Las tar­je­tas black van al ban­qui­llo

La Au­dien­cia Na­cio­nal ve­rá des­fi­lar a par­tir del mes de sep­tiem­bre a los 66 impu­tados por el uso de las tar­je­tas black de Ca­ja Ma­drid. El jui­cio va a dar mu­cho que ha­blar, aun­que na­die es­pe­ra gran­des con­de­nas.

Tiempo - - ACTUALIDAD - Mi­guel Ci­fuen­tes

El oto­ño de es­te año se es­tre­na­rá con el co­mien­zo del jui­cio por el uso de las de­no­mi­na­das tar­je­tas black de Ca­ja Ma­drid. La Au­dien­cia Na­cio­nal ha fi­ja­do el 23 de sep­tiem­bre pa­ra ini­ciar el jui­cio, que ter­mi­na­rá el 7 de oc­tu­bre. Sin em­bar­go, to­do pa­re­ce in­di­car que el pa­so de los impu­tados por el ban­qui­llo se­rá más me­diá­ti­co que efec­ti­vo a efec­tos pe­na­les. La des­apa­ri­ción del de­li­to fis­cal en la ins­truc­ción del ca­so, la ca­li­fi­ca­ción de los he­chos por el juez ins­truc­tor Fer­nan­do Andreu, el en­fo­que en el de­li­to de apro­pia­ción in­de­bi­da por par­te de la Fis­ca­lía y sus pe­ti­cio­nes de pe­nas ha­cen pen­sar en que la ma­yo­ría, so­lo se­rán mul­ta­dos y con­de­na­dos a de­vol­ver lo gas­ta­do de for­ma irre­gu­lar.

Pe­na­lis­tas con­sul­ta­dos por TIEM­PO coin­ci­den en es­pe­rar una sen­ten­cia li­via­na, aun­que la Fis­ca­lía An­ti­co­rrup­ción, el FROB y Ban­kia pi­den en­tre dos y seis años de cár­cel pa­ra Mi­guel Ble­sa, Ro­dri­go Ra­to e Il­de­fon­so Sán­chez Bar­coj, co­mo au­to­res de los de­li­tos de apro­pia­ción in­de­bi­da y ad­mi­nis­tra­ción des­leal. Pa­ra Ble­sa se pi­den seis años de cár­cel por ha­ber crea­do el sis­te­ma y pa­ra Ra­to so­lo cua­tro años y me­dio por ha­ber­lo pro­lon­ga­do con li­mi­ta­cio­nes, pe­ro con la mis­ma irre­gu­la­ri­dad. Oscar Arre­don­do, pe­na­lis­ta del bu­fe­te Cre­ma­des&Cal­vo So­te­lo, con­si­de­ra que “ca­be es­pe­rar dos años de pri­sión pa­ra los prin­ci­pa­les impu­tados, pre­vio acuer­do de sen­ten­cia de con­for­mi­dad. La sen­ten­cia se sus­pen­de­ría en su eje­cu­ción, al no te­ner an­te­ce­den­tes pe­na­les, y no in­gre­sa­rían en pri­sión”.

Es­te ex­per­to sub­ra­ya que “el rui­do me­diá­ti­co no siem­pre se tra­du­ce en sen­ten­cias du­ras. Los jue­ces apli­can sen­ten­cias de la me­dia pa­ra aba­jo de lo que pre­vé el Có­di­go Pe­nal”. Cree que en­tre 66 impu­tados ha­brá quien pue­da de­fen­der su inocen­cia, y quien lo tie­ne peor por el gran gas­to rea­li­za­do. Mal lo tie­ne, por ejem­plo, Jo­se An­to­nio Mo­ral San­tín, con­se­je­ro por Iz­quier­da Uni­da en Ca­ja Ma­drid, que sa­có 456.000 eu­ros de di­ne­ro en efec­ti­vo en ca­je­ros au­to­má­ti­cos. La ci­fra es su­pe­rior in­clu­so a la gas­ta­da por Mi­guel Ble­sa (436.600 eu­ros). La cla­ve en es­te jui­cio es el in­for­me de au­di­to­ría de Ban­kia, ad­mi­ti­do por el juez co­mo prue­ba, que ase­gu­ra con ro­tun­di­dad que “las tar­je­tas black eran ile­ga­les por­que se apro­ba­ron fue­ra del cir­cui­to or­di­na­rio de la en­ti­dad, no fue­ron au­to­ri­za­das por el Co­mi­té de Me­dios de Ca­ja Ma­drid”.

Ja­vier Ál­va­rez, ca­te­drá­ti­co de Pe­nal de la Uni­ver­si­dad Car­los III de Ma­drid, se su­ma a es­ta opi­nión y di­ce que “lo peor pa­ra Ra­to y Ble­sa son dos jui­cios más pen­dien­tes so­bre sus ca­be­zas. Si son con­de­na­dos de nue­vo, es­ta vez irían a la cár­cel”. Los otros 64 di­rec­ti­vos y con­se­je­ros impu­tados po­drían te­ner con­de­nas muy sua­ves o ser ab­suel­tos, al me­nos los que han de­vuel­to las can­ti­da­des gas­ta­das, si con­ven­cen al tri­bu­nal de su inocen­cia por ha­ber creí­do en la le­ga­li­dad de la re­tri­bu­ción por tar­je­ta. El pe­na­lis­ta Arre­don­do ma­ti­za, sin em­bar­go, que “de­vol­ver el di­ne­ro, o de­po­si­tar­lo en el juz­ga­do, es un ate­nuan­te pe­ro no exi­me del de­li­to”.

No hay de­li­to fis­cal. El de­li­to fis­cal ni apa­re­ce en la ins­truc­ción, ya que la ma­yo­ría de los años in­ves­ti­ga­dos han pres­cri­to y nin­gún impu­tado, al pa­re­cer, de­frau­dó en cuo­ta más de 120.000 eu­ros por ejer­ci­cio fis­cal. To­dos han si­do re­que­ri­dos por Ha­cien­da pa­ra re­gu­la­ri­zar su si­tua­ción. Se­gún el au­to del juez Andreu, to­dos ellos “gas­ta­ron frau­du­len­ta­men­te 15,5 mi­llo­nes de eu­ros a tra­vés de un pro­ce­di­mien­to irre­gu­lar, al mar­gen del es­ta­tu­to de la ca­ja”, sin apro­ba­ción de los ór­ga­nos de go­bierno. Así lo hi­cie­ron en­tre los años 1999 y 2012, en una ca­ja de aho­rros res­ca­ta­da por el Es­ta­do.

La ins­truc­ción del ca­so ha du­ra­do dos años. El juez Andreu im­pu­tó a 84 di­rec­ti­vos, lue­go a 78 y fi­nal­men­te a so­lo 66. Por el ca­mino im­pu­tó y desim­pu­tó a va­rios di­rec­ti­vos, en­tre ellos el ex­je­fe de la Ca­sa Real, Ra­fael Spot­torno, que al fi­nal se sen­ta­rá en el ban­qui­llo jun­to con con­se­je­ros pro­pues­tos por el PP, PSOE, Iz­quier­da Uni­da, CCOO, UGT y la pa­tro­nal CEIM.

El juez impu­ta de­li­tos de ad­mi­nis­tra­ción des­leal y apro­pia­ción in­de­bi­da, a Mi­guel Ble­sa, Ro­dri­go Ra­to e Il­de­fon­so Sán­chez Bar­coj, es­te úl­ti­mo nú­me­ro dos de Ca­ja Ma­drid e in­ven­tor del sis­te­ma. Los tres se­rían res­pon­sa­bles de la tra­ma, aun­que las tar­je­tas de di­rec­ti­vos vie­nen de la épo­ca de Jai­me Ter­cei­ro, pre­si­den­te de Ca­ja Ma­drid en 1994 y 1995. El juez di­ce que el Co­mi­té de Me­dios creó en-

ton­ces las Vi­sas de em­pre­sa so­lo pa­ra miem­bros de la Co­mi­sión de Con­trol y “so­lo” pa­ra gas­tos de re­pre­sen­ta­ción. Ble­sa lle­gó a la pre­si­den­cia de la ca­ja en 1996 y el uso de es­tas tar­je­tas se ex­ten­dió en­tre con­se­je­ros y di­rec­ti­vos pa­ra gas­tos per­so­na­les.

El frau­de lo des­cu­brió Iñaki Azao­la, je­fe de au­di­to­ría in­ter­na de Ban­kia, ba­jo man­da­to del ac­tual pre­si­den­te de la en­ti­dad, Jo­sé Ig­na­cio Goi­ri­gol­za­rri. Se en­con­tra­ron co­rreos in­ter­nos en­tre el se­cre­ta­rio sa­lien­te y el en­tran­te en Ban­kia aler­tan­do de la exis­ten­cia de las “tar­je­tas opa­cas fis­cal­men­te”. De ahí sa­lió la con­ta­bi­li­dad se­cre­ta de las tar­je­tas y sus be­ne­fi­cia­rios y la de­nun­cia del FROB y Ban­kia an­te la Fis­ca­lía An­ti­co­rrup­ción y la Au­dien­cia Na­cio­nal.

Uno de los impu­tados, Juan E. Iran­zo, ex­con­se­je­ro y miem­bro de la Co­mi­sión de Con­trol de Ban­kia, de­cla­ra a TIEM­PO “es­tar tran­qui­lo con el jui­cio”. Ha de­po­si­ta­do ad cau­te­lam en la Au­dien­cia los 46.000 eu­ros que gas­tó con su tar­je­ta, sin re­co­no­cer nin­gu­na irre­gu­la­ri­dad en su uso. Las de­fen­sas de la ma­yo­ría de impu­tados quie­ren ti­rar aba­jo el In­for­me Azao­la y acre­di­tar que “las tar­je­tas eran una for­ma de re­tri­bu­ción le­gal y apro­ba­da por los ór­ga­nos de go­bierno de Ca­ja Ma­drid y Ban­kia” y que to­dos los usua­rios creían que se li­qui­da­ba ese in­gre­so con Ha­cien­da en las de­cla­ra­cio­nes anua­les de la en­ti­dad. Ni el juez ni la Fis­ca­lía ni el res­to de los de­nun­cian­tes (Ban­kia, el FROB y el par­ti­do UPD, prin­ci­pal acu­sa­dor en la fa­se de ins­truc­ción) se han creí­do es­ta ver­sión.

Los ex­pre­si­den­tes de Ca­ja Ma­drid Ro­dri­go Ra­to (iz­quier­da) y Mi­guel Ble­sa se­rán las es­tre­llas del pri­mer jui­cio con la en­ti­dad de­trás.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.