, por­que cree que fue im­par­cial al en­viar la ad­ver­ten­cia a tra­vés de un ca­nal –Te­le­gram– que uti­li­zan to­dos los sec­to­res. Por otra, por­que avi­só de que no es­tá dis­pues­to a que Po­de­mos cai­ga en las gue­rras in­ter­nas de los vie­jos par­ti­dos. Y, si hay ten­ta­ción, ahí es­tá su se­cre­ta­rio de Or­ga­ni­za­ción pa­ra po­ner or­den.

Igle­sias y Eche­ni­que di­ri­gién­do­se a una reunión en Ma­drid con los se­cre­ta­rios au­to­nó­mi­cos el pa­sa­do 2 de ju­lio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.